Juan Carlos Valencia Vargas

  / sábado 22 de junio de 2019

Los Fondos de Agua

El crecimiento poblacional ha generado un enorme reto para las zonas metropolitanas en torno al agua. Abastecerlas de agua en cantidad y calidad suficientes es cada vez mas complicado, para ello se ha optado durante muchos años por construir más y mas infraestructura para llevarles agua de otras fuentes cada vez mas lejanas y a un costo económico y ambiental cada vez mayor.

Las alteraciones en los patrones de lluvia ocasionados por el cambio climático y la degradación de las fuentes de donde proviene el agua agudizan esta problemática. De allí la necesidad de desarrollar estrategias dirigidas a la conservación de las fuentes naturales de agua y no solo de la ampliación de infraestructura de conducción y redes para su distribución.

Los Fondos de Agua son instrumentos financieros diseñados para proteger y preservar el agua para todos los usuarios de una cuenca determinada. Estan orientados a buscar e impulsar Soluciones Basadas en la Naturaleza, es decir, soluciones que usen, que restauren o que imiten al menos el entorno ambiental en la zona. Recargar los acuíferos a través de la reforestación de las zonas de recarga natural, disminuir el escurrimiento para evitar crecientes que pongan en riesgo a la población y almacenar agua en humedales o cuerpos de agua naturales en vez de construir represas son algunos ejemplos de esa infraestructura verde.

Estos fondos provienen de una amplia variedad de donantes a lo largo de toda la cuenca e inclusive más allá, como por ejemplo los usuarios locales de agua, empresas y agencias gubernamentales. Por ejemplo, Fundación FEMSA (Coca-Cola) ha invertido en alrededor de 50 fondos de agua en 11 países de América Latina y el Caribe, para cumplir con su objetivo de retornar al medio ambiente la totalidad del agua que utiliza en sus procesos. Busca generar un impacto base cero en torno al agua y con ello constribuir a la sustentabilidad del planeta y en particular de los lugares en donde produce y vende sus productos.

En México, The Nature Conservancy (TNC), la Fundación FEMSA y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) han sido los principales socios en estos proyectos. Actualmente existen el de lal Ciudad de México, denominado Agua Capital y el de la Zona Metropolitana de Monterrey.

Estos fondos son administrados por medio de una alianza entre TNC, la Fundación FEMSA, el BID y el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF por su sigla en inglés), y apoyan una amplia gama de proyectos de conservación, que van desde reforestación, hasta iniciativas comunitarias y para la educación de los agricultores.

Típicamente, las inversiones llegan a los Fondos de Agua, de tres formas:

1. Capitales semilla para crear un fondo que asegure la viabilidad del fondo a largo plazo;

2. Financiamiento específico para el proyecto para abordar uno o varios de los problemas que afectan a la cuenca; y

3. Financiamiento sostenido, como las tarifas mensuales de los impuestos al agua que pagan los usuarios (las empresas y la comunidad), para agregarle a los proyectos y necesidades de compensación que un fondo puede tener.

Los fondos se utilizan en proyectos para la protección de territorios clave que se encuentran río arriba, para filtrar y regular el suministro de agua. Los proyectos pueden incluir la creación de áreas de conservación, cambios en el uso del suelo (por ejemplo, prohibir el pastoreo de ganado en las márgenes de los ríos, reforestación, eliminación de especies de plantas invasoras), y la introducción de técnicas agrícolas más sostenibles. En ocasiones, el fondo de agua compensa a los agricultores de terrenos ubicados río arriba, por pérdidas en el uso de la tierra u otros cambios. Todo esto ayuda a producir flujos de agua más limpios y sostenidos, y elimina oscilaciones dramáticas en el suministro de agua en los terrenos que se encuentran río arriba, y ayuda a las ciudades que se localizan río abajo a evitar el costoso tratamiento del agua y los daños que causan las inundaciones.

El Informe Mundial para el Desarrollo de los Recursos Hídricos del 2018 se dedicó a este importante tema. El Foro Mundial del agua pasado estuvo centrado tambien en estos aspectos. Urge que la política nacional refleje estos enfoques más sostenibles. ¿Será?

#aguaparatodos

El crecimiento poblacional ha generado un enorme reto para las zonas metropolitanas en torno al agua. Abastecerlas de agua en cantidad y calidad suficientes es cada vez mas complicado, para ello se ha optado durante muchos años por construir más y mas infraestructura para llevarles agua de otras fuentes cada vez mas lejanas y a un costo económico y ambiental cada vez mayor.

