/ viernes 4 de octubre de 2019

Homenaje: María Isabel Campos Goenaga 1957-2019

Ejemplo de coraje y de lucha por la vida, en el Instituto Nacional de Antropología e Historia la recordaremos siempre como una extraordinaria investigadora

La tarde del pasado 24 de septiembre recibimos la amarga noticia: la doctora Isabel Campos había fallecido. Ejemplo de coraje y de lucha por la vida, en el Instituto Nacional de Antropología e Historia la recordaremos siempre como una extraordinaria investigadora, incansable en su vocación de proteger el patrimonio cultural de México.

Indagar entre pausas

Eduardo Corona-M.

Busques petits instants de calma,

la sal de la vida t’ofega.

Saps que viure és alguna cosa,

peròvas tan ràpid que en perds l’essència.

Mires aquest paisatge,

t’adones que no tot són presses

(Esther Fabrellas. “Pausa”. 2014: Júlia Serra extret del poemari barres de bar, inspiracions vàries, Ed.Camanegra, Barcelona).

Isabel Campos se daba pausas entre sus diversas acciones como funcionaria del INAH para desarrollar su labor académica, en particular con el tema de riesgo y vulnerabilidad, que durante los últimos años fue centro de actividad. Creo que era algo que ya le había tomado costumbre, desde que fue directiva del CIESAS, y luego, en la Coordinación Nacional de Antropología del INAH, donde a la vez, presidia la “Red Temática de Estudios interdisciplinarios sobre vulnerabilidad, construcción social del riesgo y amenazas naturales y biológicas” del CONACYT, que tenía presencia nacional e internacional, al menos en Europa y América Latina, donde realizaron diversos eventos y publicaciones, en un tema de vigencia plena (http://sociedadyriesgo.redtematica.mx/).

Tan fue así, que justo a semanas de haber sido designada directora del Centro INAH Morelos, fue testigo de la violencia del sismo del 19 de septiembre del 2017. Su oficina y los edificios antiguos del Jardín, sufrieron daños importantes. A la tarde, ya tenía una primera evaluación de los importantes daños al patrimonio mueble e inmueble en todo Morelos. Al otro día, temprano decenas de trabajadores del INAH, sin importar rango, puesto o función, acudimos como voluntarios a integrar las brigadas que recorrieron el Estado. Desde el inicio, Isabel asumió la dirección del proceso y en las reuniones matutinas se establecía la agenda, las rutas, los responsables y las acciones a desarrollar con las comunidades y sus autoridades, para obtener tanto el diagnóstico del patrimonio, como de las medidas de prevención necesarias, información que se entregaba a un centro de procesamiento que construyó eficazmente un banco de datos e imagen. Además de ello, estableció canales de comunicación con las autoridades centrales del INAH, del gobierno federal y estatal, además de un sinnúmero de instituciones, organismos y personas. Una labor inmensa y difícil de resumir en estas notas.

En julio de 2018, con el proceso encauzado, retomó entre pausas el tema etnohistórico, que le permitió participar como ponente y moderadora del simposio “Desastres, plagas, epidemias y santos: el recurso de los sobrenatural a ambos lados del Atlántico (siglos XVI al XXI), en el marco del 56° Congreso Internacional de Americanistas, en Salamanca, España.

En septiembre del 2018, organizó el evento: “El INAH y su experiencia regional a un año del 19S”, con sede en Morelos, y con la participación de los estados de Guerrero, Estado de México, Puebla, lo que permitió efectuar tanto un balance institucional, como evaluar las experiencias y los retos en los procesos de conservación patrimonial. Con esa perspectiva, postuló en el CONACYT un proyecto de investigación relativo al contexto histórico de los sismos del 2017, y donde propuso incluir una serie de investigadores nacionales y extranjeros para sistematizar este nuevo fenómeno natural y sus secuelas socioculturales, mismo que le fue aceptado en 2019.

