Jacinto Hernández Luna

  / sábado 12 de octubre de 2019

¿Hasta dónde llegará Andrés Manuel en su combate a la corrupción?

Desgraciadamente para México donde nuestro Presidente ha rascado la superficie de las administraciones públicas cuando menos del año 2000, Fox que prometió un cambio y resultó peor que el PRI;

Calderón que contra la propia opinión de Fox logró llegar a la presidencia y que su gobierno fue un desastre; Enrique Peña Nieto que le vino a dar la puntilla al PRI, y que como muestra esos 18 años han sido de los más graves contra los mexicanos y sus instituciones, ya que a estos tres expresidentes se les permitió ejercer con abuso del poder y para sus beneficios personales.

Ha sido común que en esos gobiernos se encuentran tranzas, corrupción, enriquecimiento ilegítimo, simulaciones, condonación y devolución de impuestos millonarios, y desgraciadamente hoy está a la vista de todos los ciudadanos, de las redes sociales, de los medios impresos y los cibernéticos, los graves problemas de lo que se asoma una muestra de la corrupción en la administración de justicia federal, que desde nuestra perspectiva no es justo que una institución con el prestigio, y la única que se había salvado de corruptelas, hoy se le ubique por unos cuantos como un órgano corrupto; para nosotros la Suprema Corte sigue siendo el ícono, el emblema que representa la honestidad en la administración de justicia en el país.

Desafortunadamente podríamos con tres hechos indiscutibles, ilustrar nuestras afirmaciones y someterlas a la consideración de quienes me honran leyendo este espacio periodístico.

1.- Hasta dónde llegó la corrupción de Felipe Calderón, en que hoy por boca del Ministro Arturo Lelo de Larrea sabemos que este presidente le exigió y presionó para beneficiarse con determinadas resoluciones, que seguramente ante la polémica que ya se planteó y la honestidad del Ministro Lelo de Larrea, veremos y escucharemos más detalles en virtud de que Calderón sínicamente dice “que me lo demuestre, que me lo pruebe, que yo lo presioné"; como si no supiéramos los mexicanos hasta que llegó Andrés Manuel, que en la recámara, en el oscuro, en los rincones, este país ha sido objeto de tranzas y negociaciones de arriba para abajo, y empezamos con Calderón precisamente porque está en los medios, se acaba de publicar y el Ministro Lelo de Larrea tuvo el valor para decir “Felipe Calderón me presionó para emitir determinadas soluciones”.

2.- La renuncia de Medina Mora, que todavía no se aclara, en virtud de que no hay un procedimiento jurídico en el Senado para ello, y ante la poca legibilidad de la ley que dice que se admite la renuncia por causas graves; que no conocemos, y probablemente no se sepan; que el Presidente de la República acepta esa renuncia y la turna al Senado de la República, y aquí se le reitera el llamado al Ministro Medina Mora, para que aclare, y opta por decir “no me interesa, ya renuncié además con carácter irrevocable”; y bueno hay que aceptar la renuncia, ya se procesó, ya se aceptó por parte del Senado, ¿pero que hay atrás de esto?; no es solamente en la expresión que acaba de señalar el Ministro Lelo de Larrea, que al Magistrado del Primer Circuito que ha sido separado no le cuadraron las cuentas, si en el caso de Medina Mora, la prensa ha sido tan prolífica que sólo mencionaremos un detalle; una empresa que se inició con 100 mil pesos en el siglo pasado y que hoy integrada por la familia en parentescos en línea recta ascendente y descendente, directa, colateral, igual, desigual etc. es una empresa compusoluciones que vende 200 millones de dólares al año; frente a esto, con la pena tenemos que aceptar que ese es un acto de corrupción, por el que no es justo sacrificar a la Suprema Corte y mucho menos a la mayoría de quienes ahí están, que son dignos representantes del Derecho y de las resoluciones justas.

3.- La investigación en donde el Magistrado del Primer Circuito quien ya fue separado de su cargo: Jorge Arturo Camero Ocampo, -es sólo un pequeño ejemplo para quienes se interesan por leer esta columna- que la corrupción con estos tres sujetos llegó a la Suprema Corte; ahora quienes creemos en ese órgano judicial federal de un prestigio centenario, estaremos a la espera de que estos sujetos de marras reciban los castigos que merecen, y resurja la Suprema Corte de ese lodazal en que la han querido meter, y que finalmente el Consejo de la Judicatura Federal está haciendo su labor, y nosotros tenemos fe, en que con la claridad que maneja Andrés Manuel el gobierno, y que le hace segunda el Ministro Lelo de Larrea, siga siendo el paradigma en nuestro país de la honestidad y de la administración de justicia de esta honorable Suprema Corte de Justicia de la Nación.


