/ martes 18 de diciembre de 2018

Incrimina narco de Chicago a hijo del Chapo en tráfico de heroína a EU

 Pedro Flores, aseguró que existe la grabación de una conversación telefónica que él sostuvo en 2008 con su hermano gemelo y con Alfredo Guzmán Salazar sobre un cargamento de heroína

Pedro Flores, considerado uno de los narcotraficantes más importantes de Chicago, incriminó este viernes en la corte de Nueva York a uno de los hijos de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera en el tráfico de heroína a Estados Unidos.

Desde el banquillo de los testigos, Flores aseguró que existe la grabación de una conversación telefónica que él sostuvo en 2008 con su hermano gemelo y con Alfredo Guzmán Salazar, alias “Alfredillo”, sobre un cargamento de 18 kilos de heroína destinado a Chicago.

Flores manifestó que la llamada tenía como fin acordar el envío de parte de Guzmán Loera, a quien Flores se refería de manera constante como “the man” (el hombre), y que era “coordinado” directamente por Guzmán Salazar.

En la llamada, de la cual se escuchó en la corte un tramo de menos de 10 segundos, Flores identificó la voz de su hermano, Margarito, considerado otro importante narcotraficante de Chicago, y de Guzmán Salazar.

Flores declaró que entre 2006 y 2007 aceptó cargamentos bque rondaba los 20 mil dólares.

Por ese cargamento, Flores estimó ingresos por la venta de la heroína en las calles de Chicago por más de 10 millones de dólares.

El testigo señaló que “en ese tiempo la heroína no era tan popular” en Estados Unidos como en los años recientes, y que sus clientes en su mayoría estaban interesados en la cocaína, por lo que pese a la mayor utilidad de la venta de heroína, prefirió enfocarse en la distribución de la otra droga.

Flores, quien se entregó a finales de 2008 a las autoridades de Estados Unidos y ha sido testigo colaborador en más de 50 juicios, afirmó además que de 2005 a 2008 recibía cocaína de Guzmán Loera mediante su hijo, entre otros contactos.

Tan solo desde mayo de 2005 hasta su entrega a las autoridades en noviembre de 2008, Flores recibió más de 60 toneladas de cocaína, de las que al menos 38 toneladas provenían directamente de Guzmán o de su socio en el Cártel de Sinaloa, Ismael “Mayo” Zambada.

Esas 38 toneladas de cocaína de Guzmán y de Zambada generaron ventas por 800 millones de dólares. La cocaína se distribuía a una docena de ciudades en Estados Unidos, desde el estado de Kentucky hasta la ciudad de Nueva York.

Flores, quien fue sentenciado junto con su hermano gemelo a 14 años de prisión por sus acuerdos de cooperación, narró que conoció a Guzmán en 2005 en su rancho en la sierra de Sinaloa.



Pedro Flores, considerado uno de los narcotraficantes más importantes de Chicago, incriminó este viernes en la corte de Nueva York a uno de los hijos de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera en el tráfico de heroína a Estados Unidos.

Desde el banquillo de los testigos, Flores aseguró que existe la grabación de una conversación telefónica que él sostuvo en 2008 con su hermano gemelo y con Alfredo Guzmán Salazar, alias “Alfredillo”, sobre un cargamento de 18 kilos de heroína destinado a Chicago.

Flores manifestó que la llamada tenía como fin acordar el envío de parte de Guzmán Loera, a quien Flores se refería de manera constante como “the man” (el hombre), y que era “coordinado” directamente por Guzmán Salazar.

En la llamada, de la cual se escuchó en la corte un tramo de menos de 10 segundos, Flores identificó la voz de su hermano, Margarito, considerado otro importante narcotraficante de Chicago, y de Guzmán Salazar.

Flores declaró que entre 2006 y 2007 aceptó cargamentos bque rondaba los 20 mil dólares.

Por ese cargamento, Flores estimó ingresos por la venta de la heroína en las calles de Chicago por más de 10 millones de dólares.

El testigo señaló que “en ese tiempo la heroína no era tan popular” en Estados Unidos como en los años recientes, y que sus clientes en su mayoría estaban interesados en la cocaína, por lo que pese a la mayor utilidad de la venta de heroína, prefirió enfocarse en la distribución de la otra droga.

Flores, quien se entregó a finales de 2008 a las autoridades de Estados Unidos y ha sido testigo colaborador en más de 50 juicios, afirmó además que de 2005 a 2008 recibía cocaína de Guzmán Loera mediante su hijo, entre otros contactos.

Tan solo desde mayo de 2005 hasta su entrega a las autoridades en noviembre de 2008, Flores recibió más de 60 toneladas de cocaína, de las que al menos 38 toneladas provenían directamente de Guzmán o de su socio en el Cártel de Sinaloa, Ismael “Mayo” Zambada.

Esas 38 toneladas de cocaína de Guzmán y de Zambada generaron ventas por 800 millones de dólares. La cocaína se distribuía a una docena de ciudades en Estados Unidos, desde el estado de Kentucky hasta la ciudad de Nueva York.

Flores, quien fue sentenciado junto con su hermano gemelo a 14 años de prisión por sus acuerdos de cooperación, narró que conoció a Guzmán en 2005 en su rancho en la sierra de Sinaloa.



Local

Alberto Capella tiene que rendir cuentas: Cuauhtémoc Blanco

Invita el Gobernador a los integrantes de su administración a conducirse bien

Local

Podrán usar uniforme neutro para el próximo ciclo en Morelos

Los infantes que quieran usar pantalón o falda tendrán la libertad de hacerlo

Local

Morelos, el segundo estado más deteriorado en materia ambiental

La Comisión de Medio Ambiente, Agua y Recursos Naturales del Congreso del Estado presentó la iniciativa de Ley para la protección, conservación y podas adecuadas a todos los árboles y bosques urbanos

Gossip

Percance cosecha éxitos

Su sencillo Ya no me importa está por llegar al millón de reproducciones en Youtube

Gossip

Mika lanza su videoclip de Ice cream

El cantante señala que la canción es una fantasía de ensueño

Círculos

Celebran el arte de la danza

La Academia de Ballet Vista Hermosa, realizó dos presentaciones de la pieza Érase una vez

Círculos

Roberto Escobedo inaugura la muestra Viviendo mi ilusión

La exposición pictórica muestra gran parte de la vida del artista y sus vivencias

Cultura

Estudiantes presentan la obra Burning Dogs

Corre a cargo de los alumnos de 8° semestre de la Licenciatura en Teatro del CMA