/ jueves 2 de enero de 2020

Transmite su pasión por el box

A sus 63 años, Abraham Rodrígez inculca el amor por el deporte de los puños a las nuevas generaciones

Errante desde tempana edad, el poblano Abraham Rodríguez García llegó al estado de Morelos hace algunos años después de vivir en diferentes entidades como el entonces Distrito Federal, y ciudades del norte del país como Tijuana, Mexicali y Monterrey, donde desarrolló diferentes oficios.

A sus 63 años de edad, lleva el deporte de los puños en su corazón con una gran espina clavada: no pudo debutar de manera profesional por impedimento de sus padres.“Ellos no querían que me dedicara a esto por miedo a que algo me pasara, sin embargo el boxeo lo practico desde los 16 años”.

Rodríguez García, sin tener ese apoyo de la familia, llegó a ser peleador amateur en una etapa donde “llegué a conocer a las grandes figuras del boxeo nacional de aquella época, como Humberto “La Chiquita” González con quien me llegaron a confundir por el estilo”.

Asegura que fue sparring de él y de muchos pugilistas que en su etapa juvenil empezaban a mostrar ya sus cualidades que los encumbraron, varios de ellos, como campeones mundiales.

INICIA SU ANDAR POR EL PAÍS Y LOS GIMNASIOS

Abraham Rodríguez nació en el vecino estado de Puebla, pero desde los 12 años comenzó su camino errante, primero llevado por la familia a la capital del país, y luego él por su trabajo vivió en varias ciudades, sobre todo del norte.

Sin embargo, recuerda, fue a los 16 años de edad que inició la práctica del boxeo, el deporte que a la fecha es su gran pasión.

“A esa edad empecé a entrenar en varios gimnasios de la Ciudad de México, entre otros en los baños Granada, en de Tepito, en fin, estuve en varios de la capital del país donde conocí a gente brava y con mucho talento; más adelante me mudé a Monterrey donde trabajé en gimnasio con Rubén Olivares, otro de los grande ídolos de la época”.

Pero su experiencia en el boxeo no pudo ser plena debido a que su familia le impidió llegar a ser profesional, “me decían que si así estaba loco, con los golpes iba a quedar todavía más, así que sólo viví algunos años como amateur, del 85 al 88, y la mayoría del tiempo fui sparring de esas grandes figuras que llegué a conocer en mis años mozos”. En ese tiempo, aseguró, fue sparring de Gustavo “Guti” Espadas, que se encumbró como campeón Mosca por la Asociación Mundial de Boxeo, de 1976 a 1978, y de Humberto “La Chiquita” González, campeón mundial en el mismo peso del Consejo Mundial de Boxeo, entre otros; “me mezclaba entre ellos y les aprendí mucho, los manager me enseñaron y fue como empecé a aprender”.

Años después, “por necesidad de trabajo me fui a la zona de la frontera donde anduve en varias ciudades por 25 años, hasta que llegué a radicar aquí a esta ciudad en Morelos”.

TRANSMITE SUS CONOCIMIENTOS A NIÑOS Y JÓVENES

Sin embargo el boxeo llegó para quedarse en su corazón, pues a pesar de la edad, actualmente con 63 años sigue practicando su deporte favorito, y eso le abrió una nueva puerta, la de compartir sus conocimiento a la juventud cuautlense.

“Tengo tres años entrenando en la Unidad Deportiva, y eso empezó a llamar la atención de la gente, sobre todo de los jóvenes a quienes les gustó lo que hago, por lo que me pidieron que les enseñara y de dos meses para acá empecé a transmitirles mis conocimientos”.

Análisis

Daniel Martínez La paz ciudadana

César Arenas Necesitamos renovar nuestras miradas

Errante desde tempana edad, el poblano Abraham Rodríguez García llegó al estado de Morelos hace algunos años después de vivir en diferentes entidades como el entonces Distrito Federal, y ciudades del norte del país como Tijuana, Mexicali y Monterrey, donde desarrolló diferentes oficios.

A sus 63 años de edad, lleva el deporte de los puños en su corazón con una gran espina clavada: no pudo debutar de manera profesional por impedimento de sus padres.“Ellos no querían que me dedicara a esto por miedo a que algo me pasara, sin embargo el boxeo lo practico desde los 16 años”.

