/ sábado 4 de abril de 2020

[VIDEO] Coronavirus pega a lustradores de Cuautla

Al no contar con otra fuente de ingresos prefiere arriesgar su salud y salir de casa

Los días pasan y, aunque cada vez menos gente sale de casa, Plácido Martínez sigue llegando todas las mañanas a la alameda de Cuautla para empezar a trabajar. No le va bien, pero él asegura que, si no viniera, le iría peor.

"El gobierno da órdenes de que no salgamos, pero si no sales no llevas nada a la casa; vamos al día y está muy difícil, la verdad", dice.

Cada día, Plácido, de 60 años de edad, invierte 14 pesos para comprar dos periódicos que no son para él, sino para sus clientes. Compra, además, una torta de tamal para desayunar y una botella de agua. Ayer, en todo el día, ganó 18 pesos, que es lo que cobra por una boleada de zapatos.

"Antes la gente venía más continuamente, pero después dejaron de venir. Desde lo de las torres gemelas dejó de venir la gente y ya no se compuso. Y ahorita, con esto, se terminó de amolar más".

Alfonso Lima, un lustrador de zapatos cuautlense

En el municipio de Cuautla existen más de 45 lustradores a quienes la crisis sanitaria del Covid-19 ha orillado a enfrentarse a un futuro incierto: no tienen seguridad social, ningún contrato les garantiza conservar su empleo a corto o mediano plazo y en sus filas hay gente de la tercera edad que debe decidir entre atender las recomendaciones dirigidas a los grupos de riesgo, o trabajar. Y ellos ya tomaron la decisión.

"Yo creo que al que le tocó, le tocó. Yo creo en Dios, es él quien nos cubre. Gracias a Dios estoy bien y no tengo nada de lo que me sienta mal", dice Alfonso Lima, 80 años de edad, como si nada.

Aunque el gobierno federal y estatal han anunciado acciones para apoyar a los sectores más vulnerables, Alfonso y Plácido no saben nada de eso.

"Están hablando que van a dar apoyos, ojalá y sea cierto; si es así, muchas personas vamos a salir beneficiadas, porque la verdad sí está pegando", dice Plácido.

Plácido lleva 37 años trabajando y, según cuenta, ninguna época había sido tan difícil como la actual.

-¿Va usted a seguir viniendo?

"Pues no es que quiera uno, es que tiene uno que salir porque como va uno al día, si te quedas en casa es puro gasto: tortillas, pan, es pura salida de dinero, y, ¿de dónde, sino hay ingreso?".

Te interesa: [VIDEO] Consultas médicas gratuitas a domicilio




Los días pasan y, aunque cada vez menos gente sale de casa, Plácido Martínez sigue llegando todas las mañanas a la alameda de Cuautla para empezar a trabajar. No le va bien, pero él asegura que, si no viniera, le iría peor.

"El gobierno da órdenes de que no salgamos, pero si no sales no llevas nada a la casa; vamos al día y está muy difícil, la verdad", dice.

Cada día, Plácido, de 60 años de edad, invierte 14 pesos para comprar dos periódicos que no son para él, sino para sus clientes. Compra, además, una torta de tamal para desayunar y una botella de agua. Ayer, en todo el día, ganó 18 pesos, que es lo que cobra por una boleada de zapatos.

"Antes la gente venía más continuamente, pero después dejaron de venir. Desde lo de las torres gemelas dejó de venir la gente y ya no se compuso. Y ahorita, con esto, se terminó de amolar más".

Alfonso Lima, un lustrador de zapatos cuautlense

En el municipio de Cuautla existen más de 45 lustradores a quienes la crisis sanitaria del Covid-19 ha orillado a enfrentarse a un futuro incierto: no tienen seguridad social, ningún contrato les garantiza conservar su empleo a corto o mediano plazo y en sus filas hay gente de la tercera edad que debe decidir entre atender las recomendaciones dirigidas a los grupos de riesgo, o trabajar. Y ellos ya tomaron la decisión.

"Yo creo que al que le tocó, le tocó. Yo creo en Dios, es él quien nos cubre. Gracias a Dios estoy bien y no tengo nada de lo que me sienta mal", dice Alfonso Lima, 80 años de edad, como si nada.

Aunque el gobierno federal y estatal han anunciado acciones para apoyar a los sectores más vulnerables, Alfonso y Plácido no saben nada de eso.

"Están hablando que van a dar apoyos, ojalá y sea cierto; si es así, muchas personas vamos a salir beneficiadas, porque la verdad sí está pegando", dice Plácido.

Plácido lleva 37 años trabajando y, según cuenta, ninguna época había sido tan difícil como la actual.

-¿Va usted a seguir viniendo?

"Pues no es que quiera uno, es que tiene uno que salir porque como va uno al día, si te quedas en casa es puro gasto: tortillas, pan, es pura salida de dinero, y, ¿de dónde, sino hay ingreso?".

Te interesa: [VIDEO] Consultas médicas gratuitas a domicilio




Seguridad

Homenaje para policía que murió por Covid junto con su esposa e hijo

El presidente municipal de Yecapixtla, Francisco Erik Sánchez Zavala, lamentó que la pandemia afecta los núcleos familiares

Local

Mujeres morelenses padecen la precariedad laboral

La violencia contra las mujeres también se ejerce en la exclusión laboral, la exclusión económica y precarización laboral, reporta Acción Ciudadana Frente a la Pobreza

Local

Morelos, al límite del semáforo naranja

Personas recuperadas han recaído tras olvidar protocolos de salud

Sociedad

Dos alcaldes inauguran la lista negra de agresores

El registro nacional de personas sancionadas por violencia política contra mujeres se estrenó ayer

Sociedad

Hay que ir más allá de las cifras de feminicidio

Especialistas invitadas a la segunda sesión del Consejo Editorial con Perspectiva de Género de la OEM coinciden en la importancia de abordar las historias de las mujeres

Finanzas

Hay 6 mil empresas de outsourcing ilegal

Representantes de las cúpulas empresariales solicitaron que el cambio legal tenga vigencia a partir de 2022

Sociedad

No quedó nada de mi hija: madre de víctima

Soledad Jarquín le entregó a López Obrador 18 mil firmas para poner fin a la violencia contra las mujeres

Sociedad

Piden evaluación de presas en Chihuahua

En los hechos se le han extraído siete millones de metros cúbicos por día, aproximadamente, a la presa La Boquilla

Gossip

Julieta Venegas cumple 50 años celebrando su música

La cantante y compositora decidió compartir una experiencia musical que vivió en Montevideo, Uruguay, en este año tan complejo enmarcado por la pandemia por el coronavirus