/ miércoles 19 de mayo de 2021

Botica “San José del Calvario” resiste la salud a la antigüita

Con 45 años de existencia, "San José del Calvario" ha sido de las pocas boticas en sobrevivir a la adversidad, como es la pandemia de Covid-19

La farmacia y botica "San José del Calvario" ha acumulado 45 años de historia en Cuernavaca. Sí bien la pandemia de Covid-19 representó bajas ventas, en especial durante el periodo de mayor aislamiento social, hoy se han mantenido gracias a la tradición, al ser una de las pocas boticas que siguen existiendo en el estado y que forman parte del gusto de los ciudadanos.

En junio de 1977, Ernesto Enríquez Calderón inauguró la botica en el corazón de la capital del estado. Comenzaron en calle Matamoros casi esquina con Victoria, posteriormente se movieron a Leandro Valle, pero desde hace 25 años regresaron a calle Matamoros aunque ahora se encuentran casi en la entrada de la vialidad por la iglesia del Calvario.

A partir de los siete años el boticario tuvo sus primeros pininos en este establecimiento, conocido por preparar medicamentos de forma artesanal y venderlos; inició lavando botellas, que en aquel tiempo eran totalmente de vidrio, y haciendo mandados, “me gusto, aprendí y tengo trabajando en farmacias y en botica más de 70 años. Siempre atrás de un mostrador”.

Al pasó de los años, se unieron al negocio familiar su esposa e hijo, éste último hoy es dueño del local. La droguería, como también es conocida, "San José del Calvario” utiliza fórmulas de hace más de cien años, las cuales se basan en farmacopeas españolas, mexicanas, argentinas y latinoamericanas. Sus recetarios están probados de acuerdo a la edad y peso de los clientes y sus productos están a muy bajo costo, con 20 pesos o menos puedes curarte.

¿Cuál es la diferencia entre una farmacia y una botica? Don Ernesto respondió de forma tajante que aquí se venden todos los productos que utilizaban los abuelos para curar cualquier mal, como el anís estrella, la magnesia, y los espíritus para untar, entre otros, “todo lo que era antiguo, que se vendía en boticas, nosotros lo seguimos vendiendo. Es la historia de una botica, pero nos dicen droguería porque así es la denominación hoy en día”.

En la botica "San José del Calvario" el servicio es personalizado, ya que la preparación de cada medicamento toma tiempo según la solicitud del cliente, son fórmulas magistrales que requieren una preparación especial, “usted me pide 100 gramos de esto, 20 gramos de aquello y siempre tardo con una persona, es servicio personalizado totalmente”.

LAS BOTICAS han estado en la primera línea de batalla contra la pandemia, fueron de los pocos servicios básicos que permanecieron abiertos durante la alarma epidemiológica / Susana Paredes | El Sol de Cuernavaca

El servicio es personalizado, ya que la preparación de cada medicamento toma tiempo según la solicitud del cliente, son fórmulas magistrales que requieren una preparación especial

El boticario aseguró que por ello, las farmacias de cadena no son competencia, puesto que si bien comercializan también medicamentos genéricos y de patente, entre otros productos, ofrecen un servicio totalmente diferente.

Las boticas han estado en la primera línea de batalla contra la pandemia, fueron uno de los pocos servicios básicos que permanecieron abiertos durante el estado de alarma y, desde el inicio de la contingencia, les ha tocado enfrentarse, cara a cara, a esta nueva realidad.

Don Ernesto Enríquez Calderón y su esposa apenas hace un mes se han reintegrado al trabajo debido a que todo el primer año de la crisis sanitaria se mantuvieron en casa, su hijo quedo a cargo, atendiendo el negocio, motivo por el cual redujeron los horarios de atención, de 9 a 17 horas cuando normalmente cerraban hasta las 20 horas.

La reducción del horario se ha mantenido pese a que han regresado para cuidar a su personal y evitar que puedan tener algún tipo de contagio, “nuestro personal vive lejos, en algunas ocasiones toman dos rutas, y no queremos que tengan ni más gastos ni que tengan manera de que se contagien, de un lado a otro lugar con la gente. Entonces hacemos horarios corridos que nada más tomen una ruta de ida y de regreso”, indicó.

