/ sábado 1 de agosto de 2020

[Especial] ¡Adiós al adióóós!

El piropo fue considerado hasta mediados del siglo pasado una práctica de galantería; ahora buscan erradicarlo al ser evidenciado como un primer signo de violencia sexual contra las mujeres

Perpetrado durante décadas como una costumbre (y hasta un arte) que requería de inteligencia y perspicacia, el piropo es una práctica que muchos hombres siguen considerando como un signo de la galantería, pero que cada vez atrae a menos mujeres. Si en el pasado enaltecer verbalmente las cualidades de una mujer podía consistir en un acierto con miras a conquistarla, la alzamiento feminista ha advertido en este tipo de expresiones la antesala de la violencia sexual.

Antes de que entrara el desuso, el piropo gozó de gran aceptación como una expresión de la galantería y el arte de la conquista, convirtiéndose en una técnica para la que muy pocos llegaron a ser buenos. En el siglo XX, el argentino Fernando Albiero Bertapelle (1875-1963), popularmente conocido como Jardín Florido, se convirtió en una figura célebre debido a los elogios que dirigía a las mujeres que transitaban en las calles de la ciudad de Córdoba, a principios del siglo pasado.

En México, hacia la mitad del siglo pasado, nadie se alarmaba cuando los clásicos del cine repetían piropos en una escena sí y a la siguiente también. “Ay, mamacita linda, si como lo meneas lo bates, qué sabroso chocolate”, le gritaba alguien a la gigante María Félix en la película La Valentina.

Antesala de la violencia de género

Entre los siglos XX y XXI, el cambio de paradigmas morales y la reinterpretación de las conductas sociales con perspectiva de género convirtió al piropo no sólo en un tema de debate, sino que ha evidenciado en él un primer signo de la violencia sexua.

“Se entiende que en la mayoría de las veces, la aceptación que tiene el piropo en las mujeres se debe a la manera en que fuimos educadas, pues desde pequeñas nos enseñan o ‘acostumbran’ a recibir comentarios acerca de nuestra belleza, la cual tiene que ser reconocida por los demás”, escribía Celia Ramírez en 2017 en su artículo Los piropos: ¿halago o violencia contra las mujeres?, difundido por el gobierno federal.

Suscríbete gratis al Newsletter aquí

Hay quienes no necesariamente ven en el piropo un acto de acoso, pero sí un tema de educación:“Una buena educación sexual frenaría muchas de las actitudes de los hombres hacia las mujeres en cuanto al acoso callejero, puesto que los hombres tendrían en cuenta que, más que objetos de sus deseos, las mujeres son personas”, opina Eva Castañeda, del colectivo “Heroicas e Históricas”.

El piropo

El término hace referencia a un mineral que es considerado una piedra preciosa, y que en la España antigua los jóvenes obsequiaban a las mujeres que querían conquistar. Esta práctica de galanteria se originó entre los siglos XII y XIII en las cortes reales de Europa.

Si la violencia no se ve en un golpe, un moretón o algo físico, creemos que no existe, y el lenguaje que se emplea en los piropos es sexista, misógino y nos violenta. El piropo nos cosifica.


Andrea Carlón, integrante del colectivo Heroicas e Históricas

Perpetrado durante décadas como una costumbre (y hasta un arte) que requería de inteligencia y perspicacia, el piropo es una práctica que muchos hombres siguen considerando como un signo de la galantería, pero que cada vez atrae a menos mujeres. Si en el pasado enaltecer verbalmente las cualidades de una mujer podía consistir en un acierto con miras a conquistarla, la alzamiento feminista ha advertido en este tipo de expresiones la antesala de la violencia sexual.

