/ domingo 7 de junio de 2020

Reflexión interna

En los últimos días, hemos visto el desarrollo de una serie de movilizaciones sociales para denunciar el asesinato de George Floyd, un afroamericano residente de Minneapolis, a manos de un policía de la misma ciudad. El despreciable homicidio fue grabado por personas que presenciaron el acto y compartido en redes sociales.

A partir de ello, una gigantesca ola de protesta se alzó en todo el territorio estadounidense, con réplicas y actos de apoyo en países alrededor del mundo y México no fue la excepción. En redes sociales, la solidaridad que caracteriza a nuestra gente no se hizo esperar y, con ella, se alzó una pregunta fundamental: ¿qué hay de nuestro país?

Bien, de acuerdo con la Encuesta Intercensal 2015, realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) existen aproximadamente 1.38 millones de mexicanos y mexicanas que se consideran afrodescendientes, que habitan principalmente en los estados de Guerrero, Oaxaca y Veracruz.

Este grupo se establece como uno de los más pobres y menos educados en relación con la media nacional y, de acuerdo con datos de la Encuesta Nacional Sobre Discriminación (ENADI) 2017, más del 50% de las personas afrodescendientes en el país consideran que en el país se respetan poco o nada sus derechos. Este problema es complejo y su solución comienza desde el reconocimiento de este sector y su cultura en la historia y el proceso de conformación del país en el que vivimos.

No obstante, el racismo no es el único problema de discriminación que existe en el país, a este hay que agregarle la que se produce en contra de múltiples grupos en situación de vulnerabilidad, dentro de los que se pueden encontrar las comunidades indígenas, las mujeres, la comunidad LGBT+, las personas con discapacidad, entre otros.

De acuerdo con la Comisión Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED), “la discriminación se puede definir como una práctica cotidiana que consiste en dar un trato desfavorable o de desprecio inmerecido a determinada persona o grupo, que a veces no percibimos, pero que en algún momento hemos causado o recibido”. Ejemplo de lo anterior puede ser impedir el acceso a la educación; establecer diferencias en los salarios, las prestaciones y las condiciones laborales para trabajos iguales; impedir la participación, en condiciones equitativas, en asociaciones civiles, políticas o de cualquier otra índole por cuestiones de género, raza, religión, preferencia sexual, etc.

Este acontecimiento que se ha extendido a la internacionalidad debe servir como recordatorio de que la discriminación existe y sus consecuencias puede llegar a ser fatales. Nuestra solidaridad con los grupos en situación de vulnerabilidad alrededor del mundo es valiosa, sin embargo, es aún más importante que reflexionemos sobre lo que existe en nuestro país y trabajemos en encontrarle solución.

El racismo en México, así como otros tipos de discriminación de igual importancia, existe, se normaliza y se reproduce cotidianamente. La igualdad, el respeto y la inclusión son herramientas sociales que nos permitirán alcanzar un México más justo para todas y todos.

Justicia para Giovanni

El pasado 4 de mayo, Giovanni López, trabajador albañil de 30 años, después de haber salido a comer con su familia fue detenido por la policía municipal de Ixtlahuacán de los Membrillos (municipio de Jalisco). Cuando su familia fue a buscarlo, Giovanni estaba muerto. Presuntamente, los policías lo mataron.

Este lamentable acontecimiento desató la furia de miles de personas. Usuarios de redes sociales, celebridades, funcionarias y funcionarios públicos nos manifestamos para exigir que este caso no quede en la impunidad y que quienes resulten responsables sean castigados con todo el peso de la ley.

Asimismo, mexicanas y mexicanos salieron a las calles de Guadalajara, Jalisco, para protestar por el asesinato de Giovanni. Lamentablemente, su derecho a la libre protesta fue violentado por elementos de seguridad que les agredieron y reprimieron, atacando con ello sus Derechos Humanos. Este, también es un caso que debe de investigarse a fondo.

Actos de abuso de autoridad como los mencionados jamás deberán tolerarse, porque, de ser así, estas conductas se normalizan y, en los casos más extremos, arrebatan la vida de personas inocentes. Hoy, México está furioso. México está de luto. México exige justicia para Giovanni.


Senadora por Morelos

Redes sociales: @LuciaMezaGzm

En los últimos días, hemos visto el desarrollo de una serie de movilizaciones sociales para denunciar el asesinato de George Floyd, un afroamericano residente de Minneapolis, a manos de un policía de la misma ciudad. El despreciable homicidio fue grabado por personas que presenciaron el acto y compartido en redes sociales.

