Daniel Martínez

  / viernes 17 de mayo de 2019

Relevos y denuncias…

Los cambios que eventualmente se darán en el equipo del alcalde, Antonio Villalobos Adán, son obvios aunque, a su parecer, innecesarios. Para entender el asunto, tendríamos que remitirnos a la historia reciente y la llegada del hoy alcalde de Cuernavaca, como candidato suplente, a la elección del 2018 que ganó y a partir de ello fue organizando un equipo de trabajo. A diferencia de otros candidatos que habían repartido en su mente las oficinas del municipio a sus colaboradores y apoyadores, en el caso de Toño Villalobos se trató de un gabinete construido a partir de la exclusiva relación interpersonal y la confianza que tiene en cada uno de sus allegados que, teniendo otros proyectos profesionales, fueron convencidos por “Lobito” de ayudarlo a enfrentar la primera etapa de reorganización del Ayuntamiento y, concluida esa tarea, quieren volver a sus actividades privadas.

No se trata, asegura Villalobos, de que sus colaboradores hayan fallado en sus encargos (aunque la mejor opinión la tendrá la ciudadanía), sino de que han cumplido su compromiso y ahora estarían libres para dedicarse a sus cosas. Algunos hace ya dos meses han pedido que se les libere, según asegura el propio alcalde, pero él les ha pedido seguir un tiempo más a cargo de las oficinas que les ha confiado. “Mientras más me presionen menos se van a ir, porque a final de cuentas, son mis amigos, han hecho un excelente papel todos, y no es porque algún medio de comunicación se haya enterado, o hayan oído un rumor de pasillo, al contrario, son mis amigos y eso me obliga a mantenerme firme, a darles el apoyo y a que se dejen de andar con conjeturas”, asegura el alcalde en algo que podría traducirse como “no me estén incomodando con lo mismo, se van a ir hasta que estén libres de toda sospecha tejida en los medios”.

Hay cuatro colaboradores del alcalde que él reconoce en esta situación, dos de ellos son quienes se quieren ir “porque cumplieron su compromiso, y porque no quieren verse inmiscuidos contra personas o autoridades del pasado”, es decir, en sus labores encontraron una serie de irregularidades que podrían repercutir en sanciones contra ex funcionarios en las que a los sujetos no les interesa involucrarse.

En términos elementales, el Ayuntamiento actuará contra ex funcionarios de las áreas en que se dieran movimientos en el futuro cercano; esa condición la pondría más jiribilla a la grilla en torno a los relevos que se habrán de dar en el gabinete de Villalobos Adán en el futuro cercano. Pero no habrá que presionar, dice el alcalde que mientras más lo presionen menos se darán los cambios y claro que habría quienes le hicieran la precisión de que es él mismo quien ha sacado el tema, pero uno entiende que cada administración trabaja a su ritmo.

Algo que tendrá que revisarse pronto, sin embargo, es la actuación de los funcionarios municipales al servicio de la ciudadanía. Porque una cosa es la percepción que desde el gabinete y la presidencia municipal se tenga de sus funcionarios, y otra que puede ser absolutamente diversa es el juicio de los ciudadanos a quienes se supone debiera beneficiar el trabajo de los funcionarios municipales pudieran tener. En condiciones generales, podría decirse que dado el estado de cosas, la administración de Antonio Villalobos no puede ser evaluada en tanto no hay reactivos suficientes para ello. Entendiendo que el trabajo de Villalobos y su gabinete ha sido sentar bases, hay poco material para evaluar aún. Acaso SAPAC que se la pasa tapando fugas, el resto de las dependencias han tenido un actuar sumamente discreto en esta primera etapa, lo que no permite evaluar al Ayuntamiento todavía. Es decir, los relevos se darían en obediencia a factores no necesariamente relativos al desempeño, aunque dado el camino al fracaso que presentan algunas oficinas, a lo mejor tendría que considerarse como factor.

