/ jueves 19 de septiembre de 2019

[Especial] La Nopalera, a dos años del sismo

La ayuda recibida se convirtió en viviendas y obras que empiezan a cambiar la apariencia de este pueblo campesino, en Yautepec

La Nopalera, uno de los lugares más marginados de Yautepec, es un pueblo que nació dos veces. De su primer nacimiento hoy sólo quedan las historias: la gente cuenta que, en tiempos de la Revolución Mexicana, algunos hombres, integrantes del ejército zapatista, huyeron a esta parte del estado, que colinda con Anenecuilco, y lo que en principio fue un refugio se convirtió en su hogar. Tuvieron hijos, sembraron las tierras, las cultivaron y les pusieron un nombre: La Nopalera. En aquella época debieron abundar los nopales.

Los años pasaron, pero el pueblo se quedó a medio camino. Atrapado entre Yautepec y Ayala, La Nopalera se quedó atrapada en la época en que las casas eran algunas de adobe y otras con techos de lámina, sin drenaje, las calles de tierra, criaderos de puercos y establos aquí y allá, una combi que entra y sale cada hora para transportar a la gente a la cabecera municipal. Cuando tembló, el 19 de septiembre de 2017, los pobladores perdieron mucho de lo poco que tenían. Al día siguiente el pueblo volvió a nacer.

Los pobladores consideran que las cosas están mejorando.


Otro pueblo

Con una población de poco menos de mil habitantes, nunca esperaron que les hicieran caso. Había varios factores para que el pueblo fuera, una vez más, ignorado por las autoridades: para llegar hay que atravesar un largo camino de casi media hora, que en época de lluvias llegaba a convertirse en un lodazal. Las tragedias, no obstante, suelen mostrar la mejor parte de las personas.

Le damos gracias a Dios porque nuestro pueblo ya se está levantando; las casas que fueron devastadas ya están de pie, también la escuela y la iglesia, expresa Juan Francisco Carrera, ayudante municipal de la localidad.

Hace dos años, la Nopalera parecía un pueblo fantasma: casas en ruinas, destruidas por el terremoto, aparecían aquí y allá cuando uno recorría las calles. Pero las cosas no acababan ahí: daba la impresión que el espíritu que había trazado el destino del pueblo, que había impulsado a los habitantes a construir su escuela, su plaza y su iglesia, se había marchado a otro sitio antes de terminar. Todo, absolutamente todo parecía estar a la mitad. El sismo, por su parte, había dejado las cosas todavía peor.

Hoy el pueblo tiene escuela nueva, con computadoras; la plaza ha sido renovada y espera tiempos mejores; la iglesia ha sido reconstruida y es, en definitiva, más bonita que las iglesias de otros pueblos; y las autoridades están trabajando en la construcción de un centro de salud, que antes no existía, y una comisaría, que tampoco. Las cosas, dicen aquí, están mejor que antes.

Hoy queremos promover el turismo, tenemos una iglesia que luce mucho, ahora nos toca a nosotros esforzarnos para sacar adelante al pueblo, afirma Carrera.

Con una población de poco menos de mil habitantes, nunca esperaron que les hicieran caso.


La voluntad hace la diferencia

La reconstrucción de La Nopalera es un ejemplo de las cosas que pueden hacerse cuando el gobierno, los pobladores y las organizaciones civiles logran ponerse de acuerdo: con más de 160 casas dañadas por el sismo, el proceso de reconstrucción corrió a cargo, principalmente, de la organización “Fuerza Vecina”, que asumió el papel de dirigir toda la ayuda recibida, tanto por el gobierno como por otros voluntarios, en la reconstrucción de viviendas y estructuras clave del pueblo (como la iglesia) de tal forma que los recursos económicos fueran aprovechados al máximo y que los resultados fueran visibles, que no se convirtieran en falsas promesas.

Nosotros le damos las gracias a toda la gente que nos ayudó, a quienes vinieron a escuchar nuestras necesidades y estuvieron con nosotros en los momentos difíciles, dice el ayudante, que también es carnicero y atiende un negocio a unos pasos de la ayudantía.

La Nopalera, uno de los lugares más marginados de Yautepec, es un pueblo que nació dos veces. De su primer nacimiento hoy sólo quedan las historias: la gente cuenta que, en tiempos de la Revolución Mexicana, algunos hombres, integrantes del ejército zapatista, huyeron a esta parte del estado, que colinda con Anenecuilco, y lo que en principio fue un refugio se convirtió en su hogar. Tuvieron hijos, sembraron las tierras, las cultivaron y les pusieron un nombre: La Nopalera. En aquella época debieron abundar los nopales.