Con algunas reflexiones iniciales acerca de la vulnerabilidad y el riesgo, presentó la ponencia: “Antropología y patrimonio edificado: diálogo tras el sismo del 19 de septiembre en el estado de Morelos, México” en el marco del XLI Convegno Internazionale di Americanistica, efectuado en Perugia, Italia. Dentro de este tema, recibimos la invitación para publicar en la Encyclopedia of Global Archaeology, de la Editorial Springer, donde recién se ha publicado el capítulo: “Extreme Environments in Archaeology: Disaster” (DOI: 10.1007/978-3-319-51726-1), en el que se revisan algunos protocolos que pueden ser de importancia para la arqueología, en tanto han mostrado su relevancia en la antropología social.

Por las diversas charlas que tuvimos, sabía que estaba invitada como una de las ponentes principales en un Coloquio convocado en octubre por la Universidad de Alicante, España, misma que estaba preparando con acuciosidad. Además, quería encontrar otras pausas para concluir los escritos de un libro y algunos artículos más, para dirigir tesis y afinar la agenda del proyecto CONACYT, que apenas unos días antes, se había sido firmado el convenio respectivo. En un momento, comentó que iba a hacer una pequeña pausa en estos trabajos de investigación.

Hoy estamos frente a su ausencia, una pausa grande y silenciosa ….

PARA LEER MAS:

  • Campos Goenaga, María Isabel, publicaciones: https://inah.academia.edu/IsabelCamposGoenaga

Visita al Campamento Proletario Gustavo Salgado Delgado en Villa de Ayala.

“El taquito”

Arq. Fernando Duarte Soriano

Una de las tareas que disfrutamos, era salir a trabajo de campo, siempre con mucho respeto y compromiso ante las solicitudes de autoridades estatales, municipales y principalmente de las comunidades. Pero, en particular, tengo un momento inolvidable que nos hacía reír y me gustaba escuchar la forma de platicarlo de la Doctora Campos: fuimos a la comunidad de Celerino Manzanares en el municipio de Tlaquiltenango, para disfrutar una comida de chile con queso a nombre de nuestro Director General, Mtro. Diego Prieto.

El origen del tema viene de días previos, cuando un grupo de vecinos se presentaron de forma inesperada en las oficinas del Director General en la Ciudad de México, por lo que en ese momento nos hicieron insistentes llamadas al Centro INAH Morelos para saber el motivo de la presencia de los representantes de la comunidad, por lo que empezamos a rastrear con el área de jurídica y con nuestra Directora por si existía algún pendiente de dar respuesta y preocupados por no tener mayor información que dar a las autoridades centrales, nos tronábamos constantemente los dedos; pocos minutos después, recibimos nuevamente la llamada del Mtro. Diego Prieto para avisarnos que la comunidad estaba “echando porras” al Instituto, en agradecimiento a las atenciones que el Centro INAH Morelos les había tenido ante las contingencias del pasado sismo del 19 de septiembre de 2017, por lo que habían ido para invitarlo a la comunidad del municipio de Tlaquiltenango y a la comida, De ahí surgió el compromiso de “el taquito”.

Carta homenaje póstumo a Isabel

Israel Lazcarro Salgado

Estas breves líneas sirvan para dar testimonio y acaso un muy humilde homenaje a la trayectoria de la colega y amiga, la Dra. Isabel Campos Goenaga, en su paso por la Coordinación Nacional de Antropología, desde mi perspectiva como miembro del Comité Académico del Proyecto Etnografía de las Regiones Indígenas de México, y al cual la Dra. Isabel Campos buscó apoyar en un contexto muy difícil: recortes presupuestales, incertidumbres y conflictos al interior de un instituto que devino acéfalo cuando se quedó sin director general, al interior de una recién creada Secretaría de Cultura, que en su momento también quedaría acéfala. No fueron años fáciles para la Coordinación Nacional de Antropología ni para la propia Isabel.

En medio de aquel caos, el Proyecto Etnografía ofrecía sus propias complicaciones. Este proyecto colegiado, uno de los más ambiciosos y complejos que haya emprendido el INAH, tuvo en sus veinte años de existencia, diversos problemas que ciertamente fueron mermando sus capacidades y alcances. Mientras se resolvía la tortuosa situación del INAH en su conjunto, la Dra. Isabel buscó salvar esas inercias administrativas que el Proyecto arrastraba, pugnando por elevar la calidad académica y recuperar el sentido crítico que debía orientar toda investigación. Cosa extremadamente difícil dado el carácter colegiado del proyecto, donde se precisaba del consenso, disponibilidad y cooperación de una veintena de investigadores no siempre dispuestos a remar en la misma dirección. La Dra. Isabel buscó de todas formas, rescatar dicho proyecto y dirigir sus pasos hacia el horizonte que creemos le corresponde en justicia a un proyecto etnográfico de sus características y envergadura.

