/ martes 16 de marzo de 2021

“El poder quiere controlar a los órganos electorales”

Busca el Impepac generar condiciones para la paz y la salud de la ciudadanía en los comicios

Hay deseos de controlar a los órganos electorales desde el poder público, por lo que es necesario avanzar en la autonomía presupuestal de los mismos, asegura Pedro Gregorio Alvarado Ramos, presidente provisional del Instituto Morelense de Procesos Electorales y Participación Ciudadana en entrevista exclusiva con El Sol de Cuernavaca en que reconoce que las del 6 junio serán las elecciones más grandes pero también más complejas y complicadas de la historia, y en ellas se jugará la paz del estado.

Alvarado Ramos era muy joven cuando presidió por primera vez una casilla electoral allá en el 1994, desde entonces quedó fascinado por los procesos democráticos que ha observado de cerca y en los que ha participado como elector, observador, o funcionario electoral. Hoy le toca encabezar, por lo menos hasta el 15 de abril que se designe al consejero presidente definitivo, el Instituto Morelense de Procesos Electorales y Participación Ciudadana. No es sencillo porque su arribo se da por dos terribles vías, la crisis que generó la destitución de la consejera presidenta, Ana Isabel León Trueba, y el luto que provocó la muerte de quien la sustituyó, América Preciado Bahena, a quien se refiere un par de veces en la entrevista, y muchas más en la plática previa.

Para el ingeniero y pedagogo, a punto de concluir la maestría en educación, los procesos electorales revisten una importancia crucial en la paz, y por ello los órganos autónomos deben consolidar su autonomía incluso en materia presupuestal.

Generar condiciones para la paz

“Evidentemente hay un entorno complicado, complejo, difícil, en principio de cuentas por cuestión de la pandemia, el riesgo de contagios, la estrategia de vacunación no está aún bien definida; y tenemos una sociedad muy polarizada, en ese sentido tenemos un entorno difícil, porque igual que América (Preciado Bahena), yo le apuesto a que al igual que en el entorno de pareja, de familia, y también en lo político, debemos de tender al diálogo, a la conciliación, a los consensos, esa es la tónica que estamos tratando de llevar ahora. No siempre se consigue, pero debemos ir hacia allá, bajarle a la polarización, porque ella nos genera violencia en todas sus manifestaciones, verbal, física, principalmente. El entorno económico, el entorno de la delincuencia, hacen de sí compleja esta elección que además es la más grande de la historia, hay 23 partidos políticos y eso implica muchas cuestiones, uno de sus retos, significa que ahora se están registrando y si completan todos sus registros serán casi once mil.

Morelos es el estado que más partidos tiene y eso hace el escenario muy complejo, con muchas variables y mucha incertidumbre no puedes controlar todas las variables, tratamos de hacerlo con las que están a nuestro alcance, las que podemos manejar en el instituto, y tratas de hacerlo de la mejor manera. Nos vamos a morir en el intento de que así sea. Tenemos buena relación con el INE”, refrenda Alvarado Ramos en la entrevista.

Reconoce que la mudanza a redes sociales de gran parte de la comunicación política, ha generado el inicio de ataques “eventualmente comenzamos a ver algunos, pero esperamos que se centren en una campaña de propuesta”.

De la banda y chinelo al registro en línea

Los registros en línea estaban preparados desde hace dos procesos electorales, pero los partidos políticos no los aceptaban, querían hacerlos de forma tradicional, con banda y chinelo. La pandemia los obligó a admitirlos y aunque querían que dejáramos la puerta abierta, pero tenemos que conciliar dos derechos humanos, a votar y ser votado, y a la salud; entonces no podemos dejar una rendija que permita aumentar el riesgo. “Creo que en ese sentido hubo buena voluntad de los partidos políticos para llevar los registros en línea”.

