/ sábado 17 de octubre de 2020

[Especial] Cantinas, una tradición condenada a desaparecer

Estos lugares van contra una fuerte competencia que son los bares y antros de moda, que ofrecen litro y litros de bebida muy barata

Desde antes de la contingencia sanitaria, las cantinas tradicionales de Cuernavaca, habían venido a menos ante la feroz competencia de bares y antros de moda, de franquicias y demás que ofrecen muchas veces a sus clientes, principalmente jóvenes, litros y litros de bebida, a decir de los viejos cantineros, de dudosa procedencia y por ello muy barata, hoy tras la emergencia luchan por sobrevivir, con las recetas de antaño, las ricas botanas, la atención esmerada y las bebidas preparadas para "los crudos" o "enfermos", que padecen la resaca a consecuencia de una buena borrachera.

Por eso es común ver a la entrada de las cantinas, algunas, muy pocas ya con las tradicionales puertas abatibles, con anuncios, con pancartas, otros con letreros bien hechos anunciando "la botana", como son caldos de camarón, de espinazo, las tostadas de pata "con El Chuino" en el Polvorín, El chamorro en el Tapatio, la barbacoa o carnitas entre otros platillos con los que buscan atraer a sus clientes a sabiendas de que estos van inicialmente acompañados de las cervezas bien frías, ya después, se puede cambiar según el gusto y el bolsillo por "tragos" de otras bebidas.

Y no se puede hablar de las cantinas tradicionales de Cuernavaca, sin que se deje de mencionar a la más emblemática hoy por cierto ya cerrada tras 102 años de haber tenido abiertas sus puertas, "Cantina La Estrella" que estaba ubicada en la calle de Matamoros, en el centro de la ciudad, para aliviar la sed y las penas de muchos, entre ellos las del escritor Inglés, Malcolm Lowry, quien se dice llegó a Morelos y en 1936 escribió su obra Bajo el Volcán, inspirado en la decepción amorosa que sufría y que reflejo en el personaje principal, un ex cónsul británico que llega a Cuernavaca en un tradicional Día de Muertos y por ello prueba el mezcal.

De acuerdo a testimonios de cuernavacos de la época el escritor inglés habría pasado horas y horas en "La Estrella", en alguna de sus seis mesas, o en la barra de madera y utilizando el característico miadero esporádicamente, logrando la inspiración para plasmarla en su obra literaria, lo que le valió que en el año 2012 le hicieran un homenaje precisamente en esta cantina, que hoy aunque ya está cerrada aún luce en su fachada un recuadro de mármol, con la frase inmortal a manera de pregunta que acuñara Malcolm Lowry: ¿Que belleza se puede comparar a la de una cantina en las primeras horas de la mañana?, que sólo puede ser valorada y entendida porque quien tras una borrachera enfrenta la cruda y encuentra una cantina abierta a temprana hora para "curarsela".

Pero para muchos de "los jóvenes del ayer", como algunos les gusta llamarse, quienes con más de cincuenta años, vivieron y pasaron algunos de sus mejores momentos "en el rincón de una cantina", bebiendo con los amigos, cantando con algún trovador o desahogando sus penas, por igual recuerdan otras cantinas tradicionales de Cuernavaca, como "La Piedra", que se encuentra en la avenida Leandro Valle, en el Barrio de Gualupita, y qué decir del "Danubio" ubicada en "la cuchilla" de la calle Matamoros y Leandro Valle, cerca de "La Estrella", o "La Suriana" en la esquina de la calle de Galeana y Abasolo, hoy también ya desaparecida, como "Los Pichones" que se encontraba en parte del circuito del mercado Adolfo López Mateos, y que decir del "Rincón de las Vírgenes", posteriormente llamada "La Huerta", que funcionaba en La Estación.

A pesar de las promociones que ofrecen, estos lugares ya no son tan concurridos como antes.

A pesar de las promociones que ofrecen, estos lugares ya no son tan concurridos como antes.

La contingencia fue otro golpe fuerte para la economía de estos espacios.

La contingencia fue otro golpe fuerte para la economía de estos espacios.

A la fecha siguen abriendo y atendiendo a los bebedores, cantinas como El Tapatío, de la esquina de la calle de Francisco Leyva y Boca Negra en la colonia Miguel Hidalgo con su tradicional Chamorro, "El Nuevo Canario", que se localiza en la calle de Galeana antes de llegar a la colonia Las Palmas, que al igual que El Tapatío, muchas veces sirvió de punto de encuentro de reporteros que tras el fragor de la jornada, acudían a "desestresarse", al igual que en otras ocasiones lo hacían en "El México Lindo" de Boulevard Juárez, o en "La Hacienda" que se encontraba en la avenida Morelos Sur, casi junto a la Glorieta de Las Palmas .

