Brenda Valderrama

  / lunes 24 de junio de 2019

Ojos que no ven

El pasado 19 de junio se publicaron los resultados del monitoreo global sobre apreciación social de la ciencia realizado por la fundación británica Wellcome. Este estudio aplicó un cuestionario de 30 preguntas de 9 categorías diferentes a más de 140 mil personas de 140 países incluyendo México.

Las categorías consisten en preguntas sobre conocimiento de ciencia, nivel de educación científica, interés en la ciencia, confianza en la ciencia y en las instituciones, confianza en la ciencia y en los científicos, beneficios de la ciencia, confianza en las fuentes de opinión científica, actitud hacia las vacunas, así como ciencia y religión.

De manera interesante, en nuestro país dos tercios de los encuestados considera que el sistema educativo está cumpliendo su papel en educar en temas científicos a nivel de primaria y secundaria, sin embargo, solamente el 3% considera saber de ciencia y el 8% no sabe lo que significan las palabras ciencia y científico.

El número de encuestados con interés por la ciencia se incrementa del 30 al 82% cuando se asocia a temas de salud incluyendo la confianza en las instituciones donde son precisamente las clínicas y hospitales las que reciben la mejor apreciación (71%) a pesar de la baja confianza en el gobierno (7%). En particular, la confianza en los científico es del 24%, ligeramente menor de la que se tiene a médicos y enfermeras (36%) pero sustancialmente mayor que la que se tiene a curanderos tradicionales con el 3%. La confianza de los encuestado en los científicos se sostiene en el mismo nivel (12-26%) cuando se les pregunta si confían en la honestidad de los científicos así como en su capacidad de generación de conocimiento benéfico para la sociedad.

En este sentido, el 80% de los encuestados considera que la ciencia y la tecnología van a generar mejoras en la calidad de vida de las siguientes generaciones y también consideran que son un buena fuente de empleos a nivel local. De manera general, los jóvenes mexicanos presentan mejor apreciación por la ciencia que las personas mayores de 50 años.

Una de las características relevantes de nuestro país es la excelente apreciación que existe en la sociedad sobre las vacunas con más del 90% de los encuestados consientes de la protección que le otorga a los pequeños. Igualmente existe una alta apreciación de la seguridad de las mismas.

Finalmente y de manera muy importante, cuando se le pregunta a los encuestados sobre su actitud frente a diferencias entre la ciencia y la religión, solamente el 31% dice confiar en la ciencia.

Estos datos son de interés para quienes tienen que tomar decisiones sobre el sistema educativo y en particular a quienes nos interesa comunicar la ciencia. Las grandes lecciones son que existe en México una buena apreciación por la ciencia y los científicos pero que es fundamental robustecerla con información veraz y oportuna para todos los temas pero particularmente para el cuidado de la salud.

La existencia de políticas públicas de salud como la exigencia de la cartilla de vacunación para la inscripción en las escuelas resulta ser un éxito no solamente en cuanto México se ha visto exento de la propagación de enfermedades prevenibles sino también porque permite, basados en la experiencia, constatar que las vacunas son seguras.

Dicen que ojos que no ven corazón que no siente. Si queremos que mejore aún más la apreciación social de la ciencia y de los científicos tenemos que hacernos presentes con mayor frecuencia en los medios de comunicación compartiendo los temas que a las personas les importan. En este sentido los invitamos a estar atentos al inicio de un nuevo proyecto de divulgación de la ciencia en estas páginas.

Información adicional de éste y otros temas de interés http://reivindicandoapluton.blogspot.mx

El pasado 19 de junio se publicaron los resultados del monitoreo global sobre apreciación social de la ciencia realizado por la fundación británica Wellcome. Este estudio aplicó un cuestionario de 30 preguntas de 9 categorías diferentes a más de 140 mil personas de 140 países incluyendo México.

Las categorías consisten en preguntas sobre conocimiento de ciencia, nivel de educación científica, interés en la ciencia, confianza en la ciencia y en las instituciones, confianza en la ciencia y en los científicos, beneficios de la ciencia, confianza en las fuentes de opinión científica, actitud hacia las vacunas, así como ciencia y religión.

De manera interesante, en nuestro país dos tercios de los encuestados considera que el sistema educativo está cumpliendo su papel en educar en temas científicos a nivel de primaria y secundaria, sin embargo, solamente el 3% considera saber de ciencia y el 8% no sabe lo que significan las palabras ciencia y científico.

El número de encuestados con interés por la ciencia se incrementa del 30 al 82% cuando se asocia a temas de salud incluyendo la confianza en las instituciones donde son precisamente las clínicas y hospitales las que reciben la mejor apreciación (71%) a pesar de la baja confianza en el gobierno (7%). En particular, la confianza en los científico es del 24%, ligeramente menor de la que se tiene a médicos y enfermeras (36%) pero sustancialmente mayor que la que se tiene a curanderos tradicionales con el 3%. La confianza de los encuestado en los científicos se sostiene en el mismo nivel (12-26%) cuando se les pregunta si confían en la honestidad de los científicos así como en su capacidad de generación de conocimiento benéfico para la sociedad.

En este sentido, el 80% de los encuestados considera que la ciencia y la tecnología van a generar mejoras en la calidad de vida de las siguientes generaciones y también consideran que son un buena fuente de empleos a nivel local. De manera general, los jóvenes mexicanos presentan mejor apreciación por la ciencia que las personas mayores de 50 años.

Una de las características relevantes de nuestro país es la excelente apreciación que existe en la sociedad sobre las vacunas con más del 90% de los encuestados consientes de la protección que le otorga a los pequeños. Igualmente existe una alta apreciación de la seguridad de las mismas.

Finalmente y de manera muy importante, cuando se le pregunta a los encuestados sobre su actitud frente a diferencias entre la ciencia y la religión, solamente el 31% dice confiar en la ciencia.

Estos datos son de interés para quienes tienen que tomar decisiones sobre el sistema educativo y en particular a quienes nos interesa comunicar la ciencia. Las grandes lecciones son que existe en México una buena apreciación por la ciencia y los científicos pero que es fundamental robustecerla con información veraz y oportuna para todos los temas pero particularmente para el cuidado de la salud.

La existencia de políticas públicas de salud como la exigencia de la cartilla de vacunación para la inscripción en las escuelas resulta ser un éxito no solamente en cuanto México se ha visto exento de la propagación de enfermedades prevenibles sino también porque permite, basados en la experiencia, constatar que las vacunas son seguras.

Dicen que ojos que no ven corazón que no siente. Si queremos que mejore aún más la apreciación social de la ciencia y de los científicos tenemos que hacernos presentes con mayor frecuencia en los medios de comunicación compartiendo los temas que a las personas les importan. En este sentido los invitamos a estar atentos al inicio de un nuevo proyecto de divulgación de la ciencia en estas páginas.

Información adicional de éste y otros temas de interés http://reivindicandoapluton.blogspot.mx

lunes 12 de agosto de 2019

Ciencia y nutrición

lunes 22 de julio de 2019

Un gran salto para la humanidad

lunes 15 de julio de 2019

El beneficio secreto de la diversidad

lunes 08 de julio de 2019

Vientos de cambio

lunes 01 de julio de 2019

Ciencia y desigualdad

lunes 24 de junio de 2019

Ojos que no ven

lunes 17 de junio de 2019

La receta del éxito

Cargar Más