/ sábado 14 de diciembre de 2019

Los Tacos Leo ya no son lo que eran

Castrando Ando

Habitualmente este espacio se utiliza para presumir de esos lugares que encantan a los sentidos, fundamentalmente al paladar, con garnachas exquisitas y de tradición que forman una lista de imperdibles, que desde luego es importante compartir.

Pero creo valioso, sin demeritar la tradición y el bienestar de las familias que se dedican a la comida, que estas líneas también sirven para señalar cuando algo está dejando de tener la esencia de sus orígenes.

Me refiero a los tacos de cecina Leo, que tienen matriz en el conocido pueblo de Ocotepec, pero que han llevado sucursales a varias colonias de Cuernavaca y que incluso participan en los tianguis de varias zonas de los municipios de la zona metropolitana y sus alrededores.

Y es que por antojo de varios amigos que recientemente publicaron que habían visitado los Leo, decidí darme una vuelta para recordar buenos tiempos, aunque lo que encontré fue algo distinto.

En los Leo, el servicio sigue siendo rápido, amable y los precios módicos, pero el sabor… en el sabor creo que dejaron de ser lo que eran.

Desde hace algunos años dejaron de ofrecer solo los tradicionales de cecina, longaniza, carne enchilada y campechanos, para ampliar su carta con tacos de bistec, arrarrachera y otras variedades que si bien ofrecen una alternativa para cada antojo, han mermado en la calidad y sobre todo en el sabor.

Pedí uno de cecina y un campechano para empezar y las papas y cebollas fritas con que los acompañan vinieron a la mesa un poco batidos, con apariencia de viejos.

La crema dispuesta en cada mesa me pareció artificial e insípida, además que los limones no aportaban mucho jugo y el corte era demasiado pequeño para manejarlos con soltura.

Luego pedí el de arrachera, para probar, y me pareció que lo que llevaron en el plato, si bien se asemejaba, no era la arrachera a la que uno esta acostumbrado a asar en casa, o paladear en taquerías especializadas.

Lo comprendí por el precio del taco, sin embargo, me quedó en la mente la idea de que siempre es mejor pagar bien por un buen taco, que preferir uno barato aunque no sea tan bueno.

Cuando dejé el establecimiento, sentí la nostalgia de aquellos sábados en que, con unas chelitas encima, los leo se convertían en un oasis en el desierto de la curación.

Buena nota: siguen vendiendo chelas y una variedad importante de aguas frescas y la cuenta siempre se ajusta a cualquier presupuesto.

Ojalá que más que evidenciar si están o no bajando de calidad, estas líneas sirvan para que Los Leo se apliquen y regresen a ser la joya que los hizo crecer en el gusto de los tragones de Morelos.


Sígueme en Facebook como Castrando Ando

Habitualmente este espacio se utiliza para presumir de esos lugares que encantan a los sentidos, fundamentalmente al paladar, con garnachas exquisitas y de tradición que forman una lista de imperdibles, que desde luego es importante compartir.

Pero creo valioso, sin demeritar la tradición y el bienestar de las familias que se dedican a la comida, que estas líneas también sirven para señalar cuando algo está dejando de tener la esencia de sus orígenes.

Me refiero a los tacos de cecina Leo, que tienen matriz en el conocido pueblo de Ocotepec, pero que han llevado sucursales a varias colonias de Cuernavaca y que incluso participan en los tianguis de varias zonas de los municipios de la zona metropolitana y sus alrededores.

Y es que por antojo de varios amigos que recientemente publicaron que habían visitado los Leo, decidí darme una vuelta para recordar buenos tiempos, aunque lo que encontré fue algo distinto.

En los Leo, el servicio sigue siendo rápido, amable y los precios módicos, pero el sabor… en el sabor creo que dejaron de ser lo que eran.

Desde hace algunos años dejaron de ofrecer solo los tradicionales de cecina, longaniza, carne enchilada y campechanos, para ampliar su carta con tacos de bistec, arrarrachera y otras variedades que si bien ofrecen una alternativa para cada antojo, han mermado en la calidad y sobre todo en el sabor.

Pedí uno de cecina y un campechano para empezar y las papas y cebollas fritas con que los acompañan vinieron a la mesa un poco batidos, con apariencia de viejos.

La crema dispuesta en cada mesa me pareció artificial e insípida, además que los limones no aportaban mucho jugo y el corte era demasiado pequeño para manejarlos con soltura.

Luego pedí el de arrachera, para probar, y me pareció que lo que llevaron en el plato, si bien se asemejaba, no era la arrachera a la que uno esta acostumbrado a asar en casa, o paladear en taquerías especializadas.

Lo comprendí por el precio del taco, sin embargo, me quedó en la mente la idea de que siempre es mejor pagar bien por un buen taco, que preferir uno barato aunque no sea tan bueno.

Cuando dejé el establecimiento, sentí la nostalgia de aquellos sábados en que, con unas chelitas encima, los leo se convertían en un oasis en el desierto de la curación.

Buena nota: siguen vendiendo chelas y una variedad importante de aguas frescas y la cuenta siempre se ajusta a cualquier presupuesto.

Ojalá que más que evidenciar si están o no bajando de calidad, estas líneas sirvan para que Los Leo se apliquen y regresen a ser la joya que los hizo crecer en el gusto de los tragones de Morelos.


Sígueme en Facebook como Castrando Ando

Local

Confirma AMLO que visitará Morelos este fin de semana

Recorrerá las zonas afectadas por el terremoto del pasado 19 de septiembre de 2017

Seguridad

Imputan por tercera ocasión a exalcalde de Jiutepec

Ahora es por los delitos de Ejercicio Ilícito del Servicio Público y Robo Calificado, informa la Fiscalía Anticorrupció

Local

Garantizan a 18 ejidos el acceso al agua

Moisés Agosto Ulloa, secretario ejecutivo de la Ceagua, encabezó la entrega de oficios de autorización a ejidatarios de la región oriente de Morelos

Automotriz

Mazda CX-30 2021 eleva la emoción al conducir

La versión turbo del SUV japonés llega a complementar y reforzar el portafolio de productos

Sociedad

Costos económicos y sociales de la educación

Con 450 millones de pesos, las cuatro televisoras más importantes del país hacen llegar los contenidos de la educación básica a 30 millones de estudiantes

Aderezo

¿Qué yogur prefieres? te contamos tipos y características

Existen muchas variedades que aportan diferentes sabores dependiendo su elaboración

Local

Descarta Emiliano Zapata contaminación en el agua

El titular del SICAPEZ acudió al domicilio desde donde se hizo la denuncia y aseguró que se comprobó que el agua estaba cristalina y dentro de los parámetros que marca la norma

OMG!

Entre "coqueteos", Jennifer Aniston y Brad Pitt se reencuentran en videollamada

Desde el inicio del encuentro virtual, Brad Pitt y Jennifer Aniston hicieron vibrar a los espectadores con solo saludarse, poco a poco el momento fue subiendo de tono

Turismo

Más risas y menos llanto: tips viajar con bebés

Cuidar su alimentación es básico para que la experiencia sea memorable