/ sábado 8 de febrero de 2020

[Especial] Como chinelo en carnaval

Detrás del traje hay un mundo y una historia de maltrato y rebeldía

Protagonista indudable de los carnavales, el chinelo es un personaje que está impregnado en la mente de todo morelense. Cuando llega la temporada, sus colores y su baile se desbordan en las calles de los pueblos que realizan carnavales. Pero eso es sólo la apariencia de una tradición profunda que ha ido evolucionando a través de las décadas: en sus orígenes, los trajes de chinelo no eran para nada lo que hoy son.

Froylán Trujillo | El Sol de Cuernavaca

Simples y carentes de belleza, los primeros trajes no podrían competir con los actuales, pero tampoco eran elaborados con ese propósito. Hacia finales del Siglo XIX, el centro del país atravesaba por una etapa de abusos y vejaciones contra la clase obrera que sólo tenía la oportunidad de protestar en ciertas fechas: las del carnaval, temporada en la que los patrones permitían a los obreros hacen su propio carnaval, y en que éstos se entregaban no sólo a la diversión.

En aquel entonces, la gente salía a las calles cubriéndose el rostro con máscaras que emulaban la figura de los terratenientes, que ya por entonces adornaban con largas barbas. Era una forma de mofarse de ellos sin que hubieran consecuencias por hacerlo.

De la protesta a la alegría

En su libro El carnaval en Morelos, de la resistencia a la invención de la tradición, el historiador Armando Josué López Benítez sigue la evolución de lo que inició como un acto de resistencia y que, poco a poco, fue contrayendo las características que hoy lo distinguen: las de una tradición que ya parece imperecedera: los sones emblemáticos de don Brígido Santamaría, los trajes de colores y un mundo detrás en el que habitan las familias y talleres dedicadas a su elaboración.

Tlayacapan, la cuna

De acuerdo con el Archivo Histórico Municipal de Tlayacapan, fue en este pueblo donde tuvo origen el chinelo, un término que se derivaría del náhuatl tzinelohua (movimiento de caderas), según consta en un documento enviado por el presidente municipal de Yautepec al de Tlayacapan en el año 1872. Dicho documento, en el que no se menciona el término, alude a un grupo de personas que en aquel entonces se disponían a formar una cuadrilla para burlarse de "personajes de respetabilidad y con vituperio a la Religión Católica", algo que la autoridad de Yautepec determinó prohibir.

Con mucho que deberle a los Huehuentsin o Garroteros que fueron en sus orígenes, hoy los trajes de chinelo de Tlayacapan, Yautepec y Tepoztlán tienen sellos muy distintos: los primeros unen siempre los colores blanco y azul de una forma muy simple; los segundos son los más coloridos, adornados con figuras tejidas con chaquira y lentejuela; los terceros son negros.

De la sencillez al glamour: el chinelo de Yautepec

Si hubo de los tres pueblos uno que supo llevar el traje de chinelo de una simple vestimenta a una obra compleja en sí misma fue el de Yautepec, donde la elaboración de un traje puede llevar meses de trabajo. En Yautepec, el traje del chinelo se ha convertido en una pieza artesanal de tal nivel que desde hace tiempo las autoridades organizan concursos para premiar las mejores elaboraciones.

Protagonista indudable de los carnavales, el chinelo es un personaje que está impregnado en la mente de todo morelense. Cuando llega la temporada, sus colores y su baile se desbordan en las calles de los pueblos que realizan carnavales. Pero eso es sólo la apariencia de una tradición profunda que ha ido evolucionando a través de las décadas: en sus orígenes, los trajes de chinelo no eran para nada lo que hoy son.

Froylán Trujillo | El Sol de Cuernavaca

Simples y carentes de belleza, los primeros trajes no podrían competir con los actuales, pero tampoco eran elaborados con ese propósito. Hacia finales del Siglo XIX, el centro del país atravesaba por una etapa de abusos y vejaciones contra la clase obrera que sólo tenía la oportunidad de protestar en ciertas fechas: las del carnaval, temporada en la que los patrones permitían a los obreros hacen su propio carnaval, y en que éstos se entregaban no sólo a la diversión.