Los años pasaron, pero el pueblo se quedó a medio camino. Atrapado entre Yautepec y Ayala, La Nopalera se quedó atrapada en la época en que las casas eran algunas de adobe y otras con techos de lámina, sin drenaje, las calles de tierra, criaderos de puercos y establos aquí y allá, una combi que entra y sale cada hora para transportar a la gente a la cabecera municipal. Cuando tembló, el 19 de septiembre de 2017, los pobladores perdieron mucho de lo poco que tenían. Al día siguiente el pueblo volvió a nacer.

Los pobladores consideran que las cosas están mejorando.


Otro pueblo

Con una población de poco menos de mil habitantes, nunca esperaron que les hicieran caso. Había varios factores para que el pueblo fuera, una vez más, ignorado por las autoridades: para llegar hay que atravesar un largo camino de casi media hora, que en época de lluvias llegaba a convertirse en un lodazal. Las tragedias, no obstante, suelen mostrar la mejor parte de las personas.

Le damos gracias a Dios porque nuestro pueblo ya se está levantando; las casas que fueron devastadas ya están de pie, también la escuela y la iglesia, expresa Juan Francisco Carrera, ayudante municipal de la localidad.

Hace dos años, la Nopalera parecía un pueblo fantasma: casas en ruinas, destruidas por el terremoto, aparecían aquí y allá cuando uno recorría las calles. Pero las cosas no acababan ahí: daba la impresión que el espíritu que había trazado el destino del pueblo, que había impulsado a los habitantes a construir su escuela, su plaza y su iglesia, se había marchado a otro sitio antes de terminar. Todo, absolutamente todo parecía estar a la mitad. El sismo, por su parte, había dejado las cosas todavía peor.

Hoy el pueblo tiene escuela nueva, con computadoras; la plaza ha sido renovada y espera tiempos mejores; la iglesia ha sido reconstruida y es, en definitiva, más bonita que las iglesias de otros pueblos; y las autoridades están trabajando en la construcción de un centro de salud, que antes no existía, y una comisaría, que tampoco. Las cosas, dicen aquí, están mejor que antes.

Hoy queremos promover el turismo, tenemos una iglesia que luce mucho, ahora nos toca a nosotros esforzarnos para sacar adelante al pueblo, afirma Carrera.

Con una población de poco menos de mil habitantes, nunca esperaron que les hicieran caso.


La voluntad hace la diferencia

La reconstrucción de La Nopalera es un ejemplo de las cosas que pueden hacerse cuando el gobierno, los pobladores y las organizaciones civiles logran ponerse de acuerdo: con más de 160 casas dañadas por el sismo, el proceso de reconstrucción corrió a cargo, principalmente, de la organización “Fuerza Vecina”, que asumió el papel de dirigir toda la ayuda recibida, tanto por el gobierno como por otros voluntarios, en la reconstrucción de viviendas y estructuras clave del pueblo (como la iglesia) de tal forma que los recursos económicos fueran aprovechados al máximo y que los resultados fueran visibles, que no se convirtieran en falsas promesas.

Nosotros le damos las gracias a toda la gente que nos ayudó, a quienes vinieron a escuchar nuestras necesidades y estuvieron con nosotros en los momentos difíciles, dice el ayudante, que también es carnicero y atiende un negocio a unos pasos de la ayudantía.

Local

Hay riesgo de escasez de alimentos en Morelos

No hay recursos para sembrar y los insumos han incrementado su precio hasta en un 60 por ciento, alertan advierten productores en el estado

Local

Pese al Covid-19, a sus 95 años don Juan tiene que trabajar

Él vende disfraces de temporada, mascadas, entre otras prendas de vestir en el mercado Cuautla

Local

Morelos sin fecha para regresar a la normalidad

Los establecimientos esenciales seguirán abiertos hasta en tanto el semáforo de casos de Covid-19 pase a verde

Sociedad

Covid-19 plantea una transición a la democracia digital con voto electrónico: José Luis Vargas

El magistrado del Tribunal Electoral explicó que en el caso mexicano se requiere de una reforma constitucional que facilite la democracia

Literatura

Invitan a poetas a premio internacional Fundación Loewe

La Fundación Loewe convoca a autores de cualquier edad y nacionalidad

Local

Mala, la calidad de aire en Cuernavaca

La semana inició con 135 partículas contaminantes en el aire, producto, principalmente, de combustible e incendios

Sociedad

Denuncian represalias contra empleados de maquilas que dan a conocer muertes por Covid-19

Ante la dependencia federal los trabajadores presentaron denuncias en contra de maquiladoras como Regal, Emerson, Electrocomponentes, entre otras

Sociedad

Con Programa Bienestar buscan beneficiar a 220 mil niños indígenas

Los niños serán pertenecientes a 228 municipios y 6 mil 888 localidades