/ sábado 14 de diciembre de 2019

[Especial] Sobreviven las posadas

Tienen su origen desde la época de la Conquista y representa el peregrinar de María y José a Belén

Las posadas son una festividad que en México está profundamente arraigada y forma parte de la tradición popular decembrina. Si bien son reconocidas a nivel internacional por su sentido religioso, representando el peregrinar de María y José en su camino a Belén, desde tiempos previos a la Conquista, los aztecas tenían su propia celebración en Diciembre, rindiendo tributo a Huitzilopochtli, dios de la guerra.

Los aztecas celebraban durante el mes de panquetzaliztli, equivalente al mes de diciembre, la llegada de Huitzilopochtli. Estas solemnes fiestas comenzaban el día seis y duraban 20 días, en los cuales coronaban a su dios poniendo banderas en los árboles frutales y estandartes en el templo principal, a esta tradición se le conocía con el nombre de "levantamiento de banderas".

El pueblo se congregaba en los patios de los templos y esperaban la llegada del solsticio de invierno. El día 24 por la noche y durante el transcurso del día 25 había festejos en todas las casas, en los cuales se ofrecía comida a los invitados y unas estatuas pequeñas de pasta llamadas "tzoatl".

Los misioneros españoles que llegaron a México a finales del siglo XVI, aprovecharon estas costumbres religiosas para inculcar en los indígenas el espíritu evangélico y dieron a las fiestas aztecas un sentido cristiano, lo que serviría como preparación para recibir a Jesús en su corazón el día de Navidad.

Las posadas, que inician el 16 y finalizan el 24 de diciembre, tienen su antecedente en el México colonial, con las llamadas Misas de Aguinaldo (donde se ofrecían obsequios de Navidad y se acompañaban con villancicos alusivos al nacimiento del Niño Dios).

En 1587 el superior del convento de San Agustín de Acolman, Fray Diego de Soria, obtuvo del Papa Sixto V, un permiso que autorizaba en la nueva España la celebración de unas Misas llamadas "de aguinaldos" del 16 al 24 de diciembre. En estas Misas, se intercalaban pasajes y escenas de la Navidad, para hacerlas más atractivas y amenas.

En San Agustín de Acolman, con los misioneros agustinos, fue donde tuvieron origen las posadas.

Al paso de los años, el mismo pueblo fue agregando elementos más atractivos a estas celebraciones como velas, luces de bengala y piñatas hasta adoptar estas fiestas en sus barrios y casas, tradición que fue aceptada por la iglesia católica con el fin de que tuviera mayor difusión en las comunidades.

En la tradición popular, las posadas son el símbolo de la abundancia y de los dones que se reparten al momento de romper las piñatas y como celebración posterior a la cosecha.

Los siete picos de las piñatas que se rompes representan los pecados capitales / Cortesía | Johan Mata

Son nueve posadas, las cuales comienzan desde el 16 hasta el 24 de diciembre, durante dos semanas a cada casa le toca encabezar la celebración, encargándose de adquirir cuadernillos con las letanías para pedir posada, velas, por lo menos cinco piñatas, ponche- con variadas recetas según la región y los ingredientes del lugar- y hasta en ocasiones un pequeño aperitivo desde atole, tamales, buñuelos, la colación y fruta propia de esta conmemoración.

Una vez reunidos los invitados a la celebración, entre familiares, amigos y vecinos, se disponen a representar la solicitud de alojamiento que realizaron la Virgen María y San José en su peregrinar de la ciudad de Nazaret a Belén. Para simbolizar este acontecimiento los presentes se dividen en dos grupos, uno de ellos recorre la calle junto con figuras que simbolizan a los peregrinos, mientras los otros permanecen al interior de la casa donde pasarán la noche los peregrinos, entonando la letanía para pedir posada.


En el nombre del cielo, os pido posada, pues no puede andar, mi esposa amada

Aquí no es mesón, sigan adelante, no les puedo abrir, no vaya ser un tunante

Mi esposa es María, es reina del cielo, y madre va a ser del Divino Rey

¿Eres tú José? ¿Tu esposa es María? Entren peregrinos, no los conocía…



Lo más esperado por los niños y hasta los adultos es el momento de romper las piñatas llenas de frutas y/o dulces. La piñata original fue hecha con una olla de barro, añadiéndole papel china de colores para hacerla más vistosa y representar los placeres superfluos.


Las posadas representan el peregrinar de María y José en su camino a Belén / Cortesía | Johan Mata


Los siete picos, la típica piñata, simbolizan los pecados capitales y debían ser destruidos con los ojos vendados, haciendo alusión a que la fe es ciega, con la ayuda de un palo que demuestra la virtud terminando con las tentaciones. Los caramelos dentro de la piñata representaban las riquezas del reino de los cielos, por lo tanto la enseñanza que se acompañaba con fe y una sola virtud, podía vencer el pecado y recibir todas las recompensas del cielo.

