/ sábado 11 de enero de 2020

Mantiene Salud municipal revisión de tortillerías

Para conocer el estado de higiene que tiene su personal

Alrededor de 300 tortillerías del municipio están siendo verificadas por parte de la dirección de Salud Municipal, con el objetivo que de los negocios estén limpios y desinfectados para que haya menos riesgos de enfermedades en la población.

Jorge Luis Anrubio Sánchez, director de Salud Municipal, informó que los trabajadores de las tortillerías tienen la obligación de cumplir con las medidas de higiene requeridas como cualquier otro establecimiento expendedor de alimentos, a fin de que los clientes tenga la seguridad de adquirir productos más sanos.

En el municipio de Cuautla son alrededor de 300 los negocios de venta de tortilla que se tienen registrados, "pero puede ser más ya que hay negocios semifijos y/o ambulantes, los cuales es más difícil verificarlas".

Pero a pesar de que no estén en un lugar fijo, dijo el entrevistado, se estarán identificando para revisarles sus permisos, así como checando de donde viene su producto y la higiene con la que se elabora.

Este tipo de medidas se toman debido a que se ha identificado como en un negocio de venta de tortilla la misma persona que despecha el alimento es el que las cobra, sin tener ninguna protección higiénica, lo que puede contaminar el producto generando una afectación a la salud de los consumidores.

En esta ocasión fueron las tortillerías ubicadas en la colonia Morelos las que fueron verificadas contando con el apoyo del ayudante municipal.

Previamente, la dirección de Salid a través del área de vectores, llevó a cabo una capacitación a comerciantes de la misma colonia sobre el manejo correcto de los alimentos, al reconocer que la prevención de la salud de los cuautlenses en una prioridad.

La verificación a las tortillerías consiste en revisar las condiciones salubres en las que se prepara el alimento, el cómo se despecha y se cobra, así como se están realizando estudios de laboratorio al personal para saber si están sanos o, de lo contrario, darle el tratamiento adecuado.

Las tortillerías que accedan a ser verificados, se les dará una tarjeta de salud que los acredita como establecimiento sano, pero de no aceptar la supervisión podrían ser acreedores a una sanción por parte de la Comisión para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Coprisem).

Alrededor de 300 tortillerías del municipio están siendo verificadas por parte de la dirección de Salud Municipal, con el objetivo que de los negocios estén limpios y desinfectados para que haya menos riesgos de enfermedades en la población.

Jorge Luis Anrubio Sánchez, director de Salud Municipal, informó que los trabajadores de las tortillerías tienen la obligación de cumplir con las medidas de higiene requeridas como cualquier otro establecimiento expendedor de alimentos, a fin de que los clientes tenga la seguridad de adquirir productos más sanos.

En el municipio de Cuautla son alrededor de 300 los negocios de venta de tortilla que se tienen registrados, "pero puede ser más ya que hay negocios semifijos y/o ambulantes, los cuales es más difícil verificarlas".

Pero a pesar de que no estén en un lugar fijo, dijo el entrevistado, se estarán identificando para revisarles sus permisos, así como checando de donde viene su producto y la higiene con la que se elabora.

Este tipo de medidas se toman debido a que se ha identificado como en un negocio de venta de tortilla la misma persona que despecha el alimento es el que las cobra, sin tener ninguna protección higiénica, lo que puede contaminar el producto generando una afectación a la salud de los consumidores.

En esta ocasión fueron las tortillerías ubicadas en la colonia Morelos las que fueron verificadas contando con el apoyo del ayudante municipal.

Previamente, la dirección de Salid a través del área de vectores, llevó a cabo una capacitación a comerciantes de la misma colonia sobre el manejo correcto de los alimentos, al reconocer que la prevención de la salud de los cuautlenses en una prioridad.

La verificación a las tortillerías consiste en revisar las condiciones salubres en las que se prepara el alimento, el cómo se despecha y se cobra, así como se están realizando estudios de laboratorio al personal para saber si están sanos o, de lo contrario, darle el tratamiento adecuado.

Las tortillerías que accedan a ser verificados, se les dará una tarjeta de salud que los acredita como establecimiento sano, pero de no aceptar la supervisión podrían ser acreedores a una sanción por parte de la Comisión para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Coprisem).