/ martes 21 de febrero de 2023

La evolución de la Alameda

A lo largo de los años, este espacio, uno de los consentidos de los cuautlenses, especialmente de las parejas, se ha modernizado

La Alameda del centro de Cuautla, con sus mañanas y en especial con sus tardes muy cálidas la mayor parte del año, es un lugar que invita a la convivencia familiar, relajamiento, esparcimiento y, desde luego, al amor.

No hay parejas de novios en Cuautla que no hayan pasado algún momento agradable en este lugar, el cual se ha transformado con el paso del tiempo de la mano de los gobernantes en turno.

Entre las remodelaciones que ha sufrido un sitio tan histórico en la vida de estado y del país, se tienen las marcadas en los años 40, 80, y la más reciente en 2015, esta última muy criticada por el cambio radical en cuanto al tipo de vegetación que contrasta con los frondosos árboles tipo álamo primero, y ficus después, que lo bañaron con su sombra durante décadas.

Por aquellos álamos que existieron desde la época postrevolucionaria, es como se le dio el nombre de alameda. Hoy ese nombre solo se mantiene por costumbre entre los pobladores que así la siguen llamando pese a ya no existir este tipo de vegetación.

Las caras de la Alameda

Pese a los transformaciones sufridas, el lugar sigue siendo un punto de reunión importante para pobladores y visitantes.

“La sombra que antes nos daban sus árboles, ahora solo la encontramos de forma artificial en los negocios de los alrededores gracias a sus sombrillas, las decisiones de los gobiernos lejos de abonar a que se fomente la reunión familiar aquí en este lugar, la han perjudicado ya que solo se puede uno sentar en sus bancas, o muy temprano, o cuando ya se ocultó el sol, ya que los arbolitos que pusieron no dan sombra”, comenta Juan Hernández, vecino de 60 años de la colonia Madero, una de las colonias que rodean al centro histórico de la ciudad.

Pedro Sánchez, vecino de la colonia Morelos, a sus casi 70 años recuerda cómo era la Alameda a mitad del siglo XX.

“Mi mamá trabajaba en el restaurante el Tío Peña, donde hacía la pierna para las tortas que vendían, ese lugar estaba a la orilla de la Alameda donde ahora está el banco BBVA Bancomer. Arriba del restaurante estaba el Hotel “La Paz”, ahí se llegaron a hospedar Zapata, Madero, algunos otros generales de la revolución y hasta el expresidente Porfirio Díaz, según supe. Pero también se hospedaban los equipos de futbol que visitaban al Club Cuautla cuando estaba en primera división como el Guadalajara, América, Pachuca, Zacatepec, Oro, Necaxa, Atlante.”.

Relata que en los pasillos del restaurante “jugábamos de niños fútbol, para entonces la Alameda tenía árboles grandes, las bancas eran de mármol, la calle principal 19 de Febrero, era pura terracería. En la esquina del restaurante vendían nieve; y en ese entonces antes de estar el cine Robles 70, existió el hotel San Diego, además de una primera delegación de la Cruz Roja, y donde está la panadería La Vencedora actualmente, era una oficina de Teléfonos de México”.



Cuautla invita al amor y no solo el de pareja, también para fortalecer la amistad y lazos familiares que se reúnen en estos lugares para pasar momentos muy agradables

Trío Misterio


Las historias

Por los años de 1950, Manuel Muñoz Díaz, vecino también de la colonia Madero, recuerda cómo la frondosa Alameda de Cuautla invitaba a pasar una tarde de descanso, y a las reuniones amorosas de las parejitas en una época donde el estilo de vida era muy distinto al actual.

“Empezando porque a mí no me dejaban salir solo con la que llegó a ser mi esposa por más de 60 años; teníamos que salir con un chaperón, si no, no había salida; solo íbamos a la iglesia y de regreso a casa, así durante dos años que me dieron permiso hasta que me casé con ella”, comenta el hombre hoy a sus 90 años.

“Las tardes las disfrutábamos desde sus grandes bancas con enormes respaldos de granito de color rojo, sentados a la sombra de sus álamos; en una de las equinas había un señor que vendía nieves de sabores como pitaya, y algunas otras frutas de la temporada; también había venta de otros productos como enchiladas, pasaban con una cazuela llena y enfrente como estaba la estación del ferrocarril que venía de Puebla, eran muy socorridos estos puestos para la gente que llegaba con hambre y desde luego también los que pasábamos el rato en la alameda, comiendo alguna fruta, o golosina que pasaban ofreciendo”.