Pero no se puede hablar de cantinas, recuerdan los asiduos bebedores, que gustaban de acudir a estos lugares "non santos", sin dejar de hablar de la presencia femenina que era esencial para atraer a los clientes, pues son ellas las encargadas de atender a los parroquianos, de convivir con ellos, con la clásica "¿me invitas una copa"?, que era, es y sigue siendo "la ficha" y ya después de eso todo podía suceder .

Sin embargo hoy las tradicionales cantinas de Cuernavaca, luchan por sobrevivir, las que aún permanecen abiertas, como "Villa Mar" de la avenida Plan de Ayala, porque otras como "Los Marcianos" que estaba en Degollado han desaparecido, algunas porque sus dueños murieron y no hubo quien continuará la tradición con éxito, pero otras han sucumbido a la competencia de los "antros" y bares, que insisten los viejos cantineros, ofrecen "litros de bebida a precios muy baratos a sus clientes principalmente jóvenes, que por lo mismo no verifican su autenticidad y eso los ha puesto en desventaja, al igual que la barrera generacional".

A la fecha siguen abriendo y atendiendo a los bebedores, cantinas como El Tapatío.

A la fecha siguen abriendo y atendiendo a los bebedores, cantinas como El Tapatío.



La información más relevante CADA mañana. Suscríbete GRATIS al Newsletter de El Sol de Cuernavaca

Desde antes de la contingencia sanitaria, las cantinas tradicionales de Cuernavaca, habían venido a menos ante la feroz competencia de bares y antros de moda, de franquicias y demás que ofrecen muchas veces a sus clientes, principalmente jóvenes, litros y litros de bebida, a decir de los viejos cantineros, de dudosa procedencia y por ello muy barata, hoy tras la emergencia luchan por sobrevivir, con las recetas de antaño, las ricas botanas, la atención esmerada y las bebidas preparadas para "los crudos" o "enfermos", que padecen la resaca a consecuencia de una buena borrachera.

Por eso es común ver a la entrada de las cantinas, algunas, muy pocas ya con las tradicionales puertas abatibles, con anuncios, con pancartas, otros con letreros bien hechos anunciando "la botana", como son caldos de camarón, de espinazo, las tostadas de pata "con El Chuino" en el Polvorín, El chamorro en el Tapatio, la barbacoa o carnitas entre otros platillos con los que buscan atraer a sus clientes a sabiendas de que estos van inicialmente acompañados de las cervezas bien frías, ya después, se puede cambiar según el gusto y el bolsillo por "tragos" de otras bebidas.

Y no se puede hablar de las cantinas tradicionales de Cuernavaca, sin que se deje de mencionar a la más emblemática hoy por cierto ya cerrada tras 102 años de haber tenido abiertas sus puertas, "Cantina La Estrella" que estaba ubicada en la calle de Matamoros, en el centro de la ciudad, para aliviar la sed y las penas de muchos, entre ellos las del escritor Inglés, Malcolm Lowry, quien se dice llegó a Morelos y en 1936 escribió su obra Bajo el Volcán, inspirado en la decepción amorosa que sufría y que reflejo en el personaje principal, un ex cónsul británico que llega a Cuernavaca en un tradicional Día de Muertos y por ello prueba el mezcal.

De acuerdo a testimonios de cuernavacos de la época el escritor inglés habría pasado horas y horas en "La Estrella", en alguna de sus seis mesas, o en la barra de madera y utilizando el característico miadero esporádicamente, logrando la inspiración para plasmarla en su obra literaria, lo que le valió que en el año 2012 le hicieran un homenaje precisamente en esta cantina, que hoy aunque ya está cerrada aún luce en su fachada un recuadro de mármol, con la frase inmortal a manera de pregunta que acuñara Malcolm Lowry: ¿Que belleza se puede comparar a la de una cantina en las primeras horas de la mañana?, que sólo puede ser valorada y entendida porque quien tras una borrachera enfrenta la cruda y encuentra una cantina abierta a temprana hora para "curarsela".

