/ jueves 6 de septiembre de 2018

Exhiben obra gráfica de Rufino Tamayo realizado en 1964

La exhibición, que estará abierta hasta febrero de 2019 en el Museo Tamayo de la Ciudad de México

El Museo Tamayo exhibe el 90 por ciento de las obras gráficas del pintor mexicano realizó realizó en 1964 en el Tamarind Lithographic Workshop, taller de experimentación neoyorquino.

La exhibición, que estará abierta hasta febrero de 2019, reúne 26 de las 28 litografías que Tamayo hizo en ese taller y que ahora se encuentran en diversas colecciones pertenecientes a los herederos del maestro, para compartir con el público un pequeño capítulo de la trayectoria de Tamayo como artista.

Juan Carlos Pereda, subdirector de Colecciones del Museo Tamayo, destacó que el trabajo gráfico de Tamayo es muy amplio y paralelo a su trayectoria como pintor, pues abarca 75 años ya que se dedicó a la gráfica desde los años 20 hasta un poco antes de morir.

Esta exposición, dijo, presenta la experiencia que el pintor vivió en 1964 cuando fue invitado a participar en el Tamarind Lithographic Workshop, junto a otros artistas internacionales, en un proyecto para revitalizar la litografía, que es básicamente un dibujo coloreado y que había quedado en desuso.

Por México asistieron José Luis Cuevas, el enfant terrible del arte y Rufino Tamayo, el creador más célebre de nuestro país, quienes trabajaron en una suite cuya característica principal fue la renovación de la litografía.

Ahí, Tamayo experimentó con muchos recursos técnicos que no eran considerados posibles dentro de la litografía clásica y de hecho incorporó la falta de pericia, que era un problema técnico, como un elemento estético renovador y modernizante en este género surgido en el siglo XVIII.

Lo que hizo Tamayo en el Tamarind, según Juan Carlos Pereda, fue extraordinario pues renovó la gráfica impresa como también renovó la pintura. México es un país de artistas gráficos con grandes figuras como Leopoldo Méndez que hacía una litografía impecable, tradicional, ortodoxa, en cambio Tamayo, la nutre, la enaltece y lleva la gráfica a lugares insospechados.

Y es que por ejemplo, en su obra gráfica todos los errores y las faltas de pericia de los técnicos de los talleres, los utiliza con una gran libertad creativa. Si la impresión se manchaba con un toque, una huella o una gota, quedaba eliminada y Tamayo abrió la posibilidad de incorporar esos errores como una gestualidad contemporánea, que embellecen y llenan de elocuencia cada ejemplar.

Esta muestra presenta la gráfica más sofisticada de Tamayo, Hombre transparente que deja ver al papel como valor artístico, pues tiene espacios en blanco que le dan cierta vibración a la obra.

También se exhibe el tríptico Variaciones de un hombre hecho en papel kraft enchapopotado, materiales inmediatos los cuales manejó con calidad, sutileza y elegancia y que convierten a esta serie en una obra maestra de la litografía del siglo XX.

En la serie Fantasma, Tamayo hizo algo que hasta ese momento no había ocurrido en la gráfica: dejar ver el proceso artesanal, subterráneo y casi secreto de la litografía, al presentar cada parte del proceso: el dibujo inicial, luego con textura y finalmente el mismo dibujo entintado en color.

Los asistentes también podrán apreciar litografías en blanco y negro que si bien parecen a una tinta, en realidad tienen tres: una negra opaca, una transparente y una brillosa, donde el artista deja visibles también los trazos generados por el crayón.

Rufino Tamayo en el Tamarind Lithographic Workshop exhibe además las litografías Perfil de un hombre, Dos niños, Media luna, Personaje en una cueva, Hombre a la puerta y Cabeza de coloso, entre muchas otras, las cuales se complementan con los óleos que están de manera permanente en la Sala Tamayo como Hombre en rojo, Dos mujeres, La gran galaxia y Sandías.

La muestra estará abierta hasta e febrero de 2019. La exposición ofrece una oportunidad única para ver reunidas estas obras provenientes de diversas colecciones y de las cuales sólo se hicieron 20 ejemplares, mismas que se encuentran en recintos de todo el mundo como el MoMA y el Museo Albertina de Viena. La cita es en el Museo Tamayo, ubicado en Reforma y Gandhi.

El Museo Tamayo exhibe el 90 por ciento de las obras gráficas del pintor mexicano realizó realizó en 1964 en el Tamarind Lithographic Workshop, taller de experimentación neoyorquino.

La exhibición, que estará abierta hasta febrero de 2019, reúne 26 de las 28 litografías que Tamayo hizo en ese taller y que ahora se encuentran en diversas colecciones pertenecientes a los herederos del maestro, para compartir con el público un pequeño capítulo de la trayectoria de Tamayo como artista.

Juan Carlos Pereda, subdirector de Colecciones del Museo Tamayo, destacó que el trabajo gráfico de Tamayo es muy amplio y paralelo a su trayectoria como pintor, pues abarca 75 años ya que se dedicó a la gráfica desde los años 20 hasta un poco antes de morir.