A pesar de ser considerados un servicio esencial en medio de una pandemia, el boticario afirmó que las ventas disminuyeron considerablemente, en primer lugar porque la gente no salía de sus casas por miedo a contagiarse y hoy ha sido a consecuencia de la falta de dinero y la baja económica que se tiene en el estado.

“Vemos que el dinero no alcanza, no hay dinero, vemos que han cerrado negocios por todos lados, en esta calle por ejemplo, han cerrado muchos negocios, las cortinas están abajo. Puedo decir que sí nos ha reducido bastante, el porcentaje es difícil de decir, todos fácilmente dicen tanto, pero si nos ha bajado la venta”.

La farmacia y botica San José del Calvario ha seguido al pie del cañón por la tradición que representa.

Para la farmacia y botica "San José del Calvario" la venta se redujo desde el momento en que la gente dejo de salir de casa, al ser un negocio donde la gente necesita ver los productos para decidir que comprara, “ve nuestro muestrario y empieza a revisar que vendemos, todo ese tipo de cosas y dicen, “Esto lo utilizaba mi mamá”. El recuerdo de lo de antes aquí está”.

Otro de los graves problemas que tuvieron que enfrentar fue el desabasto de medicamentos e insumos, toda vez que muchos de sus productos son importados, sus proveedores reciben materia primera de Alemania. Los meses pasaron y la mercancía no llegó, por lo cual hoy ya no los tienen en el mercado.

Esto mismo ocurrió con ciertos medicamentos, principalmente vitaminas, que se acabaron por la emergencia sanitaria pero también ante el pánico de la ciudadanía, que decidió adquirirlos en grandes cantidades, “el medicamento más caro que existe es el que no hay y ahorita estamos en ese momento todas las farmacias”.

“Las vitaminas C efervescentes no las encuentras ni genérico ni de patente. Sí nos afecta es parte de que la venta no se dé a como debemos de tenerla, me piden un medicamento pero hay muchos que no hay, y ahorita los más importantes son los de Psiquiatría y esos medicamentos son los más valorados porque estamos hablado de psiquiatría y no hay, están agotados y son muchos, se venden con recetas y aún así no hay”.

La farmacia y botica "San José del Calvario", expresó don Ernesto Enríquez Calderón, ha seguido al pie del cañón por la tradición que representa, al ingresar te transporta a aquellos remedios que te daban tus abuelitos o papás para curar cualquier mal, todo natural y con grandes efectos.

“La botica siempre será botica, esa es una tradición y además los productos son exactamente muy económicos, usted viene acá con 20 pesos y se cura, a lo mejor hasta con menos porque se lleva un té u otras cosas y eso es lo que nos ayuda de que todo es económico, no es comprar un medicamento de mil 100 pesos o de más”.

La farmacia y botica "San José del Calvario" se ubica en calle Matamoros número 79 en el centro de Cuernavaca. Con un horario de servicio de 9 a 17 horas de lunes a viernes y los sábados de 9 a 15 horas. Aquí cuentan con cada una de las medidas sanitarias, brindando seguridad a sus clientes.

Suscríbete a nuestro canal

La farmacia y botica "San José del Calvario" ha acumulado 45 años de historia en Cuernavaca. Sí bien la pandemia de Covid-19 representó bajas ventas, en especial durante el periodo de mayor aislamiento social, hoy se han mantenido gracias a la tradición, al ser una de las pocas boticas que siguen existiendo en el estado y que forman parte del gusto de los ciudadanos.

En junio de 1977, Ernesto Enríquez Calderón inauguró la botica en el corazón de la capital del estado. Comenzaron en calle Matamoros casi esquina con Victoria, posteriormente se movieron a Leandro Valle, pero desde hace 25 años regresaron a calle Matamoros aunque ahora se encuentran casi en la entrada de la vialidad por la iglesia del Calvario.

