/ jueves 24 de diciembre de 2020

Cuando México intentó suplantar a Santa Claus con Quetzalcóatl

Aunque no lo creas, hubo un presidente que quiso deshacerse del famoso personaje

Imaginar unas navidades sin la omnipresente imagen de Santa Claus suena a ciencia ficción, pero México estuvo a punto de hacerlo realidad en 1930. ¿La alternativa? Popularizar la figura del dios prehispánico Quetzalcóatl como un símbolo navideño.

El 23 de diciembre de ese año, el Estadio Nacional de la capital mexicana, donde se realizaban los grandes eventos políticos de la época, fue escenario de un suceso muy peculiar.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

El presidente del país, Pascual Ortiz, organizó una entrega de regalos a miles de niños ante una pirámide prehispánica presidida por Quetzalcóatl.

Foto: Wikipedia

"Fue una propuesta nacionalista del secretario de Educación, Carlos Trejo, para sustituir a Santa Claus y poner una cosa más mexicana", cuenta a Efe el historiador Alfredo Ávila, profesor e investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Las crónicas de ese día retratan una extraña combinación entre los árboles de Navidad decorados con luces de colores y la procesión de sacerdotes, batallones y bailarines honrando a Quetzalcóatl, representado como una serpiente emplumada.

La primera dama, Josefina Ortiz, fue una de las encargadas de repartir juguetes y dulces a los niños pobres que acudieron al espectáculo, que contó con la asistencia de cerca de 15 mil personas, incluidos diplomáticos extranjeros.

Los inicios del siglo XX estuvieron marcados por un nacionalismo exacerbado en buena parte del mundo occidental y México, donde acababa de triunfar la revolución contra el dictador de gustos afrancesados Porfirio Díaz, no fue una excepción.

"Los gobiernos mexicanos de los años 30 usaron una retórica nacionalista con fuertes referencias de tipo prehispánico para enfrentarse a lo que veían como una posible invasión cultural estadounidense", explica el historiador.

Fue una época en la que diversas marcas estadounidenses entraron con fuerza al mercado mexicano y Coca-Cola popularizó la figura de Santa Claus.

Un pasado mitificado

Sustituir al entrañable anciano de barba blanca por la serpiente emplumada era la forma que tenían las autoridades mexicanas de "potenciar el orgullo del país mirando a sus raíces", unos orígenes muchas veces mitificados.

"Quetzalcóatl era una deidad prehispánica pacífica, del culto a la civilización y que traía el bienestar, a diferencia de otros dioses guerreros como Huitzilopochtli, que no hubieran encajado bien en esta sustitución de Santa Claus, los Reyes Magos o el Niño Dios", sostiene el historiador de la UNAM.

Foto: Wikipedia

Esa exaltación de lo indígena no deja de resultar paradójica en un país que mitificaba las grandes civilizaciones prehispánicas mientras que "para el Gobierno no era importante prestar atención a las comunidades indígenas del momento", que representaban a cerca del 20 % de la población.

Sea como sea, el nuevo emblema navideño no tuvo una gran acogida, pues en el periódico había caricaturas y anuncios que se burlaban de la iniciativa e incluso cartas de lectores incrédulos que se preguntaban si tendrían que acostar a la serpiente emplumada en el belén.

Una de las grandes críticas contra la nueva Navidad indigenista fue el intento de desvincular esa tradición de la religión, en un México profundamente católico.

Los feligreses arriban para pagar sus mandas o pedir favores a la Virgen Morena. Foto: Roberto Hernández

Hay que entender, señaló Ávila, que el Estado mexicano acababa de vencer en la Guerra Cristera (1926-1929), que había enfrentado al Gobierno revolucionario laico con las milicias apoyadas por la Iglesia en una pugna por tener el control de la educación en México.

El Gobierno de Pascual Ortiz, por tanto, tenía pocas simpatías hacia la Iglesia Católica, aunque trató de no herir tantas sensibilidades al celebrar el masivo acto del Estadio Nacional el 23 de diciembre, en lugar del 25 de diciembre.

Ese evento nunca se volvió a repetir y casi 90 años después, Quetzoalcóatl permanece en los museos mientras los niños esperan la llegada del anciano de traje rojo y blanco con un saco lleno de regalos.

Imaginar unas navidades sin la omnipresente imagen de Santa Claus suena a ciencia ficción, pero México estuvo a punto de hacerlo realidad en 1930. ¿La alternativa? Popularizar la figura del dios prehispánico Quetzalcóatl como un símbolo navideño.

El 23 de diciembre de ese año, el Estadio Nacional de la capital mexicana, donde se realizaban los grandes eventos políticos de la época, fue escenario de un suceso muy peculiar.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

El presidente del país, Pascual Ortiz, organizó una entrega de regalos a miles de niños ante una pirámide prehispánica presidida por Quetzalcóatl.