Por desgracia, la Dra. Isabel no pudo continuar esa labor al frente de la Coordinación Nacional de Antropología, al convertirse en Directora del Centro INAH Morelos. Después nos enteramos que en realidad, la Dra. Isabel Campos enfrentaba problemas y amenazas a su salud más graves que cualquier problema que pudiera ofrecer un proyecto de investigación colegiada, complicaciones que sin embargo enfrentó con un ritmo de trabajo sorprendente y con impresionante entereza. Te vamos a extrañar mucho querida Isabel. Su temple enérgico junto con su mirada inteligente y sensata, nos hacen hoy mucha falta.


Desde mi trinchera...

Arq. Laura C. Díaz Flores

Con la llegada de la Dra. María Isabel Campos Goenaga al estado de Morelos en el mes de julio de 2017, en un ambiente de paz y armonía, se inician una serie de cambios y ante la expectativa, no tardó ni dos meses, cuando los sismos del 7 y 19 de septiembre del mismo año, sacudieron a nuestro estado, creando un sinnúmero de afectaciones a las personas, al patrimonio histórico y civil de los 33 municipios, aunado a otros estados.

El don de liderazgo en la dirección del Centro INAH Morelos no se hizo esperar, el trabajo conjunto con la Coordinación Nacional de Monumentos Históricos, la organización de brigadas para un primer acercamiento y levantamiento de daños, la creación de un enlace entre la Diócesis de Cuernavaca y el INAH, fueron decisiones acertadas, que aún siguen dando frutos.

La Doctora Campos nos condujo en tiempos difíciles, con tacto y sabiduría, hizo propios los términos arquitectónicos, los problemas de las comunidades y supo dirigir a sus colaboradores.

Es una gran pérdida su partida para el Instituto y para todos, pero nos deja un gran ejemplo de entereza, gratos recuerdos, un abrazo sincero y una sonrisa de esperanza.

QPD.

Dra. Isabel Campos Goenaga, una actitud de trabajo que no se olvidará

Luis Miguel Morayta Mendoza

La Dra. Isabel Campos Goenaga llevó a cabo en los últimos cerca de tres años la dirección del Centro INAH Morelos. Se enfrentó a un amplio abanico de responsabilidades, de investigación, protección y difusión de los patrimonios históricos, culturales y naturales. Estuvo implicó la administración de museos, jardín botánico, zonas arqueológicas, acervos de información y proyectos de investigación, además, de las actividades de difusión y divulgación. A esto habría que añadir la protección de los bienes muebles e inmuebles históricos. El sismo del 19 de septiembre de 2017, le vino a aumentar y a complicar mucho más a la Dra. Isabel Campos las responsabilidades descritas. Su amplia experiencia en el desempeño previo de altos puestos académicos y su enorme capacidad de trabajo, inclusive hasta unos momentos antes de su fallecimiento le permitieron cumplir con tan numerosas y complejas obligaciones.

Hay mucho que se podría decir en torno a la persona que llevó En estas breves líneas pretendo resaltar algunas experiencias de las que fui testigo, en la primera parte de su administración. Cada uno de los anteriores Directores que la antecedieron a su cargo, lo hicieron con un sello particular. Cuando la Dra. Campos empezó el desempeño de su cargo, me llamó mucho la atención su manera de involucrarse con algunos de los proyectos que yo coordinaba, o en los que tenía cierta vinculación. A su llegada se estaban realizando los talleres de fortalecimiento cultural en la zona y museo arqueológico de Coatetelco, Mor., que realizaba la Lic. Yolanda Román Rodríguez con nuestra participación. Ahí estuvo presente observando de primera mano el trabajo que se hacía con 60 niños, analizando y representando la danza de los Tecuanes. Ningún Director del Centro Regional había hecho lo mismo. La Dra. Campos Goenaga, también nos acompañó al Campamento Proletario, Gustavo Salgado Delgado en Villa de Ayala. Fue un encuentro que promovimos para que dos colectividades indígenas, la del campamento y Yankik Kuikamatilistli de