Twitter: @martinellito

Correo electrónico: dmartinez@elsoldecuernavaca.com.mx

Los cambios que eventualmente se darán en el equipo del alcalde, Antonio Villalobos Adán, son obvios aunque, a su parecer, innecesarios. Para entender el asunto, tendríamos que remitirnos a la historia reciente y la llegada del hoy alcalde de Cuernavaca, como candidato suplente, a la elección del 2018 que ganó y a partir de ello fue organizando un equipo de trabajo. A diferencia de otros candidatos que habían repartido en su mente las oficinas del municipio a sus colaboradores y apoyadores, en el caso de Toño Villalobos se trató de un gabinete construido a partir de la exclusiva relación interpersonal y la confianza que tiene en cada uno de sus allegados que, teniendo otros proyectos profesionales, fueron convencidos por “Lobito” de ayudarlo a enfrentar la primera etapa de reorganización del Ayuntamiento y, concluida esa tarea, quieren volver a sus actividades privadas.

No se trata, asegura Villalobos, de que sus colaboradores hayan fallado en sus encargos (aunque la mejor opinión la tendrá la ciudadanía), sino de que han cumplido su compromiso y ahora estarían libres para dedicarse a sus cosas. Algunos hace ya dos meses han pedido que se les libere, según asegura el propio alcalde, pero él les ha pedido seguir un tiempo más a cargo de las oficinas que les ha confiado. “Mientras más me presionen menos se van a ir, porque a final de cuentas, son mis amigos, han hecho un excelente papel todos, y no es porque algún medio de comunicación se haya enterado, o hayan oído un rumor de pasillo, al contrario, son mis amigos y eso me obliga a mantenerme firme, a darles el apoyo y a que se dejen de andar con conjeturas”, asegura el alcalde en algo que podría traducirse como “no me estén incomodando con lo mismo, se van a ir hasta que estén libres de toda sospecha tejida en los medios”.

Hay cuatro colaboradores del alcalde que él reconoce en esta situación, dos de ellos son quienes se quieren ir “porque cumplieron su compromiso, y porque no quieren verse inmiscuidos contra personas o autoridades del pasado”, es decir, en sus labores encontraron una serie de irregularidades que podrían repercutir en sanciones contra ex funcionarios en las que a los sujetos no les interesa involucrarse.

En términos elementales, el Ayuntamiento actuará contra ex funcionarios de las áreas en que se dieran movimientos en el futuro cercano; esa condición la pondría más jiribilla a la grilla en torno a los relevos que se habrán de dar en el gabinete de Villalobos Adán en el futuro cercano. Pero no habrá que presionar, dice el alcalde que mientras más lo presionen menos se darán los cambios y claro que habría quienes le hicieran la precisión de que es él mismo quien ha sacado el tema, pero uno entiende que cada administración trabaja a su ritmo.

Algo que tendrá que revisarse pronto, sin embargo, es la actuación de los funcionarios municipales al servicio de la ciudadanía. Porque una cosa es la percepción que desde el gabinete y la presidencia municipal se tenga de sus funcionarios, y otra que puede ser absolutamente diversa es el juicio de los ciudadanos a quienes se supone debiera beneficiar el trabajo de los funcionarios municipales pudieran tener. En condiciones generales, podría decirse que dado el estado de cosas, la administración de Antonio Villalobos no puede ser evaluada en tanto no hay reactivos suficientes para ello. Entendiendo que el trabajo de Villalobos y su gabinete ha sido sentar bases, hay poco material para evaluar aún. Acaso SAPAC que se la pasa tapando fugas, el resto de las dependencias han tenido un actuar sumamente discreto en esta primera etapa, lo que no permite evaluar al Ayuntamiento todavía. Es decir, los relevos se darían en obediencia a factores no necesariamente relativos al desempeño, aunque dado el camino al fracaso que presentan algunas oficinas, a lo mejor tendría que considerarse como factor.

Twitter: @martinellito

Correo electrónico: dmartinez@elsoldecuernavaca.com.mx

miércoles 26 de junio de 2019

Paso Exprés, otra vez...

martes 25 de junio de 2019

Los contrapesos y los que no son...

lunes 24 de junio de 2019

¿Existe el graquismo?

viernes 21 de junio de 2019

El problema no es Uber

jueves 20 de junio de 2019

El silencio de los partidos

miércoles 19 de junio de 2019

Buscar la paz entre tanta bala…

martes 18 de junio de 2019

Llegó el diálogo, por ahora...

lunes 17 de junio de 2019

El desenfocado problema migratorio

viernes 14 de junio de 2019

Otra vez la crisis en la UAEM

jueves 13 de junio de 2019

Abaratado el debate

Cargar Más