Director de la Programación Digital de la Revista de Derecho Familiar “Pater Familias” de la UNAM. Politólogo Autodidacta.

jhernandez366@hotmail.com

Desgraciadamente para México donde nuestro Presidente ha rascado la superficie de las administraciones públicas cuando menos del año 2000, Fox que prometió un cambio y resultó peor que el PRI;

Calderón que contra la propia opinión de Fox logró llegar a la presidencia y que su gobierno fue un desastre; Enrique Peña Nieto que le vino a dar la puntilla al PRI, y que como muestra esos 18 años han sido de los más graves contra los mexicanos y sus instituciones, ya que a estos tres expresidentes se les permitió ejercer con abuso del poder y para sus beneficios personales.

Ha sido común que en esos gobiernos se encuentran tranzas, corrupción, enriquecimiento ilegítimo, simulaciones, condonación y devolución de impuestos millonarios, y desgraciadamente hoy está a la vista de todos los ciudadanos, de las redes sociales, de los medios impresos y los cibernéticos, los graves problemas de lo que se asoma una muestra de la corrupción en la administración de justicia federal, que desde nuestra perspectiva no es justo que una institución con el prestigio, y la única que se había salvado de corruptelas, hoy se le ubique por unos cuantos como un órgano corrupto; para nosotros la Suprema Corte sigue siendo el ícono, el emblema que representa la honestidad en la administración de justicia en el país.

Desafortunadamente podríamos con tres hechos indiscutibles, ilustrar nuestras afirmaciones y someterlas a la consideración de quienes me honran leyendo este espacio periodístico.

1.- Hasta dónde llegó la corrupción de Felipe Calderón, en que hoy por boca del Ministro Arturo Lelo de Larrea sabemos que este presidente le exigió y presionó para beneficiarse con determinadas resoluciones, que seguramente ante la polémica que ya se planteó y la honestidad del Ministro Lelo de Larrea, veremos y escucharemos más detalles en virtud de que Calderón sínicamente dice “que me lo demuestre, que me lo pruebe, que yo lo presioné"; como si no supiéramos los mexicanos hasta que llegó Andrés Manuel, que en la recámara, en el oscuro, en los rincones, este país ha sido objeto de tranzas y negociaciones de arriba para abajo, y empezamos con Calderón precisamente porque está en los medios, se acaba de publicar y el Ministro Lelo de Larrea tuvo el valor para decir “Felipe Calderón me presionó para emitir determinadas soluciones”.

2.- La renuncia de Medina Mora, que todavía no se aclara, en virtud de que no hay un procedimiento jurídico en el Senado para ello, y ante la poca legibilidad de la ley que dice que se admite la renuncia por causas graves; que no conocemos, y probablemente no se sepan; que el Presidente de la República acepta esa renuncia y la turna al Senado de la República, y aquí se le reitera el llamado al Ministro Medina Mora, para que aclare, y opta por decir “no me interesa, ya renuncié además con carácter irrevocable”; y bueno hay que aceptar la renuncia, ya se procesó, ya se aceptó por parte del Senado, ¿pero que hay atrás de esto?; no es solamente en la expresión que acaba de señalar el Ministro Lelo de Larrea, que al Magistrado del Primer Circuito que ha sido separado no le cuadraron las cuentas, si en el caso de Medina Mora, la prensa ha sido tan prolífica que sólo mencionaremos un detalle; una empresa que se inició con 100 mil pesos en el siglo pasado y que hoy integrada por la familia en parentescos en línea recta ascendente y descendente, directa, colateral, igual, desigual etc. es una empresa compusoluciones que vende 200 millones de dólares al año; frente a esto, con la pena tenemos que aceptar que ese es un acto de corrupción, por el que no es justo sacrificar a la Suprema Corte y mucho menos a la mayoría de quienes ahí están, que son dignos representantes del Derecho y de las resoluciones justas.

3.- La investigación en donde el Magistrado del Primer Circuito quien ya fue separado de su cargo: Jorge Arturo Camero Ocampo, -es sólo un pequeño ejemplo para quienes se interesan por leer esta columna- que la corrupción con estos tres sujetos llegó a la Suprema Corte; ahora quienes creemos en ese órgano judicial federal de un prestigio centenario, estaremos a la espera de que estos sujetos de marras reciban los castigos que merecen, y resurja la Suprema Corte de ese lodazal en que la han querido meter, y que finalmente el Consejo de la Judicatura Federal está haciendo su labor, y nosotros tenemos fe, en que con la claridad que maneja Andrés Manuel el gobierno, y que le hace segunda el Ministro Lelo de Larrea, siga siendo el paradigma en nuestro país de la honestidad y de la administración de justicia de esta honorable Suprema Corte de Justicia de la Nación.


Director de la Programación Digital de la Revista de Derecho Familiar “Pater Familias” de la UNAM. Politólogo Autodidacta.

jhernandez366@hotmail.com