Las alteraciones en los patrones de lluvia ocasionados por el cambio climático y la degradación de las fuentes de donde proviene el agua agudizan esta problemática. De allí la necesidad de desarrollar estrategias dirigidas a la conservación de las fuentes naturales de agua y no solo de la ampliación de infraestructura de conducción y redes para su distribución.

Los Fondos de Agua son instrumentos financieros diseñados para proteger y preservar el agua para todos los usuarios de una cuenca determinada. Estan orientados a buscar e impulsar Soluciones Basadas en la Naturaleza, es decir, soluciones que usen, que restauren o que imiten al menos el entorno ambiental en la zona. Recargar los acuíferos a través de la reforestación de las zonas de recarga natural, disminuir el escurrimiento para evitar crecientes que pongan en riesgo a la población y almacenar agua en humedales o cuerpos de agua naturales en vez de construir represas son algunos ejemplos de esa infraestructura verde.

Estos fondos provienen de una amplia variedad de donantes a lo largo de toda la cuenca e inclusive más allá, como por ejemplo los usuarios locales de agua, empresas y agencias gubernamentales. Por ejemplo, Fundación FEMSA (Coca-Cola) ha invertido en alrededor de 50 fondos de agua en 11 países de América Latina y el Caribe, para cumplir con su objetivo de retornar al medio ambiente la totalidad del agua que utiliza en sus procesos. Busca generar un impacto base cero en torno al agua y con ello constribuir a la sustentabilidad del planeta y en particular de los lugares en donde produce y vende sus productos.

En México, The Nature Conservancy (TNC), la Fundación FEMSA y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) han sido los principales socios en estos proyectos. Actualmente existen el de lal Ciudad de México, denominado Agua Capital y el de la Zona Metropolitana de Monterrey.

Estos fondos son administrados por medio de una alianza entre TNC, la Fundación FEMSA, el BID y el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF por su sigla en inglés), y apoyan una amplia gama de proyectos de conservación, que van desde reforestación, hasta iniciativas comunitarias y para la educación de los agricultores.

Típicamente, las inversiones llegan a los Fondos de Agua, de tres formas:

1. Capitales semilla para crear un fondo que asegure la viabilidad del fondo a largo plazo;

2. Financiamiento específico para el proyecto para abordar uno o varios de los problemas que afectan a la cuenca; y

3. Financiamiento sostenido, como las tarifas mensuales de los impuestos al agua que pagan los usuarios (las empresas y la comunidad), para agregarle a los proyectos y necesidades de compensación que un fondo puede tener.

Los fondos se utilizan en proyectos para la protección de territorios clave que se encuentran río arriba, para filtrar y regular el suministro de agua. Los proyectos pueden incluir la creación de áreas de conservación, cambios en el uso del suelo (por ejemplo, prohibir el pastoreo de ganado en las márgenes de los ríos, reforestación, eliminación de especies de plantas invasoras), y la introducción de técnicas agrícolas más sostenibles. En ocasiones, el fondo de agua compensa a los agricultores de terrenos ubicados río arriba, por pérdidas en el uso de la tierra u otros cambios. Todo esto ayuda a producir flujos de agua más limpios y sostenidos, y elimina oscilaciones dramáticas en el suministro de agua en los terrenos que se encuentran río arriba, y ayuda a las ciudades que se localizan río abajo a evitar el costoso tratamiento del agua y los daños que causan las inundaciones.

El Informe Mundial para el Desarrollo de los Recursos Hídricos del 2018 se dedicó a este importante tema. El Foro Mundial del agua pasado estuvo centrado tambien en estos aspectos. Urge que la política nacional refleje estos enfoques más sostenibles. ¿Será?

#aguaparatodos

sábado 17 de agosto de 2019

Vigilar la calidad de agua

sábado 10 de agosto de 2019

La calidad del agua potable

sábado 03 de agosto de 2019

El derecho humano al saneamiento

sábado 27 de julio de 2019

El acceso al agua

sábado 13 de julio de 2019

La Ley General de Aguas

sábado 06 de julio de 2019

El decreto

sábado 29 de junio de 2019

¿Y para qué queremos ingenieros?

sábado 22 de junio de 2019

Los Fondos de Agua

sábado 15 de junio de 2019

¿Ya se acabó la corrupción?

Cargar Más