/ jueves 23 de mayo de 2019

Tarantino y Almodóvar no tienen rival en Cannes

Las películas presentadas ayer en competencial oficial no cumplieron las expectativas

CANNES. Mientras que el estreno el martes de la tan esperada película de Quentin Tarantino, Once upon a time in Hollywood, dividió a los críticos y dio origen ayer a una controvertida conferencia de prensa ofrecida por el director y sus estrellas Brad Pitt y Leonardo DiCaprio, a dos días del cierre del certamen y cuatro películas más en competición, el panorama no parece que podría cambiar de manera sustancial respecto a los filmes candidatos a la Palma de Oro, donde Pedro Almodóvar con Dolor y Gloria lleva la delantera en la opinión de los críticos y los pronósticos, a menos que suceda una sorpresa del último momento.

Por lo pronto, las dos películas estrenadas ayer en competición resultaron pésimas. Ambas están situadas dentro de la corriente francófona, una de Quebec, Canadá y la otra de producción y director francés.

Tarantino regresa por la gloria a Cannes

En Matthias y Maxime, el ex joven prodigio y prolífico cineasta de Quebec e igualmente actor Xavier Dolan, nos ofrece una nueva entrega de sus temas favoritos: los problemas de familia y las relaciones homosexuales.

La cinta gira alrededor de dos jóvenes que sienten una poderosa mutua atracción sexual, misma que afectará de manera determinante las relaciones con su entorno, hasta que sus vidas toman rumbos diferentes.

La película de interminables y casi caóticos diálogos deja poco espacio al desarrollo pausado y reflexivo en la relación de los dos jóvenes. Debo admitir que esta fue la película donde más sufrí en este festival por su interminable verborrea.

Aún más floja resultó la producción francesa Roubaix, una luz en la que el realizador Arnaud Desplechin (Tres recuerdos de mi juventud, multipremiada en la Quincena de Realizadores en 2015), regresa a su ciudad natal Roubaix donde bajo el pretexto de un interrogatorio policíaco por el asesinato de una señora de edad, plasma una película que se parece más a una serie policíaca de las destinadas a la televisión.

Quizás, de todas las películas presentadas hasta ahora en competencia, ésta es la que no debería haber sido seleccionada ni en esta ni en alguna otra sección del festival. Sin duda alguna, este fue el peor día para las películas en competición desde el inicio del certamen.

Acercándonos al final de este 72 festival de Cannes, donde como se espera, la atención de los críticos, los medios y del público la monopolizan las películas en competición y los realizadores de renombre, vale la pena destacar la presencia en otras secciones de notables representantes de algunas cinematografías que no estuvieron en competición. Este es el caso de la selección de filmes provenientes de Rusia y de países anteriormente integrados en la ex Unión Soviética que se pudieron ver en la sección Un Certain Regard.

El joven ruso Kantemir Balagov estrenó su segundo e interesante largometraje Una chica grande, después de haber presentado aquí en 2016 su excelente primera obra Cercanía (Premio Fipresci). Su colega Larisa Sadilova estrenó en la misma sección Una vez en Trubchevsk, mientras que el ucraniano Nariman Aliev presentó su debut Evge.

CANNES. Mientras que el estreno el martes de la tan esperada película de Quentin Tarantino, Once upon a time in Hollywood, dividió a los críticos y dio origen ayer a una controvertida conferencia de prensa ofrecida por el director y sus estrellas Brad Pitt y Leonardo DiCaprio, a dos días del cierre del certamen y cuatro películas más en competición, el panorama no parece que podría cambiar de manera sustancial respecto a los filmes candidatos a la Palma de Oro, donde Pedro Almodóvar con Dolor y Gloria lleva la delantera en la opinión de los críticos y los pronósticos, a menos que suceda una sorpresa del último momento.

Por lo pronto, las dos películas estrenadas ayer en competición resultaron pésimas. Ambas están situadas dentro de la corriente francófona, una de Quebec, Canadá y la otra de producción y director francés.

