Federico Osorio Altúzar2

  / martes 25 de septiembre de 2018

Universidades indefensas, pero, ¿imponer una policía especializada?

El colmo de los colmos es la propuesta relacionada con una policía especial dentro de los recintos académicos: ¿Poner en el interior de los claustros escolares un cuerpo de vigilancia con el fin de terminar con la criminalidad que merodea y se ensaña en su contorno para exterminarla?

¿Una policía universitaria?

Si de lo se trata es preservar el régimen de libertades en las casas de estudio, un custodio armado no sería sino una provocación más, una especie de convocatoria para convertirla en tierra de disputas sin término, justamente lo que quieren los agentes de la impunidad.

Hoy en día las casas de estudio están en la mira de los criminales. uno de cuyos últimos reductos quisieran para sí con el fin de comerciar sin trabas, con plena libertad, las drogas que envenenan mentes y cuerpos.

Ayer fueron los conventículos, especie de salvaguarda de dogmas y doctrinas. La autonomía académica puso fin al reinado aquél, precedido de la consigna en el sentido de que no entrasen ahí quienes no comulgaran con sus enseñanzas.

Hoy es la violencia, los atropellos y el tráfico de enervantes los que pretenden sentar dentro, del “campus”,su nefasto señorío.

No obstante, la resolución institucional no está cifrada, en modo alguno, en poner las instalaciones y a quienes la habitan a disposición de agentes armados para amedrentar y sacar con la fuerza a los malhechores.

Preservar la autonomía universitaria de gente ajena a los intereses de la enseñanza, la investigación y la difusión de la cultura, es tarea no sólo del rector en turno, en el caso que nos ocupa del doctor Enrique Graue. Es tarea colectiva de los universitarios merecedores de esa denominación.

Las autoridades académicas han rechazado ya la propuesta de dar seguridad en los planteles de la UNAM por medio de una “policía universitaria”, cuyo título ya en principio es denigrante.

Con hechos, la Universidad Nacional ha reaccionadoa través de acciones que legítimamente le atañen .Así, ha expulsado a más de veinte alumnos inscritos, señalados como presuntos responsables de conductas punibles. Según el resultado de éstas, se determinaría si procede o no la cancelación definitiva de inscripción en otras instituciones educativas. Con los mencionados antecedentes, bastaría para negárseles.

A la autoridad establecida corresponde, ahora, continuar las indagatorias de los casos, uno por uno, y fincar los castigos a que haya lugar.La impunidad es coraza que ha protegido a los llamados “porros”. Éstos son, prueba en contrario, aliados de los facinerosos y en estos tiempos de violencia usadosson arma de terror contra las indefensas casas de estudios.

La autonomía universitaria merece el honor de motivar su resguardo y garantía. Es como el lábaro patrio en el sentido de que da certidumbre y valor a todos aquellos que se cobijan bajo la sacralidad de sus colores. Su custodia y legítima defensa está en cumplir los deberes y gozar de los derechos que emanan de su legislación vigente.

La policía universitaria somos todos quienes vivimos en ella y para ella. No habría, finalmente, más escrupulosa vigilancia que la que debemos refrendarle día día.

En esto estriba la cabal defensa de la autonomía, cuyo valor seguirá siendo la esencia del pensar, del enseñar y propagar los valores ínsitos en la misión a cargo de nuestrorector, el doctor Graue, sus maestros, empleados y alumnos.

En su seno nos formamos y adquirimos la madurez y fortaleza para impedir el triunfo de la insensatez, la ilegalidad y el crimen.

Por las nuevas generaciones seguirá, entonces, hablando la cultura universal y nacional; se expresará de viva y elocuente voz el significado que hayen su luminoso lema.


http://federicoosorioaltuzar.blogspot.mx

El colmo de los colmos es la propuesta relacionada con una policía especial dentro de los recintos académicos: ¿Poner en el interior de los claustros escolares un cuerpo de vigilancia con el fin de terminar con la criminalidad que merodea y se ensaña en su contorno para exterminarla?

¿Una policía universitaria?

Si de lo se trata es preservar el régimen de libertades en las casas de estudio, un custodio armado no sería sino una provocación más, una especie de convocatoria para convertirla en tierra de disputas sin término, justamente lo que quieren los agentes de la impunidad.

Hoy en día las casas de estudio están en la mira de los criminales. uno de cuyos últimos reductos quisieran para sí con el fin de comerciar sin trabas, con plena libertad, las drogas que envenenan mentes y cuerpos.

Ayer fueron los conventículos, especie de salvaguarda de dogmas y doctrinas. La autonomía académica puso fin al reinado aquél, precedido de la consigna en el sentido de que no entrasen ahí quienes no comulgaran con sus enseñanzas.

Hoy es la violencia, los atropellos y el tráfico de enervantes los que pretenden sentar dentro, del “campus”,su nefasto señorío.

No obstante, la resolución institucional no está cifrada, en modo alguno, en poner las instalaciones y a quienes la habitan a disposición de agentes armados para amedrentar y sacar con la fuerza a los malhechores.

Preservar la autonomía universitaria de gente ajena a los intereses de la enseñanza, la investigación y la difusión de la cultura, es tarea no sólo del rector en turno, en el caso que nos ocupa del doctor Enrique Graue. Es tarea colectiva de los universitarios merecedores de esa denominación.

Las autoridades académicas han rechazado ya la propuesta de dar seguridad en los planteles de la UNAM por medio de una “policía universitaria”, cuyo título ya en principio es denigrante.

Con hechos, la Universidad Nacional ha reaccionadoa través de acciones que legítimamente le atañen .Así, ha expulsado a más de veinte alumnos inscritos, señalados como presuntos responsables de conductas punibles. Según el resultado de éstas, se determinaría si procede o no la cancelación definitiva de inscripción en otras instituciones educativas. Con los mencionados antecedentes, bastaría para negárseles.

A la autoridad establecida corresponde, ahora, continuar las indagatorias de los casos, uno por uno, y fincar los castigos a que haya lugar.La impunidad es coraza que ha protegido a los llamados “porros”. Éstos son, prueba en contrario, aliados de los facinerosos y en estos tiempos de violencia usadosson arma de terror contra las indefensas casas de estudios.

La autonomía universitaria merece el honor de motivar su resguardo y garantía. Es como el lábaro patrio en el sentido de que da certidumbre y valor a todos aquellos que se cobijan bajo la sacralidad de sus colores. Su custodia y legítima defensa está en cumplir los deberes y gozar de los derechos que emanan de su legislación vigente.

La policía universitaria somos todos quienes vivimos en ella y para ella. No habría, finalmente, más escrupulosa vigilancia que la que debemos refrendarle día día.

En esto estriba la cabal defensa de la autonomía, cuyo valor seguirá siendo la esencia del pensar, del enseñar y propagar los valores ínsitos en la misión a cargo de nuestrorector, el doctor Graue, sus maestros, empleados y alumnos.

En su seno nos formamos y adquirimos la madurez y fortaleza para impedir el triunfo de la insensatez, la ilegalidad y el crimen.

Por las nuevas generaciones seguirá, entonces, hablando la cultura universal y nacional; se expresará de viva y elocuente voz el significado que hayen su luminoso lema.


http://federicoosorioaltuzar.blogspot.mx