/ martes 28 de julio de 2020

 #Cuarencuerna La gente no muere por no estudiar

Hace unos días en un artículo de prensa (LatinUs, 2020), se hacía referencia a una publicación de la serie

Notas de Coyuntura del CRIM (Hernández, 2020), donde se hace un análisis de los certificados de defunción que hasta el 27 de mayo indican Covid-19 como causa de muerte, considerando datos demográficos (edad, sexo, estado, tasa de mortalidad) e incluyendo datos de escolaridad, ocupación y tipo de unidad médica donde ocurrió el deceso. A la prensa le llamó la atención la escolaridad y enfatiza una de las conclusiones preliminares: Es por ello que puede asumirse una selectividad del padecimiento por nivel de escolaridad. Sin embargo, omiten las causas del inicio de la pandemia en México y se cita a Gustavo de Hoyos (COPARMEX) quién considera que el Subsecretario de Salud polariza a la población diciendo que el SARS-COV2 llegó a México importado por grupos sociales de alta capacidad económica y financiera (de Hoyos, 2020). LatinUs, de alguna manera enfatiza la idea de que la escolaridad, y ningún otro factor, es la principal causa asociada a la muerte por Covid-19.

El estudio preliminar de Hernández muestra que de los fallecidos, el 71% tiene una escolaridad máxima de primaria; que el 84% son amas de casa; jubilados y pensionados; choferes y desempleados, por mencionar algunas ocupaciones. Además, hay más muertes en las unidades de la Secretaría de Salud que atienden a la población sin cobertura médica por carecer de un empleo formal. En efecto, hay una correlación entre Covid-19 y un perfil demográfico y social, pero no podemos concluir como lo hace LatinUs, que el nivel de escolaridad determina por sí mismo una propensión a fallecer por Covid-19. El no contar con educación superior, suele significar precariedad laboral y falta de educación alimentaria y nutricional, que lleva a satisfacer las necesidades alimenticias con lo que está al alcance, generalmente comida chatarra. Como resultado tenemos enfermedades crónicas: diabetes, insuficiencia renal, presión alta, principalmente, que son comorbilidades para Covid-19. Si bien estas enfermedades no son exclusivas de un grupo sociodemográfico, se manifiestan con mayor fuerza en quienes tienen menos oportunidades.

¿Qué necesitamos? En el mediano plazo: políticas públicas que favorezcan la educación alimentaria y nutricional y acceso a alimentos de calidad; oportunidades educativas diversas y mejores ingresos; en lo inmediato, ser conscientes que la vida comunitaria implica el cuidado del otro, sin descuidar nuestra propia persona. Hay que recordar que el SARS-Cov2 estará presente por largo tiempo y debemos aprender, de manera segura, a convivir con él.

LatinUs. (10 de julio de 2020). El 71% de mexicanos fallecidos por Covid sólo terminó la primaria: UNAM. https://latinus.us/2020/07/10/mas-70-fallecidos-covid-19-solo-acabaron-primaria-estudio-unam/

Hernández, H. (17 de junio de 2020). Mortalidad por covid-19 en México. Notas preliminares para un perfil sociodemográfico. Notas de coyuntura del CRIM No. 36, México, CRIM-UNAM 7 pp.

de Hoyos, G. [@gdehoyoswlather]. (19 de junio 2020). La prédica cotidiana de la polarización, el odio y la lucha de clases está perturbando a un número creciente de [video adjunto]. Twitter.


Nayeli Sánchez G. es bióloga, candidata a Dr. en Ciencias (bioquímica) y profesora de tiempo completo en UAEM.

Esta publicación ha sido revisada por el comité editorial de la Academia de Ciencias de Morelos.

