/ sábado 18 de septiembre de 2021

[Extranjeros en Morelos] El insólito viaje de un guerrillero en Tepoztlán

Enrique Gorriarán no creía que en su camino a Cuautla lo secuestrarían para devolverlo a su natal Argentina, donde estuvo preso nueve años e indultado en el 2003

Enrique Gorriarán, guerrillero argentino vinculado a secuestros contra militares y altos funcionarios de Fiat y Firestone, miembro del comando que mató al exdictador Somoza en Paraguay y jefe del grupo que asaltó el cuartel del ejército argentino en La Tablada, con un saldo de 43 muertos, en 1995 fue apresado en Tepoztlán y deportado de manera sumaria. Recibió sentencia de cadena perpetua en su país. Estas Memorias las publicó en el 2003.

Entró a la guerrilla en 1970 y al año siguiente fue apresado, sufriendo torturas y reclusión en celdas de alta seguridad; se fugó y viajó a Cuba, Chile, la URSS y Checoslovaquia y colaboró con los sandinistas en Nicaragua. De vuelta a su patria, huye a México y en su captura participaron policías argentinos.

“Nunca imaginé que podría tratarse de lo que realmente era: un acuerdo entre Menem y Zedillo para secuestrarme y trasladarme ilegalmente a la Argentina […]”

“Llegué a México el 11 de octubre. Comencé a notar chequeos por parte de la policía. Les resté importancia, los menosprecié y fue la primera vez que hice eso en todos los años de clandestinidad, confiado en la tradicional política mexicana de protección a los perseguidos políticos. Pensé que estaban controlándome por si hacía alguna reunión con los zapatistas o algún contacto no legal. Como no planeaba hacerlos, no presté atención […] Ese país había sido el único en brindar protección contra las arbitrariedades dictatoriales […] Era impensable que hicieran algo semejante […]”

“Salí para Tepoztlán, donde tenía pensado quedarme hasta la reunión con los legisladores [del PRD]. Primero fuimos hasta el centro, a una farmacia que queda frente a la plaza principal. Cuando dimos la vuelta para tomar la salida rumbo al D. F., vi un Volkswagen con dos personas dentro –una de ellas leía un diario– y me di cuenta que eran argentinos... ¿Cómo lo supe? Por la fisonomía, por la postura. Uno detecta eso estando en el exterior.”

“Anduvimos en la camioneta unas siete u ocho cuadras hasta llegar a una esquina donde se debe doblar para tomar un camino que a los cien metros se bifurca en dos: uno que va hacia el DF y el otro hacia la ciudad de Cuautla […] Fue entonces que decidimos tomar por el camino hacia Cuautla […]”

“Habremos viajado unos 5 o 10 minutos cuando, desde un vehículo que se ubicó delante nuestro, nos hicieron señales de que detuviéramos la marcha, mientras nos apuntaban con un arma que asomaba por la ventanilla […]”

“Le dije a Jorge que se detuviera porque era la policía, y frenamos. Ellos se bajaron. Había entre diez y quince agentes, todos con pistolas y subametralladoras; actuaron como gente preparada, desplazándose y ubicándose de manera tal que fuera imposible que corrieran algún riesgo de herirse entre ellos si comenzaban a disparar, evitando un posible cruce de fuego, ¡y lo hicieron, empezaron a tirar! Los cristales de la camioneta se rompieron en mil pedazos, los tres nos arrojamos al piso… La intención no era matarnos sino reducirnos, porque iban rompiendo los vidrios y no tiraban más abajo.”

“Se acercaron, abrieron las puertas y nos bajaron. A mí me colocaron con la cara sobre el capot de la camioneta; uno de ellos me agarró del pelo […] Quedamos enfrentados en las miradas y era la persona que yo había visto en la parada del colectivo, el argentino […] Él, mirándome fijo, hizo una señal afirmativa al resto de los que estaban ahí, y, entonces, sin hablar, nos subieron a los tres a un auto; comenzaron a marchar hacia el Cuartel de Inmigraciones de la ciudad de México […]”

“Me habían detenido el sábado 28 de octubre a media mañana y en la madrugada del domingo 29 ya me eistaban trasladando a Argentina.”

Gorriarán fue indultado en 2003, después de nueve años de prisión.



Enrique Gorriarán, guerrillero argentino vinculado a secuestros contra militares y altos funcionarios de Fiat y Firestone, miembro del comando que mató al exdictador Somoza en Paraguay y jefe del grupo que asaltó el cuartel del ejército argentino en La Tablada, con un saldo de 43 muertos, en 1995 fue apresado en Tepoztlán y deportado de manera sumaria. Recibió sentencia de cadena perpetua en su país. Estas Memorias las publicó en el 2003.

Entró a la guerrilla en 1970 y al año siguiente fue apresado, sufriendo torturas y reclusión en celdas de alta seguridad; se fugó y viajó a Cuba, Chile, la URSS y Checoslovaquia y colaboró con los sandinistas en Nicaragua. De vuelta a su patria, huye a México y en su captura participaron policías argentinos.

