imagotipo

Explotan el arte en alumnos de secundaria

  • Emmanuel Ruiz
  • en Local

Detrás del Ex Convento de San Diego, en el corazón de la ciudad de Cuautla, la fuente de Los Cantaritos se convirtió ayer en la protagonista de varias pinturas, todas elaboradas por alumnos de secundarias técnicas de la región Oriente.

Desde el amanecer, los estudiantes llegaron al lugar acordado. Nerviosos, empezaron a trazar las primeras líneas en los lienzos que fueron colocados frente a ellos por los organizadores de los Encuentros Culturales y Académicos de secundarias técnicas, ante la mirada de jueces del tamaño de Luis de Antuñano, quien, pese estar en desacuerdo con la mecánica que tienen los concursos, aceptó participar “por los chamacos”.

“¿Por qué estoy aquí si no creo en esto? Por los chamacos. Me encanta ver el esfuerzo que están haciendo”, expresa el artista de 80 años de edad, maestro de varias generaciones de pintores en Cuautla.

Los Cantaritos, uno de los lugares más bellos de Cuautla
Fue hace 12 años cuando alguien pintó, por primera vez, la fuente de Los Cantaritos. Luis de Antuñano lo sabe bien, porque fue su esposa, Ninfa Garnelo.

Desde entonces, la emblemática fuente, que embellece uno de los espacios mejor conservados del Centro Histórico de Cuautla; ha aparecido en fotos de XV años, bodas y graduaciones, pero pocas veces había concentrado tantas miradas durante tanto tiempo: durante cinco horas, los jóvenes mantuvieron su vista clavada en los tres cántaros; con música clásica de fondo y el trino de las aves resonando en las alturas.

“El lugar es una verdadera maravilla, porque mira nada más la naturaleza, el prodigio de las formas. Algunos han sembrado cosas, otros las han quitado; sin embargo, es un lugar hermoso, donde lo único que puedes hacer son cosas lindas, y de eso se trata, es un rincón hermoso que provoca, estimula que, en un momento dado, tú te sientas con ganas de armonizar, y que, si vas a hacer algo, sea para mejorarlo”, expresa el pintor.

Y esto sirvió para que, lejos del bullicio de los salones de clases, los directivos de las secundarias convocadas encontraron allí el lugar perfecto para congregar a sus talentos más prometedores.

Crecer hacia dentro y hacia afuera
“A los estudiantes no se les tienen que dar nada más las materias que tienen que ver con las cuestiones matemáticas, sino también se deben desarrollar de manera armónica, integral, sin poder olvidarnos de las artes”, explica María de la Luz Jiménez, directora de la secundaria técnica No. 5, del municipio de Yecapixtla.

Para los jóvenes, provenientes de 12 distintas escuelas, haber sido seleccionados para participar en el concurso fue uno de los logros más importantes de sus vidas.

Además es resultado de una etapa previa, que se llevó al interior de los muros de los planteles.

“Primero hicieron un concurso interno en la secundaria, donde participamos 12 alumnos y dibujamos lo que quisimos; nos estuvieron calificando la técnica, el color y ahí gané yo”, señaló Paola Margarita Espinoza, estudiante de la secundaria técnica No. 35, del municipio de Ayala.

“Me siento bien, es satisfacción personal, porque me gusta pintar”, expresa Rodrigo Aguilar Campos, de la secundaria técnica de Yecapixtla, quien iba acompañado de su directora.

En el concurso, el lazo entre educadores y educandos se vio fortalecido a tal grado que unos y otros trataban de alentarse para no ser presas del nerviosismo.

Cuautla, la capital del arte
En los últimos dos años, Cuautla se ha caracterizado por el resurgimiento de actividades que difunden los talentos de la región, a través de la Dirección General de Educación y Cultura municipal. Aunque el evento fue organizado por la Zona escolar No. 7, a través de la secundaria técnica No. 19, el concurso de pintura, como el resto de los eventos, contó con el respaldo del Ayuntamiento, que facilitó el uso de los espacios públicos más importantes durante una jornada de dos días. Apoyando esta clase de iniciativas, las autoridades inyectan vida a la ciudad a través del arte, para disminuir el desorden social.

“Lo que impulsa a las personas a ser agresivas son las condiciones: si las condiciones son alegres, hermosas, únicas, con un clima excepcional, difícilmente va a haber un acto de violencia, ni siquiera de enojo”, expuso Gerardo Alberto Palomo, titular de la Dirección General de Educación y Cultura en Cuautla.