/ jueves 5 de noviembre de 2020

Actores escuchan y escriben historias personas vulnerables

Integrantes de un grupo de teatro se sientan en espacios públicos para redactar la vida de gente sin hogar, pero con un final feliz

MÉXICO. Una máquina de escribir mecánica, de esas que desde hace años entraron en desuso, es el aparato mediante el cual un grupo de teatro en la Ciudad de México intenta cambiar una pequeña parte de la vida, de las personas vulnerables.

“La máquina de los finales perdidos” es un proyecto interdisciplinario en el que un grupo de “actores-mecanógrafos” están dispuestos a escuchar y redactar las historias que algunos “especta-autores” deseen, con la particularidad de que los protagonistas, a menudo con un pasado repleto de dificultades, deben cambiar el final de la historia que vivieron.

Aunque comenzó como un ejercicio para modificar historias de amor y desamor, el proyecto trastocó a los mecanógrafos, quienes vieron en los grupos vulnerables del país más posibilidades para potenciar su idea.

Integrada por actores, artistas visuales, músicos y una psicóloga, la compañía Borderline Teatro, formada en 2012, impulsa el peculiar proyecto, con el que busca explorar lugares de creación para visibilizar, dar voz y escucha a personas en situación de calle, migrantes, refugiados, presos o personas mayores.

“Existen muchas razones por las que una persona tiene que migrar o termina en situación de calle, realidades que vemos pero que no conocemos a fondo”, contó Itzel Enciso, directora del proyecto.

LA MEMORIA Y LAS HISTORIAS

Para Enciso, en la sociedad mexicana existe la pésima idea de calificar a las personas en situación de calle como flojos o gente que no quiere trabajar, “pero nadie se cuestiona por qué viven así, y mucho menos los escucha”.

“Son muchas historias que se entrecruzan para que una persona llegué a determinada situación y con este proyecto nosotros tenemos la oportunidad y el privilegio de hablar con las personas y que nos cuenten su historia personal, algo íntimo”, dijo la mujer.

Ante esa realidad, “La máquina de los finales perdidos”, una especie de máquina del tiempo, ofrece a las personas interesadas la posibilidad de reconstruir la memoria, ser escuchadas y apropiarse de su historia ya que son quienes deciden un nuevo final de un relato.

Explicó que en el ejercicio, el “espectaautor” es “un sujeto activo y creativo ya que es el creador de la historia y depende mucho de ellos cómo se desarrolle la actividad “, mientras que los actores-mecanógrafos “son el vehículo para contar su historia”, por supuesto, con la ayuda de la máquina de escribir.

Al ser una compañía interesada en el trabajo comunitario, su proyecto lo han presentado en casas, asilos, reclusorios y parques, como ocurrió durante un recorrido en uno de los parques de la ciudad.

EL EJERCICIO DE ESCUCHAR

“En cada ejercicio nosotros llegamos sin ninguna expectativa y siempre hay muchas sorpresas. Es un ejercicio de alto impacto”, dijo Ricardo Martínez, uno de los actores que ejercen también como mecanógrafos. “Escuchar a las personas es todo un tema y un reto y la empatía es algo difícil de practicar”, reforzó su compañera Lorena Bojórquez, quien consideró que cada persona “tiene mucha necesidad de hablar” y aunque siempre está la expectativa de qué va pasar, tras “romper el hielo, esa barrera de ser desconocidos ambos cae y comienza la magia”.

“Las personas quieren hablar de ciertas historias y de ciertos momentos de su vida y eso es lo más interesante”, añadió.

En la experiencia de Miquel López, hay una interacción especial entre las personas en situación de calle, reclusos o adultos mayores y cuando son tomados en cuenta, se sienten valorados.

“El simple hecho de sentarnos a escuchar es motivo de felicidad para ellos. En ese momento saben que son personas que tienen voz y que existe alguien que se interesa por su historia, eso para nosotros es abrumador”, apuntó López.

Reconoció que el ejercicio es sorprendente para ambos participantes. “Me emociona que esto cause tanta felicidad, que las personas se sorprendan de ser escuchadas y que juntos escribamos una historia que va ser diferente, es un proceso muy conmovedor”.

Para los integrantes de Borderline Teatro, esa mirada horizontal que hay entre las personas en cada entrevista y la empatía que se muestra es lo que los hace sentirse cercanos en cada historia.

“Compartimos algo entre personas que no nos conocemos y pensamos que esto que hacemos es útil, sobre todo porque se trabaja con la dignidad de las personas y eso hace este trabajo maravilloso”, contó.




Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

MÉXICO. Una máquina de escribir mecánica, de esas que desde hace años entraron en desuso, es el aparato mediante el cual un grupo de teatro en la Ciudad de México intenta cambiar una pequeña parte de la vida, de las personas vulnerables.

“La máquina de los finales perdidos” es un proyecto interdisciplinario en el que un grupo de “actores-mecanógrafos” están dispuestos a escuchar y redactar las historias que algunos “especta-autores” deseen, con la particularidad de que los protagonistas, a menudo con un pasado repleto de dificultades, deben cambiar el final de la historia que vivieron.

