/ sábado 16 de marzo de 2019

Animan historia de Kapuscinski

Adaptan su libro Un día más con vida al cine de animación con tintes de documental

GUADALAJARA.- Una década de trabajo fue lo que invirtió el director español Raúl de la Fuente para llevar al cine el primer libro de Ryszard Kapuscinski, Un día más con vida, en una suerte de fusión entre dos géneros por naturaleza antagónicos: el documental y la animación.

Ganadora del Premio del Público y Premio Goya el año pasado, Un día más con vida relata el viaje que hizo el periodista polaco a Angola para dar cuenta en primera persona de la guerra que se vivía en ese país.

“Elegimos este libro la guionista Amaia Ramírez y yo, porque además de ser nuestro favorito, era el más cercano al guion cinematográfico. Tiene una estructura en tres actos que nos fascinó, además esa historia es clave en la humanidad, al retratar los años setenta cuando África vive su proceso de independencia,” explica Raúl de la Fuente, quien junto al director polaco Damian Nenow realizó esta cinta, que tuvo su estreno en México en la 34 edición del Festival Internacional de Cine en Guadalajara.

“La animación y el documental son los géneros más antagónicos que existen, para muchos imposibles de combinar, yo tenía mucha ilusión de fusionarlos”, comenta el cineasta vasco, porque ciertamente su experiencia estaba en el cine de documental por eso emprendió la búsqueda de un experto en animación como es el polaco Damian Nenow.

Conseguir el finaciamiento fue uno de los primeros problemas que tuvo que sortear para hacer esta película y por eso optó por levantar una coproducción con Polonia. “Cómo unos españoles querían hacer un película sobre un icono nacional polaco”, se decía, pero Raúl de la Fuente no desistió y se entrevistó con la viuda de Kapuscinski para solicitarle lo derechos de la obra, quien mostró empatía con su proyecto.

Desde el comienzo, De la Fuente tenía claro que querían hacer una gran película de animación que perdurara, porque Kapuscinski merece una película a su altura.

El desarrollo del filme fue complicado, explica, porque primero se escribió la parte animada. “Luego viajamos a Angola, Portugal y Cuba, para encontrarnos con los personajes reales que conoció el escritor.

“La decisión fue seguir las huellas por los que transitó Kapuscinski, 40 años después, la idea fue combinar la animación con escenas documentales. Fue proceso muy vivo”, menciona.

GUADALAJARA.- Una década de trabajo fue lo que invirtió el director español Raúl de la Fuente para llevar al cine el primer libro de Ryszard Kapuscinski, Un día más con vida, en una suerte de fusión entre dos géneros por naturaleza antagónicos: el documental y la animación.

Ganadora del Premio del Público y Premio Goya el año pasado, Un día más con vida relata el viaje que hizo el periodista polaco a Angola para dar cuenta en primera persona de la guerra que se vivía en ese país.

“Elegimos este libro la guionista Amaia Ramírez y yo, porque además de ser nuestro favorito, era el más cercano al guion cinematográfico. Tiene una estructura en tres actos que nos fascinó, además esa historia es clave en la humanidad, al retratar los años setenta cuando África vive su proceso de independencia,” explica Raúl de la Fuente, quien junto al director polaco Damian Nenow realizó esta cinta, que tuvo su estreno en México en la 34 edición del Festival Internacional de Cine en Guadalajara.

“La animación y el documental son los géneros más antagónicos que existen, para muchos imposibles de combinar, yo tenía mucha ilusión de fusionarlos”, comenta el cineasta vasco, porque ciertamente su experiencia estaba en el cine de documental por eso emprendió la búsqueda de un experto en animación como es el polaco Damian Nenow.

Conseguir el finaciamiento fue uno de los primeros problemas que tuvo que sortear para hacer esta película y por eso optó por levantar una coproducción con Polonia. “Cómo unos españoles querían hacer un película sobre un icono nacional polaco”, se decía, pero Raúl de la Fuente no desistió y se entrevistó con la viuda de Kapuscinski para solicitarle lo derechos de la obra, quien mostró empatía con su proyecto.

Desde el comienzo, De la Fuente tenía claro que querían hacer una gran película de animación que perdurara, porque Kapuscinski merece una película a su altura.

El desarrollo del filme fue complicado, explica, porque primero se escribió la parte animada. “Luego viajamos a Angola, Portugal y Cuba, para encontrarnos con los personajes reales que conoció el escritor.

“La decisión fue seguir las huellas por los que transitó Kapuscinski, 40 años después, la idea fue combinar la animación con escenas documentales. Fue proceso muy vivo”, menciona.

Local

Saquean el ex Congreso diputados y empleados

La vicefiscalía confirmó que se cuenta ya con tres carpetas de investigación judicializadas

Local

Conjuran huelga en la UAEM

STAUAEM acepta el ofrecimiento de la administración central

frontpage

Se compromete Cuauhtémoc Blanco a impulsar la exportación de aguacate

El gobernador pidió a los productores a unirse; anuncia que se buscará eliminar a intermediarios

Deportes

Niños con casta de campeones

Surgieron los primeros ganadores del estado de Morelos que representarán a la entidad

Deportes

Juegan hoy los Arroceros frente a los Constructores

Cuautla viene sacando mejores resultados como visitante en las últimas semanas

Mundo

Al menos seis detenidos tras nuevo enfrentamiento entre chalecos amarillos y policías en Francia

Al menos seis personas fueron detenidas durante la intervención de las fuerzas del orden

Deportes

Sporting Canamy, en busca de talento

El cuerpo técnico invita a morelenses para formar parte de la Fuerza Guerrera de la Liga Premier "A"

Deportes

Recibe Club Atlético Zacatepec a las Chivas de Guadalajara

El rebaño sagrado vienen como a su casa, sabiendo que los Cañeros son sus filiales