A partir de ello, una gigantesca ola de protesta se alzó en todo el territorio estadounidense, con réplicas y actos de apoyo en países alrededor del mundo y México no fue la excepción. En redes sociales, la solidaridad que caracteriza a nuestra gente no se hizo esperar y, con ella, se alzó una pregunta fundamental: ¿qué hay de nuestro país?

Bien, de acuerdo con la Encuesta Intercensal 2015, realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) existen aproximadamente 1.38 millones de mexicanos y mexicanas que se consideran afrodescendientes, que habitan principalmente en los estados de Guerrero, Oaxaca y Veracruz.

Este grupo se establece como uno de los más pobres y menos educados en relación con la media nacional y, de acuerdo con datos de la Encuesta Nacional Sobre Discriminación (ENADI) 2017, más del 50% de las personas afrodescendientes en el país consideran que en el país se respetan poco o nada sus derechos. Este problema es complejo y su solución comienza desde el reconocimiento de este sector y su cultura en la historia y el proceso de conformación del país en el que vivimos.

No obstante, el racismo no es el único problema de discriminación que existe en el país, a este hay que agregarle la que se produce en contra de múltiples grupos en situación de vulnerabilidad, dentro de los que se pueden encontrar las comunidades indígenas, las mujeres, la comunidad LGBT+, las personas con discapacidad, entre otros.

De acuerdo con la Comisión Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED), “la discriminación se puede definir como una práctica cotidiana que consiste en dar un trato desfavorable o de desprecio inmerecido a determinada persona o grupo, que a veces no percibimos, pero que en algún momento hemos causado o recibido”. Ejemplo de lo anterior puede ser impedir el acceso a la educación; establecer diferencias en los salarios, las prestaciones y las condiciones laborales para trabajos iguales; impedir la participación, en condiciones equitativas, en asociaciones civiles, políticas o de cualquier otra índole por cuestiones de género, raza, religión, preferencia sexual, etc.

Este acontecimiento que se ha extendido a la internacionalidad debe servir como recordatorio de que la discriminación existe y sus consecuencias puede llegar a ser fatales. Nuestra solidaridad con los grupos en situación de vulnerabilidad alrededor del mundo es valiosa, sin embargo, es aún más importante que reflexionemos sobre lo que existe en nuestro país y trabajemos en encontrarle solución.

El racismo en México, así como otros tipos de discriminación de igual importancia, existe, se normaliza y se reproduce cotidianamente. La igualdad, el respeto y la inclusión son herramientas sociales que nos permitirán alcanzar un México más justo para todas y todos.

Justicia para Giovanni

El pasado 4 de mayo, Giovanni López, trabajador albañil de 30 años, después de haber salido a comer con su familia fue detenido por la policía municipal de Ixtlahuacán de los Membrillos (municipio de Jalisco). Cuando su familia fue a buscarlo, Giovanni estaba muerto. Presuntamente, los policías lo mataron.

Este lamentable acontecimiento desató la furia de miles de personas. Usuarios de redes sociales, celebridades, funcionarias y funcionarios públicos nos manifestamos para exigir que este caso no quede en la impunidad y que quienes resulten responsables sean castigados con todo el peso de la ley.

Asimismo, mexicanas y mexicanos salieron a las calles de Guadalajara, Jalisco, para protestar por el asesinato de Giovanni. Lamentablemente, su derecho a la libre protesta fue violentado por elementos de seguridad que les agredieron y reprimieron, atacando con ello sus Derechos Humanos. Este, también es un caso que debe de investigarse a fondo.

Actos de abuso de autoridad como los mencionados jamás deberán tolerarse, porque, de ser así, estas conductas se normalizan y, en los casos más extremos, arrebatan la vida de personas inocentes. Hoy, México está furioso. México está de luto. México exige justicia para Giovanni.


Senadora por Morelos

Redes sociales: @LuciaMezaGzm

domingo 12 de julio de 2020

Falta de transparencia

domingo 05 de julio de 2020

Jamás omisos

domingo 28 de junio de 2020

Morelos, tierra de gigantes

domingo 21 de junio de 2020

Transición segura

domingo 14 de junio de 2020

Justicia para Alexander

domingo 07 de junio de 2020

Reflexión interna

domingo 31 de mayo de 2020

Más allá

domingo 24 de mayo de 2020

Sociedad en riesgo

lunes 18 de mayo de 2020

Reactivación económica

lunes 11 de mayo de 2020

Responsabilidades

Cargar Más