/ lunes 6 de noviembre de 2023

Fraccionamientos, la otra amenaza ambiental

Autoridades municipales otorgan permiso para la creación de conjuntos habitacionales en zonas boscosas

La expansión urbana, que se materializa día a día en fraccionamientos y unidades habitacionales nuevas, se asoma como una amenaza contra la biodiversidad de especies, cuyo rescate plantea un reto adverso para los ambientalistas.

➡️ ¿Ya recibes las noticias en WhatsApp? ¡ES GRATIS!

De acuerdo con Enrique Anzures Carrillo, de la Dirección de Uso y Manejo Sustentable de la Comisión Estatal de Biodiversidad (Coesbio), adscrita a la Secretaría de Desarrollo Sustentable (SDS), la destrucción de áreas verdes es un fenómeno que ha ocurrido en una aparente complicidad entre autoridades locales y los desarrolladores urbanos. En Cuautla, las autoridades estatales han denunciado, en varias ocasiones, la falta de acciones contundentes para evitar los daños que los asentamientos irregulares han causado en el área natural protegida del río Cuautla, decretada así desde 1993:

"El decreto es claro, es una zona natural protegida a nivel estatal, pero el ayuntamiento otorga permisos de construcción, drenaje...", dice Anzures, quien lamenta la rapidez con que los servicios públicos se instalan una vez que se autoriza una construcción, dando forma a una "bola de nieve" de destrucción ecológica.

Fraccionamientos que devastan el ecosistema

Hasta hace unas décadas, el cerro La Piaña, en el municipio de Ayala, era conocido por ser el lugar en el que Pablo Torres Burgos, iniciador del movimiento maderista en Morelos y quien junto a Emiliano Zapata planeó el levantamiento armado contra Porfirio Díaz, fue capturado por las tropas federales para posteriormente ser asesinado. Aún hoy, subir el cerro es una experiencia mística que devela un paisaje que se niega a transformarse con el tiempo, pero que la fuerza humana y la fuerza de las máquinas pesadas ha convertido en un fraccionamiento.

Lee también: Invasiones, riesgo para la biodiversidad en Morelos

Al caer la tarde, las retroexcavadoras bajan del cerro con la misión cumplida: abrir nuevos caminos entre los árboles para la construcción de nuevos departamentos. Por la orilla, los troncos y las ramas yacen en el suelo como cadáveres que nadie ha venido a reclamar. Aunque el cerro La Piaña no está ubicado en un área natural protegida, nadie puede negar el daño que ha causado la construcción de este complejo a la naturaleza primigenia del lugar, caracterizada por árboles de copas altas e insectos de gran tamaño:

"Definitivamente, hay un impacto ambiental, pero ya tiene rato que dieron esos permisos. Las autoridades deberían implementar medidas, que no son preventivas, sino de resarcimiento, de acuerdo con el reglamento de ecología del municipio, para reforestar los árboles que talan", dice Manuel Martín Torres, Director del Área Natural Protegida del Río Cuautla.

Emmanuel Ruiz | El Sol de Cuautla

La falta de un marco legal robusto y su aplicación efectiva en los ayuntamientos destaca como un talón de Aquiles en las acciones encaminadas a la conservación de las áreas naturales. De acuerdo con Manuel Torres, muchos de los reglamentos de ecología no están aprobados o publicados, lo que representa un vacío legal que se traduce en terreno fértil para la expansión urbana sin restricciones.

Cuautla sigue siendo uno de los ejemplos más notables para ilustrar la pérdida de áreas naturales mientras la expansión urbana avanza. No sólo en el río, sino también en otras zonas, como el pueblo de Santa Inés:

"Hay varios casos. Tenemos Casas Geo, en Santa Inés, donde había tierras de primera e incluso se les complicó mucho construir debido a la cantidad de agua que hay ahí. En realidad, casi todos los fraccionamientos han violado los reglamentos", asegura Torres.