Xoxocotla se reunieran para establecer apoyos mutuos. La confianza que generó la presencia de la Directora del Centro Regional Morelos hizo que se pudieran dar varios apoyos mutuos. Con vientos a favor o en contra, la Dra. Campos daba la cara las comunidades. Esto no era tan común en otras administraciones. Este pequeño esbozo de su manera de trabajar podría dar una idea de su desempeño.

En mucho, se le va a extrañar

Levantarse de entre los escombros

Rodolfo Candelas

Uno de los principales objetivos del INAH, una vez comenzada la rehabilitación de los inmuebles afectados por el terremoto de 2017, fue reaperturar los museos que resultaron dañados. En el Museo Regional Cuauhnáhuac – Palacio de Cortés, la zona menos perjudicada, afortunadamente, era en la que se ubica el Auditorio Juan Dubernard y las salas de exposiciones temporales, la cual logramos abrir nuevamente al público en diciembre de 2018.

Invitado por la Dra. Isabel Campos Goenaga a participar para cubrir la dirección de ese museo, como parte del equipo que dirigía en el Centro INAH Morelos, la reapertura del Cuauhnáhuac fue mi principal misión. Trabajar el proyecto de las exposiciones a desarrollarse, el concierto inaugural y el concepto museográfico en sí del espacio, fue una experiencia enriquecedora. La Dra. Goenaga tenía la poco común y muy preciada particularidad de saber dirigir. Una vez tomado el acuerdo de lo que habría de hacerse, le daba a uno el espacio para llevarlo a cabo; confiaba en ti y eso te hacía desenvolverte mejor. La vamos a extrañar. En continuas reuniones, abonaba y enriquecía el proyecto con ideas o poniendo en marcha su enorme capacidad de gestión. Disfruté ese periodo creativo y sin duda, de no ser por su dirección y respaldo la meta no se habría cumplido. Los casi cien mil visitantes que desde la reapertura han transitado las exposiciones o acudido al auditorio, ignoran que en buena medida lo hacen gracias a ella.

Una lección que no voy a olvidar, es que su discurso para la ceremonia de reapuertura del Museo consistió básicamente en agradecer y reconocer por nombre, apellido y función a todos los implicados. Un gesto grande y sencillo, producto de su amplia inteligencia y calidad humana. Al día siguiente de su fallecimiento, inauguramos el “Encuentro Internacional Miradas al Patrimonio”, de la Dirección de Patrimonio Mundial del INAH, llevado a cabo en el Auditorio Juan Dubernard gracias a su gestión. Durante la inauguración, con la voz quebrada, la Dra. Aida Castillejas, Secretaría Técnica del INAH pidió al micrófono que le brindáramos un minuto de aplausos, fue conmovedor ver el aprecio que gente de los más diversos ámbitos le tenía. Por momentos, en los tres días del Encuentro su presencia se hizo sentir en el ánimo de los trabajos y en la entrega del personal del museo.

En el periodo en que colaboré con ella profundicé, a través de su experiencia, en la gestión del patrimonio y, más aún, aprendí de su gran corazón y fortaleza que el alma humana siempre puede levantarse de entre los escombros, y por ello le estoy muy agradecido. Buen viaje a nuestra querida Isabel.

La tarde del pasado 24 de septiembre recibimos la amarga noticia: la doctora Isabel Campos había fallecido. Ejemplo de coraje y de lucha por la vida, en el Instituto Nacional de Antropología e Historia la recordaremos siempre como una extraordinaria investigadora, incansable en su vocación de proteger el patrimonio cultural de México.

Indagar entre pausas

Eduardo Corona-M.

Busques petits instants de calma,

la sal de la vida t’ofega.

Saps que viure és alguna cosa,

peròvas tan ràpid que en perds l’essència.

Mires aquest paisatge,

t’adones que no tot són presses

(Esther Fabrellas. “Pausa”. 2014: Júlia Serra extret del poemari barres de bar, inspiracions vàries, Ed.Camanegra, Barcelona).