Pero para muchos de "los jóvenes del ayer", como algunos les gusta llamarse, quienes con más de cincuenta años, vivieron y pasaron algunos de sus mejores momentos "en el rincón de una cantina", bebiendo con los amigos, cantando con algún trovador o desahogando sus penas, por igual recuerdan otras cantinas tradicionales de Cuernavaca, como "La Piedra", que se encuentra en la avenida Leandro Valle, en el Barrio de Gualupita, y qué decir del "Danubio" ubicada en "la cuchilla" de la calle Matamoros y Leandro Valle, cerca de "La Estrella", o "La Suriana" en la esquina de la calle de Galeana y Abasolo, hoy también ya desaparecida, como "Los Pichones" que se encontraba en parte del circuito del mercado Adolfo López Mateos, y que decir del "Rincón de las Vírgenes", posteriormente llamada "La Huerta", que funcionaba en La Estación.

A pesar de las promociones que ofrecen, estos lugares ya no son tan concurridos como antes.

A pesar de las promociones que ofrecen, estos lugares ya no son tan concurridos como antes.

La contingencia fue otro golpe fuerte para la economía de estos espacios.

La contingencia fue otro golpe fuerte para la economía de estos espacios.

A la fecha siguen abriendo y atendiendo a los bebedores, cantinas como El Tapatío, de la esquina de la calle de Francisco Leyva y Boca Negra en la colonia Miguel Hidalgo con su tradicional Chamorro, "El Nuevo Canario", que se localiza en la calle de Galeana antes de llegar a la colonia Las Palmas, que al igual que El Tapatío, muchas veces sirvió de punto de encuentro de reporteros que tras el fragor de la jornada, acudían a "desestresarse", al igual que en otras ocasiones lo hacían en "El México Lindo" de Boulevard Juárez, o en "La Hacienda" que se encontraba en la avenida Morelos Sur, casi junto a la Glorieta de Las Palmas .

Pero no se puede hablar de cantinas, recuerdan los asiduos bebedores, que gustaban de acudir a estos lugares "non santos", sin dejar de hablar de la presencia femenina que era esencial para atraer a los clientes, pues son ellas las encargadas de atender a los parroquianos, de convivir con ellos, con la clásica "¿me invitas una copa"?, que era, es y sigue siendo "la ficha" y ya después de eso todo podía suceder .

Sin embargo hoy las tradicionales cantinas de Cuernavaca, luchan por sobrevivir, las que aún permanecen abiertas, como "Villa Mar" de la avenida Plan de Ayala, porque otras como "Los Marcianos" que estaba en Degollado han desaparecido, algunas porque sus dueños murieron y no hubo quien continuará la tradición con éxito, pero otras han sucumbido a la competencia de los "antros" y bares, que insisten los viejos cantineros, ofrecen "litros de bebida a precios muy baratos a sus clientes principalmente jóvenes, que por lo mismo no verifican su autenticidad y eso los ha puesto en desventaja, al igual que la barrera generacional".

A la fecha siguen abriendo y atendiendo a los bebedores, cantinas como El Tapatío.

A la fecha siguen abriendo y atendiendo a los bebedores, cantinas como El Tapatío.



La información más relevante CADA mañana. Suscríbete GRATIS al Newsletter de El Sol de Cuernavaca

Local

Pese a Covid-19 instalan tianguis en el mercado de Cuautla

Son más de 70 comerciantes que ofrecen productos para la celebración de Día de Muertos

Local

[Especial] Desaparecen 13 programas educativos

Aparte del futuro incierto de Escuelas de Tiempo Completo, se eliminaron otros medios de apoyo, a pesar de que el presupuesto para el sector ha crecido en 2.4 por ciento

Seguridad

Van a prisión los que tomaron casetas

Dicta juez encierro preventivo a 57 acusados de secuestro

Finanzas

Veto a Huawei despeja el camino a Nokia y Ericsson en el 5G

La tecnología 5G se ha convertido en una cuestión estratégica a nivel global, y su seguridad y fiabilidad, en una de las máximas prioridades de los gobiernos

Sociedad

Vuelven a detener a Kenia Hernández y la trasladan a Acapulco

Hace unas horas un jueza de control del Edomex determinó que seguiría su proceso en libertad; pero esta madrugada se ejecutó una orden de aprehensión de carácter federal

Automotriz

Hamilton gana en Portugal y bate el récord de Schumacher

El británico, séxtuple campeón del mundo, logró la victoria en la duodécima prueba del mundial de Fórmula 1

Mundo

Chile decide si avanza hacia una nueva Constitución, en medio de la pandemia

El presidente Sebastián Piñera llegó temprano a sufragar y llamó a los ciudadanos a ejercer su derecho a respaldar la opción de su preferencia

Mundo

Iglesias pierden la fe en Donald Trump

Evangelistas, mormones y cristianos han dejado de identificarse con él

Sociedad

Llegan turistas europeos a Cancún, pese a pandemia

El gobierno de Quintana Roo informó que siguen estables los niveles de contagio de Covid-19