Aunque el Impepac tiene un protocolo para las campañas que evitaría mayores riesgos de contagios de Covid-19 durante la etapa de proselitismo que se dará con la pandemia aún viva, no le corresponde al órgano electoral sancionarlo. Recuerda el pronunciamiento de reporteros que rechazaron hacer coberturas en actos que no contaran con las medidas sanitarias que garantizaran su seguridad y reconoce que en acatamiento a ello, y a la propia voluntad del Impepac, “hemos sido muy responsables”, revisan el protocolo sanitario cada dos semanas. Ya hay un protocolo sanitario aprobado para las campañas; el secretario ejecutivo del Impepac tiene la responsabilidad de revisar los informes de los actos de campaña que reportan los consejos municipales y distritales, “pero en ese sentido nosotros somos autoridad en materia electoral, no podemos sancionar, eso le corresponde a Secretaría de Salud, Protección Civil, que ya lo han hecho en algunos eventos de precampaña, nosotros emitimos el protocolo e invitamos a los partidos políticos a ser responsables… Es un buen momento para que hagan uso de su creatividad”.

De suspender la elección ni hablamos

La estimación de participación ciudadana para el 6 de junio próximo es de alrededor del 48%, la meta es similar a la de otras elecciones intermedias, será difícil, pero Hidalgo y Coahuila la alcanzaron en el 2020. La meta es que esos porcentajes no disminuyan, y de ser posible aumentarlos, asegura Alvarado Ramos.

Dependerá de generar confianza no sólo en el proceso, sino en las condiciones sanitarias que se tendrán en las casillas que por primera vez tendrán hasta 30 personas de manera permanente, entre funcionarios electorales, representantes de partidos y de candidatos, lo que supone un reto mayor.

Ni hablar de la suspensión de elecciones pese a la pandemia, asegura Pedro Alvarado. Ya se tiene una vacuna, hay firmeza y convicción de que los comicios se celebrarán el seis de junio… no pueden suspenderse las elecciones por ningún motivo. La autoridad electoral llevará a cabo todos los protocolos necesarios para cuidar la salud de la ciudadanía.

El Impepac y el INE han avanzado también mucho en el modelo de casilla que contará con medidas sanitarias suficientes, filas en que se respetará la distancia de 1.5 metros para reducir riesgos, y hasta se ha planteado que cada tres horas se cierre por un momento la casilla para ser sanitizada. Igual se pedirá a la ciudadanía llevar su propio marcador para marcar su voto; se exigirá cubrebocas. La idea es brindar todas las medidas sanitarias para no inhibir la participación y con ello “abonar a la vida democrática, la gobernabilidad y la paz social de nuestro país”, asegura.

El juicio electoral va

Pedro Gregorio Alvarado Ramos asegura que si bien ha habido buenos acercamientos con el gobierno del estado, “no coincidimos en muchas cosas, en otras sí, agradecimos el apoyo de los 75 millones de pesos de ampliación presupuestal, pero es insuficiente. Un proceso electoral en estas condiciones, la pandemia, la boleta electoral crece de tamaño carta a doble carta, de suyo eso eleva los costos… es una elección menos (la de gobernador), pero son más partidos (crecieron de 11 a 23 respecto al proceso anterior). Adicionalmente, la cuestión indígena, acciones afirmativas y lineamientos. Al término de la elección constitucional, nosotros, por mandato de los tribunales, tenemos que llevar a cabo una consulta quince días después del proceso electoral, que estamos preparando de manera simultánea, y eso evidentemente te genera necesidad de recursos”.

La consulta verificará el grado de satisfacción de los grupos indígenas sobre las acciones afirmativas que también fueron mandatadas por los tribunales, explica. Es un proceso de dos años, se emitieron acuerdos, los tribunales enmendaron la plana, y finalmente se aprobaron acciones afirmativas para las comunidades indígenas.

El reto postelectoral

En Morelos no tenemos ni buenos perdedores ni generosos ganadores, coincido con Pedro Gregorio ya en más confianza, después de coincidir ambos en que los resultados electorales son lo bastante confiables para generar el respaldo de la ciudadanía, el problema, le insisto, viene luego, cuando los partidos deben reconocer el triunfo ajeno.

No se trata de criticar a la ciudadanía por no informarse más de los políticos y sus propuestas, porque la gente está más preocupada por solucionar sus problemas diarios, básicamente los económicos, asegura. La autoridad electoral debe motivarlos a participar “haciéndolos sentir que su voto vale”.

Porque lo costoso no son los órganos electorales, sino la desconfianza, advierte. Esa desconfianza a menudo es abonada por los partidos políticos y la polarización que mantienen. Frente a ello, sociedad y políticos deben hacer un gran ejercicio de conciliación y diálogo, es un reto monumental y lo tenemos todos, aprender a ser democráticos, dice.

