Daniel Martínez

  / lunes 5 de agosto de 2019

Del ingreso per cápita…

Muy lentamente y con algunos puntos de alerta, pero pareciera que la situación económica de Morelos comienza a recuperarse de acuerdo con algunos indicadores básicos como la tasa de desocupación, la percepción sobre obra pública y confianza para invertir, incluso el moderado crecimiento de 0.6 por ciento, y hasta uno de los más sensibles, el ingreso laboral per cápita.

Aunque siguen las alertas en términos de pérdida de empleos formales, a la que nos referiremos en otra ocasión.

Durante la primera parte de 2019 puede percibirse en el estado la disminución de la tasa de desocupación, igual que el fortalecimiento de la inversión en obra pública estatal. También se ha trabajado desde el gobierno estatal en el fortalecimiento de la confianza de los inversionistas y se plantea el desarrollo de mejores condiciones para fomentar el crecimiento de las empresas locales, hecho que podría fortalecer también la inversión privada que se mantiene aún sumamente cautelosa.

Con todo y ello, el indicador que más llama la atención es la recuperación en el primer trimestre de 2019 del ingreso per cápita que logró sacar de la pobreza laboral a algo así como 15 mil 900 morelenses. A pesar de que 54.1 por ciento de la población aún se mantiene con ingresos por debajo de la canasta alimentaria, el Ingreso promedio subió de mil 169 pesos en el cuatro trimestre de 2018, su nivel más bajo, a mil 212 entre enero y marzo de este año, cifra que aunque porcentualmente puede ser poco relevante, en términos de población significa que casi 16 mil morelenses salieron del estado de pobreza laboral en que se encontraban; además de que rompe una tendencia a la baja que se había mostrado todo el año anterior.

Claro que el comportamiento nacional de los salarios frente a los precios ha sido bastante uniforme. Los únicos estados que muestran un incremento real en el ingreso per cápita desde enero de 2005 son Puebla (de 1446 a 1485 pesos), Michoacán (de 1651 a 1747), Jalisco (de 2166 a 2194) y Durango (de 1629 a 1651); Guanajuato es el que menor pérdida ha representado al ir de 1722 a 1721 pesos en los 14 años medidos por el Coneval. El resto de los estados han experimentado una tenencia similar a Morelos durante casi todo el período; Un aumento importante entre 2006 y 2007, y el inicio de una caída notable desde 2008 a la fecha. En el caso de nuestra entidad, los 1693 pesos per cápita de 2005 llegaron a poco más de 1800 entre 2006 y 2007, y desde 2012 que fue la última vez que superaron los 1500, fueron cayendo hasta el peor nivel en diciembre de 2015.

Es de advertirse que el último trimestre del año el ingreso per cápita en el país tiende a disminuir y se recupera un poco siempre en el primer trimestre del año siguiente; pero los indicadores asociados, ocupación, crecimiento económico, obra pública, ofrecen alguna esperanza de que esta vez la tendencia a la recuperación pudiera mantenerse. La importancia de que el ingreso per cápita crezca es fundamental para el crecimiento económico, pues significa que más gente puede adquirir no sólo la canasta alimentaria, sino bienes de consumo duradero que son altos generadores de empleo.

Por cierto, gran parte de la admiración que aún existe en algunos sectores sociales por el ex presidente Calderón puede deberse a que durante los dos primeros años de su sexenio, el ingreso per cápita en el país fue el más alto en dos décadas, aunque los cuatro años siguientes de su gobierno fueron de franca debacle. Con Peña Nieto, el ingreso se mantuvo estable aunque mucho más bajo, salvo por una fuerte caída en 2014 que llevó todo 2015 para recuperar el nivel que tuvo al principio de su sexenio. En Morelos, en cambio, durante el sexenio de Marco Adame hubo una tendencia a la baja no tan pronunciada como en el período de Graco Ramírez.


Twitter: @martinellito

Correo electrónico: dmartinez@elsoldecuernavaca.com.mx

Muy lentamente y con algunos puntos de alerta, pero pareciera que la situación económica de Morelos comienza a recuperarse de acuerdo con algunos indicadores básicos como la tasa de desocupación, la percepción sobre obra pública y confianza para invertir, incluso el moderado crecimiento de 0.6 por ciento, y hasta uno de los más sensibles, el ingreso laboral per cápita.