Agrega que en ese lugar era todo paz y tranquilidad, no había música, esa se llegaba a escuchar ya en el zócalo de Cuautla, pero ahí no, “al menos en mi época de juventud, todo era muy pacifico, no había temor de andar en la calle como ahora”.

Los tríos, de los preferidos en las conquistas

Casi medio siglo después, la Alameda perdió sus álamos y en su lugar fueron sembrados árboles tipo ficus durante una de las tantas remodelaciones que ha sufrido, como la ocurrida a finales de la década de los 70.

También perdió su tranquilidad, pues empezó a ser visitado por músicos de diferentes géneros como mariachis, tríos y hasta norteños, para deleitar a las familias y parejitas.

En ese lugar encontramos al trío Misterio, con 20 años de haberse formado en Cuautla.

Ellos comentan que han sido hasta consejeros de las parejas de novios que suelen frecuentar este lugar. “Si a una mujer quieres conquistar, una serenata le debes de dar”, es lo que recomendamos a aquel hombre o hasta mujer enamorada, ya que también ellas, no es muy frecuente, pero llegan a solicitar melodías para sus novios o bien para el prospecto de novio.

“Aquí alguna vez un cliente nos pidió una melodía porque le iba pedir matrimonio a su novia, una pequeña serenata le dimos en el momento, le funcionó pues la muchacha no dudó en darle el sí y todos contentos”, comenta Lonngi, uno de los integrantes fundadores de la agrupación.




La Alameda del centro de Cuautla, con sus mañanas y en especial con sus tardes muy cálidas la mayor parte del año, es un lugar que invita a la convivencia familiar, relajamiento, esparcimiento y, desde luego, al amor.

No hay parejas de novios en Cuautla que no hayan pasado algún momento agradable en este lugar, el cual se ha transformado con el paso del tiempo de la mano de los gobernantes en turno.

Entre las remodelaciones que ha sufrido un sitio tan histórico en la vida de estado y del país, se tienen las marcadas en los años 40, 80, y la más reciente en 2015, esta última muy criticada por el cambio radical en cuanto al tipo de vegetación que contrasta con los frondosos árboles tipo álamo primero, y ficus después, que lo bañaron con su sombra durante décadas.

Por aquellos álamos que existieron desde la época postrevolucionaria, es como se le dio el nombre de alameda. Hoy ese nombre solo se mantiene por costumbre entre los pobladores que así la siguen llamando pese a ya no existir este tipo de vegetación.

Las caras de la Alameda

Pese a los transformaciones sufridas, el lugar sigue siendo un punto de reunión importante para pobladores y visitantes.

“La sombra que antes nos daban sus árboles, ahora solo la encontramos de forma artificial en los negocios de los alrededores gracias a sus sombrillas, las decisiones de los gobiernos lejos de abonar a que se fomente la reunión familiar aquí en este lugar, la han perjudicado ya que solo se puede uno sentar en sus bancas, o muy temprano, o cuando ya se ocultó el sol, ya que los arbolitos que pusieron no dan sombra”, comenta Juan Hernández, vecino de 60 años de la colonia Madero, una de las colonias que rodean al centro histórico de la ciudad.

Pedro Sánchez, vecino de la colonia Morelos, a sus casi 70 años recuerda cómo era la Alameda a mitad del siglo XX.

“Mi mamá trabajaba en el restaurante el Tío Peña, donde hacía la pierna para las tortas que vendían, ese lugar estaba a la orilla de la Alameda donde ahora está el banco BBVA Bancomer. Arriba del restaurante estaba el Hotel “La Paz”, ahí se llegaron a hospedar Zapata, Madero, algunos otros generales de la revolución y hasta el expresidente Porfirio Díaz, según supe. Pero también se hospedaban los equipos de futbol que visitaban al Club Cuautla cuando estaba en primera división como el Guadalajara, América, Pachuca, Zacatepec, Oro, Necaxa, Atlante.”.

Relata que en los pasillos del restaurante “jugábamos de niños fútbol, para entonces la Alameda tenía árboles grandes, las bancas eran de mármol, la calle principal 19 de Febrero, era pura terracería. En la esquina del restaurante vendían nieve; y en ese entonces antes de estar el cine Robles 70, existió el hotel San Diego, además de una primera delegación de la Cruz Roja, y donde está la panadería La Vencedora actualmente, era una oficina de Teléfonos de México”.



