Jacinto Hernández Luna

  / sábado 23 de noviembre de 2019

Andrés Manuel: Hechos, no palabras

A punto de cumplir un año de haber asumido la titularidad del Poder Ejecutivo Federal, Andrés Manuel demuestra con hechos, acciones y realidades su estilo personal de gobernar y no palabras, promesas sin cumplir, situaciones ambiguas, y aún en hipótesis o hechos complicados da la cara y acepta sus errores cuando se ha equivocado, y los enmienda. Tenemos un Presidente que gobierna cada día, cada hora, cada mañana, con la preocupación permanente de hacerlo para todos; y dentro de la abigarrada y mosaica variedad de mexicanos y mexicanas, y clases sociales, sigue con los hechos dando preferencia a lo que ha sido no un lema de campaña sino una ruta, una acción de vida: “Primero los pobres".

Valió la pena retrasar el reloj legislativo, y que transcurriera una semana para que finalmente se aprobará el presupuesto para el año 2020, que tiene como característica incrementar las partidas en favor de los programas sociales, de las becas para los jóvenes, y de procurar a quienes en su momento sufragamos a favor de Andrés Manuel, y que ya estamos viendo los frutos de su gobierno, que seguimos siendo la prioridad por encima de falacias, historias, sueldos elevados, y que tenemos que aceptar, es una realidad, que Andrés Manuel gobierna para todos los mexicanos.

Hechos no palabras se reflejan hoy en el presupuesto del año 2020. Se redujeron partidas que eran necesario, sobre todo en los organismos autónomos, que de alguna manera se han convertido en paraísos del dispendio y la impunidad jurídica, y que sus resultados dejan mucho que desear; la reiterada letanía de que reducir el presupuesto para celebrar las elecciones federales es atentar contra la democracia es una falacia; somos el país, y ésto distinguidos lectores que me honran leyendo esta columna debe ser una llamada de atención por lo que les voy a comunicar. Los conflictos electorales están a la orden del día. Los partidos políticos por lo general son empresas particulares que han enriquecido a quienes han tenido la idea de crear asociaciones civiles y después convertirlas en partidos políticos.

Sólo como información y que está en la boca de todos, debemos ratificar que México tiene el sistema democrático más caro del mundo. Gastamos lo que no tenemos en organizar elecciones, y siempre con los mismos resultados; conflictos, diputados de partido, senadores que no representan a nadie, y finalmente el dinero sigue fluyendo; que bueno que ahora se ha detenido, incluso no en la cantidad que debería, pero seguramente esto beneficiará a los mexicanos, y finalmente quien quiera hacer política que busque recursos no de nuestros impuestos, no de lo que pagamos nosotros, y que bien puede utilizarse como lo hace Andrés Manuel, en beneficio de los que menos tienen, y de los jóvenes a los que se le dan becas. En este caso sería bueno tomar ejemplos de democracias europeas, verbigracia la de Suiza que es la más barata del mundo y que todo se hace a través de un correo, candidatos, programas, etcétera; seguramente que habría que además considerar que para las próximas elecciones en México ya se puedan establecer las urnas transparentes, que tengan un contador automático, para que al cerrarse las casillas electorales, sin necesidad de ir a contar cada voto y hacer trampas, la propia urna diga en ese momento quién ganó y quién perdió, eso sería realmente hacer una democracia barata y en favor de todos los mexicanos.

Como conclusión quisiéramos ratificar nuestro apoyo a Andrés Manuel. Y reiterar lo que la semana pasada dijimos, es el momento de cambiar a varios secretarios de estado; por la única y sencilla razón de que hasta ahorita no han estado al nivel del Presidente; es decir, él en una conferencia mañanera señala planes, programas y acciones; y es evidente que muchos de los secretarios no ven las mañaneras ni mucho menos se enteran de lo que dice cada día; por eso hay que aceptar y entender que tenemos un Presidente preocupado y ocupado por todos los mexicanos, y en ese sentido deben de ser los miembros de su gabinete; ojalá que al conmemorarse el día 1 de diciembre, el primer año del gobierno de Andrés Manuel, tengamos la noticia de cambios, y que suban personas que verdaderamente crean y quieran a los mexicanos, y estén a la altura de lo que está señalando cada día Andrés Manuel.


