/ jueves 27 de febrero de 2020

Homicidas tímidos

Opinión

Cuando la realidad supera a la ficción, la vida es apenas creíble: cada cuarenta segundos alrededor del mundo, una persona comete suicidio.

Según la OMS, 800.000 personas mueren por suicidio al año, rezagando las cifras por deceso a causa de enfermedades como la malaria y cáncer de mama, incluso yendo más allá de los homicidios y las muertes por guerra. Se pone en claro una cosa: el suicidio se propaga más rápido que las epidemias y los conflictos bélicos. Y es mucho más silencioso. Entre los motivos que relucen en las estadísticas encontramos los problemas financieros, las rupturas amorosas y enfermedades crónicas. Señalando a la población de entre los 15 y 29 años como los principales actores, no olvidando el sector vulnerable de inmigrantes, refugiados y la comunidad indígena.

Los números exponen apenas una realidad que cada vez más somete y supera al individuo. Se intenta explicar las razones, pero la insuficiente disponibilidad y baja calidad de los datos que circulan en todo el mundo, pues apenas 80 de los Estados Miembros de la OMS brindan cifras exactas y la delicadeza del fenómeno tanto como la ilegalidad de las conductas en algunos países, ocasiona que la estimación de las tasas de suicidio sea sesgada y en muchos casos, reducida al mero hecho de defunción en el registro civil.

En México, las causas señaladas por el INEGI en el 2011 destacaron que la mayor medida de personas que cometen suicidio son los individuos que poseen únicamente el grado de escolaridad secundaria con la cifra 1,118, frente a los que tienen una profesión con 256. Infiriendo que la posibilidad para mejorar la calidad de vida tras la finalización de una carrera universitaria, en contraste con el sector de la población que, por motivos socioeconómicos y culturares, no pudo tener acceso a una educación más allá al nivel básico, es de los factores más importantes pues trasluce la decisión que tomaron debido a la escases de acceso a oportunidades y la probable carencia que seguirán teniendo.

De los diversos análisis que se enfocan en el suicidio Durkheim destaca el anómico como causante en el medio social del sistema económico inmerso, debido a la perspectiva que el individuo se forma del destino de clase intrínseco a la clase social: el obrero comete suicidio para dejar de ser obrero. Las personas cansadas de proseguir una vida fatalista, deciden primero terminar con ella por la falta de medios para mejorarla.

En la actualidad, debido a los cambios acontecidos a causa del neoliberalismo encontramos que existe una facilidad de movilidad social y una posibilidad de mejorar la calidad de vida. Y no obstante, los suicidios no parecen ir en descenso, incluso la cifra aumenta alarmantemente.

Byung-Chun Han ofrece un análisis acerca de tal fenómeno que sigue acrecentándose. El exceso de positividad en el que estamos inmersos en la sociedad actual resulta una coacción más efectiva que la del pasado. Más violenta. El cambio de paradigma es ahora referente al rendimiento, a la superproducción y supercomunicación. La saturación de oportunidades a la que está asediada el individuo desemboca en una autoafirmación en la que solamente él es dueño de su explotación, de sus fracasos y su límite.

Recientemente la OMS reconoció el burnout o síndrome de desgaste profesional como enfermedad, delatando la tendencia que se tiene la hacía la explotación propia. La nueva sociedad basada en el rendimiento engendra depresivos y fracasados.

En el caso más extremo, el individuo cansado del cansancio pasa a engrosar la cifra de suicidas, o lo que llamaría Pavese, homicidas tímidos.

Cuando la realidad supera a la ficción, la vida es apenas creíble: cada cuarenta segundos alrededor del mundo, una persona comete suicidio.

Según la OMS, 800.000 personas mueren por suicidio al año, rezagando las cifras por deceso a causa de enfermedades como la malaria y cáncer de mama, incluso yendo más allá de los homicidios y las muertes por guerra. Se pone en claro una cosa: el suicidio se propaga más rápido que las epidemias y los conflictos bélicos. Y es mucho más silencioso. Entre los motivos que relucen en las estadísticas encontramos los problemas financieros, las rupturas amorosas y enfermedades crónicas. Señalando a la población de entre los 15 y 29 años como los principales actores, no olvidando el sector vulnerable de inmigrantes, refugiados y la comunidad indígena.