A partir de los siete años el boticario tuvo sus primeros pininos en este establecimiento, conocido por preparar medicamentos de forma artesanal y venderlos; inició lavando botellas, que en aquel tiempo eran totalmente de vidrio, y haciendo mandados, “me gusto, aprendí y tengo trabajando en farmacias y en botica más de 70 años. Siempre atrás de un mostrador”.

Al pasó de los años, se unieron al negocio familiar su esposa e hijo, éste último hoy es dueño del local. La droguería, como también es conocida, "San José del Calvario” utiliza fórmulas de hace más de cien años, las cuales se basan en farmacopeas españolas, mexicanas, argentinas y latinoamericanas. Sus recetarios están probados de acuerdo a la edad y peso de los clientes y sus productos están a muy bajo costo, con 20 pesos o menos puedes curarte.

¿Cuál es la diferencia entre una farmacia y una botica? Don Ernesto respondió de forma tajante que aquí se venden todos los productos que utilizaban los abuelos para curar cualquier mal, como el anís estrella, la magnesia, y los espíritus para untar, entre otros, “todo lo que era antiguo, que se vendía en boticas, nosotros lo seguimos vendiendo. Es la historia de una botica, pero nos dicen droguería porque así es la denominación hoy en día”.

En la botica "San José del Calvario" el servicio es personalizado, ya que la preparación de cada medicamento toma tiempo según la solicitud del cliente, son fórmulas magistrales que requieren una preparación especial, “usted me pide 100 gramos de esto, 20 gramos de aquello y siempre tardo con una persona, es servicio personalizado totalmente”.

LAS BOTICAS han estado en la primera línea de batalla contra la pandemia, fueron de los pocos servicios básicos que permanecieron abiertos durante la alarma epidemiológica / Susana Paredes | El Sol de Cuernavaca

El servicio es personalizado, ya que la preparación de cada medicamento toma tiempo según la solicitud del cliente, son fórmulas magistrales que requieren una preparación especial

El boticario aseguró que por ello, las farmacias de cadena no son competencia, puesto que si bien comercializan también medicamentos genéricos y de patente, entre otros productos, ofrecen un servicio totalmente diferente.

Las boticas han estado en la primera línea de batalla contra la pandemia, fueron uno de los pocos servicios básicos que permanecieron abiertos durante el estado de alarma y, desde el inicio de la contingencia, les ha tocado enfrentarse, cara a cara, a esta nueva realidad.

Don Ernesto Enríquez Calderón y su esposa apenas hace un mes se han reintegrado al trabajo debido a que todo el primer año de la crisis sanitaria se mantuvieron en casa, su hijo quedo a cargo, atendiendo el negocio, motivo por el cual redujeron los horarios de atención, de 9 a 17 horas cuando normalmente cerraban hasta las 20 horas.

La reducción del horario se ha mantenido pese a que han regresado para cuidar a su personal y evitar que puedan tener algún tipo de contagio, “nuestro personal vive lejos, en algunas ocasiones toman dos rutas, y no queremos que tengan ni más gastos ni que tengan manera de que se contagien, de un lado a otro lugar con la gente. Entonces hacemos horarios corridos que nada más tomen una ruta de ida y de regreso”, indicó.

A pesar de ser considerados un servicio esencial en medio de una pandemia, el boticario afirmó que las ventas disminuyeron considerablemente, en primer lugar porque la gente no salía de sus casas por miedo a contagiarse y hoy ha sido a consecuencia de la falta de dinero y la baja económica que se tiene en el estado.

“Vemos que el dinero no alcanza, no hay dinero, vemos que han cerrado negocios por todos lados, en esta calle por ejemplo, han cerrado muchos negocios, las cortinas están abajo. Puedo decir que sí nos ha reducido bastante, el porcentaje es difícil de decir, todos fácilmente dicen tanto, pero si nos ha bajado la venta”.

La farmacia y botica San José del Calvario ha seguido al pie del cañón por la tradición que representa.

