/ lunes 24 de febrero de 2020

Muere Katherine Johnson, la matemática que llevó a la humanidad a la Luna

Se convirtió en una de las mujeres negras que formaban un equipo en el Centro de Investigación Langley para calcular la trayectoria de los primeros lanzamientos espaciales

"Si ella dice que son buenos, entonces estoy listo para ir", dijo el astronauta John Glenn, el primer hombre en orbitar la Tierra, de Katherine Johnson, la matemática afroamericana de la NASA que en 1969 llevó a cabo los precisos cálculos para que el Apollo XI aterrizara en la Luna y que falleció este lunes a los 101 años.

"Nuestra familia de la NASA está triste al enterarse de la noticia de que Katherine Johnson falleció esta mañana a los 101 años. Era una heroína estadounidense y su legado pionero nunca se olvidará", escribió en su cuenta de Twitter el administrador de la agencia aeroespacial, Jim Bridesnstine.

Eso se debe en parte a que, en una época en la que ser mujer y científica en EU ya presentaba sus propias dificultades, ella se enfrentaba además al desafío de ser afroamericana en un país en el que muchos estados tenían todavía vigentes las llamadas leyes Jim Crow, que buscaban perpetuar la segregación entre blancos y negros.

Sin embargo y a pesar de todas las dificultades, mucho antes de llevar a la humanidad a la Luna, Johnson ya había superado muchas barreras.

Brillantez y pericia con los números

Nacida en 1918 en White Sulphur Springs, un pueblo del estado de West Virginia que en aquel entonces no superaba el millar de habitantes, su brillantez y pericia con los números la llevaron a ser aceptada en la escuela preparatoria del West Virgina State College, donde más tarde acabó siendo estudiante universitaria y donde en 1937 se doctoró con los honores más altos en Matemáticas.

Ya en 1939, y después de ejercer de profesora en diversas escuelas públicas para negros, se convirtió en una de los tres primeros estudiantes afroamericanos en formar parte del alumnado de la Universidad de West Virginia, la más prestigiosa del estado.

Años más tarde, se convirtió en una de las mujeres negras que formaban un equipo en el Centro de Investigación Langley para calcular la trayectoria de los primeros lanzamientos espaciales, unas operaciones que hoy hacen los computadores.

Fueron sus cálculos los que ayudaron a que la misión Apolo XI llegara a buen puerto y a que Neil Armstrong pisara la Luna (1969), pero también los que fijaron la trayectoria del primer viaje al espacio de un estadounidense, Alan Shepard (1961).

Cuando la Nasa empezó a usar computadores para la misión en que John Gleen orbitó la Tierra por primera vez (1962), le pidieron a Johnson verificar los cálculos de la máquina.

A pesar de los años de anonimato al que Johnson y sus compañeras se vieron relegadas, el reconocimiento, aunque con retraso, llegó en 2015, cuando el entonces presidente de EU, Barack Obama (2009-2017), le entregó la Medalla Presidencial a la Libertad.

En la ceremonia en su honor, el mandatario proclamó: “Katherine Johnson rechazó verse limitada por lo que esperaba la sociedad de ella por su sexo y raza mientras expandía los límites de la humanidad".

Dos años más tarde, la NASA le dedicó un edificio en su honor en su sede en Langley (Virginia), la Instalación de Investigación Computacional Katherine G. Johnson.

Su labor en la NASA fue durante años desconocida para el gran público, hasta la llegada de la película "Hidden Figures" ("Figuras ocultas", 2016).

Lee también ⬇

"Si ella dice que son buenos, entonces estoy listo para ir", dijo el astronauta John Glenn, el primer hombre en orbitar la Tierra, de Katherine Johnson, la matemática afroamericana de la NASA que en 1969 llevó a cabo los precisos cálculos para que el Apollo XI aterrizara en la Luna y que falleció este lunes a los 101 años.

"Nuestra familia de la NASA está triste al enterarse de la noticia de que Katherine Johnson falleció esta mañana a los 101 años. Era una heroína estadounidense y su legado pionero nunca se olvidará", escribió en su cuenta de Twitter el administrador de la agencia aeroespacial, Jim Bridesnstine.