Y reconoce que no es fácil porque los partidos buscan ganar a toda costa. Los nuevos partidos por ejemplo, van a querer mantener su registro, y van a hacer todo lo que esté a su alcance para conseguirlo, y al decir todo, ya te imaginarás… y en ese sentido… van a impugnar todo, hasta un voto que quieran rescatar porque le va a sumar porcentaje”.

Buscar la autonomía presupuestal

Ya sería hora de pensar en una ley que asegure los recursos suficientes para los órganos constitucionales autónomos, reconoce Pedro Alvarado. Ya es hora de pensar en que no son dependencias del gobierno y así como se hizo con la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, conceder una proporción fija del presupuesto, de forma que no estén sujetos a vaivenes presupuestarios y a voluntad del Ejecutivo y el Legislativo.

No se acaba de entender esa realidad (la de los órganos constitucionales autónomos) y por eso a veces se entra en ese debate de que si gastan mucho o les dan mucho, no es que nos den, es que tienen que respetar la autonomía del órgano electoral. En la medida en que haya una ley que permita una asignación segura del presupuesto, se podrá afianzar la autonomía del Impepac.

“Hay el deseo de controlar los órganos electorales, son un bocado muy apetecible, pero ya no lo tienen, deben aprender a vivir con eso porque no pueden tener que ver con la personalidad de los poderes y quienes los manejan”, concluye.

Hay deseos de controlar a los órganos electorales desde el poder público, por lo que es necesario avanzar en la autonomía presupuestal de los mismos, asegura Pedro Gregorio Alvarado Ramos, presidente provisional del Instituto Morelense de Procesos Electorales y Participación Ciudadana en entrevista exclusiva con El Sol de Cuernavaca en que reconoce que las del 6 junio serán las elecciones más grandes pero también más complejas y complicadas de la historia, y en ellas se jugará la paz del estado.

Alvarado Ramos era muy joven cuando presidió por primera vez una casilla electoral allá en el 1994, desde entonces quedó fascinado por los procesos democráticos que ha observado de cerca y en los que ha participado como elector, observador, o funcionario electoral. Hoy le toca encabezar, por lo menos hasta el 15 de abril que se designe al consejero presidente definitivo, el Instituto Morelense de Procesos Electorales y Participación Ciudadana. No es sencillo porque su arribo se da por dos terribles vías, la crisis que generó la destitución de la consejera presidenta, Ana Isabel León Trueba, y el luto que provocó la muerte de quien la sustituyó, América Preciado Bahena, a quien se refiere un par de veces en la entrevista, y muchas más en la plática previa.

Para el ingeniero y pedagogo, a punto de concluir la maestría en educación, los procesos electorales revisten una importancia crucial en la paz, y por ello los órganos autónomos deben consolidar su autonomía incluso en materia presupuestal.

Generar condiciones para la paz

“Evidentemente hay un entorno complicado, complejo, difícil, en principio de cuentas por cuestión de la pandemia, el riesgo de contagios, la estrategia de vacunación no está aún bien definida; y tenemos una sociedad muy polarizada, en ese sentido tenemos un entorno difícil, porque igual que América (Preciado Bahena), yo le apuesto a que al igual que en el entorno de pareja, de familia, y también en lo político, debemos de tender al diálogo, a la conciliación, a los consensos, esa es la tónica que estamos tratando de llevar ahora. No siempre se consigue, pero debemos ir hacia allá, bajarle a la polarización, porque ella nos genera violencia en todas sus manifestaciones, verbal, física, principalmente. El entorno económico, el entorno de la delincuencia, hacen de sí compleja esta elección que además es la más grande de la historia, hay 23 partidos políticos y eso implica muchas cuestiones, uno de sus retos, significa que ahora se están registrando y si completan todos sus registros serán casi once mil.

Morelos es el estado que más partidos tiene y eso hace el escenario muy complejo, con muchas variables y mucha incertidumbre no puedes controlar todas las variables, tratamos de hacerlo con las que están a nuestro alcance, las que podemos manejar en el instituto, y tratas de hacerlo de la mejor manera. Nos vamos a morir en el intento de que así sea. Tenemos buena relación con el INE”, refrenda Alvarado Ramos en la entrevista.