Isabel Campos se daba pausas entre sus diversas acciones como funcionaria del INAH para desarrollar su labor académica, en particular con el tema de riesgo y vulnerabilidad, que durante los últimos años fue centro de actividad. Creo que era algo que ya le había tomado costumbre, desde que fue directiva del CIESAS, y luego, en la Coordinación Nacional de Antropología del INAH, donde a la vez, presidia la “Red Temática de Estudios interdisciplinarios sobre vulnerabilidad, construcción social del riesgo y amenazas naturales y biológicas” del CONACYT, que tenía presencia nacional e internacional, al menos en Europa y América Latina, donde realizaron diversos eventos y publicaciones, en un tema de vigencia plena (http://sociedadyriesgo.redtematica.mx/).

Tan fue así, que justo a semanas de haber sido designada directora del Centro INAH Morelos, fue testigo de la violencia del sismo del 19 de septiembre del 2017. Su oficina y los edificios antiguos del Jardín, sufrieron daños importantes. A la tarde, ya tenía una primera evaluación de los importantes daños al patrimonio mueble e inmueble en todo Morelos. Al otro día, temprano decenas de trabajadores del INAH, sin importar rango, puesto o función, acudimos como voluntarios a integrar las brigadas que recorrieron el Estado. Desde el inicio, Isabel asumió la dirección del proceso y en las reuniones matutinas se establecía la agenda, las rutas, los responsables y las acciones a desarrollar con las comunidades y sus autoridades, para obtener tanto el diagnóstico del patrimonio, como de las medidas de prevención necesarias, información que se entregaba a un centro de procesamiento que construyó eficazmente un banco de datos e imagen. Además de ello, estableció canales de comunicación con las autoridades centrales del INAH, del gobierno federal y estatal, además de un sinnúmero de instituciones, organismos y personas. Una labor inmensa y difícil de resumir en estas notas.

En julio de 2018, con el proceso encauzado, retomó entre pausas el tema etnohistórico, que le permitió participar como ponente y moderadora del simposio “Desastres, plagas, epidemias y santos: el recurso de los sobrenatural a ambos lados del Atlántico (siglos XVI al XXI), en el marco del 56° Congreso Internacional de Americanistas, en Salamanca, España.

En septiembre del 2018, organizó el evento: “El INAH y su experiencia regional a un año del 19S”, con sede en Morelos, y con la participación de los estados de Guerrero, Estado de México, Puebla, lo que permitió efectuar tanto un balance institucional, como evaluar las experiencias y los retos en los procesos de conservación patrimonial. Con esa perspectiva, postuló en el CONACYT un proyecto de investigación relativo al contexto histórico de los sismos del 2017, y donde propuso incluir una serie de investigadores nacionales y extranjeros para sistematizar este nuevo fenómeno natural y sus secuelas socioculturales, mismo que le fue aceptado en 2019.

Con algunas reflexiones iniciales acerca de la vulnerabilidad y el riesgo, presentó la ponencia: “Antropología y patrimonio edificado: diálogo tras el sismo del 19 de septiembre en el estado de Morelos, México” en el marco del XLI Convegno Internazionale di Americanistica, efectuado en Perugia, Italia. Dentro de este tema, recibimos la invitación para publicar en la Encyclopedia of Global Archaeology, de la Editorial Springer, donde recién se ha publicado el capítulo: “Extreme Environments in Archaeology: Disaster” (DOI: 10.1007/978-3-319-51726-1), en el que se revisan algunos protocolos que pueden ser de importancia para la arqueología, en tanto han mostrado su relevancia en la antropología social.

Por las diversas charlas que tuvimos, sabía que estaba invitada como una de las ponentes principales en un Coloquio convocado en octubre por la Universidad de Alicante, España, misma que estaba preparando con acuciosidad. Además, quería encontrar otras pausas para concluir los escritos de un libro y algunos artículos más, para dirigir tesis y afinar la agenda del proyecto CONACYT, que apenas unos días antes, se había sido firmado el convenio respectivo. En un momento, comentó que iba a hacer una pequeña pausa en estos trabajos de investigación.

