imagotipo

Con la música en la sangre

  • Emmanuel Ruiz
  • en Local

Durante cuatro generaciones, la familia Rendón, del poblado de Cuautlixco, ha llevado la música en sus venas.

Desde su bisabuelo hasta su padre y sus primos, el pequeño Christopher, de siete años de edad, tiene el apoyo de su familia para convertirse en cantante.

Según describe Rómulo Rendón, abuelo de Christopher, el gusto musical ha llegado a su familia de manera lírica, fuera de las escuelas, desde que su padre empezó a tocar en una banda de viento.

“Soy lírico; no tengo escuela, igual que la mayoría de mis hijos y mis nietos, que están con la inquietud de saber tocar guitarra”, explica.

Acostumbrados a cantar y tocar en fiestas familiares, el último retoño familiar quiere ir más lejos a través de la música ranchera y los corridos.

A sus siete años, Christopher domina algunas canciones y participa en actividades culturales en la escuela primaria Plan de Ayala, donde estudia.

“Le gusta, le nace; cuando hay eventos, él participa, le gusta bailar, como que ya lo trae. En el preescolar también lo escucharon, y fue por eso que lo llamaron”, señala su padre, Omar Rendón, después de la participación que tuvo su hijo en un festival cultural.

“Empezó de más chiquito, empezaba a hablar y ya comenzaba a cantar, aunque sea ‘mochitas’ las canciones, ya lo trae, y lo que tiene es que no le da pena”, resalta el abuelo.

Aunque su familia sabe que el niño puede ser lo que quiera cuando crezca, que por ahora quiera ser cantante es capaz de hacerlos ir en busca de apoyo hacia las instancias que tengan que visitar, con tal de ver cumplido su sueño.