Aunque siguen las alertas en términos de pérdida de empleos formales, a la que nos referiremos en otra ocasión.

Durante la primera parte de 2019 puede percibirse en el estado la disminución de la tasa de desocupación, igual que el fortalecimiento de la inversión en obra pública estatal. También se ha trabajado desde el gobierno estatal en el fortalecimiento de la confianza de los inversionistas y se plantea el desarrollo de mejores condiciones para fomentar el crecimiento de las empresas locales, hecho que podría fortalecer también la inversión privada que se mantiene aún sumamente cautelosa.

Con todo y ello, el indicador que más llama la atención es la recuperación en el primer trimestre de 2019 del ingreso per cápita que logró sacar de la pobreza laboral a algo así como 15 mil 900 morelenses. A pesar de que 54.1 por ciento de la población aún se mantiene con ingresos por debajo de la canasta alimentaria, el Ingreso promedio subió de mil 169 pesos en el cuatro trimestre de 2018, su nivel más bajo, a mil 212 entre enero y marzo de este año, cifra que aunque porcentualmente puede ser poco relevante, en términos de población significa que casi 16 mil morelenses salieron del estado de pobreza laboral en que se encontraban; además de que rompe una tendencia a la baja que se había mostrado todo el año anterior.

Claro que el comportamiento nacional de los salarios frente a los precios ha sido bastante uniforme. Los únicos estados que muestran un incremento real en el ingreso per cápita desde enero de 2005 son Puebla (de 1446 a 1485 pesos), Michoacán (de 1651 a 1747), Jalisco (de 2166 a 2194) y Durango (de 1629 a 1651); Guanajuato es el que menor pérdida ha representado al ir de 1722 a 1721 pesos en los 14 años medidos por el Coneval. El resto de los estados han experimentado una tenencia similar a Morelos durante casi todo el período; Un aumento importante entre 2006 y 2007, y el inicio de una caída notable desde 2008 a la fecha. En el caso de nuestra entidad, los 1693 pesos per cápita de 2005 llegaron a poco más de 1800 entre 2006 y 2007, y desde 2012 que fue la última vez que superaron los 1500, fueron cayendo hasta el peor nivel en diciembre de 2015.

Es de advertirse que el último trimestre del año el ingreso per cápita en el país tiende a disminuir y se recupera un poco siempre en el primer trimestre del año siguiente; pero los indicadores asociados, ocupación, crecimiento económico, obra pública, ofrecen alguna esperanza de que esta vez la tendencia a la recuperación pudiera mantenerse. La importancia de que el ingreso per cápita crezca es fundamental para el crecimiento económico, pues significa que más gente puede adquirir no sólo la canasta alimentaria, sino bienes de consumo duradero que son altos generadores de empleo.

Por cierto, gran parte de la admiración que aún existe en algunos sectores sociales por el ex presidente Calderón puede deberse a que durante los dos primeros años de su sexenio, el ingreso per cápita en el país fue el más alto en dos décadas, aunque los cuatro años siguientes de su gobierno fueron de franca debacle. Con Peña Nieto, el ingreso se mantuvo estable aunque mucho más bajo, salvo por una fuerte caída en 2014 que llevó todo 2015 para recuperar el nivel que tuvo al principio de su sexenio. En Morelos, en cambio, durante el sexenio de Marco Adame hubo una tendencia a la baja no tan pronunciada como en el período de Graco Ramírez.


Twitter: @martinellito

Correo electrónico: dmartinez@elsoldecuernavaca.com.mx

lunes 19 de agosto de 2019

De esas violencias...

viernes 16 de agosto de 2019

Transporte, regularización y corrupción

jueves 15 de agosto de 2019

Guízar y los temas importantes...

miércoles 14 de agosto de 2019

AMLO, Robles y Vera…

martes 13 de agosto de 2019

Partidos y oxigenación

lunes 12 de agosto de 2019

Lástima, Margarita…

viernes 09 de agosto de 2019

Campesinos y uniones...

jueves 08 de agosto de 2019

El Odio y sus promotores

miércoles 07 de agosto de 2019

Construcción y vivienda: números

martes 06 de agosto de 2019

Cuernavaca, pueblos y desorden

Cargar Más