Antes de que entrara el desuso, el piropo gozó de gran aceptación como una expresión de la galantería y el arte de la conquista, convirtiéndose en una técnica para la que muy pocos llegaron a ser buenos. En el siglo XX, el argentino Fernando Albiero Bertapelle (1875-1963), popularmente conocido como Jardín Florido, se convirtió en una figura célebre debido a los elogios que dirigía a las mujeres que transitaban en las calles de la ciudad de Córdoba, a principios del siglo pasado.

En México, hacia la mitad del siglo pasado, nadie se alarmaba cuando los clásicos del cine repetían piropos en una escena sí y a la siguiente también. “Ay, mamacita linda, si como lo meneas lo bates, qué sabroso chocolate”, le gritaba alguien a la gigante María Félix en la película La Valentina.

Antesala de la violencia de género

Entre los siglos XX y XXI, el cambio de paradigmas morales y la reinterpretación de las conductas sociales con perspectiva de género convirtió al piropo no sólo en un tema de debate, sino que ha evidenciado en él un primer signo de la violencia sexua.

“Se entiende que en la mayoría de las veces, la aceptación que tiene el piropo en las mujeres se debe a la manera en que fuimos educadas, pues desde pequeñas nos enseñan o ‘acostumbran’ a recibir comentarios acerca de nuestra belleza, la cual tiene que ser reconocida por los demás”, escribía Celia Ramírez en 2017 en su artículo Los piropos: ¿halago o violencia contra las mujeres?, difundido por el gobierno federal.

Suscríbete gratis al Newsletter aquí

Hay quienes no necesariamente ven en el piropo un acto de acoso, pero sí un tema de educación:“Una buena educación sexual frenaría muchas de las actitudes de los hombres hacia las mujeres en cuanto al acoso callejero, puesto que los hombres tendrían en cuenta que, más que objetos de sus deseos, las mujeres son personas”, opina Eva Castañeda, del colectivo “Heroicas e Históricas”.

El piropo

El término hace referencia a un mineral que es considerado una piedra preciosa, y que en la España antigua los jóvenes obsequiaban a las mujeres que querían conquistar. Esta práctica de galanteria se originó entre los siglos XII y XIII en las cortes reales de Europa.

Si la violencia no se ve en un golpe, un moretón o algo físico, creemos que no existe, y el lenguaje que se emplea en los piropos es sexista, misógino y nos violenta. El piropo nos cosifica.


Andrea Carlón, integrante del colectivo Heroicas e Históricas

Seguridad

Vinculan a proceso a exalcalde de Zacatepec

Presuntamente distrajo casi medio millón de pesos del Ayuntamiento

Local

En Morelos así será la entrega de libros de texto a estudiantes de nivel básico

Este lunes 10 de agosto dio inicio la entrega de aproximadamente 514 mil 829 libros a las y los directores de secundarias generales y 46 secundarias técnicas

Local

Más de 50 morelenses han muerto en Estados Unidos por la pandemia

La Confederación de Migrantes Morelenses advierte de la difícil situación que enfrentan los connacionales ante la falta de seguros médicos

Sociedad

Comida chatarra, responsable de matar a mitad de mexicanos: Gatell

El funcionario indicó que la mitad de la mortandad en México a lo largo de la última década y media se asocia a la mala nutrición

Sociedad

Mexico supera los 53 mil muertos por Covid-19

En las últimas horas se registraron además 5 mil 558 nuevos casos confirmados elevando la cifra a un total de 485 mil 836 contagios

Futbol

Despiden a Rafael Puente; deja de ser DT del Atlas

Puente del Río deja entonces la dirección técnica del equipo

Local

En Morelos cierran 15 granjas porcícolas

Cae la producción de carne de cerdo en el estado, dejó de ser negocio al caer el precio hasta 40%

Seguridad

Vinculan a proceso a exalcalde de Zacatepec

Presuntamente distrajo casi medio millón de pesos del Ayuntamiento

Local

De panzazo acreditan aspirantes a consejeros del Impepac

Con calificaciones de 6.17 a 8 aprueban el examen aplicado por Ceneval