Hoy estamos frente a su ausencia, una pausa grande y silenciosa ….

PARA LEER MAS:

  • Campos Goenaga, María Isabel, publicaciones: https://inah.academia.edu/IsabelCamposGoenaga

Visita al Campamento Proletario Gustavo Salgado Delgado en Villa de Ayala.

“El taquito”

Arq. Fernando Duarte Soriano

Una de las tareas que disfrutamos, era salir a trabajo de campo, siempre con mucho respeto y compromiso ante las solicitudes de autoridades estatales, municipales y principalmente de las comunidades. Pero, en particular, tengo un momento inolvidable que nos hacía reír y me gustaba escuchar la forma de platicarlo de la Doctora Campos: fuimos a la comunidad de Celerino Manzanares en el municipio de Tlaquiltenango, para disfrutar una comida de chile con queso a nombre de nuestro Director General, Mtro. Diego Prieto.

El origen del tema viene de días previos, cuando un grupo de vecinos se presentaron de forma inesperada en las oficinas del Director General en la Ciudad de México, por lo que en ese momento nos hicieron insistentes llamadas al Centro INAH Morelos para saber el motivo de la presencia de los representantes de la comunidad, por lo que empezamos a rastrear con el área de jurídica y con nuestra Directora por si existía algún pendiente de dar respuesta y preocupados por no tener mayor información que dar a las autoridades centrales, nos tronábamos constantemente los dedos; pocos minutos después, recibimos nuevamente la llamada del Mtro. Diego Prieto para avisarnos que la comunidad estaba “echando porras” al Instituto, en agradecimiento a las atenciones que el Centro INAH Morelos les había tenido ante las contingencias del pasado sismo del 19 de septiembre de 2017, por lo que habían ido para invitarlo a la comunidad del municipio de Tlaquiltenango y a la comida, De ahí surgió el compromiso de “el taquito”.

Carta homenaje póstumo a Isabel

Israel Lazcarro Salgado

Estas breves líneas sirvan para dar testimonio y acaso un muy humilde homenaje a la trayectoria de la colega y amiga, la Dra. Isabel Campos Goenaga, en su paso por la Coordinación Nacional de Antropología, desde mi perspectiva como miembro del Comité Académico del Proyecto Etnografía de las Regiones Indígenas de México, y al cual la Dra. Isabel Campos buscó apoyar en un contexto muy difícil: recortes presupuestales, incertidumbres y conflictos al interior de un instituto que devino acéfalo cuando se quedó sin director general, al interior de una recién creada Secretaría de Cultura, que en su momento también quedaría acéfala. No fueron años fáciles para la Coordinación Nacional de Antropología ni para la propia Isabel.

En medio de aquel caos, el Proyecto Etnografía ofrecía sus propias complicaciones. Este proyecto colegiado, uno de los más ambiciosos y complejos que haya emprendido el INAH, tuvo en sus veinte años de existencia, diversos problemas que ciertamente fueron mermando sus capacidades y alcances. Mientras se resolvía la tortuosa situación del INAH en su conjunto, la Dra. Isabel buscó salvar esas inercias administrativas que el Proyecto arrastraba, pugnando por elevar la calidad académica y recuperar el sentido crítico que debía orientar toda investigación. Cosa extremadamente difícil dado el carácter colegiado del proyecto, donde se precisaba del consenso, disponibilidad y cooperación de una veintena de investigadores no siempre dispuestos a remar en la misma dirección. La Dra. Isabel buscó de todas formas, rescatar dicho proyecto y dirigir sus pasos hacia el horizonte que creemos le corresponde en justicia a un proyecto etnográfico de sus características y envergadura.

Por desgracia, la Dra. Isabel no pudo continuar esa labor al frente de la Coordinación Nacional de Antropología, al convertirse en Directora del Centro INAH Morelos. Después nos enteramos que en realidad, la Dra. Isabel Campos enfrentaba problemas y amenazas a su salud más graves que cualquier problema que pudiera ofrecer un proyecto de investigación colegiada, complicaciones que sin embargo enfrentó con un ritmo de trabajo sorprendente y con impresionante entereza. Te vamos a extrañar mucho querida Isabel. Su temple enérgico junto con su mirada inteligente y sensata, nos hacen hoy mucha falta.


