Juan Carlos Valencia Vargas

  / sábado 6 de octubre de 2018

El cobro-pago de agua

Esta semana desde una nueva responsabilidad que la de estar a cargo de la Asociación Nacional de Empresas de Agua y Saneamiento (ANEAS), tuve la oportunidad de asistir a la sexta edición de la entrega de premios que la fundación “Gonzalo Río Arronte” hace a las mejores prácticas en cobro-pago de agua, tanto a sistemas operadores de agua potable como a distritos de riego en todo el país.

En los últimos seis años, dicha fundación ha hecho una evaluación de estas prácticas en al menos 140 Organismos Operadores de México, a través del Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA), mismo que ha recabado información año con año, y con la cual evalúa y determina las mejores prácticas que merecen ser premiadas por esta fundación.

Durante el evento se explicó el procedimiento para poder realizar esta premiación, y se proporcionó la dirección de la página web www.fgra-cobro-pago.org.mx en dónde Ustedes pueden consultar más acerca de estas prácticas.

Los Organismos Operadores de Tecate, municipio de Baja California y de La Piedad, municipio de Michoacán son los que han recibido cuatro premios en los últimos años; son Organismos Operadores que año con año han estado mejorando sus prácticas de cobro-pago de agua y que han obtenido los mejores resultados a nivel nacional.

Vale la pena reflexionar un poco sobre este tema, en todo el país los Organismos Operadores sufren, padecen de una insuficiencia financiera estructural; por un lado se les dice que deben ser autosuficientes, que no deben depender del presupuesto asignado al municipio, al estado ni por la federación hacia estos servicios de agua potable, drenaje y saneamiento.

Se les indica que los municipios (y ellos directamente como organismos públicos descentralizados del mismo) son los responsables de proveer los servicios básicos a toda la población, sin embargo, no se les permite, no se les dota de autonomía técnica, ni autonomía institucional para poder determinar por ejemplo, la tarifa que deben cobrar para que se cubra en su totalidad los servicios que se prestan.

¿Cómo puede llegar a ser alguien autosuficiente? si le estableces la obligación pero no le das la libertad de poder determinar la tarifa que debe cobrar para que esos servicios sean prestados adecuadamente.

Lo que ha estado ocurriendo en realidad es que los Organismos Operadores en el país poco a poco van sufriendo una mayor deficiencia en sus recursos, y por lo tanto la infraestructura se va deteriorando cada vez más. Poco a poco los Sistemas de Agua Potable del país han entrado en una crisis constante que los lleva a brindar un servicio de baja calidad, poco son los Sistemas que pueden dotar a la población de un servicio de agua continuo y de una calidad del agua totalmente potable.

Hace años muchos de nosotros todavía tomábamos agua de las llaves, hoy día más del 80 por ciento de la población de México consume agua embotellada, agua que resulta mucho más costosa de lo que sería pagar una tarifa real del servicio de agua potable.

¿Cuánto cuesta una botella de agua de 500 mililitros? Entre 5 y 10 pesos; un garrafón de agua para el hogar de 20 litros cuesta en promedio 35 pesos; un tinaco que un Organismo Operador lo pone en nuestra casa, un metro cubico de agua ya purificado cuesta en promedio casi 3 pesos por metro cúbico, mil litros de agua puestos en nuestro hogar para todos nuestros servicios cuesta 3 pesos.

Esta tarifa está lejos de ser la tarifa real que se debería de cobrar, sigue siendo esta tarifa porque no se ha permitido por parte de actores políticos irresponsables que el precio se ajuste al costo real de proveer estos servicios.

Como no se ha permitido que las tarifas se ajusten, los Organismos Operadores han tenido que dejar de atender tareas y funciones, por lo que no han podido dar una operación adecuada, con los ingresos que tienen no pueden invertir en dar un mantenimiento a los sistemas que existen, menos pueden incrementar las redes de agua o sustituir las redes que ya están muy viejas.

Es urgente comprender la importancia por parte de todos nosotros de pagar una tarifa justa y adecuada por el servicio de agua no que recibimos, sino el que merecemos recibir.

Por el bien de México #aguaparatodos

Esta semana desde una nueva responsabilidad que la de estar a cargo de la Asociación Nacional de Empresas de Agua y Saneamiento (ANEAS), tuve la oportunidad de asistir a la sexta edición de la entrega de premios que la fundación “Gonzalo Río Arronte” hace a las mejores prácticas en cobro-pago de agua, tanto a sistemas operadores de agua potable como a distritos de riego en todo el país.