Eso se debe en parte a que, en una época en la que ser mujer y científica en EU ya presentaba sus propias dificultades, ella se enfrentaba además al desafío de ser afroamericana en un país en el que muchos estados tenían todavía vigentes las llamadas leyes Jim Crow, que buscaban perpetuar la segregación entre blancos y negros.

Sin embargo y a pesar de todas las dificultades, mucho antes de llevar a la humanidad a la Luna, Johnson ya había superado muchas barreras.

Brillantez y pericia con los números

Nacida en 1918 en White Sulphur Springs, un pueblo del estado de West Virginia que en aquel entonces no superaba el millar de habitantes, su brillantez y pericia con los números la llevaron a ser aceptada en la escuela preparatoria del West Virgina State College, donde más tarde acabó siendo estudiante universitaria y donde en 1937 se doctoró con los honores más altos en Matemáticas.

Ya en 1939, y después de ejercer de profesora en diversas escuelas públicas para negros, se convirtió en una de los tres primeros estudiantes afroamericanos en formar parte del alumnado de la Universidad de West Virginia, la más prestigiosa del estado.

Años más tarde, se convirtió en una de las mujeres negras que formaban un equipo en el Centro de Investigación Langley para calcular la trayectoria de los primeros lanzamientos espaciales, unas operaciones que hoy hacen los computadores.

Fueron sus cálculos los que ayudaron a que la misión Apolo XI llegara a buen puerto y a que Neil Armstrong pisara la Luna (1969), pero también los que fijaron la trayectoria del primer viaje al espacio de un estadounidense, Alan Shepard (1961).

Cuando la Nasa empezó a usar computadores para la misión en que John Gleen orbitó la Tierra por primera vez (1962), le pidieron a Johnson verificar los cálculos de la máquina.

A pesar de los años de anonimato al que Johnson y sus compañeras se vieron relegadas, el reconocimiento, aunque con retraso, llegó en 2015, cuando el entonces presidente de EU, Barack Obama (2009-2017), le entregó la Medalla Presidencial a la Libertad.

En la ceremonia en su honor, el mandatario proclamó: “Katherine Johnson rechazó verse limitada por lo que esperaba la sociedad de ella por su sexo y raza mientras expandía los límites de la humanidad".

Dos años más tarde, la NASA le dedicó un edificio en su honor en su sede en Langley (Virginia), la Instalación de Investigación Computacional Katherine G. Johnson.

Su labor en la NASA fue durante años desconocida para el gran público, hasta la llegada de la película "Hidden Figures" ("Figuras ocultas", 2016).

Lee también ⬇

Local

Permanecerán abiertas vialidades en Cuautla: Turismo

Habrá operativo para exhortar a la gente a volver a sus viviendas por contingencia sanitaria

Local

Avanza sanitización de espacios Públicos en Atlatlahucan

Cada vez más la población se involucra en las medidas de prevención del coronavirus, señalan autoridades

Local

Coronavirus: Restringen el acceso a turistas en Tetela del Volcán

Autoridades llegaron a un acuerdo de implementar las medidas necesarias para salvaguardar la integridad de salud de la comunidad

Sociedad

La Mañanera vista por Reyes Razo | "Nos hacen mucha falta miles de médicos"

"Gesto real. Poderosos hombres de negocios me ofrecieron no despedir a ninguno de sus empleados u obreros", dijo el Presidente

Local

[VIDEO] Cuidadores de casas siguen trabajando en Cuernavaca

La Organización Mundial de la Salud (OMS) determinó que los mayores de 60 son la población de riesgo

Local

¿Cómo es la vida de un recolector de basura en tiempos de Coronavirus?

Su labor no puede parar y es de vital importancia para la población

Futbol

[Video] Thomas Müller renueva con Bayern München hasta 2023

El campeón del mundo con Alemania en 2014, prolongó su estancia con el equipo bávaro

Sociedad

Municipio de Tlatlaya en Edomex cierra sus fronteras por Covid-19

Bloquearán vías de acceso y sólo permitirán paso de autos con insumos; en Tejupilco realizan operativos

Política

Adoptan políticos TICs ante Coronavirus

El congreso local de Tlaxcala, el pasado 27 de marzo se convirtió en ser el primero de las asambleas en México en sesionaron de manera virtual y aprobar de manera remota