/ sábado 21 de agosto de 2021

[Extranjeros en Morelos] Malcolm Lowry, un dipsómano en Cuernavaca

El escritor británico describió a la ciudad como un pueblo “donde se dan la mano infierno y paraíso”

Malcolm Lowry nació en 1909 en Gran Bretaña. La ceguera temporal casi total que le afectó de los 10 a los 14 años seguramente fue definitiva en su formación psicológica, que tanto se refleja en su obra. Vivió en Cuernavaca de 1936 a 1938. Su vida, asolada por la dipsomanía, terminó en 1957.

Su obra cumbre, Bajo el volcán, fue escrita cuatro veces; la primera en México en 1936, la segunda en Los Ángeles en 1938, la tercera en Canadá a partir de 1940 y la cuarta concluida en junio de 1945, también en Canadá; de esta última versión, que es la publicada, extravió el manuscrito en un bar de México, pero finalmente fue recuperado.

La trama de la novela se desarrolla en Cuernavaca y su alta densidad conceptual y numerosos simbolismos la hacen una obra difícil de leer (el propio autor recomienda varias lecturas). Los editores esbozan su contenido: “En un pueblo de México donde se dan la mano infierno y paraíso, [el cónsul] Geoffrey trata de vivir al margen de un mundo devorado por el frenesí de la destrucción. La culpa, el desamor, la soledad lo llevaron a una embriaguez que de algún modo resulta también la del conocimiento […] Tragedia contemporánea, libro de una belleza y una emoción incomparables, novela que recupera las dos fuentes: el mito y la poesía.”

Este libro tiene claros elementos autobiográficos: la dipsomanía del protagonista, el abandono que sufre de su esposa y la vida en Cuernavaca. Así la describe:

“Los muros de la ciudad, construida en una colina, son altos; las calles y veredas tortuosas y accidentadas; los caminos sinuosos. Una carretera amplia y hermosa, de estilo norteamericano, entra por el norte y se pierde en estrechas callejuelas para convertirse, al salir, en un sendero de cabras […] Del sureste surgían parvadas que se amontonaban: pájaros feos, negros, pequeños y, sin embargo, demasiado largos, semejantes a insectos monstruosos, parecidos a los cuervos, de torpes colas largas y vuelo ondulante, enérgico y laborioso. Fustigando con su vuelo la hora crepuscular, retornaban febrilmente, como cada atardecer, a refugiarse entre la espesura de los fresnos del zócalo, los cuales hasta que cayera la noche, resonarían con sus chillidos estridentes, incesantes y mecánicos.”

La novela Bajo el Volcán se desarrolla en Cuernavaca, pero de manera permanente bajo el influjo del Popocatépetl y del Iztaccíhuatl / Javier Omaña | El Sol de Cuernavaca

De Cuernavaca a la ciudad de México, reflexionaba el protagonista:

“¡Qué continua y sorprendentemente cambiaba el paisaje! Ahora eran campos cubiertos de piedras y una hilera de árboles secos. El perfil de un arado ruinoso levantaba los brazos al cielo en muda súplica. Otro planeta […], un planeta extraño en el que, si se mirara un poco más lejos, después de Tres Marías, podría descubrirse inmediatamente cualquier tipo de paisaje […] Un planeta en el cual se cambiaba de clima en un abrir y cerrar de ojos y bastaba tomarse la molestia de pensar en ello y atravesar una carretera para recorrer tres civilizaciones; pero hermoso –no cabía negar su belleza fatal o purificadora–, según fuera el caso: la belleza misma del Paraíso Terrenal.”

La novela se desarrolla en Cuernavaca, pero de manera permanente bajo el influjo del Popocatépetl y del Iztaccíhuatl (hay en el texto alrededor de 100 menciones específicas a esos volcanes):

“Ambos volcanes se erguían majestuosos y nítidos contra el fondo del crepúsculo. Más cerca […] el pueblo de Tomalín, anidado tras la selva, desde la cual ascendía un tenue velo de humo ilícito: alguien quemaba leña para hacer carbón. Ante sí, del otro lado de la carretera principal, se extendían campos y boscajes entre los cuales serpenteaban un río y el camino de Alcapancingo [Acapatzingo] […]”

El final del libro es el final de la vida del cónsul, segada a balazos en una cantina de Cuernavaca.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube


Malcolm Lowry nació en 1909 en Gran Bretaña. La ceguera temporal casi total que le afectó de los 10 a los 14 años seguramente fue definitiva en su formación psicológica, que tanto se refleja en su obra. Vivió en Cuernavaca de 1936 a 1938. Su vida, asolada por la dipsomanía, terminó en 1957.

Su obra cumbre, Bajo el volcán, fue escrita cuatro veces; la primera en México en 1936, la segunda en Los Ángeles en 1938, la tercera en Canadá a partir de 1940 y la cuarta concluida en junio de 1945, también en Canadá; de esta última versión, que es la publicada, extravió el manuscrito en un bar de México, pero finalmente fue recuperado.