Aunque comenzó como un ejercicio para modificar historias de amor y desamor, el proyecto trastocó a los mecanógrafos, quienes vieron en los grupos vulnerables del país más posibilidades para potenciar su idea.

Integrada por actores, artistas visuales, músicos y una psicóloga, la compañía Borderline Teatro, formada en 2012, impulsa el peculiar proyecto, con el que busca explorar lugares de creación para visibilizar, dar voz y escucha a personas en situación de calle, migrantes, refugiados, presos o personas mayores.

“Existen muchas razones por las que una persona tiene que migrar o termina en situación de calle, realidades que vemos pero que no conocemos a fondo”, contó Itzel Enciso, directora del proyecto.

LA MEMORIA Y LAS HISTORIAS

Para Enciso, en la sociedad mexicana existe la pésima idea de calificar a las personas en situación de calle como flojos o gente que no quiere trabajar, “pero nadie se cuestiona por qué viven así, y mucho menos los escucha”.

“Son muchas historias que se entrecruzan para que una persona llegué a determinada situación y con este proyecto nosotros tenemos la oportunidad y el privilegio de hablar con las personas y que nos cuenten su historia personal, algo íntimo”, dijo la mujer.

Ante esa realidad, “La máquina de los finales perdidos”, una especie de máquina del tiempo, ofrece a las personas interesadas la posibilidad de reconstruir la memoria, ser escuchadas y apropiarse de su historia ya que son quienes deciden un nuevo final de un relato.

Explicó que en el ejercicio, el “espectaautor” es “un sujeto activo y creativo ya que es el creador de la historia y depende mucho de ellos cómo se desarrolle la actividad “, mientras que los actores-mecanógrafos “son el vehículo para contar su historia”, por supuesto, con la ayuda de la máquina de escribir.

Al ser una compañía interesada en el trabajo comunitario, su proyecto lo han presentado en casas, asilos, reclusorios y parques, como ocurrió durante un recorrido en uno de los parques de la ciudad.

EL EJERCICIO DE ESCUCHAR

“En cada ejercicio nosotros llegamos sin ninguna expectativa y siempre hay muchas sorpresas. Es un ejercicio de alto impacto”, dijo Ricardo Martínez, uno de los actores que ejercen también como mecanógrafos. “Escuchar a las personas es todo un tema y un reto y la empatía es algo difícil de practicar”, reforzó su compañera Lorena Bojórquez, quien consideró que cada persona “tiene mucha necesidad de hablar” y aunque siempre está la expectativa de qué va pasar, tras “romper el hielo, esa barrera de ser desconocidos ambos cae y comienza la magia”.

“Las personas quieren hablar de ciertas historias y de ciertos momentos de su vida y eso es lo más interesante”, añadió.

En la experiencia de Miquel López, hay una interacción especial entre las personas en situación de calle, reclusos o adultos mayores y cuando son tomados en cuenta, se sienten valorados.

“El simple hecho de sentarnos a escuchar es motivo de felicidad para ellos. En ese momento saben que son personas que tienen voz y que existe alguien que se interesa por su historia, eso para nosotros es abrumador”, apuntó López.

Reconoció que el ejercicio es sorprendente para ambos participantes. “Me emociona que esto cause tanta felicidad, que las personas se sorprendan de ser escuchadas y que juntos escribamos una historia que va ser diferente, es un proceso muy conmovedor”.

Para los integrantes de Borderline Teatro, esa mirada horizontal que hay entre las personas en cada entrevista y la empatía que se muestra es lo que los hace sentirse cercanos en cada historia.

“Compartimos algo entre personas que no nos conocemos y pensamos que esto que hacemos es útil, sobre todo porque se trabaja con la dignidad de las personas y eso hace este trabajo maravilloso”, contó.




Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Local

Podría incrementar costo de la tortilla

El precio de la tortilla, podría llegar incluso, a los 26 pesos por kilo

Local

Esperan finalizar la zafra para el 20 de mayo

La meta de los productores para este año es moler más de 750 mil toneladas de caña

Local

[Mundo Geek] Tiendas de apps aumentan sus ventas en pandemia

Informes de Games Industry posicionan a Timi Studios, de Tencent, como la desarrolladora más grande en la actualidad

Local

Desinterés presente en elección de magistrados del Poder Judicial

La diputada Ariadna Barrera Vázquez, reconoció que sus homólogos estarán imposibilitados de salir a campaña electoral mientras sigan teniendo presente

Local

Vacunas para los 36 municipios del estado

Con cinco puestos de vacunación se llevará a cabo la jornada en el municipio de Ayala

Local

Mireya Gally Jordá toma las riendas del Impepac

Este sábado el Impepac tendrá nueva titular

Política

En debate | Biométricos para telefonía móvil

El registro del número de una línea telefónica móvil en el Padrón Nacional de Usuarios será obligatorio para el usuario con sus datos personales y biométricos

Aderezo

A cocinar canciones

Gabriela Ruiz lanzó Siempre Carmela, un proyecto que lleva la comida de sus restaurantes a domicilio y luego apostó por los lives en redes sociales.