Brenda Valderrama

  / lunes 29 de abril de 2019

La Marcha por la Ciencia en Morelos 2019

La Marcha por la Ciencia surge hace dos años en Estados Unidos como una respuesta de la comunidad científica ante el cambio de lo que había sido la política nacional de ese país en ciencia y tecnología. La comunidad científica mexicana y también la morelense se suma entonces en solidaridad sin saber que muy pronto estaríamos en condiciones igualmente complicadas.

En ese momento (2017) estábamos comenzando a resentir la reducción de recursos para proyectos de investigación derivado de un recorte en el presupuesto del CONACyT, sin embargo los recursos fluían de manera regular desde el gobierno del estado y también desde las secretarías federales siendo SAGARPA, SENER, SSALUD y SEMARNAT los principales promotores.

Los investigadores morelenses son de calidad internacional. Esta calidad les permite ser altamente competitivos por recursos tal como se demuestra al haber alcanzado el segundo lugar nacional, tanto en número de proyectos aprobados como de recursos asignados, dentro de las convocatorias federales incluyendo el fondo SEP-CONACyT para ciencia básica. En lo relativo a proyectos de innovación, Morelos ocupaba el segundo lugar nacional en propuestas aprobadas por el Programa de Estímulos a la Innovación PEI.

A nivel industrial, llegamos a alcanzar un máximo histórico de 171 empresas de base tecnológica con sede en Morelos, 200% más que en 2012. Estas empresas, ademas de crear empleos para nuestros jóvenes egresados de maestrías y doctorados, eran altamente competitivas como se demuestra por el avance de tres posiciones que tuvo nuestro estado en el Indicador de Innovación y Desarrollo Tecnológico Empresarial generado por ARegional, llegando a obtener el cuarto lugar nacional en 2017. Las empresas morelenses de base tecnológica también llegaron a destacar en la generación de patentes, con más de 20 patentes por cada 100 empresas, tres veces por arriba de la media nacional de 7.2 patentes para 2018.

Estos logros no son son de una sola empresa, ni de un solo investigador, ni de un solo gobierno. Son la consecuencia de una política científica constante de cinco gobernadores que impulsaron, promovieron y financiaron la instalación de centros e institutos de investigación, la consolidación de programas de maestría y doctorado, la formación de emprendedores de base tecnológica, la instalación de industrias innovadoras en áreas estratégicas como son la farmaceútica, la de energías renovables y la de tecnologías de la comunicación y la información.

Desafortunadamente, esta tendencia de desarrollo para Morelos y para México ha sufrido un brusco cambio de dirección y aunque aún es muy pronto para saber a donde nos llevará, en lo que sí tenemos claridad es que el flujo de recursos para la investigación científica y para la innovación han sufrido una drástica reducción, poniendo en riesgo los logros alcanzados.

Entendemos claramente que la atención de los temas de ciencia y tecnología debe ser una política de estado que trascienda a las diferentes administraciones por lo que es fundamental que ese mandato emane de la sociedad, que sean los votantes quienes pidan que sus candidatos incluyan el tema de ciencia (el gran ausente en la última campaña para gobernador, por cierto) pero también que, una vez electos, generen las instituciones y asignen el presupuesto para que nuestros impuestos nos regresen en forma de desarrollo científico y tecnológico para todos.

Es por todo lo anterior que este año se realizará de nuevo, por tercer año consecutivo y con mas entusiasmo que nunca, la Marcha por la Ciencia en Morelos convocada por la

Academia de Ciencias de Morelos. Pero mejor que obstaculizar el tránsito de los ciudadanos, los investigadores morelenses han decidido concentrar sus esfuerzos en transmitir a las familias de nuestro estado los beneficios que genera la ciencia y la tecnología que se produce aquí mismo con una demostración pública en el Parque Alameda Solidaridad el próximo sábado 4 de mayo de las 10 a las 14h. Es gratuita, de acceso libre y, además, un excelente espacio de convivencia familiar. Allí estaré personalmente para atenderlos, los esperamos.

La Marcha por la Ciencia surge hace dos años en Estados Unidos como una respuesta de la comunidad científica ante el cambio de lo que había sido la política nacional de ese país en ciencia y tecnología. La comunidad científica mexicana y también la morelense se suma entonces en solidaridad sin saber que muy pronto estaríamos en condiciones igualmente complicadas.