En aquel entonces, la gente salía a las calles cubriéndose el rostro con máscaras que emulaban la figura de los terratenientes, que ya por entonces adornaban con largas barbas. Era una forma de mofarse de ellos sin que hubieran consecuencias por hacerlo.

De la protesta a la alegría

En su libro El carnaval en Morelos, de la resistencia a la invención de la tradición, el historiador Armando Josué López Benítez sigue la evolución de lo que inició como un acto de resistencia y que, poco a poco, fue contrayendo las características que hoy lo distinguen: las de una tradición que ya parece imperecedera: los sones emblemáticos de don Brígido Santamaría, los trajes de colores y un mundo detrás en el que habitan las familias y talleres dedicadas a su elaboración.

Tlayacapan, la cuna

De acuerdo con el Archivo Histórico Municipal de Tlayacapan, fue en este pueblo donde tuvo origen el chinelo, un término que se derivaría del náhuatl tzinelohua (movimiento de caderas), según consta en un documento enviado por el presidente municipal de Yautepec al de Tlayacapan en el año 1872. Dicho documento, en el que no se menciona el término, alude a un grupo de personas que en aquel entonces se disponían a formar una cuadrilla para burlarse de "personajes de respetabilidad y con vituperio a la Religión Católica", algo que la autoridad de Yautepec determinó prohibir.

Con mucho que deberle a los Huehuentsin o Garroteros que fueron en sus orígenes, hoy los trajes de chinelo de Tlayacapan, Yautepec y Tepoztlán tienen sellos muy distintos: los primeros unen siempre los colores blanco y azul de una forma muy simple; los segundos son los más coloridos, adornados con figuras tejidas con chaquira y lentejuela; los terceros son negros.

De la sencillez al glamour: el chinelo de Yautepec

Si hubo de los tres pueblos uno que supo llevar el traje de chinelo de una simple vestimenta a una obra compleja en sí misma fue el de Yautepec, donde la elaboración de un traje puede llevar meses de trabajo. En Yautepec, el traje del chinelo se ha convertido en una pieza artesanal de tal nivel que desde hace tiempo las autoridades organizan concursos para premiar las mejores elaboraciones.

Local

[Especial] Cuautla, en los primeros sitios de VIH

Crean campaña de concienciación para prevenir ETS, así como embarazos no deseados

Local

Asegura edil de Ayala que pagó aguinaldo de todos los trabajadores

De no modificarse la ley de ingresos, lo municipios podrán sufrir un déficit financiero

Local

[Especial] Pequeños grandes guerreros

De acuerdo con la OMS, esta enfermedad es una de las principales causas de muerte en menores

Local

Luciérnagas por la Paz iluminan Cuautla

Decenas de cuautlenses participaron anoche en el desfile "Luciérnagas para la paz", con linternas de papel que recorrieron la avenida Reforma

Deportes

Magic y Jennifer Hudson homenajean a Kobe Bryant en el Juego de las Estrellas

"No vamos a ver a un jugador como Kobe", lamentó Earvin 'Magic' Johnson

Sociedad

Mexicanos vuelven tras cuarentena en Francia por coronavirus

Después de 14 días, los connacionales cumplieron con las normas de contención y aislamiento preventivo normados por Francia, sin presentar signos ni síntomas de enfermedad

Futbol

Clásico del futbol chileno, suspendido por violencia de barras

El argentino Nicolás Blandi, delantero de Colo Colo, fue herido en ambas piernas por los fuegos artificiales lanzados desde su propia barra

Mundo

Trump quiere que Rusia deje de apoyar las "atrocidades" sirias

En una llamada telefónica con su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, Trump "mostró su preocupación sobre la violencia en Idlib

Celebridades

Bong Joon-Ho, director de "Parásitos", es recibido como héroe en Corea del Sur

"Gracias por los aplausos, se los devuelvo a ustedes por responder tan bien al coronavirus", dijo Bong