Jacinto Hernández Luna

  / sábado 27 de abril de 2019

¡Una victoria más de Andrés Manuel!

La reciente aprobación de la reforma educativa con la que quedó abrogada la de Peña Nieto, es un acto más de gobierno de Andrés Manuel, en el cual queda de manifiesto que la CNTE quedó rebasada, perdió el dialogo con el Presidente, la compraventa de plazas docentes y el tráfico de influencias del que hacía gala esta agrupación ha quedado en el olvido.

Ni sucesión hereditaria ni compraventa habrá de plazas de maestros. El control federal -léase de Andrés Manuel- de todas las plazas del magisterio y la nómina, hoy debe congratularnos a quienes seguimos siendo el apoyo popular de Andrés Manuel, porque incluida la oposición en la Cámara de Diputados, parecía inalcanzable el quórum indispensable para que la reforma incluida la educación superior laica y gratuita sea una realidad.

Patadas de ahogado y amenazas de la CNTE que se puede convertir en delitos pasaron a la historia. Convenció a los escépticos Andrés Manuel. Sumó a los opositores a su gobierno a esta iniciativa. Los seis años que perdió Peña Nieto y subalternos en la reforma que ellos impusieron ya es historia. Se acabó el tráfico de plazas docentes. Los maestros ocuparan esas posiciones conforme a los concursos de méritos cerrados, en los que no habrá examen punitivo de evaluación, sino reconocimiento a lo que han hecho en su preparación y dándole valor al currículo de cada maestro.

Los normalistas tendrán preferencia. Son los profesionistas adecuados para la enseñanza. Se acabaron los comisionados administrativos y ahora esos maestros tendrán que ganar el sustento diario dando clases; enseñando; formando a los niños y jóvenes de México; siendo esos maestros ejemplos y forjadores de los que hoy son niños y adolescentes promesas de México, que se convertirán en el futuro de nuestro país, además con la meta y el objetivo de salir de una vez para siempre del subdesarrollo intelectual.

Es importante ratificar en este espacio periodístico, que la reforma citada regula la admisión, promoción y reconocimiento de los maestros, quienes deberán someterse a los procesos selectivos en las leyes reglamentarias correspondientes a la reforma constitucional de Andrés Manuel, en el que seguramente tendrá una participación activa e importante la CNTE; sin que sea objeto ni materia de discusiones el control federal de los recursos económicos de los maestros.

Director de la Programación Digital de la Revista de Derecho Familiar “Pater Familias” de la UNAM.

jhernandez366@hotmail.com

La reciente aprobación de la reforma educativa con la que quedó abrogada la de Peña Nieto, es un acto más de gobierno de Andrés Manuel, en el cual queda de manifiesto que la CNTE quedó rebasada, perdió el dialogo con el Presidente, la compraventa de plazas docentes y el tráfico de influencias del que hacía gala esta agrupación ha quedado en el olvido.

Ni sucesión hereditaria ni compraventa habrá de plazas de maestros. El control federal -léase de Andrés Manuel- de todas las plazas del magisterio y la nómina, hoy debe congratularnos a quienes seguimos siendo el apoyo popular de Andrés Manuel, porque incluida la oposición en la Cámara de Diputados, parecía inalcanzable el quórum indispensable para que la reforma incluida la educación superior laica y gratuita sea una realidad.

Patadas de ahogado y amenazas de la CNTE que se puede convertir en delitos pasaron a la historia. Convenció a los escépticos Andrés Manuel. Sumó a los opositores a su gobierno a esta iniciativa. Los seis años que perdió Peña Nieto y subalternos en la reforma que ellos impusieron ya es historia. Se acabó el tráfico de plazas docentes. Los maestros ocuparan esas posiciones conforme a los concursos de méritos cerrados, en los que no habrá examen punitivo de evaluación, sino reconocimiento a lo que han hecho en su preparación y dándole valor al currículo de cada maestro.

Los normalistas tendrán preferencia. Son los profesionistas adecuados para la enseñanza. Se acabaron los comisionados administrativos y ahora esos maestros tendrán que ganar el sustento diario dando clases; enseñando; formando a los niños y jóvenes de México; siendo esos maestros ejemplos y forjadores de los que hoy son niños y adolescentes promesas de México, que se convertirán en el futuro de nuestro país, además con la meta y el objetivo de salir de una vez para siempre del subdesarrollo intelectual.

Es importante ratificar en este espacio periodístico, que la reforma citada regula la admisión, promoción y reconocimiento de los maestros, quienes deberán someterse a los procesos selectivos en las leyes reglamentarias correspondientes a la reforma constitucional de Andrés Manuel, en el que seguramente tendrá una participación activa e importante la CNTE; sin que sea objeto ni materia de discusiones el control federal de los recursos económicos de los maestros.

Director de la Programación Digital de la Revista de Derecho Familiar “Pater Familias” de la UNAM.

jhernandez366@hotmail.com