En ese momento (2017) estábamos comenzando a resentir la reducción de recursos para proyectos de investigación derivado de un recorte en el presupuesto del CONACyT, sin embargo los recursos fluían de manera regular desde el gobierno del estado y también desde las secretarías federales siendo SAGARPA, SENER, SSALUD y SEMARNAT los principales promotores.

Los investigadores morelenses son de calidad internacional. Esta calidad les permite ser altamente competitivos por recursos tal como se demuestra al haber alcanzado el segundo lugar nacional, tanto en número de proyectos aprobados como de recursos asignados, dentro de las convocatorias federales incluyendo el fondo SEP-CONACyT para ciencia básica. En lo relativo a proyectos de innovación, Morelos ocupaba el segundo lugar nacional en propuestas aprobadas por el Programa de Estímulos a la Innovación PEI.

A nivel industrial, llegamos a alcanzar un máximo histórico de 171 empresas de base tecnológica con sede en Morelos, 200% más que en 2012. Estas empresas, ademas de crear empleos para nuestros jóvenes egresados de maestrías y doctorados, eran altamente competitivas como se demuestra por el avance de tres posiciones que tuvo nuestro estado en el Indicador de Innovación y Desarrollo Tecnológico Empresarial generado por ARegional, llegando a obtener el cuarto lugar nacional en 2017. Las empresas morelenses de base tecnológica también llegaron a destacar en la generación de patentes, con más de 20 patentes por cada 100 empresas, tres veces por arriba de la media nacional de 7.2 patentes para 2018.

Estos logros no son son de una sola empresa, ni de un solo investigador, ni de un solo gobierno. Son la consecuencia de una política científica constante de cinco gobernadores que impulsaron, promovieron y financiaron la instalación de centros e institutos de investigación, la consolidación de programas de maestría y doctorado, la formación de emprendedores de base tecnológica, la instalación de industrias innovadoras en áreas estratégicas como son la farmaceútica, la de energías renovables y la de tecnologías de la comunicación y la información.

Desafortunadamente, esta tendencia de desarrollo para Morelos y para México ha sufrido un brusco cambio de dirección y aunque aún es muy pronto para saber a donde nos llevará, en lo que sí tenemos claridad es que el flujo de recursos para la investigación científica y para la innovación han sufrido una drástica reducción, poniendo en riesgo los logros alcanzados.

Entendemos claramente que la atención de los temas de ciencia y tecnología debe ser una política de estado que trascienda a las diferentes administraciones por lo que es fundamental que ese mandato emane de la sociedad, que sean los votantes quienes pidan que sus candidatos incluyan el tema de ciencia (el gran ausente en la última campaña para gobernador, por cierto) pero también que, una vez electos, generen las instituciones y asignen el presupuesto para que nuestros impuestos nos regresen en forma de desarrollo científico y tecnológico para todos.

Es por todo lo anterior que este año se realizará de nuevo, por tercer año consecutivo y con mas entusiasmo que nunca, la Marcha por la Ciencia en Morelos convocada por la

Academia de Ciencias de Morelos. Pero mejor que obstaculizar el tránsito de los ciudadanos, los investigadores morelenses han decidido concentrar sus esfuerzos en transmitir a las familias de nuestro estado los beneficios que genera la ciencia y la tecnología que se produce aquí mismo con una demostración pública en el Parque Alameda Solidaridad el próximo sábado 4 de mayo de las 10 a las 14h. Es gratuita, de acceso libre y, además, un excelente espacio de convivencia familiar. Allí estaré personalmente para atenderlos, los esperamos.

lunes 15 de julio de 2019

El beneficio secreto de la diversidad

lunes 08 de julio de 2019

Vientos de cambio

lunes 01 de julio de 2019

Ciencia y desigualdad

lunes 24 de junio de 2019

Ojos que no ven

lunes 17 de junio de 2019

La receta del éxito

lunes 10 de junio de 2019

Lío de faldas

lunes 03 de junio de 2019

Investigadores, bajo llave

lunes 27 de mayo de 2019

El medicamento más caro del mundo

lunes 20 de mayo de 2019

¿Fe o Ciencia?

Cargar Más