Hace unos días en un artículo de prensa (LatinUs, 2020), se hacía referencia a una publicación de la serie

Notas de Coyuntura del CRIM (Hernández, 2020), donde se hace un análisis de los certificados de defunción que hasta el 27 de mayo indican Covid-19 como causa de muerte, considerando datos demográficos (edad, sexo, estado, tasa de mortalidad) e incluyendo datos de escolaridad, ocupación y tipo de unidad médica donde ocurrió el deceso. A la prensa le llamó la atención la escolaridad y enfatiza una de las conclusiones preliminares: Es por ello que puede asumirse una selectividad del padecimiento por nivel de escolaridad. Sin embargo, omiten las causas del inicio de la pandemia en México y se cita a Gustavo de Hoyos (COPARMEX) quién considera que el Subsecretario de Salud polariza a la población diciendo que el SARS-COV2 llegó a México importado por grupos sociales de alta capacidad económica y financiera (de Hoyos, 2020). LatinUs, de alguna manera enfatiza la idea de que la escolaridad, y ningún otro factor, es la principal causa asociada a la muerte por Covid-19.

El estudio preliminar de Hernández muestra que de los fallecidos, el 71% tiene una escolaridad máxima de primaria; que el 84% son amas de casa; jubilados y pensionados; choferes y desempleados, por mencionar algunas ocupaciones. Además, hay más muertes en las unidades de la Secretaría de Salud que atienden a la población sin cobertura médica por carecer de un empleo formal. En efecto, hay una correlación entre Covid-19 y un perfil demográfico y social, pero no podemos concluir como lo hace LatinUs, que el nivel de escolaridad determina por sí mismo una propensión a fallecer por Covid-19. El no contar con educación superior, suele significar precariedad laboral y falta de educación alimentaria y nutricional, que lleva a satisfacer las necesidades alimenticias con lo que está al alcance, generalmente comida chatarra. Como resultado tenemos enfermedades crónicas: diabetes, insuficiencia renal, presión alta, principalmente, que son comorbilidades para Covid-19. Si bien estas enfermedades no son exclusivas de un grupo sociodemográfico, se manifiestan con mayor fuerza en quienes tienen menos oportunidades.

¿Qué necesitamos? En el mediano plazo: políticas públicas que favorezcan la educación alimentaria y nutricional y acceso a alimentos de calidad; oportunidades educativas diversas y mejores ingresos; en lo inmediato, ser conscientes que la vida comunitaria implica el cuidado del otro, sin descuidar nuestra propia persona. Hay que recordar que el SARS-Cov2 estará presente por largo tiempo y debemos aprender, de manera segura, a convivir con él.

LatinUs. (10 de julio de 2020). El 71% de mexicanos fallecidos por Covid sólo terminó la primaria: UNAM. https://latinus.us/2020/07/10/mas-70-fallecidos-covid-19-solo-acabaron-primaria-estudio-unam/

Hernández, H. (17 de junio de 2020). Mortalidad por covid-19 en México. Notas preliminares para un perfil sociodemográfico. Notas de coyuntura del CRIM No. 36, México, CRIM-UNAM 7 pp.

de Hoyos, G. [@gdehoyoswlather]. (19 de junio 2020). La prédica cotidiana de la polarización, el odio y la lucha de clases está perturbando a un número creciente de [video adjunto]. Twitter.


Nayeli Sánchez G. es bióloga, candidata a Dr. en Ciencias (bioquímica) y profesora de tiempo completo en UAEM.

Esta publicación ha sido revisada por el comité editorial de la Academia de Ciencias de Morelos.

Local

Estos son los municipios del oriente con menor número de contagios de covid-19

Autoridades de salud llaman a la población a cuidarse y no bajar la guardia ante un posible contagio

Local

Político morelense en Honduras regresa a México con covid-19

David Jiménez quien se encuentra en terapia intermedia, es originario de Cuernavaca

Local

Este viernes entra en vigor la ley de videovigilancia en Morelos

Supone la supervisión de todas las cámaras de seguridad pública, privada, particulares y de establecimientos comerciales

Local

Estos son los municipios del oriente con menor número de contagios de covid-19

Autoridades de salud llaman a la población a cuidarse y no bajar la guardia ante un posible contagio

Local

Profesores jubilados reniegan de protección

Insisten en cobrar de forma presencial apoyos disponibles en depósito bancario desde el 14 de mayo

Local

Fallece Benigno Arenales, exalcalde de Atlatlahucan

Se desempeñó como presidente municipal en el periodo 2013-2015

Local

Político morelense en Honduras regresa a México con covid-19

David Jiménez quien se encuentra en terapia intermedia, es originario de Cuernavaca