En los últimos seis años, dicha fundación ha hecho una evaluación de estas prácticas en al menos 140 Organismos Operadores de México, a través del Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA), mismo que ha recabado información año con año, y con la cual evalúa y determina las mejores prácticas que merecen ser premiadas por esta fundación.

Durante el evento se explicó el procedimiento para poder realizar esta premiación, y se proporcionó la dirección de la página web www.fgra-cobro-pago.org.mx en dónde Ustedes pueden consultar más acerca de estas prácticas.

Los Organismos Operadores de Tecate, municipio de Baja California y de La Piedad, municipio de Michoacán son los que han recibido cuatro premios en los últimos años; son Organismos Operadores que año con año han estado mejorando sus prácticas de cobro-pago de agua y que han obtenido los mejores resultados a nivel nacional.

Vale la pena reflexionar un poco sobre este tema, en todo el país los Organismos Operadores sufren, padecen de una insuficiencia financiera estructural; por un lado se les dice que deben ser autosuficientes, que no deben depender del presupuesto asignado al municipio, al estado ni por la federación hacia estos servicios de agua potable, drenaje y saneamiento.

Se les indica que los municipios (y ellos directamente como organismos públicos descentralizados del mismo) son los responsables de proveer los servicios básicos a toda la población, sin embargo, no se les permite, no se les dota de autonomía técnica, ni autonomía institucional para poder determinar por ejemplo, la tarifa que deben cobrar para que se cubra en su totalidad los servicios que se prestan.

¿Cómo puede llegar a ser alguien autosuficiente? si le estableces la obligación pero no le das la libertad de poder determinar la tarifa que debe cobrar para que esos servicios sean prestados adecuadamente.

Lo que ha estado ocurriendo en realidad es que los Organismos Operadores en el país poco a poco van sufriendo una mayor deficiencia en sus recursos, y por lo tanto la infraestructura se va deteriorando cada vez más. Poco a poco los Sistemas de Agua Potable del país han entrado en una crisis constante que los lleva a brindar un servicio de baja calidad, poco son los Sistemas que pueden dotar a la población de un servicio de agua continuo y de una calidad del agua totalmente potable.

Hace años muchos de nosotros todavía tomábamos agua de las llaves, hoy día más del 80 por ciento de la población de México consume agua embotellada, agua que resulta mucho más costosa de lo que sería pagar una tarifa real del servicio de agua potable.

¿Cuánto cuesta una botella de agua de 500 mililitros? Entre 5 y 10 pesos; un garrafón de agua para el hogar de 20 litros cuesta en promedio 35 pesos; un tinaco que un Organismo Operador lo pone en nuestra casa, un metro cubico de agua ya purificado cuesta en promedio casi 3 pesos por metro cúbico, mil litros de agua puestos en nuestro hogar para todos nuestros servicios cuesta 3 pesos.

Esta tarifa está lejos de ser la tarifa real que se debería de cobrar, sigue siendo esta tarifa porque no se ha permitido por parte de actores políticos irresponsables que el precio se ajuste al costo real de proveer estos servicios.

Como no se ha permitido que las tarifas se ajusten, los Organismos Operadores han tenido que dejar de atender tareas y funciones, por lo que no han podido dar una operación adecuada, con los ingresos que tienen no pueden invertir en dar un mantenimiento a los sistemas que existen, menos pueden incrementar las redes de agua o sustituir las redes que ya están muy viejas.

Es urgente comprender la importancia por parte de todos nosotros de pagar una tarifa justa y adecuada por el servicio de agua no que recibimos, sino el que merecemos recibir.

Por el bien de México #aguaparatodos

viernes 16 de noviembre de 2018

¿Un derecho humano sin presupuesto?

viernes 09 de noviembre de 2018

“La ley contra la privatización”

viernes 02 de noviembre de 2018

Entrenándonos para la crisis

viernes 26 de octubre de 2018

¿Cuál derecho humano al agua?

viernes 12 de octubre de 2018

Legislar no es suficiente

sábado 06 de octubre de 2018

El cobro-pago de agua

viernes 28 de septiembre de 2018

El último adiós

viernes 21 de septiembre de 2018

A un año del sismo

sábado 15 de septiembre de 2018

Los huracanes y sus efectos

Cargar Más