La trama de la novela se desarrolla en Cuernavaca y su alta densidad conceptual y numerosos simbolismos la hacen una obra difícil de leer (el propio autor recomienda varias lecturas). Los editores esbozan su contenido: “En un pueblo de México donde se dan la mano infierno y paraíso, [el cónsul] Geoffrey trata de vivir al margen de un mundo devorado por el frenesí de la destrucción. La culpa, el desamor, la soledad lo llevaron a una embriaguez que de algún modo resulta también la del conocimiento […] Tragedia contemporánea, libro de una belleza y una emoción incomparables, novela que recupera las dos fuentes: el mito y la poesía.”

Este libro tiene claros elementos autobiográficos: la dipsomanía del protagonista, el abandono que sufre de su esposa y la vida en Cuernavaca. Así la describe:

“Los muros de la ciudad, construida en una colina, son altos; las calles y veredas tortuosas y accidentadas; los caminos sinuosos. Una carretera amplia y hermosa, de estilo norteamericano, entra por el norte y se pierde en estrechas callejuelas para convertirse, al salir, en un sendero de cabras […] Del sureste surgían parvadas que se amontonaban: pájaros feos, negros, pequeños y, sin embargo, demasiado largos, semejantes a insectos monstruosos, parecidos a los cuervos, de torpes colas largas y vuelo ondulante, enérgico y laborioso. Fustigando con su vuelo la hora crepuscular, retornaban febrilmente, como cada atardecer, a refugiarse entre la espesura de los fresnos del zócalo, los cuales hasta que cayera la noche, resonarían con sus chillidos estridentes, incesantes y mecánicos.”

La novela Bajo el Volcán se desarrolla en Cuernavaca, pero de manera permanente bajo el influjo del Popocatépetl y del Iztaccíhuatl / Javier Omaña | El Sol de Cuernavaca

De Cuernavaca a la ciudad de México, reflexionaba el protagonista:

“¡Qué continua y sorprendentemente cambiaba el paisaje! Ahora eran campos cubiertos de piedras y una hilera de árboles secos. El perfil de un arado ruinoso levantaba los brazos al cielo en muda súplica. Otro planeta […], un planeta extraño en el que, si se mirara un poco más lejos, después de Tres Marías, podría descubrirse inmediatamente cualquier tipo de paisaje […] Un planeta en el cual se cambiaba de clima en un abrir y cerrar de ojos y bastaba tomarse la molestia de pensar en ello y atravesar una carretera para recorrer tres civilizaciones; pero hermoso –no cabía negar su belleza fatal o purificadora–, según fuera el caso: la belleza misma del Paraíso Terrenal.”

La novela se desarrolla en Cuernavaca, pero de manera permanente bajo el influjo del Popocatépetl y del Iztaccíhuatl (hay en el texto alrededor de 100 menciones específicas a esos volcanes):

“Ambos volcanes se erguían majestuosos y nítidos contra el fondo del crepúsculo. Más cerca […] el pueblo de Tomalín, anidado tras la selva, desde la cual ascendía un tenue velo de humo ilícito: alguien quemaba leña para hacer carbón. Ante sí, del otro lado de la carretera principal, se extendían campos y boscajes entre los cuales serpenteaban un río y el camino de Alcapancingo [Acapatzingo] […]”

El final del libro es el final de la vida del cónsul, segada a balazos en una cantina de Cuernavaca.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube


Finanzas

Alcaldes no tienen sus finanzas sanas: Cuauhtémoc Blanco

Acusa el gobernador que la probable destitución en ayuntamientos se dará porque no “trabajan como se debe”

Cultura

Presentaciones en el Foro del Andén rompen tabúes

Con el Circuito Nacional de Artes Escénicas en Espacios Independientes, presenta obras con temas cada vez más polémicos

Seguridad

Suspenden búsqueda de desaparecidos por inseguridad

El Alto Comisionado de Naciones Unidas se retiró tras el inicio de los trabajos y también se fue la seguridad para la Brigada

Local

En Yautepec trabajan para atender invasión en Sierra de Montenegro

Acuerdan autoridades federales y del municipio acciones para proteger la zona

Política

Embajador de EU plantea apoyo para Jalisco en materia de seguridad

El embajador Ken Salazar también dijo que hay muchos pendientes respecto a la contaminación del Río Santiago

Sociedad

Incluyen a Michoacán en programa de regularización de autos chocolate

Los vehículos extranjeros que estén o entren al estado antes del 31 de diciembre serán regularizados

Local

Contagios de Covid-19 continúan en aumento en Morelos

Pide Secretaría de Salud reforzar medidas ante bajas temperaturas en Morelos

Gossip

La Casa de Papel inspiró muchas protestas alrededor del mundo: así despedimos la serie

Esta serie pasó de la pantalla chica a estar presente en decenas de manifestaciones en todo el mundo

Justicia

Fiscalía de Veracruz analiza situación legal de funcionaria detenida por golpear a un agente policíaco

Intentó evitar aprehensión de alcalde electo; según golpeó a agentes de la UECS