/ miércoles 26 de junio de 2019

Valeria, una historia estrujante de la migración

La fotografía de la niña al lado de su padre, ambos boca abajo, es una metáfora de cómo se aborda este problema en el mundo

México.- Sus cuerpos inertes yacen boca abajo sobre el agua. Ellos no tendrían que estar ahí. Nadie debería partir así. Son Óscar Alberto Martínez Ramírez y su hija, Valeria, de un año y 11 meses de edad.

La imagen de los dos cuerpos causó un pesar similar al que conmocionó al mundo en 2015, cuando Aylan Kurdi, migrante sirio de dos años de edad, falleció ahogado al naufragar el barco en el que viajaba por el mar Mediterráneo, luego de escapar junto a su padre de la guerra en Siria.

La muerte de niños y niñas migrantes que siguen un sueño que no les pertenece es una tragedia que aún no conoce las palabras precisas.

El agua, el recurso natural que preserva la vida, cobró sus últimos suspiros. En 2015 el de Aylan y ayer los de Valeria y a su padre, Óscar. La migración de adultos y menores es una historia sin fin.

La imagen del pequeño sirio Aylan es estrujante. Arrastrado por las olas del mar, el cuerpo del bebé con su inolvidable camiseta roja yace boca abajo en la orilla de la playa de Bodrum. En Turquía. El sueño de paz de su familia se esfumó. La guerra terminó con la naciente vida.

El domingo por la noche, de este lado del mundo, la historia se repitió. La salvadoreña Valeria, murió ahogada en el cauce del río Bravo, en la frontera de México con Estados Unidos.

La fotografía de la niña al lado de su padre, ambos boca abajo, es una metáfora de cómo se aborda este problema en el mundo.

A escasos kilómetros de donde las víctimas intentaron cruzar a pie el río Bravo por Matamoros, Tamaulipas, abunda la vegetación y las latas vacías de cerveza.

Ahí, el terreno acabó con los anhelos de un padre y la sonrisa de una hija. El sueño americano se disolvió y acabó con la incipiente vida de Valeria.

El color rojo de la camisa de Aylan y el pantaloncito de Valeria son una fatal casualidad.

La fotografía de Aylan ahora tendrá una desgarradora comparación: la imagen de Valeria y su padre.

Aylan, Valeria y miles de menores más deberían reír, disfrutar, aprender en lugar de dejar su último aliento sobre el vital líquido que debería dar vida, no arrebatarla.

México.- Sus cuerpos inertes yacen boca abajo sobre el agua. Ellos no tendrían que estar ahí. Nadie debería partir así. Son Óscar Alberto Martínez Ramírez y su hija, Valeria, de un año y 11 meses de edad.

La imagen de los dos cuerpos causó un pesar similar al que conmocionó al mundo en 2015, cuando Aylan Kurdi, migrante sirio de dos años de edad, falleció ahogado al naufragar el barco en el que viajaba por el mar Mediterráneo, luego de escapar junto a su padre de la guerra en Siria.

La muerte de niños y niñas migrantes que siguen un sueño que no les pertenece es una tragedia que aún no conoce las palabras precisas.

El agua, el recurso natural que preserva la vida, cobró sus últimos suspiros. En 2015 el de Aylan y ayer los de Valeria y a su padre, Óscar. La migración de adultos y menores es una historia sin fin.

La imagen del pequeño sirio Aylan es estrujante. Arrastrado por las olas del mar, el cuerpo del bebé con su inolvidable camiseta roja yace boca abajo en la orilla de la playa de Bodrum. En Turquía. El sueño de paz de su familia se esfumó. La guerra terminó con la naciente vida.

El domingo por la noche, de este lado del mundo, la historia se repitió. La salvadoreña Valeria, murió ahogada en el cauce del río Bravo, en la frontera de México con Estados Unidos.

La fotografía de la niña al lado de su padre, ambos boca abajo, es una metáfora de cómo se aborda este problema en el mundo.

A escasos kilómetros de donde las víctimas intentaron cruzar a pie el río Bravo por Matamoros, Tamaulipas, abunda la vegetación y las latas vacías de cerveza.

Ahí, el terreno acabó con los anhelos de un padre y la sonrisa de una hija. El sueño americano se disolvió y acabó con la incipiente vida de Valeria.

El color rojo de la camisa de Aylan y el pantaloncito de Valeria son una fatal casualidad.

La fotografía de Aylan ahora tendrá una desgarradora comparación: la imagen de Valeria y su padre.

Aylan, Valeria y miles de menores más deberían reír, disfrutar, aprender en lugar de dejar su último aliento sobre el vital líquido que debería dar vida, no arrebatarla.

frontpage

¿Quieres evitar la diabetes? ¡No consumas azúcar!

Infarto agudo de miocardio, accidente cerebro vascular, ceguera, insuficiencia renal y/o amputaciones, son sólo algunas complicaciones de esta pandemia

Local

Lleva Morelos su magia a Pachuca

Tanto Tepoztlán como Tlayacapan presentarán sus bondades naturales y gastronómicas en el tianguis turístico de pueblos mágicos

Local

Pide Cornejo paciencia en reconstrucción de escuelas

Al menos son 16 planteles educativos con problemas en la reconstrucción

OMG!

[Video] ¡Es oficial! Nicki Minaj se casa con Kenneth Patty

La cantante sorprendió a sus seguidores al revelar la noticia

Política

Gobernadores exigen a AMLO devuelva fondo minero

Zacatecas, Chihuahua, Durango y Guerrero fueron quienes solicitaron la devolución de los recursos

Local

Acuerdos benefician a docentes

Se reúne Bañón Estrada con el secretario de Gobierno; acuerdan basificación de mil 600 profesores

Mundo

Piñera pide perdón y anuncia reformas de pensiones, salud, salarios y tarifas

El presidente chileno dio un giro radical al tono confrontativo hacia los manifestantes de los últimos días

Gossip

¿Habrá live-action de Batman Beyond protagonizada por Michael Keaton?

pasado 30 años desde que el actor interpretó por primera vez a Batman en 1989

Automotriz

La llegada de la F1 a México, marcada por la tragedia

A continuación, una recapitulación de los primeros andares de la categoría reina en el mítico trazado de la Magdalena Mixhuca