Brenda Valderrama

  / lunes 6 de mayo de 2019

Ciencia, tecnología e innovación en el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024

La obligación del Estado Mexicano de garantizar el uso racional y eficiente de los recursos de la nación es un mandato social.

Con la finalidad de establecer los lineamiento bajo los cuales deberá llevarse a cabo la planeación del gasto se emitió desde 1983 una normatividad especial, la Ley de Planeación la cual es de observancia obligatoria y establece con precisión los lineamientos bajo los cuales deberán llevarse a cabo dos acciones fundamentales del ejercicio público: la planeación y la programación.

Entendemos como planeación el “medio para el eficaz desempeño de la responsabilidad del Estado sobre el desarrollo equitativo, incluyente, integral, sustentable y sostenible del país” bajo los principios del fortalecimiento de la soberanía, la independencia y autodeterminación nacionales preservación la democracia, la igualdad y la protección de los derechos humanos. La programación, por su lado, es el instrumento que permite la distribución de los recursos fiscales que administra el Estado con la finalidad de atender las múltiples necesidades y demandas de la población. Ambos procesos deberán basarse en las propuestas que emanen de los diferentes entidades, órganos constitucionales autónomos, gobiernos estatales y municipales así como de la consulta libre e informada de la sociedad.

Cada administración presenta al principio de su gestión lo que será su Plan de Desarrollo el cual se espera contenga, enmarcado en la visión del régimen, los resultados de la consulta previa la cual se debió haber convocado por sectores dando lugar a sendos capítulos. Como parte del sector científico y tecnológico, este año participamos en dos diferentes ejercicios de consulta para el Plan Nacional de Desarrollo. Uno de ellos fue convocado por el Foro Consultivo Científico y Tecnológico y el otro por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología.

El pasado 30 de abril, a escasos minutos de la conclusión del plazo de entrega, se recibió en la Cámara de Diputados la propuesta del Ejecutivo Federal para el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024 consistente en dos documentos. En el primero de los documentos se identifica a la investigación científica como un medio para generar “Economía para el bienestar” y se le asigna una sección con la siguiente redacción: “El gobierno federal promoverá la investigación científica y tecnológica; apoyará a estudiantes y académicos con becas y otros estímulos en bien del conocimiento. El CONACYT coordinará el Plan Nacional para la Innovación en beneficio de la sociedad y del desarrollo nacional con la participación de universidades, pueblos, científicos y empresas”.

En el anexo al documento se identifican siete objetivos asociados a los temas de ciencia, tecnología e innovación en las áreas de educación, salud, medio ambiente, desarrollo económico y energía. De manera relevante, se menciona la creación de un Sistema Nacional de Innovación asentado en la Secretaría de Economía que buscará promover la investigación científica de frontera con la finalidad de fortalecer la competitividad de la industria nacional mediante la transferencia de tecnología. Este concepto contrasta con el desarrollado en el documento principal donde se encomienda al Conacyt la creación del Plan Nacional de Innovación, cuanto más que en el Consejo se realizó una reestructura que desapareció la Dirección Adjunta de Innovación desde principios de la administración.

Entre los aspectos positivos del Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024 encontramos la voluntad de seguir apoyando la investigación científica en áreas estratégicas para el desarrollo del país así como la formación de especialistas y el estímulo a la productividad. Ahora tocará a las diferentes áreas de la administración federal convocar a los foros de consulta para los programas sectoriales y especiales, entre los que se encuentra el que es responsabilidad del Conacyt, que es el Programa Especial de Ciencia, Tecnología e Innovación PECITI para el cual ya estamos preparados. Esperamos que en esta ocasión sí se tomen en cuenta los resultado de los ejercicios de consulta.

Información adicional de éste y otros temas de interés http://reivindicandoapluton.blogspot.mx

La obligación del Estado Mexicano de garantizar el uso racional y eficiente de los recursos de la nación es un mandato social.