Director de la Programación Digital de la Revista de Derecho Familiar “Pater Familias” de la UNAM. Politólogo Autodidacta. jhernandez366@hotmail.com

A punto de cumplir un año de haber asumido la titularidad del Poder Ejecutivo Federal, Andrés Manuel demuestra con hechos, acciones y realidades su estilo personal de gobernar y no palabras, promesas sin cumplir, situaciones ambiguas, y aún en hipótesis o hechos complicados da la cara y acepta sus errores cuando se ha equivocado, y los enmienda. Tenemos un Presidente que gobierna cada día, cada hora, cada mañana, con la preocupación permanente de hacerlo para todos; y dentro de la abigarrada y mosaica variedad de mexicanos y mexicanas, y clases sociales, sigue con los hechos dando preferencia a lo que ha sido no un lema de campaña sino una ruta, una acción de vida: “Primero los pobres".

Valió la pena retrasar el reloj legislativo, y que transcurriera una semana para que finalmente se aprobará el presupuesto para el año 2020, que tiene como característica incrementar las partidas en favor de los programas sociales, de las becas para los jóvenes, y de procurar a quienes en su momento sufragamos a favor de Andrés Manuel, y que ya estamos viendo los frutos de su gobierno, que seguimos siendo la prioridad por encima de falacias, historias, sueldos elevados, y que tenemos que aceptar, es una realidad, que Andrés Manuel gobierna para todos los mexicanos.

Hechos no palabras se reflejan hoy en el presupuesto del año 2020. Se redujeron partidas que eran necesario, sobre todo en los organismos autónomos, que de alguna manera se han convertido en paraísos del dispendio y la impunidad jurídica, y que sus resultados dejan mucho que desear; la reiterada letanía de que reducir el presupuesto para celebrar las elecciones federales es atentar contra la democracia es una falacia; somos el país, y ésto distinguidos lectores que me honran leyendo esta columna debe ser una llamada de atención por lo que les voy a comunicar. Los conflictos electorales están a la orden del día. Los partidos políticos por lo general son empresas particulares que han enriquecido a quienes han tenido la idea de crear asociaciones civiles y después convertirlas en partidos políticos.

Sólo como información y que está en la boca de todos, debemos ratificar que México tiene el sistema democrático más caro del mundo. Gastamos lo que no tenemos en organizar elecciones, y siempre con los mismos resultados; conflictos, diputados de partido, senadores que no representan a nadie, y finalmente el dinero sigue fluyendo; que bueno que ahora se ha detenido, incluso no en la cantidad que debería, pero seguramente esto beneficiará a los mexicanos, y finalmente quien quiera hacer política que busque recursos no de nuestros impuestos, no de lo que pagamos nosotros, y que bien puede utilizarse como lo hace Andrés Manuel, en beneficio de los que menos tienen, y de los jóvenes a los que se le dan becas. En este caso sería bueno tomar ejemplos de democracias europeas, verbigracia la de Suiza que es la más barata del mundo y que todo se hace a través de un correo, candidatos, programas, etcétera; seguramente que habría que además considerar que para las próximas elecciones en México ya se puedan establecer las urnas transparentes, que tengan un contador automático, para que al cerrarse las casillas electorales, sin necesidad de ir a contar cada voto y hacer trampas, la propia urna diga en ese momento quién ganó y quién perdió, eso sería realmente hacer una democracia barata y en favor de todos los mexicanos.

Como conclusión quisiéramos ratificar nuestro apoyo a Andrés Manuel. Y reiterar lo que la semana pasada dijimos, es el momento de cambiar a varios secretarios de estado; por la única y sencilla razón de que hasta ahorita no han estado al nivel del Presidente; es decir, él en una conferencia mañanera señala planes, programas y acciones; y es evidente que muchos de los secretarios no ven las mañaneras ni mucho menos se enteran de lo que dice cada día; por eso hay que aceptar y entender que tenemos un Presidente preocupado y ocupado por todos los mexicanos, y en ese sentido deben de ser los miembros de su gabinete; ojalá que al conmemorarse el día 1 de diciembre, el primer año del gobierno de Andrés Manuel, tengamos la noticia de cambios, y que suban personas que verdaderamente crean y quieran a los mexicanos, y estén a la altura de lo que está señalando cada día Andrés Manuel.


Director de la Programación Digital de la Revista de Derecho Familiar “Pater Familias” de la UNAM. Politólogo Autodidacta. jhernandez366@hotmail.com