Para la farmacia y botica "San José del Calvario" la venta se redujo desde el momento en que la gente dejo de salir de casa, al ser un negocio donde la gente necesita ver los productos para decidir que comprara, “ve nuestro muestrario y empieza a revisar que vendemos, todo ese tipo de cosas y dicen, “Esto lo utilizaba mi mamá”. El recuerdo de lo de antes aquí está”.

Otro de los graves problemas que tuvieron que enfrentar fue el desabasto de medicamentos e insumos, toda vez que muchos de sus productos son importados, sus proveedores reciben materia primera de Alemania. Los meses pasaron y la mercancía no llegó, por lo cual hoy ya no los tienen en el mercado.

Esto mismo ocurrió con ciertos medicamentos, principalmente vitaminas, que se acabaron por la emergencia sanitaria pero también ante el pánico de la ciudadanía, que decidió adquirirlos en grandes cantidades, “el medicamento más caro que existe es el que no hay y ahorita estamos en ese momento todas las farmacias”.

“Las vitaminas C efervescentes no las encuentras ni genérico ni de patente. Sí nos afecta es parte de que la venta no se dé a como debemos de tenerla, me piden un medicamento pero hay muchos que no hay, y ahorita los más importantes son los de Psiquiatría y esos medicamentos son los más valorados porque estamos hablado de psiquiatría y no hay, están agotados y son muchos, se venden con recetas y aún así no hay”.

La farmacia y botica "San José del Calvario", expresó don Ernesto Enríquez Calderón, ha seguido al pie del cañón por la tradición que representa, al ingresar te transporta a aquellos remedios que te daban tus abuelitos o papás para curar cualquier mal, todo natural y con grandes efectos.

“La botica siempre será botica, esa es una tradición y además los productos son exactamente muy económicos, usted viene acá con 20 pesos y se cura, a lo mejor hasta con menos porque se lleva un té u otras cosas y eso es lo que nos ayuda de que todo es económico, no es comprar un medicamento de mil 100 pesos o de más”.

La farmacia y botica "San José del Calvario" se ubica en calle Matamoros número 79 en el centro de Cuernavaca. Con un horario de servicio de 9 a 17 horas de lunes a viernes y los sábados de 9 a 15 horas. Aquí cuentan con cada una de las medidas sanitarias, brindando seguridad a sus clientes.

Suscríbete a nuestro canal

Local

Muere Leopoldo 'Polo' Tovar Enríquez

En redes sociales, excompañeros de labor en el Ayuntamiento de Cuernavaca, de Jiutepec han externado sus condolencias por el deceso.

Local

En aumento las muertes y nuevos casos de Covid-19 en las últimas horas

La Secretaría de Salud precisó que Morelos ha registrado 159 casos de Covid-19 cada 24 horas en promedio

Local

AMLO confirma gira y 'mañanera' en Morelos

El presidente tiene planeado estar presente en la conmemoración del natalicio de José María Morelos y Pavón, este 30 de septiembre

Local

En aumento las muertes y nuevos casos de Covid-19 en las últimas horas

La Secretaría de Salud precisó que Morelos ha registrado 159 casos de Covid-19 cada 24 horas en promedio

Local

Muere Leopoldo 'Polo' Tovar Enríquez

En redes sociales, excompañeros de labor en el Ayuntamiento de Cuernavaca, de Jiutepec han externado sus condolencias por el deceso.

Local

En Tepoztlán no se autorizó ninguna fiesta de ‘Ayahuasca’

A pesar de que en redes sociales se promueve una ceremonia para el próximo 2 de octubre, autoridades aclaran que no hay permiso por parte del Ayuntamiento

Local

Rafael Cepeda recibe constancia de ratificación del Impepac

El líder del transporte fungirá como integrante del cabildo de Cuernavaca en el periodo 2021-2024

Local

SNTE entrega insumos de protección contra Covid-19

Se mantendrán los recorridos para conocer, de primera mano, los requerimientos e inquietudes de los docentes, señaló la secretaria general de la Sección 19, Gabriela Bañón

Local

Ya son 118 casos positivos de Covid-19 en el sector educativo

Autoridades de Salud y Educación reiteran que ningún plantel debe cerrar por decisión unilateral