Tarantino regresa por la gloria a Cannes

En Matthias y Maxime, el ex joven prodigio y prolífico cineasta de Quebec e igualmente actor Xavier Dolan, nos ofrece una nueva entrega de sus temas favoritos: los problemas de familia y las relaciones homosexuales.

La cinta gira alrededor de dos jóvenes que sienten una poderosa mutua atracción sexual, misma que afectará de manera determinante las relaciones con su entorno, hasta que sus vidas toman rumbos diferentes.

La película de interminables y casi caóticos diálogos deja poco espacio al desarrollo pausado y reflexivo en la relación de los dos jóvenes. Debo admitir que esta fue la película donde más sufrí en este festival por su interminable verborrea.

Aún más floja resultó la producción francesa Roubaix, una luz en la que el realizador Arnaud Desplechin (Tres recuerdos de mi juventud, multipremiada en la Quincena de Realizadores en 2015), regresa a su ciudad natal Roubaix donde bajo el pretexto de un interrogatorio policíaco por el asesinato de una señora de edad, plasma una película que se parece más a una serie policíaca de las destinadas a la televisión.

Quizás, de todas las películas presentadas hasta ahora en competencia, ésta es la que no debería haber sido seleccionada ni en esta ni en alguna otra sección del festival. Sin duda alguna, este fue el peor día para las películas en competición desde el inicio del certamen.

Acercándonos al final de este 72 festival de Cannes, donde como se espera, la atención de los críticos, los medios y del público la monopolizan las películas en competición y los realizadores de renombre, vale la pena destacar la presencia en otras secciones de notables representantes de algunas cinematografías que no estuvieron en competición. Este es el caso de la selección de filmes provenientes de Rusia y de países anteriormente integrados en la ex Unión Soviética que se pudieron ver en la sección Un Certain Regard.

El joven ruso Kantemir Balagov estrenó su segundo e interesante largometraje Una chica grande, después de haber presentado aquí en 2016 su excelente primera obra Cercanía (Premio Fipresci). Su colega Larisa Sadilova estrenó en la misma sección Una vez en Trubchevsk, mientras que el ucraniano Nariman Aliev presentó su debut Evge.

Local

19S: El día en que la fe se perdió

A dos años del sismo, con epicentro en Axochiapan, las promesas fueron cambiadas por el abandono

Local

Reconstrucción va lenta, pero es transparente: Cuauhtémoc Blanco

Asegura que como titular del Ejecutivo vigilará que los recursos federales sigan llegando a quienes aún los necesitan

Local

[Especial] La Nopalera, a dos años del sismo

La ayuda recibida se convirtió en viviendas y obras que empiezan a cambiar la apariencia de este pueblo campesino, en Yautepec

Local

Gobierno de Jiutepec promueve cultura de la Protección Civil

De enero a agosto del presente año se ha evaluado 151 ejercicios de simulacros

Tecnología

Huawei lanza su primer smartphone sin aplicaciones Google

"A causa de la prohibición estadounidense (...) no podemos preinstalar" las aplicaciones Google, declaró Richard Yu, responsable de servicios al consumidor de Huawei

Local

Piden invertir en alertas sísmicas para escuelas

Cada alerta tiene un costo de cien mil pesos, pero una vida vale más, señaló el director de Infraestructura Educativa

Mundo

Justin Trudeau causa polémica por video racista, aparece con cara pintada de negro

En el video el primer ministro de Canadá aparece con jeans rotos y una camiseta, los brazos en alto y maquillaje oscuro en la cara

Local

Juez niega ampliación de investigación en el caso Maximiliano

El Ministerio Público argumentó que no cuenta con algunos videos y que una de las víctimas no ha podido declarar

Política

Senadores del PAN acusan a Morena de mentir sobre donación de recursos a damnificados

Los legisladores de Acción Nacional denunciaron que el 50% de las prerrogativas que iba a donar Morena a los damnificados del sismo del 19S no se donaron