Carlos Félix

  / miércoles 13 de febrero de 2019

Entre la termo y la encuesta gansito

Para que el pueblo sabio decida, las encuestas gansito (ya no patito) seguirán. Como la que se organiza con respecto a la termoeléctrica de Huexca, municipio de Yecapixtla, y que se desarrollará los días 23 y 24 de este mes en nueve municipios de Tlaxcala, 15 de Puebla y en todo el Estado de Morelos, donde se instalarán 70 casillas. En los próximos 10 días, se realizará una campaña informativa en torno a la operación de la termoeléctrica cuya inversión fue de más de 20 mil millones de pesos.

Morelos, por cierto, es el único estado del país que no genera energía para su consumo y esto ya provocó serias repercusiones, pues Nissan Mexicana y Saint Gobain planeaban marcharse de la entidad, pero al consolidarse la construcción de la termoeléctrica y el gasoducto, decidieron continuar en nuestro estado. Pese a ello, sigue latente el riesgo de que se vayan varias empresas por la carencia de energía y que no lleguen nuevas inversiones a Morelos, por no haber el abasto suficiente de electricidad. ¿Sabrán esto los que respondan la impuesta? Digo, “encuesta”. Les recomiendo un magnífico artículo de Carlos Loret de Mola, sobre la crisis que viene: la del gas natural. https://www.eluniversal.com.mx/columna/carlos-loret-de-mola/nacion/viene-una-crisis-peor-que-la-de-la-gasolina.

La planta termoeléctrica de ciclo combinado forma parte del Proyecto Integral Morelos (PIM) e incluye además un gasoducto que atraviesa por los estados de Tlaxcala y Puebla, un acueducto que transportaría 2 mil 500 litros por segundo, para enfriar las turbinas de la planta. Esa agua pretende tomarse de la Planta Tratadora de Aguas Residuales de Cuautla. Actualmente este líquido engrosa el caudal del Río Cuautla, mismo que garantiza la agricultura en ejidos de Cuautla, Ayala, Tlaltizapán, Tlaquiltenango y otros municipios. Si el agua de la Planta Tratadora es desviada a la termoeléctrica, los campesinos aseguran que el caudal no alcanzará para regar las parcelas de miles de productores.

López Obrador ya caló a los morelenses que durante su visita a Cuautla, gritaron y abuchearon su presencia, la del gobernador (que dice estar acostumbrado a que la rayen la mamá como en el azteca) y el tema de la mencionada planta. Una vez más, a los opositores, les llamó “los radicales de izquierda” que no son más que conservadores. Para él eso son todos los que no le aplaudan y festejen sus ocurrencias. El clamor fue “¡Agua si, termo no!” (¿termo o Temo?) entre otros gritos y sombrerazos.

La cosa es que López Obrador sigue arremetiendo contra todo y contra todos, especialmente ex presidentes (salvo Peña Nieto) y ahora llamó “chapulín fifí” a Ernesto Zedillo, “por brincar a una empresa ligada al gobierno”. Y fue más lejos: el presidente pidió a legisladores aprobar una ley de austeridad que impida a funcionarios trabajar en empresas relacionadas con gobierno, por 10 años, luego de dejar el cargo. Una total y absoluta aberración.

Como lo son las reacciones viscerales y simplistas a problemas de fondo. ¿Qué hay corrupción en Pemex? Cerremos los ductos. ¿Qué hay corrupción en las estancias infantiles? Qué desaparezcan. Bajo esta lógica (ilógica) si Andrés Manuel descubriera que en las cantinas dan bebidas adulteradas y que hay corrupción de inspectores, cerraría esos bares y les daría el dinero directamente a los borrachos para que compraran directamente sus botellas en el súper y se las fueran a tomar en casa de sus abuelitos. Ya ven la estúpida respuesta al problema de las estancias infantiles.

Por último y en temas trascendentes, inicia (¿o continua?) la reestructuración de la nómina, organigrama y gasto corriente de la UAEM. Esto lo anunció el rector Gustavo Urquiza, en el marco del 80 aniversario de la Preparatoria 1 “Bernabé L, de Elías”. La uni está metida también en una crisis, que más bien es una situación crónica: la inseguridad dentro del campus Chamilpa y sus alrededores. Se intenta blindar por dentro, pero las amenazas vienen de ahí mismo. Si no lo creen, hagan un sondeo y de paso, pregunten si los encargados de la seguridad están cumpliendo.

Lo dijo el escritor y periodista español, Manuel Vincent: “Nuestra generación ha entregado el alma a las cifras y todas las pasiones que hoy nos conmueven se derivan de las estadísticas: para saber si somos felices, ahora se hacen encuestas”.

Hasta la próxima entrega, donde podrán seguir leyendo lo que hay en mi mente.


Comentarios: cfelix7@hotmail.com

Twitter: @CarlosFelix1

Para que el pueblo sabio decida, las encuestas gansito (ya no patito) seguirán. Como la que se organiza con respecto a la termoeléctrica de Huexca, municipio de Yecapixtla, y que se desarrollará los días 23 y 24 de este mes en nueve municipios de Tlaxcala, 15 de Puebla y en todo el Estado de Morelos, donde se instalarán 70 casillas. En los próximos 10 días, se realizará una campaña informativa en torno a la operación de la termoeléctrica cuya inversión fue de más de 20 mil millones de pesos.