Además, en las posadas no puede faltar la bebida ideal y predilecta en esta temporada, esperada por muchos mexicanos, el ponche, el cual se elabora dependiendo de la tradición familiar y cultural, así como de los gustos de los ciudadanos. Se requiere caña, guayaba, pasas, ciruela pasa, manzana, tejocote, canela y azúcar, para obtener esta tan rica bebida que te ayuda a combatir el frío y que esta presente en los hogares mexicanos hasta después de Diciembre.

El 24 de diciembre en la víspera de Navidad, durante la última posada del año, se realiza el mismo peregrinar, se rompen las mismas piñatas pero ahora se arrulla y acuesta al niño Dios, culminando así la época de posadas y Nochebuena.

Costos

Aguinaldos: 12 pesos

Caja de velas: 15 pesos y trae consigo 20 velas

Cuadernillo de letanías: Cinco pesos cada uno

Peregrinos: Oscilan entre 2.80 a 140 pesos dependiendo el tamaño

Piñatas: desde 30 hasta 650 pesos conforme a sus dimensiones y picos



TE INTERESA:

Alcaldes dicen no al recorte presupuestal; acuden al legislativo

Mortal accidente en Jiutepec

Da su Primer Informe el alcalde de Cuernavaca

Morelos: Oscuro panorama en seguridad

LeBarón quiere movilizar al país junto a Sicilia

Ten cuidado con las compras en línea, son un riesgo

En Morelos: Aumentan los decesos por el dengue

Las posadas son una festividad que en México está profundamente arraigada y forma parte de la tradición popular decembrina. Si bien son reconocidas a nivel internacional por su sentido religioso, representando el peregrinar de María y José en su camino a Belén, desde tiempos previos a la Conquista, los aztecas tenían su propia celebración en Diciembre, rindiendo tributo a Huitzilopochtli, dios de la guerra.

Los aztecas celebraban durante el mes de panquetzaliztli, equivalente al mes de diciembre, la llegada de Huitzilopochtli. Estas solemnes fiestas comenzaban el día seis y duraban 20 días, en los cuales coronaban a su dios poniendo banderas en los árboles frutales y estandartes en el templo principal, a esta tradición se le conocía con el nombre de "levantamiento de banderas".

El pueblo se congregaba en los patios de los templos y esperaban la llegada del solsticio de invierno. El día 24 por la noche y durante el transcurso del día 25 había festejos en todas las casas, en los cuales se ofrecía comida a los invitados y unas estatuas pequeñas de pasta llamadas "tzoatl".

Los misioneros españoles que llegaron a México a finales del siglo XVI, aprovecharon estas costumbres religiosas para inculcar en los indígenas el espíritu evangélico y dieron a las fiestas aztecas un sentido cristiano, lo que serviría como preparación para recibir a Jesús en su corazón el día de Navidad.

Las posadas, que inician el 16 y finalizan el 24 de diciembre, tienen su antecedente en el México colonial, con las llamadas Misas de Aguinaldo (donde se ofrecían obsequios de Navidad y se acompañaban con villancicos alusivos al nacimiento del Niño Dios).

En 1587 el superior del convento de San Agustín de Acolman, Fray Diego de Soria, obtuvo del Papa Sixto V, un permiso que autorizaba en la nueva España la celebración de unas Misas llamadas "de aguinaldos" del 16 al 24 de diciembre. En estas Misas, se intercalaban pasajes y escenas de la Navidad, para hacerlas más atractivas y amenas.

En San Agustín de Acolman, con los misioneros agustinos, fue donde tuvieron origen las posadas.

Al paso de los años, el mismo pueblo fue agregando elementos más atractivos a estas celebraciones como velas, luces de bengala y piñatas hasta adoptar estas fiestas en sus barrios y casas, tradición que fue aceptada por la iglesia católica con el fin de que tuviera mayor difusión en las comunidades.

En la tradición popular, las posadas son el símbolo de la abundancia y de los dones que se reparten al momento de romper las piñatas y como celebración posterior a la cosecha.

Los siete picos de las piñatas que se rompes representan los pecados capitales / Cortesía | Johan Mata

Son nueve posadas, las cuales comienzan desde el 16 hasta el 24 de diciembre, durante dos semanas a cada casa le toca encabezar la celebración, encargándose de adquirir cuadernillos con las letanías para pedir posada, velas, por lo menos cinco piñatas, ponche- con variadas recetas según la región y los ingredientes del lugar- y hasta en ocasiones un pequeño aperitivo desde atole, tamales, buñuelos, la colación y fruta propia de esta conmemoración.

