/ lunes 27 de enero de 2020

Manjar de los Altos

Esta especie que crece en invierno en la región oriente del estado se prepara en varios platillos

Es roja y se le conoce de varias formas: de pitos y de colorín, pero probablemente su nombre más conocido sea el de tzompantle. Se trata de la especie Erythrina coralloides y, aunque también es un árbol ornamental, en México es un alimento que se puede preparar de varias formas.

De acuerdo con Miguel Arenas Arenas, titular de la Dirección de Turismo y Cultura del Ayuntamiento de Tetela del Volcán, en esta localidad, ubicada a las faldas del volcán Popocatépetl, la flor de tzompantle es una herencia que ha pasado de generación en generación y que hoy sigue siendo un manjar para los habitantes de esta localidad.

Es una herencia gastronómica de nuestros abuelos, una flor que se prepara en una gran gama de platillos típicos y de la región. En Tetela la puedes deleitar en un mole verde (pipián), o tortitas con huevo en espacias, entre otros, menciona.

Pero la flor de tzompantle no sólo se come en Tetela: se trata de una especie que, desde diciembre, empieza a florecer en árboles que pueden encontrarse en varias partes del estado. En Cuautla, considerada como una zona urbana, las mujeres que llegan a vender productos de los pueblos en las aceras siguen ofreciendo este alimento, y la gente lo sigue comprando.

En Yecapixtla, la flor de tzompantle también se acostumbra comer preparada en tortas con huevo. Hasta hace algunos años, las mujeres que recorrían las calles de las comunidades, ofreciendo plantas comestibles cosechadas en la región de Los Altos, ofrecían esta flor a las amas de casa. Hoy son cada vez menos las personas que recorren las calles como antaño.

Se dice que la semilla de la flor no se debe consumir, pues afecta a la salud.

Un manjar, pero también un riesgo

Antes de la llegada de los españoles a México, los aztecas consideraban el tzompantle como un árbol sagrado que podía ser utilizado con fines medicinales. En el siglo XVII, el botánico Francisco Hernández de Toledo se refirió a ella como una planta medicinal cuyo juego, exprimido y depositado en la boca de los niños, producía sueño.

De acuerdo con el blog "El nahual", sus semillas, que son rojas, son venenosas si se consumen maduras, ya que contienen un alcaloide llamado Coraloidina que paraliza los nervios motores y tiene efectos narcóticos. Sin embargo, la flor ha sobrevivido a los años como una opción culinaria para quienes se sienten atraídos por la cocina tradicional.

Es roja y se le conoce de varias formas: de pitos y de colorín, pero probablemente su nombre más conocido sea el de tzompantle. Se trata de la especie Erythrina coralloides y, aunque también es un árbol ornamental, en México es un alimento que se puede preparar de varias formas.

De acuerdo con Miguel Arenas Arenas, titular de la Dirección de Turismo y Cultura del Ayuntamiento de Tetela del Volcán, en esta localidad, ubicada a las faldas del volcán Popocatépetl, la flor de tzompantle es una herencia que ha pasado de generación en generación y que hoy sigue siendo un manjar para los habitantes de esta localidad.

Es una herencia gastronómica de nuestros abuelos, una flor que se prepara en una gran gama de platillos típicos y de la región. En Tetela la puedes deleitar en un mole verde (pipián), o tortitas con huevo en espacias, entre otros, menciona.

Pero la flor de tzompantle no sólo se come en Tetela: se trata de una especie que, desde diciembre, empieza a florecer en árboles que pueden encontrarse en varias partes del estado. En Cuautla, considerada como una zona urbana, las mujeres que llegan a vender productos de los pueblos en las aceras siguen ofreciendo este alimento, y la gente lo sigue comprando.

En Yecapixtla, la flor de tzompantle también se acostumbra comer preparada en tortas con huevo. Hasta hace algunos años, las mujeres que recorrían las calles de las comunidades, ofreciendo plantas comestibles cosechadas en la región de Los Altos, ofrecían esta flor a las amas de casa. Hoy son cada vez menos las personas que recorren las calles como antaño.

Se dice que la semilla de la flor no se debe consumir, pues afecta a la salud.

Un manjar, pero también un riesgo

Antes de la llegada de los españoles a México, los aztecas consideraban el tzompantle como un árbol sagrado que podía ser utilizado con fines medicinales. En el siglo XVII, el botánico Francisco Hernández de Toledo se refirió a ella como una planta medicinal cuyo juego, exprimido y depositado en la boca de los niños, producía sueño.

De acuerdo con el blog "El nahual", sus semillas, que son rojas, son venenosas si se consumen maduras, ya que contienen un alcaloide llamado Coraloidina que paraliza los nervios motores y tiene efectos narcóticos. Sin embargo, la flor ha sobrevivido a los años como una opción culinaria para quienes se sienten atraídos por la cocina tradicional.

Local

Coronavirus: Ya son tres los decesos por Covid-19 en Morelos

El número de casos confirmados se mantiene en nueve

Local

[VIDEO] Consultas médicas gratuitas a domicilio

Desde 2016, Doc.com ofrece consultas gratuitas por medio de una app sin que la gente salga de sus hogares

Local

Brincan chinelos desde casa

"Pon tu bocina, ponte tu traje de chinelo y brinca en tu casa", se lee en la convocatoria lanzada por la página de Facebook

Mundo

Mapa de sonidos muestra cómo el Covid-19 está cambiando a las ciudades

En las grandes capitales del mundo el ruido del tránsito es sustituido por el silencio o el trino de algunas aves

Gossip

William Shatner muestra los enigmas del mundo en "Inexplicable"

La serie presenta de la mano de científicos, los sucesos sin respuesta más extraños de la humanidad

Futbol

Jorge Villalpando vive la contingencia desde Valencia, España

En Europa, en específico en Valencia, España, sólo se tomó conciencia del Covid-19 tras el duelo de vuelta por los octavos de final entre Valencia y Atalanta

Deportes

Covid-19, otra gran prueba para las Grandes Ligas

Ni dos guerras mundiales han podido acabar con el rey de los deportes

Cultura

Fernanda Melchor, finalista del Booker Prize 2020

La novela Temporada de huracanes de la escritora Fernanda Melchor convenció al jurado por su narrativa

Moda

Estas son las nuevas fechas del fashion calendar

Los eventos más importantes de moda a nivel nacional e internacional tuvieron que posponerse debido a la emergencia sanitaria que se vive actualmente