Daniel Martínez

  / lunes 9 de julio de 2018

Cuernavaca, Blanco y Villalobos…

La elección en el municipio de Cuernavaca está lejos de haber quedado concluida. Si bien están claros los nombres de los once regidores y de la síndica municipal, el nombre de quien presidirá el cabildo de la capital morelense aún está sostenido con alfileres. Francisco Antonio Villalobos Adán obtuvo su constancia de mayoría siendo un candidato suplente que “no es del equipo” de Cuauhtémoc Blanco Bravo, gobernador electo. En una breve recapitulación de los hechos, resulta que la postulación inicial de la coalición Juntos Haremos Historia para el ayuntamiento de Cuernavaca incluía a José Luis Gómez Borbolla como candidato titular; luego, por recomendación de Cuauhtémoc Blanco se buscó sustituirlo con el ex árbitro Gilberto Alcalá Pineda. Sin embargo, los tiempos legales no les alcanzaron y operó la cancelación de la candidatura de Gómez Borbolla, pero no así la sustitución que pretendía el equipo de Cuauhtémoc Blanco, quien al final tomó la decisión de impulsar una campaña en Cuernavaca a través de quien ahora será la síndica municipal, Marisol Becerra de la Fuente, a quien Blanco Bravo le tiene enorme confianza desde que trabajó en su administración como directora de políticas sociales.

El triunfo de la coalición en Cuernavaca puso a Villalobos Adán en la posición de reclamar el cargo de alcalde sin haber hecho campaña; pero también exacerbó los ánimos del equipo de Cuauhtémoc Blanco debido a tres elementos, primero el hecho de que el alcalde electo no es parte del equipo con que se buscaba retener la alcaldía; segundo un pasado laboral de Villalobos Adán en áreas susceptibles a los señalamientos constantes de corrupción; y tercero, el que lo primero que hizo Villalobos fue acercarse a Javier Bolaños Aguilar y José Luis Urióstegui Salgado para pedirles apoyo en el trabajo por Cuernavaca, este apoyo podría llegar a Villalobos Adán de la mayor parte de los regidores recién validados por el Impepac; tres de Acción Nacional, dos del independiente Urióstegui, y probablemente hasta Romualdo Salgado del PRD e Irving Morales del PRI; con lo que tendría a siete de los once regidores como parte de su respaldo lo que le permitiría hacer nombramientos y asignar recursos sin mayores problemas. Es decir, ganando por amplio margen, la coalición habría perdido Cuernavaca.

Por eso no debiera extrañar que, extraordinariamente sincero como lo es, Cuauhtémoc Blanco haya advertido que Villalobos Adán no es de su equipo y que aún no se agotan los recursos jurídicos para combatir su arribo al ayuntamiento de Cuernavaca. En los hechos la posición de Villalobos Adán sólo estará firme hasta que se agoten las últimas instancias para lograr su sustitución lo que, aparentemente, será el primero de los rounds políticos que el gobernador electo enfrentará en su propia arena. Por lo pronto, Gilberto Alcalá Pineda fue invitado a la entrega de constancia de mayoría para Cuauhtémoc Blanco y Villalobos Adán no, lo que es una clara señal de por dónde podría inclinarse la balanza en los próximos meses.

El equipo de Cuauhtémoc Blanco tiene hasta el 31 de diciembre, un día antes de que el nuevo ayuntamiento de Cuernavaca entre en funciones, para lograr su cometido; en caso de no hacerlo, el panorama se vería muy difícil a no ser que los acuerdos a los que parecen haber llegado regidores electos y candidato sustituto con constancia de mayoría en mano se diluyan con el transcurso del tiempo. Algo que queda claro a todos, sin embargo, es que la intención del gobernador electo para remover a Villalobos Adán será orientada por los cauces legales y, hasta donde deja ver Cuauhtémoc, tiene mucha confianza en eso.