“Nunca imaginé que podría tratarse de lo que realmente era: un acuerdo entre Menem y Zedillo para secuestrarme y trasladarme ilegalmente a la Argentina […]”

“Llegué a México el 11 de octubre. Comencé a notar chequeos por parte de la policía. Les resté importancia, los menosprecié y fue la primera vez que hice eso en todos los años de clandestinidad, confiado en la tradicional política mexicana de protección a los perseguidos políticos. Pensé que estaban controlándome por si hacía alguna reunión con los zapatistas o algún contacto no legal. Como no planeaba hacerlos, no presté atención […] Ese país había sido el único en brindar protección contra las arbitrariedades dictatoriales […] Era impensable que hicieran algo semejante […]”

“Salí para Tepoztlán, donde tenía pensado quedarme hasta la reunión con los legisladores [del PRD]. Primero fuimos hasta el centro, a una farmacia que queda frente a la plaza principal. Cuando dimos la vuelta para tomar la salida rumbo al D. F., vi un Volkswagen con dos personas dentro –una de ellas leía un diario– y me di cuenta que eran argentinos... ¿Cómo lo supe? Por la fisonomía, por la postura. Uno detecta eso estando en el exterior.”

“Anduvimos en la camioneta unas siete u ocho cuadras hasta llegar a una esquina donde se debe doblar para tomar un camino que a los cien metros se bifurca en dos: uno que va hacia el DF y el otro hacia la ciudad de Cuautla […] Fue entonces que decidimos tomar por el camino hacia Cuautla […]”

“Habremos viajado unos 5 o 10 minutos cuando, desde un vehículo que se ubicó delante nuestro, nos hicieron señales de que detuviéramos la marcha, mientras nos apuntaban con un arma que asomaba por la ventanilla […]”

“Le dije a Jorge que se detuviera porque era la policía, y frenamos. Ellos se bajaron. Había entre diez y quince agentes, todos con pistolas y subametralladoras; actuaron como gente preparada, desplazándose y ubicándose de manera tal que fuera imposible que corrieran algún riesgo de herirse entre ellos si comenzaban a disparar, evitando un posible cruce de fuego, ¡y lo hicieron, empezaron a tirar! Los cristales de la camioneta se rompieron en mil pedazos, los tres nos arrojamos al piso… La intención no era matarnos sino reducirnos, porque iban rompiendo los vidrios y no tiraban más abajo.”

“Se acercaron, abrieron las puertas y nos bajaron. A mí me colocaron con la cara sobre el capot de la camioneta; uno de ellos me agarró del pelo […] Quedamos enfrentados en las miradas y era la persona que yo había visto en la parada del colectivo, el argentino […] Él, mirándome fijo, hizo una señal afirmativa al resto de los que estaban ahí, y, entonces, sin hablar, nos subieron a los tres a un auto; comenzaron a marchar hacia el Cuartel de Inmigraciones de la ciudad de México […]”

“Me habían detenido el sábado 28 de octubre a media mañana y en la madrugada del domingo 29 ya me eistaban trasladando a Argentina.”

Gorriarán fue indultado en 2003, después de nueve años de prisión.



Seguridad

En Yecapixtla hallan tres indicios de restos óseos

La Brigada de Búsqueda detectó fragmentos óseos durante la jornada de este lunes en la que podría ser una fosa ilegal en Yecapixtla

Local

Un 8.5% de los universitarios desertó en la pademia

IPN y la UNAM deben reconsiderar la vuelta a clases de manera presencial al 100 por ciento, comentó el subsecretario de Educación

Seguridad

Brigada Nacional de Búsqueda sensibiliza a autoridades municipales de Totolapan

Este día se llevó a cabo la visita a las autoridades municipales de Totolapan para evitar que este delito se siga registrando

Local

Nueve mujeres han muerto por cáncer de mama en lo que va del año

En el marco del 'Mes Rosa', el IMSS Morelos organizó una caminata cuyo objetivo es crear conciencia sobre la importancia de acudir al médico y prevenir este mal

Seguridad

Imputan a encargada de cuarto de evidencias; se llevó objetos a su casa

Sandi se llevó objetos del cuarto de evidencias de la Fiscalía Regional Oriente a su domicilio, señaló la Fiscalía Anticorrupción

Doble Vía

[Diversia] Crímenes de odio siguen sin castigo

En Morelos han registrado 12 casos hasta la fecha, de acuerdo con la Fundación Arcoíris

Local

Congreso se sorprende por déficit financiero del Gobierno Estatal

El presidente de la Comisión de Hacienda precisó que buscaría en breve a la secretaria de Hacienda para tener más información sobre este tema

Seguridad

Se multiplica el coyotaje en el transporte

Desde refrendos hasta licencias son algunos de los trámites que pueden hacer los “gestores” afuera de la SMyT

Seguridad

Padres en alerta por los video juegos en línea

Al menos cinco menores de edad que habrían sido secuestrados tras haber hecho contacto con delincuentes a través de un grupo de WhatsApp