Rodríguez García, sin tener ese apoyo de la familia, llegó a ser peleador amateur en una etapa donde “llegué a conocer a las grandes figuras del boxeo nacional de aquella época, como Humberto “La Chiquita” González con quien me llegaron a confundir por el estilo”.

Asegura que fue sparring de él y de muchos pugilistas que en su etapa juvenil empezaban a mostrar ya sus cualidades que los encumbraron, varios de ellos, como campeones mundiales.

INICIA SU ANDAR POR EL PAÍS Y LOS GIMNASIOS

Abraham Rodríguez nació en el vecino estado de Puebla, pero desde los 12 años comenzó su camino errante, primero llevado por la familia a la capital del país, y luego él por su trabajo vivió en varias ciudades, sobre todo del norte.

Sin embargo, recuerda, fue a los 16 años de edad que inició la práctica del boxeo, el deporte que a la fecha es su gran pasión.

“A esa edad empecé a entrenar en varios gimnasios de la Ciudad de México, entre otros en los baños Granada, en de Tepito, en fin, estuve en varios de la capital del país donde conocí a gente brava y con mucho talento; más adelante me mudé a Monterrey donde trabajé en gimnasio con Rubén Olivares, otro de los grande ídolos de la época”.

Pero su experiencia en el boxeo no pudo ser plena debido a que su familia le impidió llegar a ser profesional, “me decían que si así estaba loco, con los golpes iba a quedar todavía más, así que sólo viví algunos años como amateur, del 85 al 88, y la mayoría del tiempo fui sparring de esas grandes figuras que llegué a conocer en mis años mozos”. En ese tiempo, aseguró, fue sparring de Gustavo “Guti” Espadas, que se encumbró como campeón Mosca por la Asociación Mundial de Boxeo, de 1976 a 1978, y de Humberto “La Chiquita” González, campeón mundial en el mismo peso del Consejo Mundial de Boxeo, entre otros; “me mezclaba entre ellos y les aprendí mucho, los manager me enseñaron y fue como empecé a aprender”.

Años después, “por necesidad de trabajo me fui a la zona de la frontera donde anduve en varias ciudades por 25 años, hasta que llegué a radicar aquí a esta ciudad en Morelos”.

TRANSMITE SUS CONOCIMIENTOS A NIÑOS Y JÓVENES

Sin embargo el boxeo llegó para quedarse en su corazón, pues a pesar de la edad, actualmente con 63 años sigue practicando su deporte favorito, y eso le abrió una nueva puerta, la de compartir sus conocimiento a la juventud cuautlense.

“Tengo tres años entrenando en la Unidad Deportiva, y eso empezó a llamar la atención de la gente, sobre todo de los jóvenes a quienes les gustó lo que hago, por lo que me pidieron que les enseñara y de dos meses para acá empecé a transmitirles mis conocimientos”.

Análisis

Daniel Martínez La paz ciudadana

César Arenas Necesitamos renovar nuestras miradas

Local

La termoeléctrica, apuesta irremplazable

Concluida la construcción, debiera operar e iniciar medidas de mitigación ambiental

Local

Falla en subestación de Yautepec provocó apagón en región oriente de Morelos: CFE

La falla empezó a las 10:12 de la noche y el servicio se fue restableciendo paulatinamente

Local

Normalidad, hasta mayo

Se han recuperado apenas 1,600 empleos de los más de 13 mil perdidos por la pandemia: Economía

Deportes

Ya se espera en Morelos a la Ruta Chichimeca

La justa continúa hasta llegar a la meta en la ciudad de Chetumal en Quintana Roo el 27 de octubre

Sociedad

Si no se van me voy a aventar: sujeto amaga con suicidarse para no ser detenido

Bajo los efectos de alguna droga, hombre ingresó a una vivienda en SLP y cometió actos violentos

Local

Entrega Villalobos Adán 29 locales de “El Merendero” 

Exhortó a los propios comerciantes a que sean ellos quienes denuncien al comercio informal 

Aderezo

El ingrediente "secreto" del café más caro del mundo

El excremento de un animal se emplea para este producto tan cotizado. Aquí te contamos

Local

Personas vivas también pueden donar órganos y tejidos: IMSS

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en Morelos, se suma a las actividades de la celebración del mes de la Donación y Trasplante de Órganos  y Tejidos

Finanzas

México coloca su primer bono sustentable en la Bolsa de Londres

Arturo Herrera calificó a la operación de “relevante” porque ayudará al país a recaudar recursos que requiere y porque es una prueba de que los inversionistas confían en México