Twitter: @martinellito

Correo electrónico: dmartinez@elsoldecuernavaca.com.mx

La elección en el municipio de Cuernavaca está lejos de haber quedado concluida. Si bien están claros los nombres de los once regidores y de la síndica municipal, el nombre de quien presidirá el cabildo de la capital morelense aún está sostenido con alfileres. Francisco Antonio Villalobos Adán obtuvo su constancia de mayoría siendo un candidato suplente que “no es del equipo” de Cuauhtémoc Blanco Bravo, gobernador electo. En una breve recapitulación de los hechos, resulta que la postulación inicial de la coalición Juntos Haremos Historia para el ayuntamiento de Cuernavaca incluía a José Luis Gómez Borbolla como candidato titular; luego, por recomendación de Cuauhtémoc Blanco se buscó sustituirlo con el ex árbitro Gilberto Alcalá Pineda. Sin embargo, los tiempos legales no les alcanzaron y operó la cancelación de la candidatura de Gómez Borbolla, pero no así la sustitución que pretendía el equipo de Cuauhtémoc Blanco, quien al final tomó la decisión de impulsar una campaña en Cuernavaca a través de quien ahora será la síndica municipal, Marisol Becerra de la Fuente, a quien Blanco Bravo le tiene enorme confianza desde que trabajó en su administración como directora de políticas sociales.

El triunfo de la coalición en Cuernavaca puso a Villalobos Adán en la posición de reclamar el cargo de alcalde sin haber hecho campaña; pero también exacerbó los ánimos del equipo de Cuauhtémoc Blanco debido a tres elementos, primero el hecho de que el alcalde electo no es parte del equipo con que se buscaba retener la alcaldía; segundo un pasado laboral de Villalobos Adán en áreas susceptibles a los señalamientos constantes de corrupción; y tercero, el que lo primero que hizo Villalobos fue acercarse a Javier Bolaños Aguilar y José Luis Urióstegui Salgado para pedirles apoyo en el trabajo por Cuernavaca, este apoyo podría llegar a Villalobos Adán de la mayor parte de los regidores recién validados por el Impepac; tres de Acción Nacional, dos del independiente Urióstegui, y probablemente hasta Romualdo Salgado del PRD e Irving Morales del PRI; con lo que tendría a siete de los once regidores como parte de su respaldo lo que le permitiría hacer nombramientos y asignar recursos sin mayores problemas. Es decir, ganando por amplio margen, la coalición habría perdido Cuernavaca.

Por eso no debiera extrañar que, extraordinariamente sincero como lo es, Cuauhtémoc Blanco haya advertido que Villalobos Adán no es de su equipo y que aún no se agotan los recursos jurídicos para combatir su arribo al ayuntamiento de Cuernavaca. En los hechos la posición de Villalobos Adán sólo estará firme hasta que se agoten las últimas instancias para lograr su sustitución lo que, aparentemente, será el primero de los rounds políticos que el gobernador electo enfrentará en su propia arena. Por lo pronto, Gilberto Alcalá Pineda fue invitado a la entrega de constancia de mayoría para Cuauhtémoc Blanco y Villalobos Adán no, lo que es una clara señal de por dónde podría inclinarse la balanza en los próximos meses.

El equipo de Cuauhtémoc Blanco tiene hasta el 31 de diciembre, un día antes de que el nuevo ayuntamiento de Cuernavaca entre en funciones, para lograr su cometido; en caso de no hacerlo, el panorama se vería muy difícil a no ser que los acuerdos a los que parecen haber llegado regidores electos y candidato sustituto con constancia de mayoría en mano se diluyan con el transcurso del tiempo. Algo que queda claro a todos, sin embargo, es que la intención del gobernador electo para remover a Villalobos Adán será orientada por los cauces legales y, hasta donde deja ver Cuauhtémoc, tiene mucha confianza en eso.


Twitter: @martinellito

Correo electrónico: dmartinez@elsoldecuernavaca.com.mx

viernes 15 de febrero de 2019

El monto y los efectos del quebranto…

jueves 14 de febrero de 2019

Cuauh y el efecto denuncia…

miércoles 13 de febrero de 2019

Mujeres: entre valentía y hartazgo

martes 12 de febrero de 2019

El cálculo sobre Huexca…

lunes 11 de febrero de 2019

Los morelenses se portan mal…

viernes 08 de febrero de 2019

Cuernavaca y el mando coordinado

jueves 07 de febrero de 2019

La morena transmutación

martes 05 de febrero de 2019

Maestros: enojo y presión

viernes 01 de febrero de 2019

La rebelión que viene…

jueves 31 de enero de 2019

El origen de los nuevos partidos…

Cargar Más