Con la finalidad de establecer los lineamiento bajo los cuales deberá llevarse a cabo la planeación del gasto se emitió desde 1983 una normatividad especial, la Ley de Planeación la cual es de observancia obligatoria y establece con precisión los lineamientos bajo los cuales deberán llevarse a cabo dos acciones fundamentales del ejercicio público: la planeación y la programación.

Entendemos como planeación el “medio para el eficaz desempeño de la responsabilidad del Estado sobre el desarrollo equitativo, incluyente, integral, sustentable y sostenible del país” bajo los principios del fortalecimiento de la soberanía, la independencia y autodeterminación nacionales preservación la democracia, la igualdad y la protección de los derechos humanos. La programación, por su lado, es el instrumento que permite la distribución de los recursos fiscales que administra el Estado con la finalidad de atender las múltiples necesidades y demandas de la población. Ambos procesos deberán basarse en las propuestas que emanen de los diferentes entidades, órganos constitucionales autónomos, gobiernos estatales y municipales así como de la consulta libre e informada de la sociedad.

Cada administración presenta al principio de su gestión lo que será su Plan de Desarrollo el cual se espera contenga, enmarcado en la visión del régimen, los resultados de la consulta previa la cual se debió haber convocado por sectores dando lugar a sendos capítulos. Como parte del sector científico y tecnológico, este año participamos en dos diferentes ejercicios de consulta para el Plan Nacional de Desarrollo. Uno de ellos fue convocado por el Foro Consultivo Científico y Tecnológico y el otro por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología.

El pasado 30 de abril, a escasos minutos de la conclusión del plazo de entrega, se recibió en la Cámara de Diputados la propuesta del Ejecutivo Federal para el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024 consistente en dos documentos. En el primero de los documentos se identifica a la investigación científica como un medio para generar “Economía para el bienestar” y se le asigna una sección con la siguiente redacción: “El gobierno federal promoverá la investigación científica y tecnológica; apoyará a estudiantes y académicos con becas y otros estímulos en bien del conocimiento. El CONACYT coordinará el Plan Nacional para la Innovación en beneficio de la sociedad y del desarrollo nacional con la participación de universidades, pueblos, científicos y empresas”.

En el anexo al documento se identifican siete objetivos asociados a los temas de ciencia, tecnología e innovación en las áreas de educación, salud, medio ambiente, desarrollo económico y energía. De manera relevante, se menciona la creación de un Sistema Nacional de Innovación asentado en la Secretaría de Economía que buscará promover la investigación científica de frontera con la finalidad de fortalecer la competitividad de la industria nacional mediante la transferencia de tecnología. Este concepto contrasta con el desarrollado en el documento principal donde se encomienda al Conacyt la creación del Plan Nacional de Innovación, cuanto más que en el Consejo se realizó una reestructura que desapareció la Dirección Adjunta de Innovación desde principios de la administración.

Entre los aspectos positivos del Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024 encontramos la voluntad de seguir apoyando la investigación científica en áreas estratégicas para el desarrollo del país así como la formación de especialistas y el estímulo a la productividad. Ahora tocará a las diferentes áreas de la administración federal convocar a los foros de consulta para los programas sectoriales y especiales, entre los que se encuentra el que es responsabilidad del Conacyt, que es el Programa Especial de Ciencia, Tecnología e Innovación PECITI para el cual ya estamos preparados. Esperamos que en esta ocasión sí se tomen en cuenta los resultado de los ejercicios de consulta.

Información adicional de éste y otros temas de interés http://reivindicandoapluton.blogspot.mx

lunes 21 de octubre de 2019

El enorme poder de una pequeña batería

lunes 07 de octubre de 2019

Las niñas no se tocan

lunes 30 de septiembre de 2019

Ciencia...¿para qué?

lunes 23 de septiembre de 2019

No puede haber ciencia sin jóvenes

martes 17 de septiembre de 2019

Con pesos y centavos

lunes 09 de septiembre de 2019

El Oscar de la Ciencia

lunes 02 de septiembre de 2019

Un país sano es un país próspero

Cargar Más