Desde mi trinchera...

Arq. Laura C. Díaz Flores

Con la llegada de la Dra. María Isabel Campos Goenaga al estado de Morelos en el mes de julio de 2017, en un ambiente de paz y armonía, se inician una serie de cambios y ante la expectativa, no tardó ni dos meses, cuando los sismos del 7 y 19 de septiembre del mismo año, sacudieron a nuestro estado, creando un sinnúmero de afectaciones a las personas, al patrimonio histórico y civil de los 33 municipios, aunado a otros estados.

El don de liderazgo en la dirección del Centro INAH Morelos no se hizo esperar, el trabajo conjunto con la Coordinación Nacional de Monumentos Históricos, la organización de brigadas para un primer acercamiento y levantamiento de daños, la creación de un enlace entre la Diócesis de Cuernavaca y el INAH, fueron decisiones acertadas, que aún siguen dando frutos.

La Doctora Campos nos condujo en tiempos difíciles, con tacto y sabiduría, hizo propios los términos arquitectónicos, los problemas de las comunidades y supo dirigir a sus colaboradores.

Es una gran pérdida su partida para el Instituto y para todos, pero nos deja un gran ejemplo de entereza, gratos recuerdos, un abrazo sincero y una sonrisa de esperanza.

QPD.

Dra. Isabel Campos Goenaga, una actitud de trabajo que no se olvidará

Luis Miguel Morayta Mendoza

La Dra. Isabel Campos Goenaga llevó a cabo en los últimos cerca de tres años la dirección del Centro INAH Morelos. Se enfrentó a un amplio abanico de responsabilidades, de investigación, protección y difusión de los patrimonios históricos, culturales y naturales. Estuvo implicó la administración de museos, jardín botánico, zonas arqueológicas, acervos de información y proyectos de investigación, además, de las actividades de difusión y divulgación. A esto habría que añadir la protección de los bienes muebles e inmuebles históricos. El sismo del 19 de septiembre de 2017, le vino a aumentar y a complicar mucho más a la Dra. Isabel Campos las responsabilidades descritas. Su amplia experiencia en el desempeño previo de altos puestos académicos y su enorme capacidad de trabajo, inclusive hasta unos momentos antes de su fallecimiento le permitieron cumplir con tan numerosas y complejas obligaciones.

Hay mucho que se podría decir en torno a la persona que llevó En estas breves líneas pretendo resaltar algunas experiencias de las que fui testigo, en la primera parte de su administración. Cada uno de los anteriores Directores que la antecedieron a su cargo, lo hicieron con un sello particular. Cuando la Dra. Campos empezó el desempeño de su cargo, me llamó mucho la atención su manera de involucrarse con algunos de los proyectos que yo coordinaba, o en los que tenía cierta vinculación. A su llegada se estaban realizando los talleres de fortalecimiento cultural en la zona y museo arqueológico de Coatetelco, Mor., que realizaba la Lic. Yolanda Román Rodríguez con nuestra participación. Ahí estuvo presente observando de primera mano el trabajo que se hacía con 60 niños, analizando y representando la danza de los Tecuanes. Ningún Director del Centro Regional había hecho lo mismo. La Dra. Campos Goenaga, también nos acompañó al Campamento Proletario, Gustavo Salgado Delgado en Villa de Ayala. Fue un encuentro que promovimos para que dos colectividades indígenas, la del campamento y Yankik Kuikamatilistli de

Xoxocotla se reunieran para establecer apoyos mutuos. La confianza que generó la presencia de la Directora del Centro Regional Morelos hizo que se pudieran dar varios apoyos mutuos. Con vientos a favor o en contra, la Dra. Campos daba la cara las comunidades. Esto no era tan común en otras administraciones. Este pequeño esbozo de su manera de trabajar podría dar una idea de su desempeño.

En mucho, se le va a extrañar

Levantarse de entre los escombros

Rodolfo Candelas

Uno de los principales objetivos del INAH, una vez comenzada la rehabilitación de los inmuebles afectados por el terremoto de 2017, fue reaperturar los museos que resultaron dañados. En el Museo Regional Cuauhnáhuac – Palacio de Cortés, la zona menos perjudicada, afortunadamente, era en la que se ubica el Auditorio Juan Dubernard y las salas de exposiciones temporales, la cual logramos abrir nuevamente al público en diciembre de 2018.