Reconoce que la mudanza a redes sociales de gran parte de la comunicación política, ha generado el inicio de ataques “eventualmente comenzamos a ver algunos, pero esperamos que se centren en una campaña de propuesta”.

De la banda y chinelo al registro en línea

Los registros en línea estaban preparados desde hace dos procesos electorales, pero los partidos políticos no los aceptaban, querían hacerlos de forma tradicional, con banda y chinelo. La pandemia los obligó a admitirlos y aunque querían que dejáramos la puerta abierta, pero tenemos que conciliar dos derechos humanos, a votar y ser votado, y a la salud; entonces no podemos dejar una rendija que permita aumentar el riesgo. “Creo que en ese sentido hubo buena voluntad de los partidos políticos para llevar los registros en línea”.

Aunque el Impepac tiene un protocolo para las campañas que evitaría mayores riesgos de contagios de Covid-19 durante la etapa de proselitismo que se dará con la pandemia aún viva, no le corresponde al órgano electoral sancionarlo. Recuerda el pronunciamiento de reporteros que rechazaron hacer coberturas en actos que no contaran con las medidas sanitarias que garantizaran su seguridad y reconoce que en acatamiento a ello, y a la propia voluntad del Impepac, “hemos sido muy responsables”, revisan el protocolo sanitario cada dos semanas. Ya hay un protocolo sanitario aprobado para las campañas; el secretario ejecutivo del Impepac tiene la responsabilidad de revisar los informes de los actos de campaña que reportan los consejos municipales y distritales, “pero en ese sentido nosotros somos autoridad en materia electoral, no podemos sancionar, eso le corresponde a Secretaría de Salud, Protección Civil, que ya lo han hecho en algunos eventos de precampaña, nosotros emitimos el protocolo e invitamos a los partidos políticos a ser responsables… Es un buen momento para que hagan uso de su creatividad”.

De suspender la elección ni hablamos

La estimación de participación ciudadana para el 6 de junio próximo es de alrededor del 48%, la meta es similar a la de otras elecciones intermedias, será difícil, pero Hidalgo y Coahuila la alcanzaron en el 2020. La meta es que esos porcentajes no disminuyan, y de ser posible aumentarlos, asegura Alvarado Ramos.

Dependerá de generar confianza no sólo en el proceso, sino en las condiciones sanitarias que se tendrán en las casillas que por primera vez tendrán hasta 30 personas de manera permanente, entre funcionarios electorales, representantes de partidos y de candidatos, lo que supone un reto mayor.

Ni hablar de la suspensión de elecciones pese a la pandemia, asegura Pedro Alvarado. Ya se tiene una vacuna, hay firmeza y convicción de que los comicios se celebrarán el seis de junio… no pueden suspenderse las elecciones por ningún motivo. La autoridad electoral llevará a cabo todos los protocolos necesarios para cuidar la salud de la ciudadanía.

El Impepac y el INE han avanzado también mucho en el modelo de casilla que contará con medidas sanitarias suficientes, filas en que se respetará la distancia de 1.5 metros para reducir riesgos, y hasta se ha planteado que cada tres horas se cierre por un momento la casilla para ser sanitizada. Igual se pedirá a la ciudadanía llevar su propio marcador para marcar su voto; se exigirá cubrebocas. La idea es brindar todas las medidas sanitarias para no inhibir la participación y con ello “abonar a la vida democrática, la gobernabilidad y la paz social de nuestro país”, asegura.

El juicio electoral va

Pedro Gregorio Alvarado Ramos asegura que si bien ha habido buenos acercamientos con el gobierno del estado, “no coincidimos en muchas cosas, en otras sí, agradecimos el apoyo de los 75 millones de pesos de ampliación presupuestal, pero es insuficiente. Un proceso electoral en estas condiciones, la pandemia, la boleta electoral crece de tamaño carta a doble carta, de suyo eso eleva los costos… es una elección menos (la de gobernador), pero son más partidos (crecieron de 11 a 23 respecto al proceso anterior). Adicionalmente, la cuestión indígena, acciones afirmativas y lineamientos. Al término de la elección constitucional, nosotros, por mandato de los tribunales, tenemos que llevar a cabo una consulta quince días después del proceso electoral, que estamos preparando de manera simultánea, y eso evidentemente te genera necesidad de recursos”.