Cuautla invita al amor y no solo el de pareja, también para fortalecer la amistad y lazos familiares que se reúnen en estos lugares para pasar momentos muy agradables

Trío Misterio


Las historias

Por los años de 1950, Manuel Muñoz Díaz, vecino también de la colonia Madero, recuerda cómo la frondosa Alameda de Cuautla invitaba a pasar una tarde de descanso, y a las reuniones amorosas de las parejitas en una época donde el estilo de vida era muy distinto al actual.

“Empezando porque a mí no me dejaban salir solo con la que llegó a ser mi esposa por más de 60 años; teníamos que salir con un chaperón, si no, no había salida; solo íbamos a la iglesia y de regreso a casa, así durante dos años que me dieron permiso hasta que me casé con ella”, comenta el hombre hoy a sus 90 años.

“Las tardes las disfrutábamos desde sus grandes bancas con enormes respaldos de granito de color rojo, sentados a la sombra de sus álamos; en una de las equinas había un señor que vendía nieves de sabores como pitaya, y algunas otras frutas de la temporada; también había venta de otros productos como enchiladas, pasaban con una cazuela llena y enfrente como estaba la estación del ferrocarril que venía de Puebla, eran muy socorridos estos puestos para la gente que llegaba con hambre y desde luego también los que pasábamos el rato en la alameda, comiendo alguna fruta, o golosina que pasaban ofreciendo”.

Agrega que en ese lugar era todo paz y tranquilidad, no había música, esa se llegaba a escuchar ya en el zócalo de Cuautla, pero ahí no, “al menos en mi época de juventud, todo era muy pacifico, no había temor de andar en la calle como ahora”.

Los tríos, de los preferidos en las conquistas

Casi medio siglo después, la Alameda perdió sus álamos y en su lugar fueron sembrados árboles tipo ficus durante una de las tantas remodelaciones que ha sufrido, como la ocurrida a finales de la década de los 70.

También perdió su tranquilidad, pues empezó a ser visitado por músicos de diferentes géneros como mariachis, tríos y hasta norteños, para deleitar a las familias y parejitas.

En ese lugar encontramos al trío Misterio, con 20 años de haberse formado en Cuautla.

Ellos comentan que han sido hasta consejeros de las parejas de novios que suelen frecuentar este lugar. “Si a una mujer quieres conquistar, una serenata le debes de dar”, es lo que recomendamos a aquel hombre o hasta mujer enamorada, ya que también ellas, no es muy frecuente, pero llegan a solicitar melodías para sus novios o bien para el prospecto de novio.

“Aquí alguna vez un cliente nos pidió una melodía porque le iba pedir matrimonio a su novia, una pequeña serenata le dimos en el momento, le funcionó pues la muchacha no dudó en darle el sí y todos contentos”, comenta Lonngi, uno de los integrantes fundadores de la agrupación.




Doble Vía

La Ruta de la Mojarra: Un paraíso en la zona más verde de Cuautla

Desde hace dos décadas, la región de El Hospital se ha dado a conocer por su producción de mojarra y los restaurantes que se encuentran en medio del campo

Cultura

Museo Comunitario de Ocuituco alberga piezas prehispánicas

El Museo Comunitario de Ocuituco cuenta con una impresionante colección de 230 piezas prehispánicas correspondientes a distintos periodos

Local

Resurgirá el antiguo bosque de ahuehuetes en Las Tazas

Ejidatarios de Cuautlixco convocan a ciudadanos a plantar ahuehuetes el próximo 20 de julio

Local

Policía vial de Cuautla tendrá tolerancia con turistas

Daniel Vallejo, titular de la Policía Vial de Cuautla, dijo que durante el periodo de vacaciones habrá tolerancia para los turistas que visiten al municipio

Local

¿Cuál es el futuro de la exHacienda El Hospital?

La exhacienda de La Concepción en Cuautla, donada a la Beneficencia Pública, podría convertirse en un hospital ¡Conoce la historia!

Cultura

Máscaras de danza tradicionales llegan a Ocuituco

El Museo Comunitario de Ocuituco anunció la inauguración de la exposición "Máscara de danzas tradicionales" el próximo 20 de julio