Emmanuel Ruiz | El Sol de Cuautla

La defensa

Aunque pequeño en extensión, Morelos cuenta con varios espacios naturales protegidos, los cuales constituyen una línea de defensa frente al crecimiento demográfico y los daños que trae consigo la actividad humana al hábitat de otras especies. Se trata de seis áreas naturales que resguardan la biodiversidad local y exhiben una muestra del patrimonio natural y cultural de la región: la Sierra Montenegro, El Texcal, Cerro de la Tortuga, Las Estacas, Barranca Chapultepec y el Río Cuautla.

Entre los refugios naturales más emblemáticos se encuentra la Sierra Montenegro, una extensión de selva que se despliega a lo largo de casi ocho mil hectáreas, y que destaca por ser una de las regiones mejor conservadas de la selva baja caducifolia en el estado, aunque con invasiones territoriales y la caza clandestina como algunos de los problemas que siguen sin resolverse. Con todo, este reducto sigue jugando un papel importante como zona de recarga de los mantos acuíferos, al ser fuente de varios manantiales que nutren la tierra y la vida.

En Jiutepec, el parque estatal El Texcal es un corredor biológico que facilita el flujo genético entre las comunidades de plantas y animales que lo habitan. Esta zona verde es una muestra del alcance que pueden tener las acciones encaminadas a la preservación de nuestras áreas naturales, ya que, después de haber estado invadida por más de 20 años, las autoridades lograron recuperar 70 hectáreas de invasiones y asentamientos humanos irregulares. De acuerdo con la SDS, la preservación de El Texcal "garantiza la calidad de agua potable de la Laguna de Hueyapan, que abastece a mas de 40 mil morelenses".

Únete a nuestro canal de YouTube

La expansión urbana, que se materializa día a día en fraccionamientos y unidades habitacionales nuevas, se asoma como una amenaza contra la biodiversidad de especies, cuyo rescate plantea un reto adverso para los ambientalistas.

➡️ ¿Ya recibes las noticias en WhatsApp? ¡ES GRATIS!

De acuerdo con Enrique Anzures Carrillo, de la Dirección de Uso y Manejo Sustentable de la Comisión Estatal de Biodiversidad (Coesbio), adscrita a la Secretaría de Desarrollo Sustentable (SDS), la destrucción de áreas verdes es un fenómeno que ha ocurrido en una aparente complicidad entre autoridades locales y los desarrolladores urbanos. En Cuautla, las autoridades estatales han denunciado, en varias ocasiones, la falta de acciones contundentes para evitar los daños que los asentamientos irregulares han causado en el área natural protegida del río Cuautla, decretada así desde 1993:

"El decreto es claro, es una zona natural protegida a nivel estatal, pero el ayuntamiento otorga permisos de construcción, drenaje...", dice Anzures, quien lamenta la rapidez con que los servicios públicos se instalan una vez que se autoriza una construcción, dando forma a una "bola de nieve" de destrucción ecológica.

Fraccionamientos que devastan el ecosistema

Hasta hace unas décadas, el cerro La Piaña, en el municipio de Ayala, era conocido por ser el lugar en el que Pablo Torres Burgos, iniciador del movimiento maderista en Morelos y quien junto a Emiliano Zapata planeó el levantamiento armado contra Porfirio Díaz, fue capturado por las tropas federales para posteriormente ser asesinado. Aún hoy, subir el cerro es una experiencia mística que devela un paisaje que se niega a transformarse con el tiempo, pero que la fuerza humana y la fuerza de las máquinas pesadas ha convertido en un fraccionamiento.

Lee también: Invasiones, riesgo para la biodiversidad en Morelos

Al caer la tarde, las retroexcavadoras bajan del cerro con la misión cumplida: abrir nuevos caminos entre los árboles para la construcción de nuevos departamentos. Por la orilla, los troncos y las ramas yacen en el suelo como cadáveres que nadie ha venido a reclamar. Aunque el cerro La Piaña no está ubicado en un área natural protegida, nadie puede negar el daño que ha causado la construcción de este complejo a la naturaleza primigenia del lugar, caracterizada por árboles de copas altas e insectos de gran tamaño:

"Definitivamente, hay un impacto ambiental, pero ya tiene rato que dieron esos permisos. Las autoridades deberían implementar medidas, que no son preventivas, sino de resarcimiento, de acuerdo con el reglamento de ecología del municipio, para reforestar los árboles que talan", dice Manuel Martín Torres, Director del Área Natural Protegida del Río Cuautla.