Los números exponen apenas una realidad que cada vez más somete y supera al individuo. Se intenta explicar las razones, pero la insuficiente disponibilidad y baja calidad de los datos que circulan en todo el mundo, pues apenas 80 de los Estados Miembros de la OMS brindan cifras exactas y la delicadeza del fenómeno tanto como la ilegalidad de las conductas en algunos países, ocasiona que la estimación de las tasas de suicidio sea sesgada y en muchos casos, reducida al mero hecho de defunción en el registro civil.

En México, las causas señaladas por el INEGI en el 2011 destacaron que la mayor medida de personas que cometen suicidio son los individuos que poseen únicamente el grado de escolaridad secundaria con la cifra 1,118, frente a los que tienen una profesión con 256. Infiriendo que la posibilidad para mejorar la calidad de vida tras la finalización de una carrera universitaria, en contraste con el sector de la población que, por motivos socioeconómicos y culturares, no pudo tener acceso a una educación más allá al nivel básico, es de los factores más importantes pues trasluce la decisión que tomaron debido a la escases de acceso a oportunidades y la probable carencia que seguirán teniendo.

De los diversos análisis que se enfocan en el suicidio Durkheim destaca el anómico como causante en el medio social del sistema económico inmerso, debido a la perspectiva que el individuo se forma del destino de clase intrínseco a la clase social: el obrero comete suicidio para dejar de ser obrero. Las personas cansadas de proseguir una vida fatalista, deciden primero terminar con ella por la falta de medios para mejorarla.

En la actualidad, debido a los cambios acontecidos a causa del neoliberalismo encontramos que existe una facilidad de movilidad social y una posibilidad de mejorar la calidad de vida. Y no obstante, los suicidios no parecen ir en descenso, incluso la cifra aumenta alarmantemente.

Byung-Chun Han ofrece un análisis acerca de tal fenómeno que sigue acrecentándose. El exceso de positividad en el que estamos inmersos en la sociedad actual resulta una coacción más efectiva que la del pasado. Más violenta. El cambio de paradigma es ahora referente al rendimiento, a la superproducción y supercomunicación. La saturación de oportunidades a la que está asediada el individuo desemboca en una autoafirmación en la que solamente él es dueño de su explotación, de sus fracasos y su límite.

Recientemente la OMS reconoció el burnout o síndrome de desgaste profesional como enfermedad, delatando la tendencia que se tiene la hacía la explotación propia. La nueva sociedad basada en el rendimiento engendra depresivos y fracasados.

En el caso más extremo, el individuo cansado del cansancio pasa a engrosar la cifra de suicidas, o lo que llamaría Pavese, homicidas tímidos.

Local

Morelos: Aquí puedes obtener tu cita para la verificación vehicular

La SDS reiteró que la apertura de los establecimientos es este 15 de julio, pero sólo se atiende previa cita

Local

[Diversia] Homosexualidad, cada vez es más aceptada

El apoyo a la homosexualidad en el país depende del nivel educativo, rango de edad y religión, reveló una investigación de Pew Research Center

Justicia

García Luna dice ya no tener dinero, en EU no le creen

Cuentas bancarias han sido bloqueadas y no puede disponer de ellas, alegó abogado ante el juez

Finanzas

Valora la SCT monetizar carreteras concesionadas al Fonadin

La dependencia contratará a una empresa para que analice el estado de cuatro concesiones del Fonadin

Sociedad

SRE contrata más abogados para defender a migrantes en EU

Tras la llegada de Trump, aumentaron las solicitudes de asistencia legal de mexicanos en Estados Unidos

Sociedad

Armadoras de San Luis Potosí afirman no habrá despidos

Empresas automotrices realizan ajustes en plantillas laborales, dijo la Unión de Usuarios de la Zona Industrial

Mundo

Acuerdo nuclear pende de un hilo un lustro después de su firma

De celebración al aumento de las tensiones de Irán con EU, Europa y la OIEA

Celebridades

En México puedes decir lo que quieras, menos la verdad: Ausencio Cruz

Este comediante es de los que hace reír arriba y abajo del escenario. Su charla no escapa a los problemas por los que todos pasamos