Esta exposición, dijo, presenta la experiencia que el pintor vivió en 1964 cuando fue invitado a participar en el Tamarind Lithographic Workshop, junto a otros artistas internacionales, en un proyecto para revitalizar la litografía, que es básicamente un dibujo coloreado y que había quedado en desuso.

Por México asistieron José Luis Cuevas, el enfant terrible del arte y Rufino Tamayo, el creador más célebre de nuestro país, quienes trabajaron en una suite cuya característica principal fue la renovación de la litografía.

Ahí, Tamayo experimentó con muchos recursos técnicos que no eran considerados posibles dentro de la litografía clásica y de hecho incorporó la falta de pericia, que era un problema técnico, como un elemento estético renovador y modernizante en este género surgido en el siglo XVIII.

Lo que hizo Tamayo en el Tamarind, según Juan Carlos Pereda, fue extraordinario pues renovó la gráfica impresa como también renovó la pintura. México es un país de artistas gráficos con grandes figuras como Leopoldo Méndez que hacía una litografía impecable, tradicional, ortodoxa, en cambio Tamayo, la nutre, la enaltece y lleva la gráfica a lugares insospechados.

Y es que por ejemplo, en su obra gráfica todos los errores y las faltas de pericia de los técnicos de los talleres, los utiliza con una gran libertad creativa. Si la impresión se manchaba con un toque, una huella o una gota, quedaba eliminada y Tamayo abrió la posibilidad de incorporar esos errores como una gestualidad contemporánea, que embellecen y llenan de elocuencia cada ejemplar.

Esta muestra presenta la gráfica más sofisticada de Tamayo, Hombre transparente que deja ver al papel como valor artístico, pues tiene espacios en blanco que le dan cierta vibración a la obra.

También se exhibe el tríptico Variaciones de un hombre hecho en papel kraft enchapopotado, materiales inmediatos los cuales manejó con calidad, sutileza y elegancia y que convierten a esta serie en una obra maestra de la litografía del siglo XX.

En la serie Fantasma, Tamayo hizo algo que hasta ese momento no había ocurrido en la gráfica: dejar ver el proceso artesanal, subterráneo y casi secreto de la litografía, al presentar cada parte del proceso: el dibujo inicial, luego con textura y finalmente el mismo dibujo entintado en color.

Los asistentes también podrán apreciar litografías en blanco y negro que si bien parecen a una tinta, en realidad tienen tres: una negra opaca, una transparente y una brillosa, donde el artista deja visibles también los trazos generados por el crayón.

Rufino Tamayo en el Tamarind Lithographic Workshop exhibe además las litografías Perfil de un hombre, Dos niños, Media luna, Personaje en una cueva, Hombre a la puerta y Cabeza de coloso, entre muchas otras, las cuales se complementan con los óleos que están de manera permanente en la Sala Tamayo como Hombre en rojo, Dos mujeres, La gran galaxia y Sandías.

La muestra estará abierta hasta e febrero de 2019. La exposición ofrece una oportunidad única para ver reunidas estas obras provenientes de diversas colecciones y de las cuales sólo se hicieron 20 ejemplares, mismas que se encuentran en recintos de todo el mundo como el MoMA y el Museo Albertina de Viena. La cita es en el Museo Tamayo, ubicado en Reforma y Gandhi.

Cultura

Muere en Cuernavaca el gran Adolfo Mexiac

La noticia fue confirmada por su amada esposa Patricia Salas; personalidades de la cultura en Morelos lamentan su partida

Policiaca

Papá abusó de su hija desde que ella tenía seis años

El hombre, radicado en Cuautla, ya recibió fallo condenatorio y sólo se espera conocer cuántos años pasará en prisión

Local

Aparecen más damnificados del 19S en Ayala

A más de dos años del 19-S, todavía han aparecido familias que no fueron incluidas en los censos iniciales para recibir apoyo del gobierno

Sociedad

Feministas a favor del aborto se enfrentan contra religiosos en Puebla

Con rezos y un cinturón de paz, poblanos defienden del vandalismo  iglesias y templos 

Mundo

Sube a 35 el número de muertos por paso de tifón Hagibis en Japón

El gobierno dio cuenta de un balance de 14 fallecidos y 11 desaparecidos, pero la prensa local informó que al menos 35 personas habían perecido

Cultura

"Es una perdida irreparable", así lamenta comunidad artística muerte de Mexiac

El INBAL fue uno de los primeros en lamentar la pérdida, así como la Secretaría de Cultura

Virales

 Fortnite termina  y un agujero negro se traga el juego

Epic Games ha terminado con la temporada 10 de Fortnite con un espectacular lanzamiento del cohete que se mantenía hasta ahora en la isla

Cultura

Adolfo Mexiac, artista que usó el grabado como estandarte de lucha

Una de sus obras más reconocidas a nivel internacional es el grabado “Libertad de expresión”

Cultura

Muere Adolfo Mexiac, el gran artista del grabado, a los 92 años

Uno de sus grandes legados fue el grabado, técnica artística que utilizó como forma de protesta