/ sábado 23 de mayo de 2020

Mirada Joven: 40 días de olvido, 40 días de recuerdo

Por el día del estudiante nos explican cómo viven el confinamiento, sus miedos y sus esperanzas

Comencé a relatar mis pensares del hoy y de un futuro próximo, en el que me solía buscar por largos caminos de liturgia y soledad completa soledad; suelo recordar mi camino de casa a escuela y viceversa, charlaba con personas cercanas todos los días, solía despertar con ojeras en mi rostro tras no dormir bien la noche anterior pensando en tareas, proyectos, y así prepararme para un mismo lugar, una misma monotonía; quizás me convertí superficial; solo veía mis días como el ver, hacer, hablar, pensar, el saludar todo con la misma constancia, con el mismo hábito, no sé si fue la educación o la costumbre; llegó un punto en que me harté de mis propias actividades, de mis propios pensamientos, de mí; así que imploraba hacer algo diferente en el transcurso de los segundos, minutos, horas mi día, y quería lógralo, pero parecía una melodía en mi mente: despierta, cámbiate, ve a estudiar, estudia, llega a casa, cámbiate, haz tus cosas. Duerme, ya es tarde. Hasta que llegó un día inesperado en que esto se frenaría y podría cambiar de estación y de mi cotidianidad; eso al principio iba bien, esos días de “reposo” convirtieron mis inquietudes a evoluciones progresivas, comencé a escribir poesía, a dibujar, volví a ser la misma chica escondida entre árboles y que tanto amaba encontrar; esa chica que exploraba y transformaba sus perspectivas, esa chica que su imaginación y expresión lograban abrir corazones e incluso su corazón.

A medida que avanzaban los días y tras ya añorar un regreso, de aquellas maneras de demostrar efecto tangible, de no ver todo como absurdo, de percibir el ruido de la ciudad, cosas tan simples que no solíamos apreciar, de ver a una persona no solo como un para siempre y recordarme que algún día no despertará más y no sabremos si es hoy, mañana, dentro de unos años. y el amar sin monotonía porque en medio ello encontraba la felicidad y no me daba cuenta, pero también hubo días en los que mis miedos, inseguridades se veían a flote; me sentí vulnerable como un vidrio que con cualquier cosa me solía romper en todos mis aspectos; el pensar que el tiempo no avanza y tú deseas que lo haga más rápido, son aquellas simples cosas que me hacían dudar si hundirme o levantarme, y quiero levantarme y decir te esperé más de 40 días y simplemente llorar y dejarme ir.

Y si 40 días he estado pensando si mi ahora sueño se convertirá en mi realidad, si con esto aprendí a ver mi monotonía como base para algo diferente, si la gente convirtió su ignorancia a la conciencia y salgamos de esta .Vamos, quiero gritar: ¡te extrañe pero la espera valió la pena!

Cortesía | Lizet Barjas Luna

Comencé a relatar mis pensares del hoy y de un futuro próximo, en el que me solía buscar por largos caminos de liturgia y soledad completa soledad; suelo recordar mi camino de casa a escuela y viceversa, charlaba con personas cercanas todos los días, solía despertar con ojeras en mi rostro tras no dormir bien la noche anterior pensando en tareas, proyectos, y así prepararme para un mismo lugar, una misma monotonía; quizás me convertí superficial; solo veía mis días como el ver, hacer, hablar, pensar, el saludar todo con la misma constancia, con el mismo hábito, no sé si fue la educación o la costumbre; llegó un punto en que me harté de mis propias actividades, de mis propios pensamientos, de mí; así que imploraba hacer algo diferente en el transcurso de los segundos, minutos, horas mi día, y quería lógralo, pero parecía una melodía en mi mente: despierta, cámbiate, ve a estudiar, estudia, llega a casa, cámbiate, haz tus cosas. Duerme, ya es tarde. Hasta que llegó un día inesperado en que esto se frenaría y podría cambiar de estación y de mi cotidianidad; eso al principio iba bien, esos días de “reposo” convirtieron mis inquietudes a evoluciones progresivas, comencé a escribir poesía, a dibujar, volví a ser la misma chica escondida entre árboles y que tanto amaba encontrar; esa chica que exploraba y transformaba sus perspectivas, esa chica que su imaginación y expresión lograban abrir corazones e incluso su corazón.

A medida que avanzaban los días y tras ya añorar un regreso, de aquellas maneras de demostrar efecto tangible, de no ver todo como absurdo, de percibir el ruido de la ciudad, cosas tan simples que no solíamos apreciar, de ver a una persona no solo como un para siempre y recordarme que algún día no despertará más y no sabremos si es hoy, mañana, dentro de unos años. y el amar sin monotonía porque en medio ello encontraba la felicidad y no me daba cuenta, pero también hubo días en los que mis miedos, inseguridades se veían a flote; me sentí vulnerable como un vidrio que con cualquier cosa me solía romper en todos mis aspectos; el pensar que el tiempo no avanza y tú deseas que lo haga más rápido, son aquellas simples cosas que me hacían dudar si hundirme o levantarme, y quiero levantarme y decir te esperé más de 40 días y simplemente llorar y dejarme ir.

Y si 40 días he estado pensando si mi ahora sueño se convertirá en mi realidad, si con esto aprendí a ver mi monotonía como base para algo diferente, si la gente convirtió su ignorancia a la conciencia y salgamos de esta .Vamos, quiero gritar: ¡te extrañe pero la espera valió la pena!

Cortesía | Lizet Barjas Luna

Local

En Morelos: 40 mil niños y adolescentes podrían desertar

Del 24 de agosto al 18 de septiembre padres de familia y estudiantes tomarán un taller de capacitación de herramientas pedagógicas

Local

[Video] Florece en unidad Rancho Revolución

En los momentos más difíciles el personal no se separó, lo que dio como resultado que nadie perdiera su empleo; ofrecieron producto a través de redes sociales

Local

[Animalia] ¡Cuidado con tus mascotas!

El uso de cloro, gel antibacterial, alcohol y otros desinfectantes ha causado el 65 por ciento de intoxicaciones en animales de compañía

Mundo

España implanta app para rastreo de Covid-19

La herramienta digital es más efectiva que el seguimiento manual, asegura la Secretaría de Estado de Digitalización española

Gossip

Jorge Campos se vuelve inmortal en documental

TV Azteca presenta un documental donde el guardameta expone detalles reveladores de su vida y carrera

Política

Carla Humphrey: No soy un caballo de troya

Tras de ser cuestionada por su cercanía con el PAN y Morena, la consejera del INE aseguró ser autónoma y que entre sus intereses está la fiscalización

Política

Alcaldes se unen para pedir la destitución de Gatell

El subsecretario de Salud ha dicho que la propuesta para que renuncie es por frustración e intereses políticos

Gossip

León Larregui lanza ¡Va por el crew! en apoyo a técnicos de conciertos

León Larregui de Zoé y Meme del Real de Café Tacvba encabezan la iniciativa, que busca recaudar fondos para apoyar a los trabajadores de la industria de shows

Teatro

José Luis Ibáñez, un hombre entregado a las letras, al teatro y a la UNAM: Myrna Ortega

La serie de Netflix inspira la asignatura online que agotó rápidamente su cupo