Invitado por la Dra. Isabel Campos Goenaga a participar para cubrir la dirección de ese museo, como parte del equipo que dirigía en el Centro INAH Morelos, la reapertura del Cuauhnáhuac fue mi principal misión. Trabajar el proyecto de las exposiciones a desarrollarse, el concierto inaugural y el concepto museográfico en sí del espacio, fue una experiencia enriquecedora. La Dra. Goenaga tenía la poco común y muy preciada particularidad de saber dirigir. Una vez tomado el acuerdo de lo que habría de hacerse, le daba a uno el espacio para llevarlo a cabo; confiaba en ti y eso te hacía desenvolverte mejor. La vamos a extrañar. En continuas reuniones, abonaba y enriquecía el proyecto con ideas o poniendo en marcha su enorme capacidad de gestión. Disfruté ese periodo creativo y sin duda, de no ser por su dirección y respaldo la meta no se habría cumplido. Los casi cien mil visitantes que desde la reapertura han transitado las exposiciones o acudido al auditorio, ignoran que en buena medida lo hacen gracias a ella.

Una lección que no voy a olvidar, es que su discurso para la ceremonia de reapuertura del Museo consistió básicamente en agradecer y reconocer por nombre, apellido y función a todos los implicados. Un gesto grande y sencillo, producto de su amplia inteligencia y calidad humana. Al día siguiente de su fallecimiento, inauguramos el “Encuentro Internacional Miradas al Patrimonio”, de la Dirección de Patrimonio Mundial del INAH, llevado a cabo en el Auditorio Juan Dubernard gracias a su gestión. Durante la inauguración, con la voz quebrada, la Dra. Aida Castillejas, Secretaría Técnica del INAH pidió al micrófono que le brindáramos un minuto de aplausos, fue conmovedor ver el aprecio que gente de los más diversos ámbitos le tenía. Por momentos, en los tres días del Encuentro su presencia se hizo sentir en el ánimo de los trabajos y en la entrega del personal del museo.

En el periodo en que colaboré con ella profundicé, a través de su experiencia, en la gestión del patrimonio y, más aún, aprendí de su gran corazón y fortaleza que el alma humana siempre puede levantarse de entre los escombros, y por ello le estoy muy agradecido. Buen viaje a nuestra querida Isabel.

Local

[Especial] De las colaciones a los fondos de inversión

Ya sea dulces o dinero, lo importante es saber administrarlos durante esta temporada

Local

[Especial] Guadalupe-Reyes, delicioso pretexto para los excesos

Del 12 de diciembre al 6 de enero hay ingesta permanente de bebidas alcohólicas; autoridades realizan operativos para evitar accidentes

Local

Matamoros, el héroe de Jantetelco

Cada 13 de diciembre, los habitantes conmemoran la fecha en la que el cura se levantó en armas para sumarse a la lucha por la Independencia de México

Local

Iluminan Totopalan para esta navidad

Colocan pino en el municipio y realizan la primera caravana navideña

Local

Este domingo, último día para apoyar el croquetón

Además de croquetas, los animalistas también piden medicamentos e insumos para campañas de esterilización de mascotas

Local

Artista plástico morelense critica el cuadro "La Revolución"

El artista plástico morelense Emmanuel Espín considera que los enfrentamientos causados por el cuadro de Fabián Cháirez pudieron haberse evitado

Sociedad

Este es el pliego petitorio de estudiantes del ITAM que harán paro total

Entre sus demandas piden una estrategia de atención y acompañamiento en temas de salud mental, integral y accesible para el alumnado

Local

Da su Primer Informe el alcalde de Cuernavaca

Reconstrucción, recuperación, restauración, son palabras frecuentes en los videos con que el alcalde decidió iniciar su encuentro con la sociedad

Sociedad

Recauda 17.3 mdp “la madre de todas las subastas" en primer día

Destaca la venta de una residencia en Rancho Santa Fe II con un costo de 14 millones 330 mil 165 pesos