imagotipo

Estado de México, una herencia en llamas

  • Punto Crítico

El Edomex, a partir del mes de Septiembre, goza o sufre según el cristal con que se mire, de un nuevo nombre en el ejecutivo, después de unas desaseadas (por decir lo menos) elecciones, en donde quedó de manifiesto que los “generosos donativos” de los partidos políticos no representan nada, ni mellan la operatividad de los mismos; cuando la opacidad en los gastos, el origen, así como la intervención descarada del Estado es el común  denominador de todos proceso electoral actual o cuando unos fingen transparencia y otros simulan supervisión.

Alfredo Del Mazo ha heredado un Estado en llamas, consumido por promesas incumplidas, tareas a medias, así como por la marginación e inseguridad, que en estas latitudes alcanzan cifras récord.

Entre estas encomiendas delegadas se encuentran el tren interurbano, proyecto nacido bajo las protestas de ejidatarios de San Mateo Atenco, quienes se quejaron de un pago injusto por los terrenos cedidos; además llevarán como estigma la desconfianza por la presencia de Gerardo Ruiz Esparza en representación de la SCT.

Tal servicio de transporte debió iniciar recorridos en julio del presente año, ahora se dice que será hasta 2018. Pero el “pequeño ajuste”, al momento oscila en 10 mil millones de pesos, pasa 38 a 48 mil millones, por la tan aludida razón del encarecimiento de insumos.

Por cierto, cabe hacer un paréntesis para reflexionar sobre la enorme facilidad con la cual un proyecto de obra pública, federal o estatal sufre ajustes económicos siempre al alza. Son derrochados miles de millones con el mayor desparpajo y opacidad, para eso sí existe dinero. Sin embargo, por cuanto a levantar el patrimonio de mexicanos en desgracia es necesario hacer “tandas” y no alcanza para pagar de contado, pero ese tema lo abordaremos en otra ocasión, cuando exaltemos las maravillosas ideas salvadoras del Presidente y los discursos que roban esperanza y regalan incertidumbre.

Siguiendo con los pendientes, el Parque Ecológico y Deportivo Atlacomulco cuya inauguración fue planeada para Junio de 2017 y hasta representa la promesa de EPN ante notario público, todavía no hay fecha estimada de conclusión.

En la larga lista de pendientes destacan infraestructura hidráulica, como los túneles emisores Oriente y Poniente que ayudarían que evitarían las tradicionales inundaciones en Naucalpan, Tlalnepantla y Atizapán.

Además la línea 4 del Mexibús que dará servicio de Tecámac a Indios Verdes, tiene observaciones de la Auditoría Superior de Fiscalización por casi dos mil millones.

Pero sin duda la expectativa principal se centra en el tema de la inseguridad; Del Mazo emitió su Decálogo de Acciones de combate, que marca la necesidad de una reingeniería de las policías y una nueva dirección de la estrategia estatal contra la delincuencia.

El problema es no profundizar en el cómo, prometen lo mismo, sí, exactamente lo mismo del antecesor y los antecesores de su antecesor, quienes juraron y no cumplieron: volver segura a la entidad más insegura del país, la que tiene en condición de pobreza al 47% de su población.

 Para darle la bienvenida a las intenciones del actual gobernante, en los primeros días de octubre un grupo de maleantes asaltó al transporte público, lo incendió y asesinó a dos choferes en un acto de cinismo y barbarie.

¡Adelante Señor del Mazo, cumpla este reto sin los asegunes de su salario rosa, por el bien de todos los mexiquenses que así sea.