Foto: Wikipedia

"Fue una propuesta nacionalista del secretario de Educación, Carlos Trejo, para sustituir a Santa Claus y poner una cosa más mexicana", cuenta a Efe el historiador Alfredo Ávila, profesor e investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Las crónicas de ese día retratan una extraña combinación entre los árboles de Navidad decorados con luces de colores y la procesión de sacerdotes, batallones y bailarines honrando a Quetzalcóatl, representado como una serpiente emplumada.

La primera dama, Josefina Ortiz, fue una de las encargadas de repartir juguetes y dulces a los niños pobres que acudieron al espectáculo, que contó con la asistencia de cerca de 15 mil personas, incluidos diplomáticos extranjeros.

Los inicios del siglo XX estuvieron marcados por un nacionalismo exacerbado en buena parte del mundo occidental y México, donde acababa de triunfar la revolución contra el dictador de gustos afrancesados Porfirio Díaz, no fue una excepción.

"Los gobiernos mexicanos de los años 30 usaron una retórica nacionalista con fuertes referencias de tipo prehispánico para enfrentarse a lo que veían como una posible invasión cultural estadounidense", explica el historiador.

Fue una época en la que diversas marcas estadounidenses entraron con fuerza al mercado mexicano y Coca-Cola popularizó la figura de Santa Claus.

Un pasado mitificado

Sustituir al entrañable anciano de barba blanca por la serpiente emplumada era la forma que tenían las autoridades mexicanas de "potenciar el orgullo del país mirando a sus raíces", unos orígenes muchas veces mitificados.

"Quetzalcóatl era una deidad prehispánica pacífica, del culto a la civilización y que traía el bienestar, a diferencia de otros dioses guerreros como Huitzilopochtli, que no hubieran encajado bien en esta sustitución de Santa Claus, los Reyes Magos o el Niño Dios", sostiene el historiador de la UNAM.

Foto: Wikipedia

Esa exaltación de lo indígena no deja de resultar paradójica en un país que mitificaba las grandes civilizaciones prehispánicas mientras que "para el Gobierno no era importante prestar atención a las comunidades indígenas del momento", que representaban a cerca del 20 % de la población.

Sea como sea, el nuevo emblema navideño no tuvo una gran acogida, pues en el periódico había caricaturas y anuncios que se burlaban de la iniciativa e incluso cartas de lectores incrédulos que se preguntaban si tendrían que acostar a la serpiente emplumada en el belén.

Una de las grandes críticas contra la nueva Navidad indigenista fue el intento de desvincular esa tradición de la religión, en un México profundamente católico.

Los feligreses arriban para pagar sus mandas o pedir favores a la Virgen Morena. Foto: Roberto Hernández

Hay que entender, señaló Ávila, que el Estado mexicano acababa de vencer en la Guerra Cristera (1926-1929), que había enfrentado al Gobierno revolucionario laico con las milicias apoyadas por la Iglesia en una pugna por tener el control de la educación en México.

El Gobierno de Pascual Ortiz, por tanto, tenía pocas simpatías hacia la Iglesia Católica, aunque trató de no herir tantas sensibilidades al celebrar el masivo acto del Estadio Nacional el 23 de diciembre, en lugar del 25 de diciembre.

Ese evento nunca se volvió a repetir y casi 90 años después, Quetzoalcóatl permanece en los museos mientras los niños esperan la llegada del anciano de traje rojo y blanco con un saco lleno de regalos.

Local

Sigue aquí todo sobre las elecciones 2021 en Morelos

Hasta el 2 de junio de 2021 se realizan las campañas para diputaciones y ayuntamientos. En general se eligen 12 diputaciones por mayoría relativa, ocho diputaciones de representación proporcional, 33 presidencias municipales, 153 regidurías, 33 sindicaturas. Asimismo, se mantienen las campañas para definir cinco diputaciones federales.

Local

Más de 300 personas han visitado la zona arqueológica de Chalcatzingo desde su reapertura

El resto de las zonas arqueológicas, podrían ser reabiertas en próximas fechas

Local

Adultos mayores piden regresar a trabajar a los supermercados

Ante la falta de un anuncio de autoridades en donde se permita la reincorporación laboral de adultos mayores, estos siguen saliendo a las calles a pedir apoyo a la población

Seguridad

Morelos se suma al macrosimulacro nacional del 19 de mayo

Hasta el momento existen 451 inmuebles registrados en la entidad para participar en el macrosimulacro

Local

Diputadas entrevistan a candidatos al Premio Estatal de Contadores

El reconocimiento a favor de los contadores públicos se entregará el próximo 25 de mayo

Deportes

Paty Valle confirma asistencia al Abierto de Para Natación de Cancún 

La sirena morelense confirmó que será su primera competencia oficial del año y durante la pandemia

Política

Juez Fierro continúa otorgando suspensiones contra Ley de Hidrocarburos

Grupo Comercial de México e Ingeniería, Construcción y Obra Electromecánica del Norte, son las dos empresas a las que el juez Fierro les otorgó la suspensión provisional

Deportes

En Oaxtepec, el clasificatorio de Juegos Conade

El Dorados será sede de esta etapa en ambas disciplinas durante el fin de semana