La consulta verificará el grado de satisfacción de los grupos indígenas sobre las acciones afirmativas que también fueron mandatadas por los tribunales, explica. Es un proceso de dos años, se emitieron acuerdos, los tribunales enmendaron la plana, y finalmente se aprobaron acciones afirmativas para las comunidades indígenas.

El reto postelectoral

En Morelos no tenemos ni buenos perdedores ni generosos ganadores, coincido con Pedro Gregorio ya en más confianza, después de coincidir ambos en que los resultados electorales son lo bastante confiables para generar el respaldo de la ciudadanía, el problema, le insisto, viene luego, cuando los partidos deben reconocer el triunfo ajeno.

No se trata de criticar a la ciudadanía por no informarse más de los políticos y sus propuestas, porque la gente está más preocupada por solucionar sus problemas diarios, básicamente los económicos, asegura. La autoridad electoral debe motivarlos a participar “haciéndolos sentir que su voto vale”.

Porque lo costoso no son los órganos electorales, sino la desconfianza, advierte. Esa desconfianza a menudo es abonada por los partidos políticos y la polarización que mantienen. Frente a ello, sociedad y políticos deben hacer un gran ejercicio de conciliación y diálogo, es un reto monumental y lo tenemos todos, aprender a ser democráticos, dice.

Y reconoce que no es fácil porque los partidos buscan ganar a toda costa. Los nuevos partidos por ejemplo, van a querer mantener su registro, y van a hacer todo lo que esté a su alcance para conseguirlo, y al decir todo, ya te imaginarás… y en ese sentido… van a impugnar todo, hasta un voto que quieran rescatar porque le va a sumar porcentaje”.

Buscar la autonomía presupuestal

Ya sería hora de pensar en una ley que asegure los recursos suficientes para los órganos constitucionales autónomos, reconoce Pedro Alvarado. Ya es hora de pensar en que no son dependencias del gobierno y así como se hizo con la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, conceder una proporción fija del presupuesto, de forma que no estén sujetos a vaivenes presupuestarios y a voluntad del Ejecutivo y el Legislativo.

No se acaba de entender esa realidad (la de los órganos constitucionales autónomos) y por eso a veces se entra en ese debate de que si gastan mucho o les dan mucho, no es que nos den, es que tienen que respetar la autonomía del órgano electoral. En la medida en que haya una ley que permita una asignación segura del presupuesto, se podrá afianzar la autonomía del Impepac.

“Hay el deseo de controlar los órganos electorales, son un bocado muy apetecible, pero ya no lo tienen, deben aprender a vivir con eso porque no pueden tener que ver con la personalidad de los poderes y quienes los manejan”, concluye.

Local

Estas son las restricciones ante el semáforo amarillo en Morelos

El semáforo en color amarillo obliga a toda la población a reforzar el Escudo de la Salud para evitar más contagios de Covid-19

Local

Millennials le hacen el feo a la vacuna Sinovac

Muchos de los ciudadanos que fueron a inmunizarse exigieron que les aplicaran la vacuna de Astra Zeneca

Local

La población organizada reforestará Hueyapan

En el municipio, uno de los problemas ambientales más recurrentes es la tala clandestina

Local

Valvina, ¿Qué no haría una madre por su hijo?

Este lunes, Valvina llevó a su hijo a vacunar, porque el miedo de enferme es mayor al de enfrentar las dificultades para el traslado de más de media hora

Mundo

Suben a 164 los muertos por inundaciones en India

El total de muertes desde el 1 de junio a la fecha es de 251 personas

Finanzas

Avanza en junio recuperación de empleos: Inegi

La recuperación implica un incremento de siete millones de personas trabajando

Mundo

Rusia bloquea portales de internet vinculados con Navalni

En junio, la justicia rusa calificó de "extremistas" las organizaciones de Navalni

Mundo

Nuevo ataque contra aldea en Níger deja saldo de 13 muertos

Las regiones nigerinas de Tillabéri, Diffa y Tahoua se convirtieron en los últimos meses en escenario de incursiones terroristas

Finanzas

[Emprende y Emplea] Cómo emprender en tiempos de Covid

La crisis sanitaria se convirtió en una oportunidad para quienes se decidieron por fin a crear sus empresas