Morelos, por cierto, es el único estado del país que no genera energía para su consumo y esto ya provocó serias repercusiones, pues Nissan Mexicana y Saint Gobain planeaban marcharse de la entidad, pero al consolidarse la construcción de la termoeléctrica y el gasoducto, decidieron continuar en nuestro estado. Pese a ello, sigue latente el riesgo de que se vayan varias empresas por la carencia de energía y que no lleguen nuevas inversiones a Morelos, por no haber el abasto suficiente de electricidad. ¿Sabrán esto los que respondan la impuesta? Digo, “encuesta”. Les recomiendo un magnífico artículo de Carlos Loret de Mola, sobre la crisis que viene: la del gas natural. https://www.eluniversal.com.mx/columna/carlos-loret-de-mola/nacion/viene-una-crisis-peor-que-la-de-la-gasolina.

La planta termoeléctrica de ciclo combinado forma parte del Proyecto Integral Morelos (PIM) e incluye además un gasoducto que atraviesa por los estados de Tlaxcala y Puebla, un acueducto que transportaría 2 mil 500 litros por segundo, para enfriar las turbinas de la planta. Esa agua pretende tomarse de la Planta Tratadora de Aguas Residuales de Cuautla. Actualmente este líquido engrosa el caudal del Río Cuautla, mismo que garantiza la agricultura en ejidos de Cuautla, Ayala, Tlaltizapán, Tlaquiltenango y otros municipios. Si el agua de la Planta Tratadora es desviada a la termoeléctrica, los campesinos aseguran que el caudal no alcanzará para regar las parcelas de miles de productores.

López Obrador ya caló a los morelenses que durante su visita a Cuautla, gritaron y abuchearon su presencia, la del gobernador (que dice estar acostumbrado a que la rayen la mamá como en el azteca) y el tema de la mencionada planta. Una vez más, a los opositores, les llamó “los radicales de izquierda” que no son más que conservadores. Para él eso son todos los que no le aplaudan y festejen sus ocurrencias. El clamor fue “¡Agua si, termo no!” (¿termo o Temo?) entre otros gritos y sombrerazos.

La cosa es que López Obrador sigue arremetiendo contra todo y contra todos, especialmente ex presidentes (salvo Peña Nieto) y ahora llamó “chapulín fifí” a Ernesto Zedillo, “por brincar a una empresa ligada al gobierno”. Y fue más lejos: el presidente pidió a legisladores aprobar una ley de austeridad que impida a funcionarios trabajar en empresas relacionadas con gobierno, por 10 años, luego de dejar el cargo. Una total y absoluta aberración.

Como lo son las reacciones viscerales y simplistas a problemas de fondo. ¿Qué hay corrupción en Pemex? Cerremos los ductos. ¿Qué hay corrupción en las estancias infantiles? Qué desaparezcan. Bajo esta lógica (ilógica) si Andrés Manuel descubriera que en las cantinas dan bebidas adulteradas y que hay corrupción de inspectores, cerraría esos bares y les daría el dinero directamente a los borrachos para que compraran directamente sus botellas en el súper y se las fueran a tomar en casa de sus abuelitos. Ya ven la estúpida respuesta al problema de las estancias infantiles.

Por último y en temas trascendentes, inicia (¿o continua?) la reestructuración de la nómina, organigrama y gasto corriente de la UAEM. Esto lo anunció el rector Gustavo Urquiza, en el marco del 80 aniversario de la Preparatoria 1 “Bernabé L, de Elías”. La uni está metida también en una crisis, que más bien es una situación crónica: la inseguridad dentro del campus Chamilpa y sus alrededores. Se intenta blindar por dentro, pero las amenazas vienen de ahí mismo. Si no lo creen, hagan un sondeo y de paso, pregunten si los encargados de la seguridad están cumpliendo.

Lo dijo el escritor y periodista español, Manuel Vincent: “Nuestra generación ha entregado el alma a las cifras y todas las pasiones que hoy nos conmueven se derivan de las estadísticas: para saber si somos felices, ahora se hacen encuestas”.

Hasta la próxima entrega, donde podrán seguir leyendo lo que hay en mi mente.


Comentarios: cfelix7@hotmail.com

Twitter: @CarlosFelix1

miércoles 20 de marzo de 2019

No es lo mismo el mañanero que la mañanera

miércoles 13 de marzo de 2019

Los 250 días de AMLO

miércoles 06 de marzo de 2019

Risco y El Lobito

miércoles 27 de febrero de 2019

Pérdidas y perdición

miércoles 20 de febrero de 2019

El inquisidor

miércoles 13 de febrero de 2019

Entre la termo y la encuesta gansito

miércoles 06 de febrero de 2019

A leer La Cartilla

miércoles 30 de enero de 2019

Se acabó enero y...

miércoles 23 de enero de 2019

La prueba de fuego

miércoles 16 de enero de 2019

Huachicoleros de la política

Cargar Más