Una vez reunidos los invitados a la celebración, entre familiares, amigos y vecinos, se disponen a representar la solicitud de alojamiento que realizaron la Virgen María y San José en su peregrinar de la ciudad de Nazaret a Belén. Para simbolizar este acontecimiento los presentes se dividen en dos grupos, uno de ellos recorre la calle junto con figuras que simbolizan a los peregrinos, mientras los otros permanecen al interior de la casa donde pasarán la noche los peregrinos, entonando la letanía para pedir posada.


En el nombre del cielo, os pido posada, pues no puede andar, mi esposa amada

Aquí no es mesón, sigan adelante, no les puedo abrir, no vaya ser un tunante

Mi esposa es María, es reina del cielo, y madre va a ser del Divino Rey

¿Eres tú José? ¿Tu esposa es María? Entren peregrinos, no los conocía…



Lo más esperado por los niños y hasta los adultos es el momento de romper las piñatas llenas de frutas y/o dulces. La piñata original fue hecha con una olla de barro, añadiéndole papel china de colores para hacerla más vistosa y representar los placeres superfluos.


Las posadas representan el peregrinar de María y José en su camino a Belén / Cortesía | Johan Mata


Los siete picos, la típica piñata, simbolizan los pecados capitales y debían ser destruidos con los ojos vendados, haciendo alusión a que la fe es ciega, con la ayuda de un palo que demuestra la virtud terminando con las tentaciones. Los caramelos dentro de la piñata representaban las riquezas del reino de los cielos, por lo tanto la enseñanza que se acompañaba con fe y una sola virtud, podía vencer el pecado y recibir todas las recompensas del cielo.

Además, en las posadas no puede faltar la bebida ideal y predilecta en esta temporada, esperada por muchos mexicanos, el ponche, el cual se elabora dependiendo de la tradición familiar y cultural, así como de los gustos de los ciudadanos. Se requiere caña, guayaba, pasas, ciruela pasa, manzana, tejocote, canela y azúcar, para obtener esta tan rica bebida que te ayuda a combatir el frío y que esta presente en los hogares mexicanos hasta después de Diciembre.

El 24 de diciembre en la víspera de Navidad, durante la última posada del año, se realiza el mismo peregrinar, se rompen las mismas piñatas pero ahora se arrulla y acuesta al niño Dios, culminando así la época de posadas y Nochebuena.

Costos

Aguinaldos: 12 pesos

Caja de velas: 15 pesos y trae consigo 20 velas

Cuadernillo de letanías: Cinco pesos cada uno

Peregrinos: Oscilan entre 2.80 a 140 pesos dependiendo el tamaño

Piñatas: desde 30 hasta 650 pesos conforme a sus dimensiones y picos



TE INTERESA:

Alcaldes dicen no al recorte presupuestal; acuden al legislativo

Mortal accidente en Jiutepec

Da su Primer Informe el alcalde de Cuernavaca

Morelos: Oscuro panorama en seguridad

LeBarón quiere movilizar al país junto a Sicilia

Ten cuidado con las compras en línea, son un riesgo

En Morelos: Aumentan los decesos por el dengue

Local

En 24 horas incrementan cuatro casos de Covid-19 en Cuautla

Es uno de los municipios señalados a nivel estatal por ser el que menos respeta las indicaciones de salud

Gossip

[FOTOS] Esto es lo que hay en la galería Mon Laferte en Tepoztlán

Hoy al mediodía la galería abrió sus puertas para recibir a los seguidores de la cantante y al público en general

Seguridad

Jeankarlo Meneses, una de las víctimas mortales del avionazo en Guatemala

Autoridades de Guatemala dieron a conocer avances sobre la aeronave robada en Morelos y siniestrada en Alta Verapaz

Finanzas

Septiembre, mal tiempo para balnearios

A pesar de que reabrieron sus puertas desde hace semanas, por la contingencia se mantienen trabajando al 50 por ciento de capacidad

New Articles

Granos de café y sus características

De las más de 100 especies correspondientes al género coffea, dos son de importancia económica

Local

[OCIO] La Tallera reabrirá sus puertas este 30 de septiembre

Silverio Orduña invita a los habitantes y visitantes de Cuernavaca a recorrer la exposición “La Tallera: Proyecto de Andamiaje del Arte Público”

Seguridad

Causa lluvia daños leves en Jiutepec

Sólo se reportó la caída de un árbol sobre el bulevar Cuauhnáhuac, informó el titular de Protección Civil

Local

Priva incertidumbre en el sindicato del IMTA

Consideran que su fuente de trabajo atraviesa por un momento que no hay certeza sobre su futuro por varios puntos

Local

Regreso a clases será escalonado, reitera el IEBEM

Esto sólo ocurrirá cuando el semáforo cambia a color verde, recuerda el director