/ martes 20 de agosto de 2019

Rojo oriental

Mirar hacia adentro

La cultura popular del oriente de Morelos es rica y, en general, poco conocida. Tiene un sabor y color propios de su paisaje: caluroso, amplio, productivo, cercano a cerros majestuosos y salpicado de colinas, muy de la selva baja caducifolia, pero beneficiado por los ríos que lo atraviesan.

Una de las tradiciones alfareras menos reconocidas del estado es la de Telixtac, en Axochiapan, producida a partir de moldes y cocida en hornos a cielo abierto, construidos por las mismas alfareras. Las piezas de allí tienen una rugosidad y un color rojo característicos.

Entre la alfarería que producen están comales, anafres pequeños, ollas, apaxtles y, particularmente, molcajetes, lavaderos y tinajas enormes para guardar y mantener fresca el agua. Los lavaderos y molcajetes tienen la superficie estriada y decorada, generalmente con la figura de un gallo, para facilitar la labor que en ellos se realiza; las tinajas pueden tener hasta 1.60m de alzada y un diámetro de casi 1m en su parte más ancha; se les decora con sencillos y pequeños mosaicos florales hechos con fragmentos de loza. Estas tinajas son enterradas hasta la mitad, y así el agua se mantiene fresca, “mejor que en el refri”, y adquiere ese característico y agradable sabor a barro fresco. Todas estas piezas, en su superficie exterior, presentan un color rojo obtenido a partir de un colorante sacado de la tierra. Curiosamente, es el mismo que usan los mecos en la alucinante fiesta del 15 de septiembre en Ixtlico el Grande, de la que les hablaré más cercana la fecha.

El barro que usan tiene añadida arena de río, lo que da a estas piezas su textura rugosa y las vuelve toscas y resistentes. Sus precios están muy por debajo de los de las demás localidades alfareras del estado y a veces se antojan ridículos. A menudo reciben enormes pedidos del interior de la república, que resuelven aliándose entre las familias productoras para cumplirlos. Actualmente, trabajan con algunos dulceros de Huazulco, Temoac, para proporcionarles cajetes con boca y decorado interior de flor, en los que venden sus productos.

La obstinada permanencia de expresiones como ésta, son ejemplo de ese México que nos empecinamos en ignorar, pero que todavía está allí dando frutos y conservando parte de lo que nos identifica y aun nos define.

La cultura popular del oriente de Morelos es rica y, en general, poco conocida. Tiene un sabor y color propios de su paisaje: caluroso, amplio, productivo, cercano a cerros majestuosos y salpicado de colinas, muy de la selva baja caducifolia, pero beneficiado por los ríos que lo atraviesan.

Una de las tradiciones alfareras menos reconocidas del estado es la de Telixtac, en Axochiapan, producida a partir de moldes y cocida en hornos a cielo abierto, construidos por las mismas alfareras. Las piezas de allí tienen una rugosidad y un color rojo característicos.

Entre la alfarería que producen están comales, anafres pequeños, ollas, apaxtles y, particularmente, molcajetes, lavaderos y tinajas enormes para guardar y mantener fresca el agua. Los lavaderos y molcajetes tienen la superficie estriada y decorada, generalmente con la figura de un gallo, para facilitar la labor que en ellos se realiza; las tinajas pueden tener hasta 1.60m de alzada y un diámetro de casi 1m en su parte más ancha; se les decora con sencillos y pequeños mosaicos florales hechos con fragmentos de loza. Estas tinajas son enterradas hasta la mitad, y así el agua se mantiene fresca, “mejor que en el refri”, y adquiere ese característico y agradable sabor a barro fresco. Todas estas piezas, en su superficie exterior, presentan un color rojo obtenido a partir de un colorante sacado de la tierra. Curiosamente, es el mismo que usan los mecos en la alucinante fiesta del 15 de septiembre en Ixtlico el Grande, de la que les hablaré más cercana la fecha.

El barro que usan tiene añadida arena de río, lo que da a estas piezas su textura rugosa y las vuelve toscas y resistentes. Sus precios están muy por debajo de los de las demás localidades alfareras del estado y a veces se antojan ridículos. A menudo reciben enormes pedidos del interior de la república, que resuelven aliándose entre las familias productoras para cumplirlos. Actualmente, trabajan con algunos dulceros de Huazulco, Temoac, para proporcionarles cajetes con boca y decorado interior de flor, en los que venden sus productos.

La obstinada permanencia de expresiones como ésta, son ejemplo de ese México que nos empecinamos en ignorar, pero que todavía está allí dando frutos y conservando parte de lo que nos identifica y aun nos define.

Local

19S: El día en que la fe se perdió

A dos años del sismo, con epicentro en Axochiapan, las promesas fueron cambiadas por el abandono

Local

Reconstrucción va lenta, pero es transparente: Cuauhtémoc Blanco

Asegura que como titular del Ejecutivo vigilará que los recursos federales sigan llegando a quienes aún los necesitan

Local

[Especial] La Nopalera, a dos años del sismo

La ayuda recibida se convirtió en viviendas y obras que empiezan a cambiar la apariencia de este pueblo campesino, en Yautepec

Local

Gobierno de Jiutepec promueve cultura de la Protección Civil

De enero a agosto del presente año se ha evaluado 151 ejercicios de simulacros

Tecnología

Huawei lanza su primer smartphone sin aplicaciones Google

"A causa de la prohibición estadounidense (...) no podemos preinstalar" las aplicaciones Google, declaró Richard Yu, responsable de servicios al consumidor de Huawei

Local

Piden invertir en alertas sísmicas para escuelas

Cada alerta tiene un costo de cien mil pesos, pero una vida vale más, señaló el director de Infraestructura Educativa

Mundo

Justin Trudeau causa polémica por video racista, aparece con cara pintada de negro

En el video el primer ministro de Canadá aparece con jeans rotos y una camiseta, los brazos en alto y maquillaje oscuro en la cara

Local

Juez niega ampliación de investigación en el caso Maximiliano

El Ministerio Público argumentó que no cuenta con algunos videos y que una de las víctimas no ha podido declarar

Política

Senadores del PAN acusan a Morena de mentir sobre donación de recursos a damnificados

Los legisladores de Acción Nacional denunciaron que el 50% de las prerrogativas que iba a donar Morena a los damnificados del sismo del 19S no se donaron