Emmanuel Ruiz | El Sol de Cuautla

La falta de un marco legal robusto y su aplicación efectiva en los ayuntamientos destaca como un talón de Aquiles en las acciones encaminadas a la conservación de las áreas naturales. De acuerdo con Manuel Torres, muchos de los reglamentos de ecología no están aprobados o publicados, lo que representa un vacío legal que se traduce en terreno fértil para la expansión urbana sin restricciones.

Cuautla sigue siendo uno de los ejemplos más notables para ilustrar la pérdida de áreas naturales mientras la expansión urbana avanza. No sólo en el río, sino también en otras zonas, como el pueblo de Santa Inés:

"Hay varios casos. Tenemos Casas Geo, en Santa Inés, donde había tierras de primera e incluso se les complicó mucho construir debido a la cantidad de agua que hay ahí. En realidad, casi todos los fraccionamientos han violado los reglamentos", asegura Torres.

Emmanuel Ruiz | El Sol de Cuautla

La defensa

Aunque pequeño en extensión, Morelos cuenta con varios espacios naturales protegidos, los cuales constituyen una línea de defensa frente al crecimiento demográfico y los daños que trae consigo la actividad humana al hábitat de otras especies. Se trata de seis áreas naturales que resguardan la biodiversidad local y exhiben una muestra del patrimonio natural y cultural de la región: la Sierra Montenegro, El Texcal, Cerro de la Tortuga, Las Estacas, Barranca Chapultepec y el Río Cuautla.

Entre los refugios naturales más emblemáticos se encuentra la Sierra Montenegro, una extensión de selva que se despliega a lo largo de casi ocho mil hectáreas, y que destaca por ser una de las regiones mejor conservadas de la selva baja caducifolia en el estado, aunque con invasiones territoriales y la caza clandestina como algunos de los problemas que siguen sin resolverse. Con todo, este reducto sigue jugando un papel importante como zona de recarga de los mantos acuíferos, al ser fuente de varios manantiales que nutren la tierra y la vida.

En Jiutepec, el parque estatal El Texcal es un corredor biológico que facilita el flujo genético entre las comunidades de plantas y animales que lo habitan. Esta zona verde es una muestra del alcance que pueden tener las acciones encaminadas a la preservación de nuestras áreas naturales, ya que, después de haber estado invadida por más de 20 años, las autoridades lograron recuperar 70 hectáreas de invasiones y asentamientos humanos irregulares. De acuerdo con la SDS, la preservación de El Texcal "garantiza la calidad de agua potable de la Laguna de Hueyapan, que abastece a mas de 40 mil morelenses".

Únete a nuestro canal de YouTube

Local

Contra el bullying, necesario que escuelas cuenten con psicólogos: considera especialista

El olegio de Psicología en Morelos considera necesario que los planteles educativos tengan un área destinada a la salud mental de sus estudiantes y a cargo de especialistas

Finanzas

Artesanos de Totolapan se reinventan con la herbolaria

Ante la falta de espacios y de ventas, artesanos se capacitaron para dar tratamientos de medicina naturista y así llevar un dinero a sus hogares

Seguridad

Estable, la salud del exfuncionario atacado en la Plaza 12 de Octubre

Por el momento las autoridades de la Fiscalía de la Región Oriente integran la carpeta de investigación

Deportes

Morelos prepara selectivo estatal de Físicoconstructivismo y Fitness

El próximo sábado 22 de junio Morelos elegirá a su selectivo para el Campeonato Nacional de Físicoconstructivismo y Fitness

Seguridad

Director de la secundaria Antonio Caso pide calma ante presunta alerta

Supuesta amenaza de bomba en Escuela Secundaria Antonio Caso en Cuautla; autoridades esperan instrucciones para decidir evacuación

Finanzas

Canasta básica: Tomate y cebolla hasta 25 pesos el kilo

Los comerciantes del mercado Hermenegildo Galeana informaron que hubo un aumento en los costos de varios productos de la canasta básica